CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Joe Biden

OPINIÓN | El error de Joe Biden sobre Donald Trump

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista sobre asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen a la autora. Ver más artículos de opinión en CNN en Español.

(CNN ) — Joe Biden está cometiendo un error.

El presidente electo tiene razón al creer que los esfuerzos de Trump para anular la voluntad del pueblo en las elecciones fracasarán. Al final, los tribunales rechazarán el caso en ruinas que los abogados de Trump tratan de construir para evitar que Biden asuma el puesto que le corresponde.

Pero Biden se equivoca si cree que el asalto legal de Trump a su elección y a la democracia estadounidense es el principal problema que plantea el presidente saliente.

Trump está envenenando el suelo para Biden y para el futuro de Estados Unidos. La difamación, las calumnias, el descrédito de la legitimidad de Biden y de la democracia estadounidense persistirán, a menos que Biden los aborde de frente ahora y evite que Trump paralice su presidencia antes de que comience.

El 20 de enero, Biden prestará juramento y, le guste o no a Trump, el poder cambiará de manos. Pero, mientras que las demandas de Trump prácticamente generan risas fuera de los tribunales, el consumado vendedor de aceite de serpiente gana en la corte de la opinión pública republicana y aún podría hacer que otros que pueden haber optado por Biden cuestionen su voto.

Para la mayoría de los estadounidenses, tenemos que creerlo, ver al abogado de Trump, Rudy Giuliani, con la cara goteando con algún tipo de tinte para el cabello, delirando sobre conspiraciones fantásticamente absurdas contra Trump, se encuentra en algún lugar entre terriblemente entretenido e insultante. Para la mayoría de los estadounidenses, escuchar a la abogada de Trump, Sidney Powell, junto a Giuliani, afirmar que se le robaron millones de votos a Trump en una conspiración lejana –con un papel clave para el líder venezolano Hugo Chávez, muerto hace siete años–, es demasiado ridículo incluso para una rutina de comedia.

La mayoría de los estadounidenses saben que Biden ganó. La mayoría de los estadounidenses cree que la elección fue segura, como lo confirmó la propia Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad de Trump, justo antes de que Trump despidiera a su jefe, Chris Krebs, por informar que la elección fue «la más segura» en la historia de Estados Unidos. Trump lo despidió porque contradecía directamente la afirmación del presidente de que la elección estuvo plagada de fraudes y que él fue el ganador.

La mayoría de los estadounidenses conocen la verdad. Pero aparentemente más de la mitad de los republicanos no.

Mientras sus desafíos legales se descarrilan, Trump sigue avanzando en dos vías paralelas. En una, él y sus asistentes presionan a los funcionarios locales para que simplemente ignoren el veredicto de los votantes y se nieguen a certificar la elección. Lo que eso significa es que Trump trata de destripar la democracia estadounidense. Ese esfuerzo fracasará.

Es la segunda vía, la campaña de desinformación de Trump, es donde Trump está teniendo éxito. Y esto es posiblemente más importante que sus desafíos legales y políticos a la votación.

Recuerde, Trump ganó más de 70 millones de votos. Las encuestas muestran que la mayoría de sus seguidores creen en las locas fabricaciones de fraude a gran escala inventadas en la imaginación del campo de Trump.

Una encuesta de Reuters encontró que el 52% de los republicanos dijo que Trump ganó, en comparación con solo el 29% que dijo que Biden ganó. La encuesta mostró que el 73% de todos los encuestados estuvieron de acuerdo en que Biden ganó. Esa negación republicana representa un enorme agujero en el suelo debajo de la presidencia de Biden y, a menos que Biden haga algo, ese agujero podría expandirse.

Claro, las afirmaciones de la propaganda son tan absurdas, tan desprovistas de hechos, que incluso Tucker Carlson de Fox News aparentemente no pudo persuadir a Sidney Powell de que mostrara ninguna evidencia. Dijo que ella le dijo que dejara de llamar.

El escepticismo momentáneo de Carlson es sin duda una aberración: algo así es raro en los medios de comunicación de derecha. De hecho, la realidad alternativa de las mentiras de Trump está siendo adoptada y amplificada por sus otros cómplices de los medios. El director de OANN, una de las organizaciones de conspiración y noticias favoritas de Trump, tuiteó: «¿Por qué Biden todavía trata de actuar como si fuera a ser presidente cuando sabe que se han descubierto las trampas demócratas?».

En esa cámara de resonancia de Trump es donde viven decenas de millones de estadounidenses, y recibirán a la presidencia de Biden como ilegítima. Ese mensaje, de paso, se está escuchando en todo el mundo, donde no todos están convencidos de que Trump mienta.

Permitir que las mentiras permanezcan sin respuesta, o no desafiarlas con más fuerza, dañará la capacidad de la presidencia entrante para funcionar eficazmente en el país y en el extranjero.

Por fortuna, hay mucho que Biden puede hacer, si así lo desea. Hasta ahora no lo ha hecho.

No estoy sugiriendo que el presidente electo se meta en el fango con Trump. Biden ha optado por adoptar un enfoque discreto ante los ataques legales de Trump contra él y contra la democracia estadounidense. En los últimos días ha hablado con más fuerza, calificando las acciones de Trump de «increíblemente dañinas» y «totalmente irresponsables».

Pero debería hacer más. Hoy, Biden tiene el segundo megáfono más grande del país (Trump, como presidente, todavía dirige el más poderoso, y conoce bien el poder de la constante repetición de mentiras).

Biden debería usar su megáfono, no para atacar a Trump sino para contrarrestar su mensaje. El mundo escucha las palabras de Biden. Sus declaraciones son noticia.

Biden no quiere entrar en la contienda legal, pero debería llamar la atención sobre lo que dicen los jueces sobre las afirmaciones de Trump. Puede señalar inconsistencias en las nociones absurdas que está dando vueltas por el equipo de Trump.

Todavía puede hacerlo sin siquiera mencionar el nombre de Trump. Pero debería decirle al público, por ejemplo, que los abogados de Trump hacen declaraciones públicas sobre irregularidades en las elecciones, mientras que en la corte contradicen las mismas afirmaciones, admitiendo ante los jueces que no tienen evidencia para probarlas.

Biden, con su comportamiento tranquilo, debería asegurarle al público estadounidense que la elección fue limpia, destacando hechos clave que la mayoría de la gente no conoce, que muestran que Trump simplemente miente cuando dice, una y otra vez, que ganó.

El presidente electo comete un error al permitir que Trump use sus armas de desinformación para impulsar esta guerra de propaganda. Trump perjudica a Estados Unidos y su democracia, y está socavando la presidencia de Biden. Cada día que se le permite salirse con la suya, le dificulta a Biden montar una presidencia exitosa, una que pueda sacar al país de sus crisis actuales y comenzar a sanar las divisiones autodestructivas de la nación.