CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Biden se lleva Arizona, estado que fue bastión republicano durante mucho tiempo

Por Dan Merica

Proyección electoral en EE.UU.: resultados en vivo

(CNN) — Por segunda vez en más de siete décadas, un demócrata ganará en Arizona en una elección presidencial, un cambio monumental para un estado que alguna vez fue un bastión republicano.

CNN proyectó el jueves que el presidente electo Joe Biden se llevará Arizona, derrotando al presidente Donald Trump y brindando a los demócratas en el estado y al universo de organizaciones de base aliadas allí un logro culminante en una década.

La victoria de Biden en el estado que impulsó a líderes republicanos como Barry Goldwater y John McCain a la prominencia nacional podría predecir problemas para el partido en el futuro. Tres cambios clave en el estado ayudaron a los demócratas este año: una creciente población latina que se inclina por los demócratas, un aumento en los votantes que se mudan a Arizona desde estados más liberales como California e Illinois y la forma en que los votantes suburbanos han roto con un Partido Republicano dirigido por alguien como Trump.

Arizona se torna azul

Arizona, al tornarse azul, se está acercando a su vecino del noroeste, Nevada, donde los demócratas han tomado el control de casi todos los aspectos del gobierno, y se aleja de la tradicional inclinación hacia la derecha del estado.

La victoria demócrata, declarada días después de que CNN proyectara la victoria de Biden en la carrera presidencial, fue asegurada gracias el condado de Maricopa, donde se ubican Phoenix y casi el 60% de toda la población estatal. Maricopa es el condado de más rápido crecimiento en el país, transformándose durante las últimas dos décadas en una gran masa de centros metropolitanos, comunidades planificadas al sol y bulliciosos centros comerciales.

publicidad

«El condado de Maricopa les hizo ganar el estado de Arizona a Mark Kelly y Joe Biden», dijo Steven Slugocki, presidente de los demócratas del condado de Maricopa. «Aquí en Maricopa, comprometimos nuestros recursos para contactar a votantes de color, mujeres y grupos tradicionalmente subrepresentados en todo el estado. Nuestra estrategia demostró ser efectiva».

Biden, Clinton y Truman

Biden es apenas el segundo demócrata en ganar Arizona desde 1948, cuando lo hizo Harry Truman. Bill Clinton ganó el estado, por poco, en 1996, pero Arizona se movió más a la derecha en las siguientes dos décadas, eligiendo a defensores de la inmigración de línea dura como la gobernadora Jan Brewer y el sheriff del condado de Maricopa Joe Arpaio. También se aprobaron leyes como la SB 1070, una controvertida legislación estatal que requería que los agentes hicieran controles de inmigración mientras hacían cumplir otras leyes, si existía una «sospecha razonable» de inmigración ilegal.

La victoria demócrata se basa en el trabajo de las organizaciones de base en Arizona, muchas de las cuales se enfocaron en la creciente población latina del estado al unirse en torno a la oposición a Arpaio y la represión migratoria. Esos grupos proporcionaron al aparato demócrata del estado, que tenía pocas victorias de las que presumir en 2010, los componentes básicos necesarios para convertirse en una fuerza influyente capaz de ganar un escaño en el Senado en 2018 y, solo dos años después, el otro escaño del Senado y la carrera presidencial.

Activistas celebran haber promovido el voto por Biden 3:12

«Este año fue una victoria para más de una década de trabajo en este estado», dijo Laura Dent, directora ejecutiva de Chispa Arizona, una de varias organizaciones que han formado una coalición llamada Mi AZ, una alianza de seis grupos. que han trabajado para involucrar a los votantes, particularmente a los latinos, durante años. «Ha sido más de una década de construcción y el trabajo sostenido de organizar entre ciclos electorales ha sido fundamental».

SB 1070

Dent dijo que la organización en torno a la SB 1070 fue un «catalizador» para que estos grupos se unieran en torno a algo y «construyeran ese poder colectivo» que se exhibió este año. Solo desde 2018, Chispa Arizona ha registrado 44.000 votantes, y este año hizo 1,3 millones de llamadas a electores en Arizona.

Este cambio en Arizona también se sentirá en Washington, cuando los principales operadores del Partido Republicano intenten averiguar cómo perdieron el estado, que hace apenas seis años era visto como uno de sus bastiones. La pregunta clave: ¿la creciente organización demócrata en el estado pondrá a Arizona más lejos de su alcance en los próximos años?

«Pensé que para el 2024, Arizona sería en verdad un estado indeciso», dijo Yasser Sánchez, un abogado de inmigración que se ofreció como voluntario para la campaña presidencial del republicano Mitt Romney en 2012 y trabajó para la reelección de McCain en el Senado en 2016. Eso antes de rechazar al Partido Republicano liderado por Trump y ayudar a organizar a los votantes latinos para Biden. «Cada vez que escuchaba que sería antes, pensaba que era una ilusión».

El legado de John McCain

Sobre la victoria de Biden se cierne el legado de McCain, un incondicional de Arizona cuyo conservadurismo «inconformista» sostuvo una coalición de demócratas, independientes y republicanos durante años en el estado. Trump y McCain tenían una relación tensa, y cuando el senador votó en contra del proyecto de ley de derogación de Obamacare del presidente, la tensión explotó, lo que llevó a Trump a redoblar sus ataques burlones al senador republicano, incluso después de su muerte en 2018. Esto, junto con los comentarios que supuestamente Trump hizo sobre miembros militares y veteranos, llevó a la viuda de McCain, Cindy McCain, a respaldar a Biden, un apoyo que fue noticia de primera plana en el estado.

Republicanos como Chad Heywood, exdirector ejecutivo del Partido Republicano de Arizona, argumentaron que la victoria demócrata no presagiaba un cambio significativo en el estado.

«Este era un estado púrpura que parecía rojo durante los años de Obama», dijo Heywood. Agregó que si el presidente terminaba perdiendo el estado por menos de 3 puntos porcentuales, no sería «un enorme cambio radical en Arizona».

Arizona era rojo

Pero Arizona se consideraba tan rojo en 2014 que un estudio del Instituto de Tecnología de Massachusetts y la Universidad de California en Los Ángeles apodó a Mesa, un suburbio en expansión al este de Phoenix, la «ciudad estadounidense más conservadora».

«Hace diez años, si querías ser políticamente relevante y si querías que tu voto tuviera un impacto, era una tontería estar registrado como demócrata porque no presentaron candidatos para algunos cargos», dijo el alcalde de Mesa, John Giles, un republicano registrado en un trabajo no partidista. «E incluso entonces, era simplemente presentarse como voluntario para que el republicano lo matara en la general».

En la última década, sin embargo, Mesa, como gran parte del área alrededor de Phoenix, se ha vuelto más diversa racial y políticamente, lo que llevó a Giles a decir: «Eso ciertamente ya no es el caso ahora. Es extremadamente competitivo».

Mudanza a Arizona

Una razón clave, dijo Giles, fue la gente que se mudó al área, como Amie Schaefer, una trasplantada de Chicago que respaldaba a Biden y que se mudó a Phoenix en 2019.

«Espero cambiar el estado a azul», dijo Schaefer después de emitir su voto. «Créame, he tratado de convertir a todos los que pudiera convertir».

Por mucho que Arizona esté cambiando debido a personas como Schaefer, también está cambiando debido a los republicanos registrados como Joe Hudock, un ingeniero informático de 62 años de Phoenix que votó por Romney en 2012 y era un gran admirador de McCain. Pero Hudock, junto con su esposa, Chris, votaron por Biden en 2020.

«Trump es peligroso para el país», dijo Hudock después de votar días antes de las elecciones. «En los últimos cuatro años, los republicanos han mostrado sus verdaderos colores … Solo desearía que hubiera un partido centrista».

El impacto del coronavirus

Otra razón por la que los demócratas creen que fueron competitivos en Arizona fue el coronavirus, que sacudió al estado durante el verano, en parte debido a la decisión del gobierno estatal de dejar que su orden de quedarse en casa expirara en mayo.

Antes del coronavirus, los funcionarios republicanos nacionales dijeron a CNN que «no había duda» de que Arizona era un campo de batalla clave, pero que «no les preocupaba que Arizona se volviera azul».

Eso cambió rápidamente a medida que el virus se extendió por todo el estado, con más de 160.000 casos y 3.600 muertes solo en el condado de Maricopa.

El impacto del virus se pudo sentir tanto entre los partidarios de Trump como de Biden. Quienes respaldaban al presidente a menudo le daban el beneficio de la duda sobre el virus, con el argumento de que estaba siendo difamado injustamente y sugiriendo que Biden estaría demasiado ansioso por cerrar la economía nuevamente para controlar el virus. Para muchos partidarios de Biden, el coronavirus estaba en primer plano y muchos culparon a Trump, a menudo citando experiencias personales con la pandemia como parte de la razón por la que eligieron respaldar al demócrata.

«La forma en que Biden reaccionó a ciertas cosas (sobre el virus) me dio una perspectiva diferente sobre cuánto le importa», dijo Nikki Towns, una joven de 18 años de Chandler cuyo primer voto fue por Biden. Sobre el manejo del virus por parte de Trump: «Siento que realmente no lo ha manejado. Está siendo ignorado».

Lo que hizo Trump

La victoria de Biden en Arizona no se debió a la ausencia de intentos por parte de Trump. El presidente llevó a cabo siete eventos en el estado en 2020. Biden celebró un evento después de la Convención Nacional Demócrata durante el verano, un recorrido en autobús por Maricopa en octubre.

Para Slugocki, esas visitas hicieron poco para romper el enfoque de los votantes en la educación, la atención médica y la economía.

«Claramente, los votantes querían algo nuevo de Arizona. Los votantes estaban llenos de energía y entusiasmo por votar. Las elecciones del condado de Maricopa son seguras y transparentes», dijo el presidente del partido del condado. «Se avecina un futuro brillante para el condado de Maricopa y no podría estar más orgulloso».