CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Donald Trump socava la democracia de Estados Unidos mientras se aferra al poder

Por análisis de Stephen Collinson, Maeve Reston

(CNN) — Donald Trump está amenazando la democracia al tratar de robarse unas elecciones libres y justas que perdió por un amplio margen ante el presidente electo Joe Biden. El presidente está quebrando el principio más básico de la democracia estadounidense: eliminar cientos de miles de votos.

La última escalada de Trump de su intento de subvertir el resultado de las elecciones siguió a una serie de rechazos en los tribunales. y después de una auditoría estatal, Georgia confirmó la victoria de Biden en el crucial estado.

Trump les pidió a los líderes republicanos estatales de Michigan que lo visitaran este viernes, insinuando un posible intento de convencerlos de ignorar la gran victoria de Biden en el estado y enviar una lista de electores al Colegio Electoral que lo respaldaran a él y no al presidente electo. Esto llega después de las llamadas del presidente a dos funcionarios republicanos del condado de Wayne, que ahora buscan recuperar sus votos para certificar la victoria de Biden.

Campaña de Trump pide cosas que ya se han hecho, dice analista 0:54

La salvaje conferencia de prensa de Giuliani y el daño a la democracia

El abogado de Trump, Rudy Giuliani, dio una desquiciada conferencia de prensa este jueves. En ella argumenta sin fundamento que miles de boletas electorales demócratas que se enviaron por correo, muchas de ellas emitidas por votantes negros, son ilegales y que, por lo tanto, Trump ha ganado las elecciones con ventaja de sobra.

«Si eliminas el condado de Wayne, cambia el resultado de las elecciones en Michigan», dijo Giuliani en una conferencia de prensa delirante llena de gente —sin mascarillas— con el equipo de abogados de televisión de Trump en Washington.

publicidad

El equipo de Giuliani también está haciendo afirmaciones absurdas de una conspiración democrática masiva y centralizada que involucra al dictador venezolano Hugo Chávez, Cuba, China, la Fundación Clinton y George Soros para lanzar las elecciones.

Rudy Giuliani: El plan de los demócratas es no reducir el crimen 4:21

Una reunión «ilegal»

Muchas de las maniobras de Trump y Giuliani parecen tan desesperadas y extravagantes que son difíciles de tomar en serio. Pero los expertos constitucionales advierten que el presidente ya está haciendo un daño irreparable a la nación.

«El problema es que habla en nombre del presidente de los Estados Unidos», dijo el veterano abogado electoral republicano Benjamin Ginsberg a Wolf Blitzer de CNN.

«Es un ataque radical y totalmente infundado contra uno de los cimientos básicos del país: nuestras elecciones libres».

Laurence Tribe, profesor de derecho constitucional en la Facultad de Derecho de Harvard, dijo que los legisladores de Michigan que visiten la Casa Blanca el viernes podrían estar entrando en una reunión ilegal.

«Me preocupa que cualquier legislador que asista a esta ridícula reunión esté realmente asistiendo a una reunión de conspiración para robar la elección», dijo Tribe a Erin Burnett de CNN. «No hay duda de que la reunión que se está llevando a cabo es ilegal. No hay duda de que realmente está diseñada de manera bastante corrupta para quitarle el derecho al voto de las personas».

Tribe dice que la campaña de Trump ha perdido más de dos docenas de demandas.

«Está bastante claro que tanto los jueces republicanos como los demócratas van a seguir la ley cuando no haya ambigüedad», dijo Tribe. «El único tipo que parece no estar interesado en la ley es Rudy Giuliani, y Dios sabe para qué esté audicionando».

Una estrategia arriesgada de Trump de socavar la democracia

Todavía parece poco probable que los legisladores estatales republicanos simplemente ignoren cientos de miles de votos emitidos por Biden y nominen electores leales a Trump. No está claro que sea legal, por un lado. Y Trump tendría que cancelar las victorias de Biden en varios estados para acercarse a los 270 votos electorales y seguir en la presidencia.

Mientras tanto, muchos de los argumentos de Giuliani pertenecen a los márgenes más lejanos de los medios conspiradores de la derecha. Mientras que Trump, herido por su derrota, puede simplemente estar buscando causar tanto caos y desorden como sea posible sin ninguna expectativa razonable de que pueda ganar.

Dana Bash y Gloria Borger de CNN, por ejemplo, citaron fuentes que dijeron que el presidente, que cree que la investigación de Rusia dañó su propia legitimidad, ahora está tratando de arruinar la presidencia de Biden. Al final, los tribunales, y el sistema institucional que Trump ha golpeado sin descanso durante los últimos cuatro años, todavía parece probable que se mantengan firmes contra sus esquemas hambrientos de poder.

Pero la negativa del presidente a ceder dos semanas después de las elecciones y sus intentos de socavar la democracia no son menos perniciosos incluso si fracasan. Los republicanos, como el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, que le han dado al presidente libertad para impugnar el resultado sin montar un caso creíble, ahora comienzan a parecer que están facilitando su ataque más extremo a la democracia estadounidense.

Y el esfuerzo de Trump está sembrando un veneno político que perdurará mucho después de que él haya dejado la Casa Blanca. Una encuesta de la Universidad de Monmouth esta semana mostró que el 70% de los republicanos creen que Biden solo ganó porque hizo trampa, a pesar de que no hay evidencia de fraude.

Después de ver la actuación de Giuliani, Chris Krebs, el principal funcionario de ciberseguridad despedido por Trump esta semana por declarar las elecciones estadounidenses como las más seguras de la historia, emitió una escalofriante advertencia en Twitter.

«Esa conferencia de prensa de 1 hora y 45 minutos de televisión fue la más peligrosa en la historia de Estados Unidos. Y posiblemente la más loca. Si no sabes de lo que estoy hablando, tienes suerte», escribió Krebs.

Biden lamenta la ‘irresponsabilidad’ de Giuliani

Los riesgos de no reconocer el resultado de la elección 2:43

El presidente electo Biden, observando desde Wilmington, Delaware, mientras construye su gabinete, dijo que Trump estaba enviando «mensajes increíblemente dañinos» al resto del mundo sobre cómo funciona la democracia.

«Va a ser otro incidente en el que pasará a la historia como uno de los presidentes más irresponsables de la historia de Estados Unidos … Es simplemente escandaloso lo que está haciendo».

Los intentos de Trump de aferrarse al poder se producen cuando ignora el número cada vez mayor de víctimas de la caída de la pandemia, con un cuarto de millón de estadounidenses muertos. Estados Unidos alcanzó el jueves otro récord de un día de casos nuevos: más de 182.000, según las cifras de la Universidad Johns Hopkins.

El vicepresidente Mike Pence, jefe del grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca, se presentó a la primera reunión informativa del grupo de trabajo desde julio. Celebró lo que vio cómo los logros de una administración que ha manejado mal la situación desastrosa. Y aunque el optimismo de funcionarios como el Dr. Anthony Fauci y la Dra. Deborah Birx sobre la próxima vacuna era genuino, sus advertencias de que los estadounidenses no deberían reunirse este Día de Acción de Gracias mientras el virus avanza desacreditaron de manera integral las afirmaciones de Trump de que la pandemia ya terminó.

Pence, increíblemente dada la gravedad de los problemas relacionados con el purgatorio político postelectoral de Estados Unidos, ignoró las preguntas gritadas de los periodistas.

Trump interfiere en Michigan

En un ejemplo extraordinario de lo mucho que Trump va a intentar anular los resultados de las elecciones, llamó a dos miembros republicanos de la junta de escrutinio del condado de Wayne para que se registraran y expresaran su apoyo después de que intentaron bloquear la certificación de resultados.

Después de que cientos de votantes fueron convocados a la reunión de Zoom de la junta de escrutinio para expresar su indignación por el esfuerzo potencial para privar de sus derechos a los votantes del área de Detroit, los dos miembros de la junta republicana cedieron y votaron para certificar los resultados el martes por la noche, pero luego presentaron declaraciones juradas el miércoles pidiendo «rescindir» su acción, que no se espera que tenga ningún efecto práctico en la certificación.

El senador de Utah Mitt Romney y el senador de Nebraska Ben Sasse, dos de los pocos legisladores de su partido que están dispuestos a criticar a Trump, emitieron declaraciones el jueves por la noche, criticando al presidente por sus intentos de revertir su derrota en Michigan.

El experto en derecho electoral de CNN, Rick Hasen, escribió en su sitio web que la intromisión del presidente con los funcionarios electorales del condado de Wayne «es muy peligrosa para nuestra democracia, ya que es un intento de frustrar la voluntad de los votantes mediante la presión política del presidente».

«Aunque es extremadamente improbable que funcione, es profundamente antidemocrático y una violación del estado de derecho. Es imperdonable», escribió Hasen.

En su alocada conferencia de prensa llena de mentiras, Giuliani argumentó que había un complot generalizado para inclinar la elección hacia Biden perpetrada por las grandes ciudades dirigidas por los demócratas. Hizo un argumento racista de que los resultados de las elecciones deberían anularse lanzando cientos de miles de votos en grandes ciudades dominadas por votantes negros, incluidas Detroit y Filadelfia, donde afirmó que el número de casos de fraude electoral «podría llenar una biblioteca».

«La única sorpresa que habría encontrado en esto es que Filadelfia no había hecho trampa en esta elección, porque durante los últimos 60 años han hecho trampa en casi todas las elecciones. Se podría decir lo mismo sobre Detroit». Giuliani dijo en un momento: «Cada una de estas ciudades son ciudades controladas por demócratas, lo que significa que pueden salirse con la suya en todo lo que quieran».

El equipo de Trump insiste en teorías de la conspiración, en socavar la democracia y en un fraude sin pruebas

Subrayando lo absurdo de sus argumentos, Giuliani en un momento hizo una impresión de la película «My Cousin Vinny» y contó una historia sin fundamento sobre un camión de comida lleno de papeletas que aparecía en un lugar de votación.

Tanto él como la abogada de Trump, Jenna Ellis, dieron una conferencia a los periodistas sobre las declaraciones juradas de los votantes que alegaban fraude, que la campaña de Trump ha recopilado como un hecho. Una declaración jurada que Giuliani destacó ya ha sido rechazada por un juez, y muchas han sido vagas, contradictorias y carentes de evidencia, mostrando incidentes aislados o sospechas de comportamiento ilegal no arraigados en hechos.

Fue otro día desastroso en los tribunales para el equipo de Trump, lo que quizás provocó su aparente decisión de pasar a inmiscuirse en el Colegio Electoral.

En Pensilvania, el juez Robert Baldi del Tribunal de Pleas Comunes del condado de Bucks rechazó la solicitud de la campaña de Trump para invalidar más de 2.000 boletas de voto ausente que se enviaron en un sobre de privacidad abierto o que carecían de detalles como fechas escritas a mano, nombres o direcciones en el sobre exterior.

Al destacar el esfuerzo desnudo de la campaña de Trump para privar del derecho al voto a los votantes, el juez señaló explícitamente que no había evidencia de fraude relacionado con las papeletas que la campaña de Trump buscaba descartar: «No existe evidencia de fraude, mala conducta o irregularidad con respecto a las papeletas impugnadas», escribió Baldi en su opinión.

«No hay nada en el expediente ni ninguna afirmación que lleve a la conclusión de que cualquiera de las boletas impugnadas fue enviada por alguien que no calificó o no tenía derecho a votar en esta elección», agregó.

Un juez del estado de Arizona desestimó la demanda del Partido Republicano estatal que buscaba una auditoría más amplia de los votos emitidos el día de las elecciones.

Un juez federal en Georgia rechazó una demanda electoral presentada por un elector republicano, que había alegado en la corte violaciones constitucionales, percibió fraude en las elecciones presidenciales y trató de bloquear la certificación de los resultados electorales.

Si bien la mayoría de los republicanos continúa diciendo que Trump debería tener su día en la corte, la declaración de Romney encapsuló una visión diferente y más realista de los vacilantes desafíos legales.

«Habiendo fallado en presentar un caso plausible de fraude generalizado o conspiración ante cualquier tribunal de justicia, el presidente ahora ha recurrido a la presión abierta sobre los funcionarios estatales y locales para subvertir la voluntad de la gente y anular las elecciones», dijo Romney en una declaración publicada en Twitter.

«Es difícil imaginar una acción peor y más antidemocrática por parte de un presidente estadounidense en funciones».