CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Joe Biden

Joe Biden lanza una advertencia temprana en Wall Street

Por Matt Egan

(CNN Business) — Las huellas dactilares de Elizabeth Warren están por toda la transición de Joe Biden, para consternación de Wall Street.

Los equipos de revisión de agencias del presidente electo Joe Biden incluyen a varias personas que comparten la reputación de Warren de ser duras con la industria financiera.

Es más evidencia de la influencia de Warren, una feroz oponente de los grandes bancos y los excesos de Wall Street, así como una señal temprana de que Wall Street estará bajo un escrutinio mucho mayor, especialmente en comparación con cuatro años de esfuerzos del presidente Donald Trump para desmantelar la regulación y liberar a los grandes bancos.

«Los prsidentes ejecutivos de los grandes bancos que leen esa lista probablemente estén algo preocupados», dijo Isaac Boltansky, director de investigación de políticas de Compass Point Research & Trading. «Los progresistas ganaron absolutamente el día en esto».

Biden eligió a unas 500 personas para trabajar con agencias gubernamentales, desde la CIA hasta el Servicio Postal de Estados Unidos, y ayudar a dar forma al futuro de las políticas y nombramientos gubernamentales.

‘Se hizo muchos enemigos’

Quizás el primero en la lista de preocupaciones de Wall Street sea Gary Gensler, quien dirigirá el equipo que trabaja con las agencias reguladoras financieras, incluidas la Reserva Federal, la SEC y la FDIC. Gensler dirigió la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas desde mayo de 2009 hasta enero de 2014.

publicidad

Entre los reguladores de la era de Obama, Gensler fue el más agresivo en la implementación de la ley de reforma financiera Dodd-Frank a la que se opuso Wall Street.

«Gary Gensler indudablemente trae algunos malos recuerdos», dijo Boltansky.

Aunque Gensler es un exbanquero de Goldman Sachs, ahora es visto como un aliado duro de Warren en Wall Street.

«Se ganó muchos enemigos en DC y en la industria», dijo Ed Mills, analista de políticas de Washington en Raymond James. «El hecho de que él esté liderando esto es una señal para el ala Elizabeth Warren del Partido Demócrata de que tienen voz en las elecciones regulatorias financieras».

Biden critica abiertamente a los grandes bancos y al capital privado

El equipo de regulación financiera también incluye a Dennis Kelleher, presidente ejecutivo de Better Markets, una organización sin fines de lucro fundada después de la crisis financiera de 2008 que se centró en responsabilizar a Wall Street.

Kelleher, quien se negó a comentar, no es exactamente del ala Robert Rubin del partido demócrata. (Rubin, expresidente de Goldman Sachs, se desempeñó como secretario del Tesoro durante la presidencia de Bill Clinton).

El mes pasado, Kelleher condenó a Goldman Sachs como un «infractor reincidente» que ha «aprovechado y estafado a innumerables estadounidenses de Main Street y muchos otros».

En una entrevista de junio con CNN Business, Kelleher criticó lo que llamó el «modelo de negocio depredador de capital privado» de despedir trabajadores y deshacerse de las obligaciones de pensión después de adquisiciones apalancadas.

«Una vez que una firma de capital privado extrae la cantidad máxima de valor, entonces trata de lanzarlo a los mercados públicos para poder cobrar en la casi carcasa de una corporación», explicó Kelleher.

Eso se lee como un “jab” de los infames derribos de los presidentes ejecutivos bancarios de Warren.

Mientras tanto, Biden tiene un equipo separado que supervisa la transición de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, la agencia que es una creación de Warren.

Ese equipo está dirigido por Leandra English, exsubdirectora del CFPB. En 2017, English intentó sin éxito impedir que Donald Trump instalara como director interino de la agencia a Mick Mulvaney, quien una vez presionó para abolir la CFPB. Mientras testificaba como director en funciones, Mulvaney defendió su mandato diciendo: «No he incendiado el lugar».

«Leandra English tiene una gran experiencia, no sólo en los problemas, sino también en cómo funciona la mecánica del CFPB», indicó Boltansky de Compass Point.

Señaló que la transición de Trump encontró algunos «obstáculos en el camino» porque el presidente eligió a algunas personas que no tenían mucha experiencia en el gobierno.

No se avecina una revisión importante

Por supuesto, es importante tener en cuenta que Biden solo ha nombrado un equipo de transición, no un gabinete completo. No hay garantía de que sus elecciones para liderar agencias importantes finalmente complazcan a Warren y al ala progresista del partido.

E incluso si Biden quisiera elegir reguladores que serían muy duros con Wall Street, los republicanos en el Senado de Estados Unidos pueden tener los votos para bloquear esos nombramientos. (A menos que los demócratas arrasen en la segunda vuelta en Georgia, los republicanos mantendrán el control del Senado).

«Los progresistas son absolutamente los primeros en ese marcador invisible entre progresistas y centristas», dijo Boltansky.

Pero Boltansky señaló que «estamos en un punto muy diferente en la evolución de la regulación financiera» que en 2009, cuando asumió el gobierno de Obama. En aquel entonces, durante la Gran Recesión, estaba claro que una gran reforma de Wall Street no solo era inevitable, sino necesaria. Y tomó años implementar la ley Dodd-Frank de 2010.

Hoy en día, Wall Street no se considera la máxima prioridad, y es probable que la administración Biden se centre en cambio en la pandemia, la desigualdad y la crisis climática. Y el hecho de que los bancos hayan resistido la agitación de la crisis de salud (al menos hasta ahora) sugiere que Dodd-Frank trabajó para fortalecer el sistema.

¿Es demasiado grande para la cárcel?

Pero eso no significa que los reguladores designados por Biden no pongan fin a las prácticas que consideran injustas. Los analistas advierten que la administración de Biden podría tomar medidas enérgicas contra las tarifas por sobregiro, el tren de US$ 11.000 millones de la industria bancaria que, según los críticos, castiga a los más vulnerables de la sociedad.

Y los reguladores de Biden podrían adoptar una postura mucho más dura sobre el mal comportamiento, como la larga lista de escándalos en Wells Fargo.

«Si usted es un banco que tiene un escándalo, debe estar preocupado», dijo Mills, analista de Raymond James.

No es una coincidencia que Goldman Sachs, JPMorgan Chase y Citigroup alcanzaran acuerdos importantes este otoño con la administración de Trump antes del cambio de poder. Incluso el expresidente ejecutivo de Wells Fargo, John Stumpf, aceptó una multa personal de US$ 2,5 millones por su papel en el escándalo de las cuentas falsas.

Aun así, Biden estará bajo la presión de los progresistas para que adopte una postura firme sobre la aplicación. Los críticos dicen que la administración de Obama adoptó una mentalidad demasiado grande sobre ir a la cárcel al no perseguir a los grandes bancos y sus principales ejecutivos.

Sin embargo, al igual que otros demócratas, Biden tendrá que equilibrar ese impulso de erradicar las irregularidades de Wall Street con la necesidad de mantener el flujo de capital.

«Necesitan que la economía funcione para ser reelegidos», dijo Mills. «Y no se puede hacer que la economía funcione si el sector bancario no lo hace».