CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Por qué Donald Trump es el claro favorito para la candidatura republicana de 2024

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) –– El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aún no ha concedido formalmente la contienda presidencial de 2020, pero ya planea postularse nuevamente para 2024.

Tanto Axios como The Washington Post informaron recientemente que Trump ha mencionado a sus allegados los planes que tiene de lanzarse nuevamente en 2024. Además, la decisión que tomó este miércoles de respaldar públicamente a Ronna McDaniel para otro mandato como presidenta del Comité Nacional Republicano envía un mensaje claro. Justamente, que el futuro expresidente no tiene planes de renunciar a su control sobre el Partido Republicano, únicamente porque perdió las elecciones de 2020.

Y aquí está lo más aterrador para sus posibles rivales republicanos con la mirada puesta en 2024. Es muy difícil imaginar que alguien pueda evitar que Trump sea el candidato del partido en cuatro años si así lo desea.

¿Por qué? Porque Trump no es solo la figura dominante en el partido (y entre la base del partido) en este momento. También es la única cara del Partido Republicano. Precisamente, se trata del resultado una campaña de cuatro años diseñada para erradicar todas las voces disidentes dentro de la colectividad, mientras se convirtió a los miembros restantes en suplicantes dispuestos. Lo que esa campaña ha forjado es un panorama republicano devastado donde Trump es efectivamente como el Ojo de Sauron. Es decir, una presencia totalmente dominante e inductora del terror para todos a los que mira.

Considera lo que sabemos de los candidatos para 2024.

El vicepresidente Mike Pence, el senador de Arkansas Tom Cotton, el senador de Missouri Josh Hawley y la exembajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas Nikki Haley probablemente darán un paso al costado si Trump indica que quiere la candidatura nuevamente. Justamente, porque saben que no es probable que lo derroten y no quieren destruir sus oportunidades futuras intentándolo.

publicidad
¿Se impacta la seguridad de EE.UU. si Trump no reconoce a Biden? 3:11

El senador de Texas Ted Cruz y el senador de Florida Marco Rubio podrían postularse aún si Trump estuviera en la contienda, pero ya hemos visto esta película. Trump los venció a ambos con fuerza en 2016. Y eso fue antes de ser elegido presidente.

¿El gobernador de Maryland Larry Hogan y el senador de Nebraska Ben Sasse? Ambos podrían lanzarse como candidatos anti-Trump, sea que el presidente esté realmente en la carrera o no. Pero, aunque podrían tener una pequeña posibilidad de ganar la candidatura sin Trump en el panorama, no tendrían ninguna posibilidad si se lanza.

Trump ha transformado la base del Partido Republicano en los últimos cinco años. Antes lo constituía un grupo de personas generalmente conectadas por puntos de vista similares sobre política económica y social (impuestos más bajos, gobierno más pequeño, protección de los no nacidos, designación de jueces conservadores). Ahora es lo que se entiende mejor como un culto a la personalidad que gira en torno a él.

Todo lo que diga Trump, la base lo toma como verdad. Cualquier persona que sea del gusto del presidente, también ser del de ellos. A quien él ataca, lo atacan. Está en el límite de lo pavloviano. Y es aún más destacado por el hecho de que las opiniones de Trump sobre muchos temas (tamaño del gobierno, deuda y déficit, comercio) son un anatema respecto a donde estaba la base del partido (y su liderazgo electo) hace solo una década.

Los números son asombrosos. En la última encuesta preelectoral de Gallup, el 94% de los republicanos probó cómo Trump hacía su trabajo. Entre los «republicanos conservadores», que comprenden la mayoría de la base, la aprobación del trabajo fue del 97%. ¡Sí, 97%!

¿Perderá Trump algo de brillo una vez que esté fuera de la Casa Blanca y no sea lo más importante cada minuto? Por supuesto. Algo. Pero Trump no tiene planes de ceder totalmente el centro de atención que lo ilumina. Ya se rumora que está considerando empezar una cadena de televisión para desafiar el dominio de Fox News en la mentalidad conservadora. Ha creado un comité de acción política que le permitirá recaudar dinero y repartir dólares a candidatos que se postulen a su imagen. Y luego está su cuenta de Twitter, junto a sus 88,9 millones de seguidores, donde Trump sin duda seguirá arrojando las carnadas que han hecho que la base del partido le sea tan leal.

¿Cómo definir a los partidarios del presidente Trump? 2:01

Ahora bien, si Trump realmente se lanzará nuevamente en 2024 es una pregunta más difícil de responder. Tendrá 78 años en 2024. Y quién sabe si los diversos enredos legales que enfrentará una vez que deje la Casa Blanca lo hagan tropezar o cambien sus planes.

Pero lo que está claro es que, a menos de que la base republicana se someta a un replanteamiento drástico de sus opiniones sobre Trump, la próxima candidatura presidencial republicana es suya.