CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Toma de posesión

Joe Biden completa su equipo para su toma de posesión

Por Sarah Mucha, Arlette Saenz, Fredreka Schouten

(CNN) — El equipo de transición del presidente electo Joe Biden anunció el martes puestos más altos en su comité de toma de posesión.

Compartido por primera vez con CNN, las nuevas incorporaciones al equipo, que planificarán la celebración y las actividades relacionadas con la juramentación del presidente electo el 20 de enero, comprenden un grupo diverso de personal que trabajó en la campaña de Biden en varios roles.

Alana Mounce, quien se desempeñó como directora de campaña en el estado de Nevada durante las elecciones generales, será la jefa de gabinete. A ella se une la subdirectora de comunicaciones entrante de la Casa Blanca, Pili Tobar, quien se desempeñará como directora de comunicaciones del comité.

Katie Petrelius, quien fue la directora nacional de finanzas de la campaña desde su lanzamiento, asumirá el mismo rol en el comité de inauguración, y Christian Tom, el director de asociaciones digitales de la campaña, será el director digital.

Adrienne Elrod, quien se desempeñó como directora de operaciones sustitutas y estrategia para la campaña, tomará el timón de talento y relaciones externas, un rol que involucrará la contratación de invitados famosos y artistas, como es habitual durante una inauguración. Su papel en particular se encuentra con un desafío especial este año para incorporar presentaciones e invitados especiales, ya sea en persona o virtuales, en las actividades durante una pandemia global.

publicidad

Este personal senior se une al grupo que anunció Biden el lunes, que incluye al director ejecutivo Tony Allen, el director ejecutivo Maju Varghese y los directores ejecutivos adjuntos Erin Wilson e Yvanna Cancela.

Se anunciarán más detalles sobre el evento en los próximos días y semanas, según el comité.

Límites a las contribuciones

Los comités inaugurales operan como organizaciones sin fines de lucro y la ley federal no impone límites al tamaño de las contribuciones que pueden aceptar, pero el comité ha decidido que aceptará contribuciones corporativas de hasta US$ 1 millón para ayudar a financiar las festividades de juramento de Biden, según un funcionario del comité inaugural involucrado en la planificación. También ha limitado las donaciones de individuos a US$ 500,000 cada una, dijo el funcionario.

Sin embargo, según sus reglas básicas, la organización no aceptará contribuciones de cabilderos federales actuales o personas que representen a gobiernos extranjeros. Además, el comité no aceptará dinero de las empresas de combustibles fósiles ni de los ejecutivos que las dirigen. Define a esas empresas como aquellas cuyo «negocio principal es la extracción, procesamiento, distribución o venta de petróleo, gas o carbón».

La decisión de Biden de aceptar contribuciones corporativas lo pone más en línea con la segunda toma de posesión del presidente Barack Obama en 2013, cuando Obama optó por aceptar fondos corporativos. Eso fue un cambio con respecto a 2009, cuando Obama rechazó todo apoyo corporativo para su primera investidura y limitó las donaciones individuales a US$ 50.000 por persona.

Los comités inaugurales aceptan fondos privados para ayudar a financiar las fiestas, bailes y otros eventos típicamente asociados con una juramentación presidencial, aunque no está claro cuánto espera recaudar Biden para sus festividades, que probablemente serán más moderadas debido a la pandemia de coronavirus. Obama recaudó un poco más de US$ 53 millones para su primera inauguración y casi US$ 43,8 millones para su segundo evento.

¿Asistirá Donald Trump?

No está claro si el presidente Donald Trump, quien se niega a reconocer su derrota en las elecciones y sigue sembrando dudas sobre su resultado, asistirá a la inauguración. Pero los republicanos y sus asistentes lo alientan a que considere asistir a la juramentación de Biden.

La expectativa es que el evento en sí será más pequeño de lo habitual y los asistentes tendrán que usar máscaras y mantener la distancia social dentro de los parámetros establecidos. Se espera que la plataforma albergue a mucho menos de 1.600 personas, y también hay una discusión en curso sobre la necesidad de pruebas de covid-19 para cualquiera que se parará en la plataforma principal cerca del presidente electo, que tiene 78 años.

Biden dijo durante el verano que no quería usar una máscara para su ceremonia de inauguración y un asistente le dijo a CNN que esta sigue siendo la preferencia del presidente electo. El comité del Congreso determinó que todos deberán seguir las pautas de máscara y distanciamiento social.