CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Análisis

ANÁLISIS | La carrera por la Casa Blanca se estrecha a medida que los votos se cuentan en estados clave

Por Maeve Reston, análisis de Stephen Collinson

Proyección electoral en EE.UU.: resultados en vivo

(CNN) — En la carrera por la Casa Blanca todavía es demasiado pronto para anunciar un ganador, con contiendas apretadas en Georgia y Pensilvania, mientras el exvicepresidente Joe Biden se acerca al umbral de 270 votos electorales necesario para ganar y las esperanzas del presidente Donald Trump de lograr la reelección parecían desvanecerse.

Con las victorias cruciales de Biden en Michigan y Wisconsin, cumpliendo su promesa de reconstruir el «muro azul» de los demócratas en el Medio Oeste que Trump demolió en 2016, el exvicepresidente estaba a solo 17 votos electorales de conquistar la presidencia.

Después de la noche del martes, frustrante para los demócratas, en la que se evaporaron sus esperanzas de una victoria temprana para Biden, los republicanos observan con alarma y ansiedad cómo la carrera se estrecha en Georgia, donde la ventaja de Trump se redujo a unos 23.000 votos durante el conteo del miércoles.

Si bien estaba claro que a Biden le iría mejor en Georgia que a los anteriores candidatos presidenciales demócratas debido a la gran participación de votantes negros en los suburbios de rápido crecimiento de Atlanta, pocos habían esperado que la carrera presidencial estuviera tan apretada en el estado que los demócratas no han ganado desde 1996.

A medida que se cuentan cientos de miles de votos por correo y en ausencia anticipada en el campo de batalla clave de Pensilvania, la ventaja de Trump se ha reducido drásticamente. La secretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, dijo el miércoles por la noche que el estado ha logrado «un progreso excelente» en el conteo de las boletas. Pero estimó que será «una cuestión de días antes de que se cuente la abrumadora mayoría de las boletas». Muchos de esos votos sobresalientes son boletas por correo que se enviaron en el área de Filadelfia, densamente demócrata.

publicidad

Si bien ambas campañas insisten en que confían en sus perspectivas en Pensilvania, Biden todavía tiene múltiples caminos hacia la Casa Blanca: si mantiene su camino en Nevada y Arizona, donde los conteos aún no se han completado, tendrá suficientes votos del Colegio Electoral para ser el presidente número 46.

El camino de Joe Biden hasta los 270 votos electorales 4:43

Los asesores de campaña de Trump insisten en que podrán recuperar terreno en el condado de Maricopa, el condado más poblado de Arizona, que publicó su último tramo de boletas el miércoles por la noche reduciendo la ventaja de Biden en Arizona a unos 79.000 votos. El miércoles por la noche, el secretario de Estado de Arizona le dijo a John King de CNN que más de medio millón de votos seguían sin contarse y sugirió que el conteo del condado de Maricopa podría llevar varios días.

Los funcionarios electorales de Nevada, que dieron a conocer muy poca información el miércoles con un estimado de 200.000 boletas pendientes, dijeron que esperaban informar su último lote de resultados al mediodía del jueves.

Biden tiene una ventaja de 253-213 en el Colegio Electoral. Además de Arizona, Georgia, Nevada y Pensilvania, las carreras en Alaska y Carolina del Norte siguen estando demasiado cerradas para anunciarse.

CNN proyecta que Biden obtendrá al menos tres de los cuatro votos electorales de Maine, más Wisconsin, Michigan, Hawai, Rhode Island, Minnesota, Virginia, California, Oregon, el estado de Washington, Illinois, Nueva Hampshire, Nuevo México, Colorado, Connecticut, Nueva Jersey, Nueva York, Vermont, Delaware, el distrito de Columbia, Maryland, Massachusetts y uno de los cinco votos electorales de Nebraska. Nebraska y Maine otorgan dos votos electorales a sus ganadores estatales y dividen sus otros votos electorales por distritos del Congreso.

CNN proyecta que Trump ganará Montana, Texas, Iowa, Idaho, Ohio, Mississippi, Wyoming, Missouri, Kansas, Utah, Louisiana, Alabama, Carolina del Sur, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Arkansas, Indiana, Oklahoma, Kentucky, Virginia Occidental y Tennessee y cuatro de los cinco votos electorales de Nebraska.

LEE: Minuto a minuto: Biden se acerca a los 270 votos electorales mientras Trump presenta disputas legales

Un Biden confiado suplica paciencia y unidad

Decidido a mostrar una postura agresiva y la intención del presidente de permanecer en el juego, el equipo de Trump inició una serie de demandas en estados clave en el campo de batalla que parecían menos sobre un razonamiento legal sólido y más sobre desacelerar la marcha del exvicepresidente sobre el umbral del voto electoral.

El presidente no apareció en público el miércoles, pero continuó tuiteando afirmaciones falsas desde la Casa Blanca sugiriendo que los demócratas estaban tratando de «robarse» las elecciones al descubrir nuevos tesoros de votos para su oponente, a pesar de que las crecientes cuentas de Biden fueron simplemente el resultado del proceso de conteo.

Biden eligió un camino más cuidadosamente calibrado, haciendo una breve aparición ante los reporteros para decir que creía que estaba en camino de ganar 270 votos electorales, pero no declaró victoria. Descartó los intentos de Trump de socavar los resultados, afirmando que «el pueblo manda. El poder no se puede tomar ni declarar».

«No habrá estados azules y estados rojos cuando ganemos. Solo Estados Unidos de América», dijo Biden el miércoles por la tarde mientras prometía unir al país. «No somos enemigos. Lo que nos une como estadounidenses es mucho más fuerte que cualquier cosa que pueda separarnos».

Trump monta una estrategia legal agresiva para impugnar los resultados

Mientras observaba cómo se reducían sus márgenes, Trump envió equipos legales a los estados críticos y ordenó a su personal que busque agresivamente formas de impugnar los resultados.

Como parte de esa estrategia, la campaña de Trump planea pedirle a la corte que intervenga en un caso que impugne una decisión de la Corte Suprema que permitió que las boletas de Pensilvania se contaran después del día de las elecciones. Los magistrados se habían negado a acelerar la apelación antes de las elecciones y están considerando la posibilidad de tomar el caso.

Trump y su equipo de campaña también buscaron plantear dudas sobre cómo Biden logró una victoria tardía en el vital estado de Wisconsin, donde el demócrata ascendió gracias a los votos por correo y los primeros que se contaron después de la mayoría de las papeletas emitidas en persona el día de las elecciones.

La campaña de Trump dijo el miércoles que exigirá un recuento en Wisconsin mientras se plantean impugnaciones legales en Michigan y Georgia.

«El presidente está dentro del umbral para solicitar un recuento (en Wisconsin) y lo haremos de inmediato», dijo el gerente de campaña de Trump, Bill Stepien, en un comunicado.

Stepien señaló que los resultados muestran «una carrera muy fina como siempre supimos que sería» y afirmó que había irregularidades en varios condados de Wisconsin, pero no especificó cuáles cree la campaña que son esas irregularidades.

El enfoque de la campaña estado por estado reveló las flagrantes inconsistencias en su estrategia: parece estar tratando de detener el conteo de votos en los estados donde Trump está por detrás, como Pensilvania y Michigan, mientras exige que todos los votos se cuenten en los estados donde cree que el presidente tiene la oportunidad de alcanzar a Biden, como Arizona y Nevada.

Los candidatos pueden solicitar un recuento en Wisconsin si están dentro del 1% del total de votos del ganador, pero el recuento no se puede solicitar formalmente hasta que se complete el escrutinio, que podría ser hasta el 17 de noviembre. Parece muy poco probable que un margen del tamaño de la ventaja de Biden en Wisconsin, unos 20.000 votos, podría revertirse en un recuento. Pero debido a que el margen es inferior al 1%, la campaña de Trump está en su derecho de solicitar un recuento.

Con Kevin Liptak de CNN informando que incluso el propio Trump parece escéptico de la escasa base de algunas de las impugnaciones que presenta su campaña, la campaña dijo que planea presentar una demanda en Georgia alegando que un observador de encuestas republicano en ese estado presenció 53 boletas de votación ausente tardías «agregadas ilegalmente a una pila de boletas de votación ausente a tiempo en el condado de Chatham».

Trump ofreció un respaldo poco entusiasta a la estrategia legal de su equipo en llamadas telefónicas con algunos de sus aliados el miércoles, sonando resignado a que el plan se quedara corto y cuestionando por qué su equipo no había impugnado con éxito las reglas de votación antes de las elecciones, incluso aunque seguía dispuesto a llevarlo a cabo, informó CNN.

La campaña de Trump también dijo que está presentando una demanda en Michigan pidiendo al estado que detenga el conteo porque «no se le ha brindado acceso significativo a numerosos lugares de conteo para observar la apertura de las boletas y el proceso de conteo, como lo garantiza la ley de Michigan».

Ryan Jarvi, portavoz de la procuradora general de Michigan, Dana Nessel, respondió a la amenaza de la demanda diciendo en un comunicado que «las elecciones de Michigan se han llevado a cabo de manera transparente, con acceso proporcionado tanto para los partidos políticos como para el público».

Los funcionarios de campaña de Trump dijeron el miércoles por la tarde que creen que el presidente puede mantener su liderazgo en Pensilvania, pero también están demandando a la mancomunidad, alegando que los funcionarios electorales demócratas están «ocultando el recuento y procesamiento de las papeletas» a los observadores electorales republicanos.

El subdirector de campaña de Trump, Justin Clark, dijo que el objetivo de la demanda es «detener temporalmente el recuento hasta que haya una transparencia significativa y los republicanos puedan garantizar que todo el recuento se realice de forma franca y conforme a la ley».

MIRA: La impugnación de Trump no tiene precedentes en la historia de las elecciones en EE.UU.

Las afirmaciones infundadas de Trump

El presidente está haciendo afirmaciones infundadas de que la elección, que le pareció más favorable el martes por la noche antes de que comenzaran a tabularse las votaciones anticipadas, le está siendo robada y exige que se detenga el conteo de votos en algunas áreas. Una aparición en el Salón Este de la Casa Blanca en la madrugada del miércoles en la que afirmó falsamente la victoria representó su amenaza más descarada a los principios democráticos que sustentan el sistema político estadounidense.

«En lo que a mí respecta, ya lo ganamos», dijo Trump, pintando un cuadro que no concuerda con el verdadero estado de la carrera. Anteriormente, Biden había advertido que cada lado debía esperar a que se contaran los votos, diciendo: «Tendremos que ser pacientes hasta que terminemos el arduo trabajo de contar los votos».

Y aunque el presidente ha amenazado durante mucho tiempo con impugnar las elecciones, la votación en sí se desarrolló en gran medida de manera pacífica, sin violencia en los lugares de votación ni intimidación de las personas que emitían sus votos como se había temido, especialmente dados los intentos de Trump de desacreditar los procedimientos de votación antes de tiempo.

Pero la elección no se convirtió en el repudio total y demoledor del presidente y su presidencia que los demócratas habían esperado. Trump demostró un vínculo notable con su base de votantes principalmente blancos en áreas rurales y una nueva conexión con grupos de votantes latinos en algunos estados.

Una ola azul que muchos demócratas esperaban para acabar con la mayoría republicana en el Senado de Mitch McConnell no se ha concretado hasta ahora, aunque algunas contiendas clave aún están indecisas. Y a pesar de intentar ampliar su mayoría en la Cámara, los demócratas perdieron varios escaños y algunos republicanos amenazados se aferraron a los suyos.