CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Corea

Condenan a 40 años a líder surcoreano de red de chantaje sexual en línea

Por Jessie Yeung, Yoonjung Seo

(CNN) — El líder surcoreano de una red de chantaje sexual en línea que apuntaba a menores y mujeres jóvenes fue condenado a 40 años de cárcel el jueves, lo que marca el final de un explosivo caso criminal que provocó indignación en todo el país.

Cho Joo-bin, de 25 años, alojaba salas en línea en la aplicación de mensajería encriptada Telegram, donde los usuarios pagaban para ver a niñas realizar actos sexuales bajo coerción. Al menos 74 víctimas, incluidas 16 menores, fueron chantajeadas para que subieran imágenes explícitas a los chats grupales. Al menos 10.000 personas usaron las salas de chat, y algunas pagaron hasta US$ 1.200 por el acceso, según las autoridades.

Después de que dos estudiantes universitarios de periodismo descubrieron los grupos de Telegram el verano pasado, la policía inició su investigación y arrestó a Cho en marzo.

Más tarde fue acusado de 15 cargos de producción y distribución de material visual sexual ilegal, abuso sexual forzado, violación, acoso sexual, chantaje, registro de conductas de abuso sexual, coacción, violación de la protección de la información privada y fraude.

También fue declarado culpable de «instruir a un tercero para que violara directamente a una víctima, que era menor de edad», dictaminó el juez.

publicidad

La sentencia de Cho, dictada en el Tribunal del Distrito Central de Seúl, también incluyó el uso de un brazalete electrónico en el tobillo durante 30 años y una multa de 10,64 millones de wones coreanos (cerca de US$ 9.600).

Los fiscales habían solicitado cadena perpetua, argumentando ante el tribunal que su crimen «no tenía precedentes en la historia» y que Cho había «insultado y aborrecido» a las víctimas sin remordimiento.

Después de aprobar el veredicto, el juez, Lee Hyun-woo, explicó que Cho no tenía antecedentes penales y «ha hecho algunos acuerdos con algunas víctimas». Sin embargo, Cho había «creado una estructura organizada» que victimizaba a las mujeres y se beneficiaba de su explotación.

“Reveló la información personal de las víctimas y al hacerlo no solo causó daños, sino que al distribuirlos repetidamente causó daños recurrentes a las víctimas”, afirmó el juez. «Su comportamiento causó un dolor extremo en las víctimas y exigen un castigo severo».

“Considerando la gravedad y minuciosidad de la trama de los delitos, el número de víctimas y daños a las víctimas, el daño social causado por el delito y la actitud del imputado, es necesario aislar al imputado de la sociedad durante mucho tiempo”.

La policía arrestó a más de 120 personas conectadas a los grupos de chat en marzo. Varios de los colaboradores de Cho también fueron acusados ​​y procesados; otros cinco recibieron sentencias el jueves, que van de siete a 15 años.

Un colaborador, un menor identificado solo por el apellido Lee, fue sentenciado a un centro de menores por un mínimo de 5 años y un máximo de 10 años.

El veredicto de Cho recibió resultados mixtos del público, algunos elogiaron la decisión y otros argumentaron que debería haber recibido una cadena perpetua.

Lee Hyo-rin, activista de una coalición de organizaciones sin fines de lucro, calificó el veredicto como una oportunidad para reflexionar sobre fallos indulgentes en delitos sexuales digitales anteriores.

«En el pasado, los delitos sexuales digitales en Corea del Sur han recibido castigos débiles y, por lo tanto, las críticas hacia el sistema judicial fueron altas», dijo Lee. «Hay crímenes similares en curso en el país y espero que este fallo sirva de guía para imponer un castigo serio a posibles crímenes sexuales digitales en el futuro».

‘Mis cicatrices diarias parecen no tener fin’

Antes de la sentencia del jueves, Cho Joo-bin y varias víctimas testificaron por última vez en un juicio el 22 de octubre, donde las víctimas describieron la explotación que enfrentaron y el trauma que permanece.

«Ojalá pudiera tirar todo por la borda. Tengo que vivir con el daño que todavía no he olvidado», dijo la declaración de una víctima, leída por su abogado en la corte. La identidad de las víctimas se ha mantenido en privado.

La declaración de otra víctima, leída por su abogado, expresó su escepticismo de que Cho sintiera algún verdadero remordimiento.

“Quiero preguntarle de qué se arrepiente y en qué reflexiona cuando dice ‘lo lamento’. Aterrorizó a las víctimas llamándonos esclavos. Me pregunto si alguna vez pensó en las víctimas como seres humanos reales», dice el comunicado.

«Debido a la información personal y al video de explotación sexual, es difícil vivir una vida diaria. Estoy tan ocupada borrando videos distribuidos por Cho Joo-bin que mis cicatrices diarias parecen no tener fin sin importar el tratamiento que reciba. Al igual que mis heridas son insondables, espero que el castigo de Cho sea interminable».

Cho también dio una declaración, disculpándose con las víctimas.

«En el momento del crimen, no pensaba mucho en la dignidad humana. Admito que cometí el crimen usando el sexo como un medio», afirmó. «No puedo ser excusado o evadir. Debo expiarme sinceramente … No hay culpa de las víctimas, y yo soy responsable de todo».

Chantajeando a las niñas para volverlas esclavas sexuales

Cho era solo uno de los muchos operadores que ejecutaban chats similares en Telegram cuando los dos estudiantes universitarios se toparon con los grupos privados. Cho utilizó el alias de «Guru» (Baksa en coreano) y dirigió al menos ocho grupos, algunos de los cuales tenían más de 9.000 miembros a la vez.

Cho buscó a sus víctimas publicando trabajos falsos de modelaje en línea, dijo la policía. Las mujeres jóvenes enviarían su información personal, incluidos sus números de seguro social y direcciones, para que pudieran recibir su pago, junto con fotografías.

Kwon y Ahn, los dos estudiantes universitarios, muestran una sala de chat configurada para monitorear las actividades de Cho Joo-bin en Telegram.

Una vez contratados, se les pedirá que proporcionen imágenes más reveladoras, que Cho luego utilizó como material de chantaje. Amenazaría con publicarlas en Internet con sus datos personales si las chicas no trabajaban en sus salas de chat de Telegram, indicó la policía en marzo.

Cada sala de chat tenía entre tres y cinco chicas, a las que Guru llamaba ‘esclavas’, que obedecían las solicitudes de fotografías y videos de actos explícitos. A una niña se le ordenó escribir la palabra «esclava» sobre sus genitales. A otro le hicieron ladrar como un perro mientras estaba desnudo.

Los usuarios pagaron hasta US$ 1.200 para ingresar a una habitación utilizando transacciones de bitcoin, señaló la policía en marzo. Dado que Bitcoin es una moneda descentralizada, sin una compañía o banco oficial para supervisar las transacciones, los usuarios pueden mantener sus transacciones privadas.

El caso fue seguido y condenado ampliamente en todo el país, que ha lidiado durante años con abusos sexuales generalizados y acusaciones de misoginia generalizada.

En 2018, decenas de miles de mujeres tomaron las calles de Seúl para protestar contra la filmación ilegal de mujeres por cámaras ocultas en moteles y baños públicos. Los videos tomados por estas cámaras espías circularon en línea.

Y en 2019, la policía de Corea del Sur descubrió un chat grupal en línea que compartía videos sexualmente explícitos de mujeres filmadas sin su conocimiento y consentimiento, y nombró a varias estrellas de K-pop de alto perfil como miembros del grupo.

La serie de escándalos ha creado una ola de protestas, campañas contra el acoso sexual, llamados a una mayor acción y rendición de cuentas, y el surgimiento de voces e ideas feministas dominantes.

Después del arresto de Cho en marzo, más de cuatro millones de personas firmaron dos peticiones exigiendo los castigos más severos y pidiendo que se liberaran los nombres y rostros de todos los involucrados.