CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | En Trump y Biden chocan la realidad y la fantasía en Acción de Gracias

Por Gregory Krieg

(CNN) — Las infecciones por coronavirus se están disparando. El desempleo está aumentando. Las filas de comida se alargan. Y el presidente Donald Trump está tuiteando.

Feliz día de Acción de Gracias. La temporada navideña de este año está juntando a los estadounidenses, literalmente, a pesar de los mejores consejos y las súplicas cada vez más urgentes de los expertos, a quienes les preocupa que las reuniones familiares generen una oleada doble de casos de covid-19.

La solidaridad que pidió el presidente electo Joe Biden en un discurso el miércoles se siente como un sueño lejano en comparación con la situación en Washington, donde Trump sigue cavando dentro de su búnker. El presidente niega a la vez su derrota electoral e implora a sus leales que luchen contra ella. Y el gobierno federal y el Congreso están efectivamente en ausencia sin permiso, lo que deja a millones de estadounidenses a su suerte en medio de una catástrofe médica y económica.

En este extraño interregno entre la victoria de Biden y la partida de Trump, el presidente sin poder efectivo y el entrante han tomado, notable aunque no sorprendentemente, caminos diferentes.

Trump está envuelto en el eje de su delirante intento de recuperar una presidencia que se aleja de sus manos con cada día que pasa. Se tambalea entre la queja y las quimeras, sin pensar en la destrucción en su camino. Biden, que opera en el mundo tal como existe, ha estado construyendo escrupulosamente un gobierno en espera. Y en los dos días desde que una persona designada por Trump permitió que comenzara la transición formal, el equipo de Biden ha comenzado a examinar las tuercas y tornillos oxidados de las instituciones atribuladas que heredará.

LEE: ANÁLISIS | Biden delinea su presidencia anti-Trump

publicidad

La realidad de Biden y las fantasías de Trump chocaron la víspera de Acción de Gracias.

Primero llegó la noticia de que las solicitudes semanales de desempleo habían aumentado a 778.000, más de tres veces su promedio antes de la pandemia. Mientras tanto, Trump solo canceló sus planes de asistir a un circo charlatán anunciado como una «audiencia» de fraude electoral por los republicanos de Pensilvania en Gettysburg después de que su abogado, Rudy Giuliani, fuera expuesto, nuevamente, a alguien que dio positivo por el coronavirus. Giuliani apareció de todos modos y Trump llamó, con sus desvaríos audibles a través de un altavoz presionado a un micrófono.

El presidente atacó a los tribunales, que casi unánimemente han desestimado sus extravagantes afirmaciones, a los demócratas, con mentiras aún más claramente absurdas, y pidió –a quién, era difícil decir– que anularan los resultados electorales. Unas horas más tarde, otorgó un indulto al leal Michael Flynn, su asesor de seguridad nacional que se declaró culpable en 2017 de mentir al FBI sobre las conversaciones con el entonces embajador de Rusia.

Después, Trump invitó a los republicanos de Pensilvania a la Casa Blanca para una reunión del ala oeste, dijeron dos fuentes a CNN. Es una repetición de una táctica que el presidente intentó con dos importantes legisladores estatales republicanos de Michigan, que visitaron Washington la semana pasada, para un informe que el presidente esperaba que diera más combustible a sus infundadas afirmaciones de fraude electoral. Pero no recibió ninguno y los republicanos rápidamente emitieron una declaración después de afirmar la verdad, que «aún no se les había informado de ninguna información que pudiera cambiar el resultado de las elecciones en Michigan».

A galaxias de distancia

En Delaware, a unos 190 kms y varias galaxias psíquicas de distancia del desastre de Gettysburg, Biden emitió un sobrio llamado a la cautela y resolución frente a la crisis en espiral.

«Sé que el país está cansado de la lucha. Pero debemos recordar que estamos en guerra con el virus, no entre nosotros. No uno contra otro», dijo Biden. «Este es el momento en el que necesitamos endurecer nuestras columnas, redoblar nuestros esfuerzos y volver a comprometernos con la lucha».

Como lo hizo durante la campaña, Biden canalizó su propio dolor, por la pérdida de su primera esposa y su hija en 1972, y la muerte de su hijo por cáncer cerebral hace poco más de cinco años, en un intento por aliviar a los estadounidenses en duelo.

«Es realmente difícil que importe», dijo Biden sobre la impresionante vista de una «silla vacía» donde una vez se sentó un ser querido. «Es difícil dar gracias, es difícil siquiera pensar en mirar hacia adelante, y es tan difícil tener esperanza. Lo entiendo. Estaré pensando y orando por todos y cada uno de ustedes en este día de Acción de Gracias».

Más temprano en el día, la futura primera dama, Jill Biden, fue vista dejando bolsas de productos en un banco de alimentos en Rehoboth Beach, Delaware, donde los Biden pasan las vacaciones. El pequeño gesto subrayó los enormes desafíos que enfrentan muchos, con sus vidas económicamente devastadas por la pandemia, que han recurrido a organizaciones caritativas cada vez más tensas para satisfacer temporalmente sus necesidades básicas.

Y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, tuiteó un artículo de Time que relata la crisis, afirmando: «Los bancos de alimentos en toda nuestra nación están luchando para mantenerse al día con la demanda debido al covid-19. Sepan que cuando @JoeBiden y yo estemos en la Casa Blanca, lucharemos contra la inseguridad alimentaria y abordaremos esta crisis».

«Nadie debería pasar hambre en Estados Unidos», agregó.

Una encuesta de The Washington Post sobre los datos de la Oficina del Censo de finales de octubre y principios de noviembre encontró que la inseguridad alimentaria crece a un ritmo aterrador. Uno de cada ocho estadounidenses dijo que se había quedado sin lo suficiente para comer durante la semana anterior, una cifra que subió a 1 de cada 6 en hogares con niños.

Kellie O’Connell, directora ejecutiva de Lakeview Pantry en Chicago, describió las dolorosas escenas en las que las familias más afectadas van en busca de ayuda, muchas de ellas por primera vez.

Al describir a una familia de cuatro que había agotado sus ahorros, O’Connell habló con Brooke Baldwin de CNN sobre los sentimientos de vergüenza que a menudo acompañan a tener que pedir ayuda.

«Vinieron a nosotros para poder poner comida en su mesa este día de Acción de Gracias», dijo. «Uno de los padres se quedó en el auto porque estaban un poco avergonzados de cómo estaban obteniendo comida. Y eso es realmente difícil».

Las filas en aumento afuera de los bancos de alimentos se han convertido en un sello amargo de esta temporada terrible.

MIRA: Advertencia de Fauci: «No queremos otro aumento de contagios por Acción de Gracias»

El Congreso sigue estancado en el paquete de ayuda

En el horizonte: más dolor. Se estima que 12 millones de personas perderán los beneficios de desempleo ampliados proporcionados por un paquete de ayuda federal aprobado en marzo. Las perspectivas de una segunda ronda de estímulos federales en el futuro cercano parecen sombrías.

Hay una fecha límite para la financiación del gobierno dentro de unas semanas, lo que podría brindar una oportunidad para que los legisladores presupuesten nuevas ayudas. Pero un estímulo de la Cámara respaldado por los demócratas aprobado por primera vez en mayo y luego actualizado a principios de octubre está languideciendo.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se negó a aceptarlo y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, hasta ahora se ha negado a considerar una legislación más pequeña y fragmentada. El estancamiento ha dejado a los trabajadores estadounidenses desesperados cada vez más a la deriva y ha llevado a industrias enteras al borde del abismo.

La ausencia de una figura central y organizadora en la Casa Blanca también ha comenzado a generar preocupaciones sobre los procesos establecidos para la distribución de vacunas contra el coronavirus.

En un espejo del caos de esta primavera, cuando los líderes locales tuvieron que competir entre sí por ventiladores y equipo de protección personal, el principal funcionario de salud del estado de Illinois dijo que el gobierno federal ya le había dicho que no podía cumplir con una solicitud inicial de 400.000 dosis.

«Todavía estamos esperando ver las respuestas y quizás entender por qué es así, pero parece que la asignación inicial que pensamos que estaría lista para salir, ese número ha disminuido», dijo la Dra. Ngozi Ezike a Nia-Malika Henderson de CNN. «Como resultado, todos los estados van a recibir una cantidad menor».

Luchando contra el aumento en Acción de Gracias

Con Washington en nudos y el coronavirus propagándose a tasas récord, uno de los proveedores de atención médica más prominentes del país, la Clínica Mayo, anunció que estaba trayendo personal de fuera del estado y pidiendo a los jubilados que regresaran a trabajar luchando contra el aumento de virus en Minnesota.

Hasta las 10 pm del miércoles, la Universidad Johns Hopkins había reportado 178.752 nuevos casos en todo el país y 2.207 muertes. Eso siguió a las más de 2.100 muertes relacionadas con covid-19 el martes, entonces el número más alto en un solo día desde mayo. A los expertos en salud pública les preocupa que los millones que viajan el jueves para pasar tiempo con la familia, en interiores y sin protección, provoquen otra ola de infecciones.

«Es potencialmente la madre de todos los eventos de superpropagación», dijo a CNN el Dr. Jonathan Reiner, exasesor del equipo médico de la Casa Blanca, esta semana.

A la sombra de esas desalentadoras estadísticas y terribles advertencias, la Casa Blanca emitió una proclamación del presidente promocionando el «servicio y sacrificio» de «los socorristas, profesionales médicos, trabajadores esenciales, vecinos y otros innumerables patriotas».

Luego procedió a promover un comportamiento que los pondría aún más en peligro a todos.

«Animo a todos los estadounidenses a reunirse», dijo Trump, «en hogares y lugares de culto, para ofrecer una oración de gracias a Dios por nuestras muchas bendiciones».