CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Joe Biden

ANÁLISIS | China se perfila como el mayor desafío de política exterior de Biden. Así está actualmente la relación de Washington y Beijing

Por Ben Westcott

Hong Kong (CNN) — Mientras el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, se enfrenta a una transición desagradable y potencialmente controvertida, la política exterior puede ser lo último que tenga en mente.

Pero en las capitales de todo el mundo, los líderes extranjeros ya claman por su atención, con la esperanza de restablecer las relaciones y restaurar las normas que cambiaron bajo el gobierno del presidente Donald Trump.

En ninguna parte habrá mayor oportunidad para un cambio que en la relación entre Estados Unidos y China, que se ha deteriorado a mínimos históricos durante el mandato de Trump. En los últimos cuatro años, ambas partes se han atacado con aranceles comerciales, han restringido el acceso a empresas de tecnología, periodistas y diplomáticos, han cerrado consulados y se han enfrentado militarmente en el mar de China Meridional.

Los analistas de ambos países todavía están debatiendo si Biden adoptará las políticas más punitivas de Trump hacia China o se moverá para restablecer las relaciones entre Washington y Beijing.

Incluso en los medios de comunicación estatales chinos, hay indicios de que el gobernante Partido Comunista está conteniendo la respiración, sin saber qué dirección tomará la nueva administración.

publicidad

El presidente de China, Xi Jinping, y su esposa Peng Liyuan son recibidos por el entonces vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, y su esposa Jill, en la Base conjunta Andrews, Maryland, en 2015.

«China no debe albergar ilusiones de que la elección de Biden aliviará o traerá un cambio en las relaciones entre China y Estados Unidos, ni debe debilitar su creencia en la mejora de las relaciones bilaterales. La competencia de Estados Unidos con China y su guardia contra China solo se intensificará», afirmó el tabloide estatal Global Times en un editorial, el domingo.

Hasta el momento, el equipo de transición de Biden no ha publicado declaraciones oficiales de política sobre China. Sin embargo, Biden no es un novato en política exterior. Durante sus casi cinco décadas en la política nacional, Biden se ha enfrentado repetidamente a China. Como senador, jugó un papel con China convirtiéndose en miembro de la Organización Mundial del Comercio en 2001.

Los analistas ahora están mirando declaraciones pasadas de Biden y comentarios más recientes hechos en su campaña para tener una idea de cómo Biden abordará lo que podría ser su desafío de política exterior más urgente.

Las relaciones de Washington con Beijing

Durante el gobierno del presidente Barack Obama, en el que Biden se desempeñó como vicepresidente, de 2009 a 2017, las relaciones con Beijing recibieron un alto grado de importancia, derivado en parte del nuevo estatus de China como la segunda economía más grande del mundo.

Aunque China estaba ganando fuerza tanto económica como militarmente, la diplomacia durante este período estuvo guiada en su mayor parte por intentos de cooperación, más que de confrontación. Las principales disputas fueron en su mayoría contenidas y se centraron en cuestiones de seguridad, como la acumulación militar de China en el mar de China Meridional y el ciberespionaje.

Según Obama, la relación entre dos países moldearía el siglo XXI y, por lo tanto, las relaciones estables eran fundamentales no solo para Estados Unidos, sino para el mundo en general.

Biden viajó a Beijing en varias ocasiones durante los esfuerzos por obtener el apoyo de China para una serie de políticas clave de Obama, incluidos los intentos de contener las ambiciones nucleares de Corea del Norte.

Durante uno de esos viajes, en 2013, Biden se reunió con el presidente Xi Jinping, quien se refirió al entonces vicepresidente como un «viejo amigo de China«. Una conversación privada entre los dos líderes, que inicialmente estaba programada para durar 45 minutos, duró dos horas.

Qué dijo China tras las acusaciones de Trump en la ONU 1:02

En declaraciones públicas, Biden describió las relaciones en términos optimistas. «Si conseguimos que esta relación sea correcta con un modelo nuevo genuino, las posibilidades son ilimitadas».

Pero a pesar de las acusaciones de la campaña de Trump de que Biden estaba demasiado cerca de China, hay evidencia de que sus puntos de vista han cambiado en los últimos años de acuerdo con el cambio de humor en Washington, donde Beijing es visto cada vez más no como el socio potencial de Estados Unidos, sino como su rival principal.

Durante las primarias demócratas de febrero, Biden se refirió al presidente de China, Xi Jinping  como un «matón» y dijo que Beijing tenía que «seguir las reglas». Un anuncio de la campaña de Biden, en junio, acusó China de engañar a Trump.

El enfoque renovado en China es evidente en el documento de la plataforma del Partido Demócrata, que se publicó en agosto de 2020. Durante la última campaña presidencial, en 2016, el documento solo hizo siete referencias a China. La versión de este año tenía más de 20.

«Los demócratas serán claros, fuertes y consistentes en hacer retroceder donde tenemos profundas preocupaciones económicas, de seguridad y de derechos humanos sobre las acciones del Gobierno de China», dijo la plataforma demócrata en 2020.

El comercio bilateral entre China y EE.UU.

Uno de los pilares principales de la plataforma de política exterior del presidente Trump ha sido su guerra comercial con China.

Desde mediados de 2018, la administración Trump ha impuesto aranceles a cientos de miles de millones de dólares de importaciones chinas, en un intento de reducir el déficit comercial de Estados Unidos con China y obligar a Beijing a abrir aún más su economía.

Beijing y Washington llegaron a un acuerdo comercial de «fase uno», en enero de 2020, pero muchas áreas de desacuerdo aún permanecen sin abordar, incluidos los subsidios de China para las empresas estatales que compiten en el mercado global.

De esto se trata la guerra comercial entre China y EE.UU. 1:34

Los comentarios recientes de Biden sugieren que continuará tomando medidas contra Beijing por sus políticas económicas. Pero en una entrevista con la radio pública de Estados Unidos, NPR, en agosto, dejó en claro que creía que los aranceles eran tan malos para Estados Unidos como para China.

«La manufactura ha entrado en recesión. La agricultura perdió miles de millones de dólares que los contribuyentes tuvieron que pagar. Vamos tras China por el camino equivocado», dijo.

En cambio, Biden parece favorecer la construcción de una coalición global para obligar a China a liberalizar su economía.

«Lo que haría que China hiciera es seguir las reglas internacionales, no como lo ha hecho él», dijo Biden durante su segundo debate con Trump, en octubre. «Necesitamos que el resto de nuestros amigos con nosotros le digan a China: ‘Estas son las reglas. Juegas con ellas o vas a pagar el precio por no pagarlas económicamente'».

También hay indicios de que Biden puede adoptar aspectos de la guerra tecnológica de Trump contra China. Con Trump, Estados Unidos ha intentado presionar a sus socios diplomáticos para que rechacen la tecnología 5G fabricada en China, aislar a Beijing de componentes estadounidenses vitales y aplicaciones populares dirigidas por empresas chinas.

Biden dijo en septiembre que estaba preocupado por la aplicación TikTok, de propiedad china, ampliamente utilizada, que ha sido un objetivo prominente de la administración Trump. «Creo que es un motivo de preocupación genuina que TikTok, una empresa china, tenga acceso a más de 100 millones de jóvenes, particularmente en Estados Unidos», dijo.

En la Plataforma Demócrata de 2020, hay otro indicio de que una administración de Biden continuará el impulso de Trump para evitar que los aliados usen la tecnología 5G producida por el gigante tecnológico chino Huawei. «Trabajaremos con nuestros aliados y socios para desarrollar redes 5G seguras y abordar las amenazas en el ciberespacio», dijo la plataforma.

Mar de China Meridional

Tanto la administración de Obama como la de Trump han seguido políticas que rechazaron las afirmaciones amplias y no probadas del Gobierno chino en el mar de China Meridional.

Fue durante la administración Obama-Biden que el Gobierno chino comenzó a construir y militarizar islas artificiales en la vasta vía fluvial. Luego, Estados Unidos inició operaciones de libertad de navegación en la región, navegando embarcaciones navales estadounidenses muy cerca de las islas artificiales y los arrecifes construidos por Beijing en una muestra de que Washington no reconocería las afirmaciones de China.

¿Qué sucede en el mar de China Meridional? 3:15

Bajo el gobierno Trump, Estados Unidos ha intensificado estas operaciones y ha declarado públicamente que «la mayoría» de las afirmaciones de China sobre el mar son ilegales.

Biden no ha hecho declaraciones públicas importantes sobre el mar de China Meridional, pero no hay indicios en esta etapa de que va a revertir las duras políticas de Trump en la región; incluso podría fortalecerlas.

En 2016, la plataforma demócrata se refirió simplemente a proteger «la libertad de los mares en el mar de China Meridional». Ahora, cuatro años después, advierte explícitamente sobre «la intimidación del Ejército chino» en la región.

Más de una vez durante su campaña, Biden ha contado la historia de cómo le informó sin rodeos al presidente Xi Jinping, en 2013, que Estados Unidos continuaría volando aviones a través de la región, a pesar de que el Gobierno chino estableció una zona de identificación de defensa aérea no reconocida.

«[Dijo] que no se puede volar a través de ellos. Dije que vamos a volar a través de ellos … No vamos a prestar atención», dijo Biden durante su segundo debate con Trump, en octubre.

Biden ha reforzado su posición de mirar de mala manera los reclamos expansionistas de China en Asia-Pacífico desde que se convirtió en presidente electo. En una llamada telefónica con el primer ministro de Japón, Suga Yoshihide, el pasado jueves, Biden se comprometió a defender las controvertidas Islas Senkaku, en el mar de China Oriental, que son reclamadas tanto por Japón como por China.

Taiwán

Taiwán se acerca a EE.UU. y denuncia a China 1:01

Bajo el gobierno del presidente Trump, Estados Unidos se ha movido para fortalecer los lazos oficiales con Taiwán, especialmente durante los últimos 12 meses. La administración Trump ha autorizado miles de millones de dólares en ventas de armas a la isla autónoma y, en agosto, el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, se convirtió en el funcionario estadounidense de mayor rango en visitar Taiwán en décadas.

Biden ha estado durante mucho tiempo a favor del apoyo de Estados Unidos a Taiwán y su gobierno elegido democráticamente. De hecho, durante su tiempo como senador, el presidente electo votó a favor de la Ley de Relaciones con Taiwán original, en 1979, que permitió a Estados Unidos mantener relaciones no oficiales con Taipei y al mismo tiempo reconocer formalmente al Gobierno chino.

China sostiene que Taiwán es parte de su territorio, a pesar de que los dos lados han sido gobernados por separado desde el final de una guerra civil, en 1949. El presidente Xi se ha comprometido a «reunir» Taiwán con China continental, por la fuerza si es necesario.

En un artículo de opinión escrito en 2001, el entonces senador dijo que Estados Unidos tenía un «interés vital en ayudar a Taiwán a mantener su democracia vibrante». Pero dejó en claro que Estados Unidos no tenía la «obligación» de defender la isla de los ataques. «El presidente no debería ceder a Taiwán, y mucho menos a China, la capacidad de llevarnos automáticamente a una guerra a través del estrecho de Taiwán», dijo.

Biden no ha hablado mucho sobre Taiwán en la campaña electoral o desde que comenzó su transición. Pero no hay indicios de que esté planeando retroceder en las políticas de Trump.

Biden tuiteó sus felicitaciones a la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, cuando fue reelegida, en enero de 2020, y le correspondió cuando ganó en noviembre.

En una señal reveladora, el Partido Demócrata eliminó toda mención de la política de «Una China» de su plataforma en 2020, el acuerdo por el cual Estados Unidos reconoció que solo hay una China y Taiwán es parte de ella.

La política, que había aparecido en 2016, fue reemplazada por un nuevo lenguaje aparentemente actualizado. En cambio, los demócratas ahora están comprometidos a continuar con «una resolución pacífica de los problemas a través del Estrecho, de acuerdo con los deseos y mejores intereses del pueblo de Taiwán».

Xinjiang y Hong Kong

Desde que la administración Trump asumió el poder, en 2017, ha habido un flujo creciente de informes de abusos generalizados de derechos humanos en la región occidental de Xinjiang, China.

El Departamento de Estado de Estados Unidos estima que hasta dos millones de ciudadanos de minorías musulmanas, incluido un gran número de personas uigures, han sido retenidos en centros de detención, donde los exdetenidos alegan que fueron adoctrinados, abusados e incluso esterilizados.

En los últimos 12 meses, el gobierno Trump ha tomado una serie de acciones punitivas contra China por sus políticas de Xinjiang, incluidas sanciones contra funcionarios del Partido Comunista y prohibiciones de productos fabricados posiblemente con trabajo forzoso uigur.

La situación de los uigures musulmanes en China 4:17

Antes de las elecciones del 3 de noviembre, varios exiliados uigures le dijeron a CNN que les preocupaba que Biden no fuera lo suficientemente fuerte como para enfrentarse a Beijing y producir resultados reales para sus amigos y familiares en Xinjiang.

Pero todas las declaraciones de Biden, su campaña y el punto del Partido Demócrata muestran poca tolerancia por los supuestos ataques de Beijing a los uigures e insinúan que la administración de Biden tomará más medidas.

Hablando sobre el presidente Xi en un debate de las Primarias Demócratas, en febrero, Biden dijo: «Este es un tipo que es un matón, que de hecho tiene un millón de uigures en ‘campos de reconstrucción’, es decir, campos de concentración».

La campaña de Biden ha calificado las acciones de China en Xinjiang como «genocidio», una etiqueta que la administración Trump todavía estaba debatiendo a principios de este año. Si una administración de Biden adoptara el mismo lenguaje, pondría a Estados Unidos muy por delante de la mayoría de las otras naciones en su condena de Beijing.

Los uigures exiliados no están solos en su preocupación de que la salida de Trump de la Casa Blanca lleve a Estados Unidos a dar marcha atrás en su duro enfoque hacia China.

Muchos defensores de la democracia en Hong Kong, que han estado luchando contra la represión del Gobierno chino de las libertades civiles en el centro financiero internacional, también esperaban un segundo mandato de Trump, citando preocupaciones de que Biden no será lo suficientemente duro con Beijing.

Pero en una declaración, en mayo, la campaña de Biden culpó a Trump por la represión de China en Hong Kong y prometió que en el futuro habrá «valores claros, fuertes y consistentes en lo que respecta a China».

— James Griffiths, Steven Jiang y Jill Disis de CNN contribuyeron a esta historia.