CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Joe Biden

Los aliados de Biden se preparan para una transición polémica

Por Eric Bradner, Jeff Zeleny, Betsy Klein, Jasmine Wright, Sarah Mucha

(CNN) — La realidad se está asentando entre los aliados del presidente electo Joe Biden de que la transición previa a su toma de posesión, el 20 de enero, puede ser más difícil de lo que muchos dentro del mundo de Biden habían asumido, dijeron dos funcionarios este lunes, con una pelea legal que ahora es una posibilidad.

Biden les dijo a sus aliados, durante el fin de semana, que quería darles a los republicanos, y al presidente Donald Trump, un poco de tiempo para aceptar los resultados de las elecciones.

Pero la administradora de la Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés) designada por Trump, Emily W. Murphy, cuyo trabajo es declarar que hay un presidente electo, una medida que desencadena el proceso de transición, aún no ha hecho esa declaración. Y la GSA emitió un comunicado, el lunes, comparando incorrectamente la victoria de Biden con la elección de George W. Bush contra Al Gore de 2000, en la que el resultado en esta etapa estaba en duda.

5 reclamos falsos sobre un posible fraude en elecciones 2:53

La declaración provocó preocupación en el campo de Biden de que se enfrenta a una lucha para que las agencias federales acepten la legitimidad del resultado de las elecciones de 2020.

Los aliados de Biden comenzarán a intensificar su retórica sobre el asunto, defendiendo la legitimidad de las elecciones en entrevistas televisivas y más, dijeron los funcionarios.

publicidad

En una llamada con los periodistas, el lunes por la noche, los funcionarios de transición de Biden no descartaron acciones legales contra la GSA para intentar forzar el inicio del proceso de transición y dijeron que tienen una «serie de opciones».

«Creemos que está claro que el presidente electo Biden y [la vicepresidenta electa] Kamala Harris deberían tener derecho a todas las funciones de la GSA y todas las funciones en todo el Gobierno y le pedimos a la administradora de la GSA que realice una verificación adecuada», dijo un funcionario.

Trump sigue negándose a reconocer su derrota 4:12

Los problemas en el proceso de transición del equipo Biden

Los funcionarios de Biden se quejaron de que les faltaban los US$ 6,3 millones que el Congreso asignó para apoyar el proceso de transición. También dijeron que los funcionarios de transición no pueden acceder a las agencias federales ni a sus empleados, y no tienen acceso seguro para obtener y discutir información clasificada.

Los demócratas en el Capitolio también están furiosos con el retraso. En una carta a Murphy, tres demócratas de la Cámara de Representantes, los representantes Gerry Connolly, de Virginia; Dina Titus, de Nevada, y Bill Pascrell, de Nueva Jersey, solicitaron una sesión informativa y le dijeron a Murphy que ella estaba «socavando la necesidad urgente de una transición rápida y efectiva de poder en medio de una pandemia mundial que debe centrarse en la seguridad y el bienestar de nuestros ciudadanos».

Para comenzar el proceso de transición, Murphy debe firmar una carta para entregar fondos al equipo de transición de Biden a través de un proceso llamado verificación. Esto marcaría el primer reconocimiento formal de la administración Trump de que Biden de hecho ganó las elecciones, pero también desbloquearía el acceso a herramientas de seguridad nacional para agilizar las verificaciones de antecedentes y fondos adicionales para pagar la capacitación y el personal entrante.

Sin embargo, más de 48 horas después de que numerosas organizaciones de noticias proyectaron la victoria de Biden, Murphy aún no se ha despedido. Un portavoz de la GSA se negó a proporcionar un cronograma específico sobre cuándo se llevaría a cabo la verificación, una señal clara de que la agencia no se adelantará al presidente, quien aún tiene que admitir que perdió.

«Aún no se ha hecho una verificación», le dijo a CNN la portavoz de GSA, Pamela Pennington, en un comunicado el lunes por la tarde.

«No hay actualizaciones en este momento y la posición de GSA sigue siendo la misma. Aún no se ha hecho una verificación. La GSA y su administradora continuarán cumpliendo con todos los requisitos establecidos por la ley y cumpliendo con el precedente anterior establecido por Clinton en el año 2000», agregó Pennington en una comparación incorrecta con las elecciones de 2000.

Trump despide al secretario de Defensa Mark Esper 3:21

«Siempre ha sido una decisión rápida»

Pennington dijo en una declaración, el domingo, que la Administración de Servicios Generales no elige quién gana las elecciones, sino que «determina al candidato aparentemente exitoso una vez que el ganador es claro en base al proceso establecido en la Constitución».

La portavoz se negó a responder a la solicitud de CNN de detalles sobre el umbral para un «candidato aparentemente exitoso».

Un experto en transición familiarizado con la GSA le dijo a CNN que «siempre ha sido una decisión rápida» determinar un candidato exitoso.

En la elección de Trump, en 2016, dijo la fuente, fue hecha por la administración de Obama el día después. En 2008, se hizo la noche de las elecciones, alrededor de la 1 a.m. La única vez que se retrasó, dijo la fuente, fue en el año 2000, cuando Florida fue a un recuento obligatorio y la verificación se realizó el día después de que se resolvió el caso de la Corte Suprema.

Sin embargo, el expresidente George W. Bush dijo en un comunicado el domingo que la elección del 3 de noviembre «fue fundamentalmente justa, se mantendrá su integridad y su resultado es claro». Y varios funcionarios republicanos han emitido declaraciones llamando a Biden «presidente electo».

Los funcionarios de transición de Biden rechazaron la comparación con el 2000 en su llamada con los reporteros, el lunes por la noche.

«Esto no es igual al año 2000 en absoluto. Entonces se involucró a un estado que tenía un margen de más de 500 votos, que tenía varias líneas de contención diferentes de boletas que alterarían el resultado de esa elección y, por lo tanto, todo el voto del Colegio Electoral», dijo un funcionario de Biden.

«Esta es una situación muy diferente», agregó el funcionario, y señaló que todos los principales medios de comunicación han proyectado que Biden es el ganador de la carrera.