CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | No ignores el daño de Trump a la elección. Tómalo en serio

Por Zachary Wolf

(CNN) — Hasta que el presidente Donald Trump admita la derrota y llame a sus secuaces o el Partido Republicano admita su derrota y reconozca que Joe Biden es el presidente electo, todavía debes contener un poco la respiración.

Esa es la verdad, aunque los últimos jadeos desesperados de la era de Trump guardan cada vez más una sorprendente similitud con su origen: todo parece una broma desesperada.

Cuando la estrella de telerrealidad descendió por las escaleras mecánicas doradas en la Torre Trump, allá por 2015, su estilo de populismo provocador de razas parecía un intento inútil de hacerse relevante y poner en marcha una carrera mediática decadente. La idea de que tuviera la oportunidad de convertirse en presidente de EE.UU. parecía ridícula.

Pero, desestimado por los medios y ridiculizado por sus compañeros republicanos, Trump encontró una manera de pasar de teoría de conspiración a teoría de conspiración hasta la Casa Blanca. Y luego nadie sonrió más.

Ahora, es Trump permaneciendo en el cargo lo que parece imposible. Trump fue claramente rechazado por los votantes en las urnas, casi 6 millones de personas más eligieron a Biden, y sus desafíos legales en varios estados han fallado.

publicidad

Pero esas demandas han tenido un efecto muy real, sembrando o solidificando dudas en la mente de sus seguidores sobre los resultados de las elecciones. Ahora, los funcionarios republicanos en Michigan creen la realidad alternativa de Trump y quieren rescindir su certificación de los resultados de las elecciones en Detroit. Aparentemente, invitó a legisladores del estado a la Casa Blanca el viernes.

Y Rudy Giuliani aviva las llamas. El jueves por la tarde, Giuliani, con el tinte para el cabello goteándole por la cara, dio una salvaje conferencia de prensa en la que alegó una conspiración masiva de varios estados para robarle las elecciones al presidente. Como evidencia, señaló los votos en Filadelfia, una imitación apenas disimulada de la denuncia de Detroit y un claro esfuerzo por privar de sus derechos a los votantes en ciudades con grandes poblaciones negras.

«Esa conferencia de prensa fue la 1 hora y 45 minutos más peligrosa de la televisión en la historia de EE.UU. Y posiblemente la más loca. Si no sabes de lo que estoy hablando, tienes suerte», dijo en Twitter Chris Krebs, funcionario de seguridad electoral del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), recientemente despedido por Trump.

La conspiración de múltiples frentes no es que millones más de votantes hayan elegido a Biden. Es el esfuerzo cada vez mayor para revertir los resultados en al menos tres estados y deshacer una derrota electoral sólida. Sería triste y divertido si no se tratara literalmente de ignorar a los votantes para mantener a Trump en el poder.

Y por eso es extremadamente angustiante que Trump esté hablando por teléfono con funcionarios republicanos que ahora dicen que quieren rescindir su certificación de votos en el condado Wayne, que cubre Detroit, un paso que normalmente es solo un tecnicismo.

También es agravante que una persona designada por un político de nivel medio, la titular de la Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés), Emily Murphy, no dé el siguiente paso —otro tecnicismo, una «verificación»—, necesaria para permitir que comience la transición de Biden.

La ansiedad comienza a aumentar en lugares inesperados. JP Morgan, por ejemplo, exhibe el escenario de pesadilla para los inversores. Como escribió Matt Egan de CNN:

Gran parte de Wall Street ve los esfuerzos de la campaña de Trump para anular los resultados electorales como un espectáculo desesperado destinado al fracaso. Pero JP Morgan les dice a sus clientes que todavía existe la posibilidad de que este proceso se convierta en un caos. Después de todo, es 2020.

Michael Cembalest, presidente de estrategia de Mercado e Inversiones de JP Morgan Asset Management, advirtió en un informe el miércoles sobre el «riesgo remoto de una historia de terror estadounidense» y el «caos constitucional».

Confianza en los votos

No fue hace tanto tiempo que el senador republicano de Utah Mitt Romney lideraba el Partido Republicano. Ahora algunos lo «rechazan», como le dijo a David Axelrod en un podcast de «Axe Files» publicado el jueves.

La mayoría de la gente aprovechó los comentarios de Romney sobre las consecuencias de las posibles acciones de Trump como un presidente cojo.

Desconfianza de la democracia. Pero escuché a Romney decir algo más que da en el blanco por completo:

«Tanto aquí como en todo el mundo estamos viendo una reducción en la confianza que la gente tiene al votar», afirmó Romney.

«Y si la gente no cree en la votación y no tiene confianza en votar, ¿cómo se puede tener democracia? Porque la democracia se basa fundamentalmente en que la gente vote».

«Y si EE.UU. no cree que tenga una votación confiable, ¿cómo se puede esperar que un país que recién se convierte en una democracia adopte esta práctica y la use como base para determinar su futuro?».

El contraargumento a esto es que las elecciones de 2020, a pesar de las tontas acusaciones de manipulación de Trump, atrajeron a un número récord de votantes. Por ahora, al menos, los ciudadanos están votando. Y eso es bueno. El recuento manual de Georgia de su elección reafirmó la victoria de Biden sobre Trump y no encontró un fraude electoral generalizado, tal como pensamos que sucedería.

Un Senado paralizado. También describió cómo el Senado, que es necesario para aprobar cualquier legislación importante, vota muy pocas leyes importantes.

«A lo largo de los años, el Senado se ha movido y ha llegado a un punto en el que creo que hay una renuencia a votar sobre cosas que podrían ser malos votos para los miembros del partido de la mayoría», dijo Romney.

«Como resultado, no votamos mucho. Ni hacia arriba ni hacia abajo, en cosas con las que estamos de acuerdo, pero si es malo para el senador X, Y o Z, entonces no queremos tomar esa votación. Votamos muy raramente sobre cuestiones de fondo. Como en particular, creo que en los dos años que he estado en el Senado, no hemos tenido un solo voto sobre un asunto relacionado con la atención médica, la inmigración, la política fiscal, el cambio climático, y la lista continúa».

Donde las escuelas están cerradas pero los restaurantes están abiertos

A medida que más personas en todo el país enfrentan nuevas restricciones a la escolarización y el movimiento, Greg Krieg escribe sobre la situación especial en la ciudad de Nueva York, donde las escuelas se cerraron después de que terminaron las clases el miércoles —tan repentinamente que los niños dejaron sus libros en las aulas—. Algunos extractos de Krieg:

Entrega deficiente. Es un revés desmoralizador para una ciudad que se reabrió lentamente después de ver más de 30.000 muertes por pandemia y ahora se enfrenta a una oleada invernal mortal de nuevas infecciones por covid-19. La noticia fue entregada a los directores por el rector de escuelas de la ciudad alrededor de las 2 P.M. el miércoles, después de horas de incertidumbre, y desató una pelea entre los padres al hacer malabares con las necesidades de cuidados infantiles y las responsabilidades laborales.

Estándares en conflicto. Parte de la confusión pública, y las diferencias privadas, se centró en cómo la ciudad y el estado miden las tasas de positividad de las pruebas de coronavirus. Aproximadamente nueve meses después de la pandemia, todavía emplean diferentes métricas para resolver algunos de los problemas más urgentes que enfrentan los neoyorquinos.

¡Los bares y gimnasios permanecen abiertos! La frustración por el proceso y el momento del cierre brotó casi inmediatamente después de que el alcalde, luego de horas de incertidumbre, tuiteó su decisión. Ese enojo se vio agravado por el hecho de que los restaurantes, bares y gimnasios de la ciudad, los lugares donde la mayoría de los expertos dicen que es más probable que se propague el virus, permanecen abiertos a capacidades limitadas según las pautas establecidas por el estado.

Finalmente, reconsidera los planes de Acción de Gracias

Los CDC recomiendan no viajar por Acción de Gracias 0:45

Los CDC han actualizado su guía y ahora dicen que realmente deberías considerar no viajar para el Día de Acción de Gracias.

«La razón por la que hicimos la actualización es el hecho de que durante la semana hemos visto más de un millón de casos nuevos en el país», dijo la Dra. Erin Sauber-Schatz, líder de los CDC para el Grupo de Trabajo de Intervención Comunitaria y Población Crítica durante la sesión informativa.

Cambié mis planes esta semana y no me entristeció tanto como me enfadó. ¿Cuándo terminará esto?

Admitiré que me quejo del Día de Acción de Gracias en los últimos años. Hay líos. Cómo cocinar el pavo. Dónde celebrar. Quién viene, quién no. Tráfico. Esas frustraciones parecen tontas hoy, como las quejas que escuchas de personas a las que no les gusta celebrar su cumpleaños.

Así que omite la gran comida de este año, pero definitivamente celebra tu cumpleaños. No sabes cuántos más tendrás.