CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Brasil

Brasil

Furia por brutal golpiza en Brasil en medio de un patrón de violencia ‘diaria’, dicen activistas

Por Rodrigo Pedroso, Taylor Barnes

(CNN) — Brasileños indignados por la muerte de un hombre negro después de ser golpeado por guardias de seguridad de un supermercado han protestado en las principales ciudades del país, coreando una frase familiar para los estadounidenses: «No puedo respirar».

Imágenes de la cámara de seguridad de un supermercado Carrefour en la ciudad sureña de Porto Alegre obtenidas por el noticiero brasileño Fantástico muestran a dos guardias de seguridad escoltando a João Alberto Silveira Freitas fuera de la tienda el 19 de noviembre. Freitas, por razones que no están claras, parece golpear a uno de los hombres.

Luego, los guardias lo golpearon, incluso con golpes en la cabeza, lo derribaron al suelo y lo inmovilizaron boca abajo con la rodilla de un guardia de seguridad contra su espalda y cuello. Después de varios minutos inmovilizado por el guardia, durante los cuales numerosos compradores, empleados y otros guardias parecen estar parados mientras Freitas gime y lucha, deja de moverse.

El jefe de policía que investiga la muerte dijo que Freitas parecía haber muerto por asfixia, según CNN Brasil, afiliada de CNN. Un análisis preliminar del Instituto General de Medicina Legal del estado indicó que la muerte se debió a asfixia, informó el diario Folha de S. Paulo. El padre de Freitas calificó la muerte como un «asesinato» en una entrevista con CNN Brasil y exigió justicia.

Los dos guardias de seguridad han sido arrestados pero no han sido acusados. Carrefour anunció rápidamente que suspendió su contrato con la empresa de seguridad privada que empleaba a los guardias y que el gerente de turno había sido despedido. Un abogado de uno de los guardias le dijo a CNN Brasil que su cliente no tenía la intención de matar a Freitas y que solo había buscado «contenerlo» después de que lo llamaran para responder a una «disputa» entre Freitas y un empleado. Según los informes, el segundo guardia despidió a su abogado el martes y CNN no ha podido comunicarse con su nueva representación legal.

publicidad

Freitas, de 40 años y padre de cuatro hijos, murió en vísperas del Día de la Conciencia Negra, un feriado oficial en muchas ciudades brasileñas que honra la herencia africana del país. Han seguido oleadas de protestas, pero el presidente brasileño Jair Bolsonaro las descartó como «tensiones extranjeras» importadas.

Manifestantes en Porto Alegre, Rio Grande do Sul, Brasil, el 20 de noviembre de 2020, en el Día de la Conciencia Negra.

‘Los que vivimos en las favelas vemos esta violencia a diario’

Las brutales imágenes, que mostraban a muchos espectadores pasivos, han ayudado a precipitar protestas en un país donde el trato a los brasileños negros está cada vez más bajo escrutinio, según Thiago Amparo, profesor y coordinador del Laboratorio de Justicia y Derecho Racial de la Universidad Getúlio Vargas (FGV) en São Paulo.

«Hay un aumento en la movilización en Brasil por la muerte de personas negras, especialmente por parte de grupos del movimiento negro», dijo. «Cuando ocurrió la muerte de Freitas, ocurrió en una sociedad más movilizada en torno al racismo estructural».

Muchos brasileños rechazan la idea de que su país es un crisol democrático libre de discriminación, señalando disparidades raciales en numerosas facetas de la vida cotidiana, incluida la violencia letal. En mayo, mientras Estados Unidos lidiaba con la muerte de George Floyd, los manifestantes en Río de Janeiro protestaron en la mansión del gobernador con las pancartas «Black Lives Matter» y «Stop Killing Us» para denunciar el presunto asesinato policial de un joven negro de 14 años en una favela en las afueras de Río.

Manifestantes el 20 de noviembre de 2020 durante una protesta contra el racismo.

Según el Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP), un grupo de investigación con sede en São Paulo, los brasileños negros y mestizos constituyen un poco más de la mitad de la población general, pero constituyen el 79% de las personas asesinadas por las fuerzas del orden en un país que promedia unos extraordinarios 17 asesinatos policiales por día.

Consultado para comentar sobre las conclusiones de la FBSP, el Ministerio de Justicia brasileño respondió que cualquier incidente que involucre a la policía militar que hace cumplir la seguridad pública «debe ser investigado en el ámbito de los distintos órganos competentes».

Las protestas por los asesinatos cometidos por la policía son tan comunes en Brasil que tienen un aspecto distintivo: camisetas adornadas con las fotos de un ser querido perdido y la fecha de su muerte, pancartas pintadas pidiendo justiça.

Ana Paula de Oliveira, madre y activista cuyo hijo ingresó en esas estadísticas diarias luego de que le dispararan por la espalda en 2014, dijo que existe un patrón de violencia contra los brasileños pobres y negros.

«Los que vivimos en las favelas vemos a diario esta violencia: una bofetada cuando la policía te cachea, irrumpiendo en tu casa sin orden judicial. Y si lo cuestiono, me golpean», dijo sobre la vida cotidiana en Río de Janeiro en las comunidades de bajos ingresos.

La Corte Suprema de Brasil ha dictaminado que la policía puede ingresar a las casas de las personas sin una orden judicial si tienen «razones fundadas» para creer que se está cometiendo un delito.

La pobreza es una carga desproporcionada para los brasileños de color. Más del 40% de los brasileños negros y mestizos viven por debajo del umbral de pobreza, en comparación con menos del 20% de los brasileños blancos, según la oficina del censo brasileño (IBGE).

Manifestante en una protesta contra la muerte de Joao Alberto en Porto Alegre, Brasil, el 23 de noviembre de 2020.

Marisa Feffermann, coordinadora de la Red de Protección y Resistencia contra el Genocidio, una organización de movimientos sociales que protesta contra la violencia estatal, atribuye la agresividad policial en el país en parte al hecho de que los oficiales responsables de la seguridad pública en las calles son oficialmente parte de las Fuerzas Armadas de Brasil. «La policía militar debe terminar porque todo el mundo sufre de esta retórica de guerra», afirmó.

Considerados cuerpos de aplicación de la ley preventiva, la policía militar en Brasil está controlada independientemente por cada estado y el distrito capital de Brasilia.

Promocionarse como un implacable partidario de la seguridad pública ha sido fundamental para la marca de derecha del presidente Jair Bolsonaro. Haciendo campaña para la presidencia en 2017, concedió una entrevista en la que buscaba defender a la policía y promover que los brasileños se armaran, diciendo que «un policía que no mata no es un policía».

El gobierno de Bolsonaro ha dicho que la administración no aboga por la violencia policial.

Mientras tanto, muchos brasileños conservadores niegan que el racismo sea un problema sistémico en el país.

‘El racismo no existe en Brasil’

En medio de las protestas generalizadas de Black Lives Matter este fin de semana, Bolsonaro culpó a las «tensiones extranjeras» que habían sido “importadas a Brasil” durante un discurso ante el G20. Describió a Brasil como una nación de raza mixta y culturalmente rica, y agregó: «Hay los que quieren destruirlo y reemplazarlo por el conflicto, el resentimiento, el odio y la división entre razas, siempre disfrazados de ‘lucha por la igualdad o la justicia social’”.

No mencionó a Freitas por su nombre y nunca lo ha hecho.

El vicepresidente de Bolsonaro, Hamilton Mourão, también ha insistido en que la raza no jugó un papel en el asesinato de Freitas. «El racismo no existe en Brasil», dijo cuando los periodistas le preguntaron sobre el incidente el día después de la muerte de Freitas. Mourão, un general retirado del ejército, dijo que la violencia policial en Brasil estaba relacionada con la desigualdad de ingresos, aunque reconoció que los brasileños de color tienen más probabilidades de ser pobres.

Si bien no mencionó el color de piel de Freitas, la ministra de derechos humanos de Bolsonaro, Damares Alves, adoptó un tono sobrio y tuiteó: «La vida de otro brasileño fue brutalmente arrebatada en el estacionamiento de un supermercado en Rio Grande do Sul. Las imágenes son impactantes, y estamos indignados».

Sin embargo, la cadena de supermercados de propiedad francesa donde ocurrió el crimen ha relacionado la muerte de Freitas con el racismo. «La muerte de João Alberto no debe ser en vano. Por eso, hoy nos comprometemos a ayudar a combatir el racismo estructural», dijo Noel Prioux, director general de Carrefour Brasil, en un mensaje de video. La cadena de supermercados también anunció que donaría todos sus ingresos de las ventas en todo el país el día después del asesinato a proyectos contra el racismo.

Si bien la indignación pública ha convertido a Freitas en un nombre nacional, Oliveira, la madre y activista de las favelas, contó que también protesta en memoria de su hijo y otras víctimas de violencia racial que han sido olvidadas.

«Los que murieron hace muchos años están olvidados», aseguró. «Mientras respire, seré la voz de mi hijo. Fueron víctimas de un estado, de un país que es racista, que mata a su pueblo negro».