CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Estados Unidos informó más de 2.100 muertes por covid-19 en un solo día. Se prevé que las cosas empeoren

Por Christina Maxouris

(CNN) — El martes se reportaron más de 2.100 muertes por covid-19 en EE.UU., lo que lo convierte en el número más alto de muertes en un solo día que ha visto el país desde principios de mayo.

El mayor número de muertes en un solo día durante toda la pandemia se registró el 15 de abril: 2.603 personas.

Cuando los casos y las hospitalizaciones comenzaron a aumentar hace semanas, los funcionarios predijeron que pronto seguirían las muertes. Los casos diarios no han bajado de 100.000 en tres semanas. Y por decimoquinto día consecutivo, EE.UU. batió su propio récord de hospitalización, con más de 88.000 pacientes con covid-19 en todo el país, según el Proyecto de Seguimiento COVID.

Es probable que las próximas semanas sigan empeorando, antes de que una posible vacuna comience a ofrecer algún alivio. Pero cuánto empeorarán las cosas depende de las medidas de mitigación que se tomen en todo el país, así como del tipo de celebraciones que los estadounidenses optarán por organizar en los próximos días, dicen los expertos.

Con pequeñas reuniones que ya están ayudando a impulsar el aumento en muchos lugares, los principales funcionarios de salud pública han advertido contra las celebraciones tradicionales del Día de Acción de Gracias esta semana, instando a los estadounidenses a quedarse en casa y celebrar solo con miembros del mismo hogar. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) también recomendaron la semana pasada que los estadounidenses no viajen para el Día de Acción de Gracias.

Muchos parecieron prestar atención a las advertencias: Los nuevos resultados de encuesta publicados el martes por Axios-Ipsos muestran que aproximadamente el 61% de los estadounidenses han cambiado sus planes de Acción de Gracias. Entre los cambios más comunes estaban decidir ver solo a los miembros inmediatos del hogar y tener una cena familiar más pequeña de lo planeado originalmente, según la encuesta. Casi uno de cada 10 estadounidenses dice que ya no planea celebrar la festividad.

publicidad

Pero otros aún optaron por volar antes del Día de Acción de Gracias, con más de un millón de viajeros pasando por seguridad en los aeropuertos del país solo el domingo, según la Administración de Seguridad del Transporte.

«Es potencialmente la madre de todos los eventos superprocesadores», dijo el martes por la noche el Dr. Jonathan Reiner, profesor de medicina en la Universidad George Washington.

«Una de las formas en que pensamos que el Medio Oeste se sembró con el virus durante el verano fue con el rally de motocicletas de Sturgis, Dakota del Sur, donde las personas se infectaron y luego se dispersaron por el Medio Oeste. Ahora imagina eso a gran escala, con personas saliendo de todos los aeropuertos de Estados Unidos y llevando el virus con ellos”, dijo.

Y un resultado negativo de la prueba no es suficiente, advirtieron los principales funcionarios. El subsecretario de salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos, el almirante Brett Giroir, dijo que las pruebas del martes pueden arrojar resultados falsos positivos o falsos negativos y no siempre son una indicación de si alguien está infectado en ese momento.

«Una prueba que es negativa hoy no significa que usted vaya a ser negativo mañana o al día siguiente», dijo. «Ciertamente no está mal hacerse una prueba antes de viajar porque si sale positivo, debe quedarse en casa, sin hacer preguntas. Pero si obtiene una prueba negativa, no le da un pase libre».

LEE: Seis maneras en las que la pandemia de coronavirus ha afectado más a las mujeres que a los hombres

Los funcionarios proyectan hospitales más tensos y más muertes

Por más sombrías que puedan parecer las cifras actuales, los líderes y funcionarios locales de todo el país proyectan unas próximas semanas aún más difíciles.

En Colorado, ahora hay más personas infectadas con el virus que en cualquier otro punto de la pandemia, dijo el gobernador Jared Polis, quien declaró que el estado está en «el apogeo de la infección».

En su trayectoria actual, se pronostica que Colorado aumentará a más del doble su número actual de muertos de más de 2.800 a aproximadamente 6.600 para fines de este año. Eso es porque los hospitales ya se están llenando, reportando casi el doble de la cantidad diaria de nuevos pacientes que el estado vio en la primavera, dijo Polis.

En Denver, alrededor de 25 camas de la unidad de cuidados intensivos permanecen disponibles para los pacientes, mientras que solo quedan 14 en Colorado Springs, agregó.

En California, otra proyección sombría. El principal funcionario de salud del estado dijo el martes que California también se encuentra en medio de un aumento repentino. Los casos están creciendo más rápido y nunca. Y espera que las muertes aumenten y el sistema hospitalario sea presionado como nunca antes.

Las hospitalizaciones aumentaron en más del 81% en dos semanas, anunció el martes el Dr. Mark Ghaly, secretario de Salud y Servicios Humanos de California, mientras que las admisiones a la UCI aumentaron alrededor del 57% durante el mismo período de tiempo.

«Creo que ciertamente el número de muertes probablemente aumentará… Justo cuando estamos excediendo nuestro número más alto de casos y comenzamos a ver que nuestros sistemas hospitalarios son presionados por el covid más allá de donde nunca antes lo habían hecho, la idea de que el número de muertes podría exceder lo que hemos estado antes también es real y verdadera», dijo Ghaly.

Y en Nueva York, el gobernador, Andrew Cuomo, dijo el martes que el estado estaba en camino de ver «un aumento importante», con un aumento de las tasas de hospitalización del 128% en las últimas tres semanas.

Para frenar la propagación, más restricciones

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, quien la semana pasada anunció que las escuelas públicas cerrarían, dijo el martes por la noche que es probable que haya más restricciones en camino.

«Desafortunadamente, está bastante claro, en la próxima semana o dos, deberíamos ver algunas restricciones sustanciales. Creo que el comedor interior estará cerrado, los gimnasios estarán cerrados», dijo. «No estoy contento con eso, nadie está contento con eso, pero eso es lo que viene».

Se anunciaron más restricciones en Nashville esta semana, donde el alcalde, John Cooper, dijo que los restaurantes y bares estarán limitados a un máximo del 50% de su capacidad, con distanciamiento social.

Adicionalmente, habrá un último llamado a las 10 pm y servicio de alimentos y bebidas y no habrá entrada a los establecimientos después de esa hora. Los nuevos límites entrarán en vigencia el 30 de noviembre.

«Las modificaciones adicionales se están realizando en respuesta al aumento continuo de casos de covid y las preocupaciones sobre la capacidad en el hospital», escribió Cooper en Twitter.

En la duramente afectada comunidad de El Paso en Texas, el juez del condado Ricardo Samaniego anunció el martes un toque de queda parcial que funcionaría para abordar las actividades sociales y recreativas. Pero no se aplica cuando los residentes están fuera por negocios esenciales o no esenciales. El toque de queda será de 10 pm a 5 am y expirará el lunes.

LEE: Escaparates cerrados, hospitales abrumados y morgues móviles: el coronavirus golpea con fuerza en El Paso, Texas

«Podrás estar comprando lo que sea que necesites hacer de cualquier negocio esencial o no esencial en las condiciones que se ponen», dijo. «Estamos tratando de crear un equilibrio entre la salud de nuestra comunidad y la economía».

«Pero permíteme enfatizar lo siguiente», dijo el juez. «Es una orden de confinamiento en casa. Se insta encarecidamente a los residentes a quedarse en casa. Si te vas de casa para obtener servicios esenciales o no esenciales, esta orden recomienda encarecidamente que sólo una persona por familia participe en la obtención de bienes y servicios».

En Louisiana, el gobernador, John Bel Edwards, anunció que el estado retrocederá a la Fase 2 a partir del miércoles, en medio de una «tercera oleada agresiva de covid-19». Bajo las restricciones, los restaurantes, gimnasios, peluquerías, salones de uñas, cines y negocios no esenciales están limitados al 50% de su capacidad.

«No hay una sola región de nuestro estado que no esté viendo aumentos en nuevos casos, hospitalizaciones y una creciente positividad de las pruebas de covid. Y estoy increíblemente preocupado por la trayectoria de Louisiana y nuestra capacidad para continuar brindando atención médica a nuestra gente si nuestros hospitales están llenos de pacientes enfermos», dijo Edwards en un comunicado.

«Ahora es el momento de hacer cambios», agregó.

Mientras tanto, en Connecticut, el gobernador anunció el martes que firmó un decreto que aumenta las multas máximas para las empresas que violan las reglas de covid-19 a US$ 10.000. La multa máxima anterior era de US$ 500.

«Si bien la inmensa mayoría de las empresas en Connecticut han demostrado una cantidad increíble de liderazgo y han sido socios fantásticos en este frente, hemos visto una pequeña cantidad de empresas en flagrante violación de estas normas de salud pública», dijo el gobernador, Ned Lamont, en una declaración. «Eso es todo lo que se necesita para provocar un evento de superpropagación que lleve a una gran cantidad de casos y hospitalizaciones».

Los estados comienzan a prepararse para una posible vacuna

Si bien ninguna vacuna candidata ha recibido luz verde de la FDA todavía, los preparativos para recibir y distribuir la vacuna de covid-19 de Pfizer han comenzado en el Jackson Health System en Miami, Florida, según la Dra. Lilian Abbo, jefe de prevención y control de infecciones en el sistema.

«Jackson Health System es uno de los cinco hospitales del estado y el único en Miami que recibirá la vacuna en la primera fase», dijo Abbo a CNN.

«Comenzaremos con los trabajadores de la salud y las personas que están en alto riesgo, proveedores de primera línea, siguiendo las pautas del departamento de salud y del estado», dijo.

El gobernador de Ohio, Mike DeWine, dijo que recibió noticias de la Casa Blanca de que el estado, junto con otros, probablemente recibirá su primer lote de vacunas a mediados de diciembre. Dijo que su oficina no ha recibido la cantidad exacta de vacunas que recibiría el estado. Pero dijo que los trabajadores de la salud y cualquier persona que esté en contacto directo con los pacientes de covid-19 tendrán prioridad para recibir primero la vacuna.

MIRA: Encuesta: 51% en Estados Unidos se aplicaría primera generación de vacunas

Pero todavía hay un proceso importante por delante antes de que una vacuna de covid-19 pueda obtener esa luz verde, dijo el martes el comisionado de la FDA, el Dr. Stephen Hahn.

«Nuestros científicos analizarán los datos, y recuerde, este es un estudio de más de 44.000 personas, así que vamos a ver todos los datos de los pacientes y ser muy cuidadosos con el procesamiento de números para asegurarnos de que estamos de acuerdo con la conclusión sobre seguridad y eficacia», dijo Hahn al senador de Carolina del Sur, Tim Scott, en una entrevista publicada en Instagram.

El Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA se reunirá el 10 de diciembre para discutir los datos. Hahn dijo que la gente podrá ver la reunión virtualmente y que un resumen de los datos estará disponible en línea.

«Ese comité nos informará, y luego de escuchar sus recomendaciones, vamos a seguir adelante», dijo.

«Vamos a utilizar ese proceso para todas las demás solicitudes que se presenten, pase lo que pase», agregó.

Naomi Thomas, Lauren Mascarenhas, Artemis Moshtaghian, Evan Simko-Bednarski, Sahar Akbarzai, Cheri Mossburg y Shelby Lin Erdman de CNN contribuyeron a este informe.