CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Hay una luz al final del túnel, pero los próximos meses serán el ‘peor escenario’ del covid-19 en EE.UU., advierte experto

Por Christina Maxouris

(CNN) — En todo Estados Unidos, los preparativos están en marcha para distribuir rápidamente las vacunas de covid-19 una vez autorizadas, pero los expertos dicen que antes de esa promesa de alivio, los próximos meses probablemente serán difíciles.

Lo que vendrá después es probablemente el «peor escenario del país en términos de hospitales abrumados, en términos de recuento de muertes», según la doctora de medicina de emergencia Dra. Leana Wen.

«Hay tanto virus en nuestras comunidades en este momento», dijo.

Sus palabras se hicieron eco de un pronóstico sombrío del director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el Dr. Robert Redfield, quien advirtió el miércoles que los próximos tres meses serán «los más difíciles en la historia de la salud pública de esta nación».

Es una triste realidad que ya se refleja en los números. En los dos últimos días se han registrado más de 200.000 casos nuevos diarios. Y a medida que aumentan las cifras de infecciones, Estados Unidos ha estado agregando un millón de casos a su recuento total cada seis días durante las últimas tres semanas.

Las hospitalizaciones también alcanzaron las seis cifras por primera vez esta semana, con más de 100.600 pacientes con covid-19 en todo el país, según el Proyecto de seguimiento de COVID.

publicidad

Y por segundo día consecutivo, el jueves, EE.UU. informó de más de 2.800 muertes por covid-19, rompiendo un récord sombrío que el país había establecido un día antes.

Los sistemas de atención médica bajo estrés

Los principales funcionarios de salud han advertido durante mucho tiempo que el aumento de casos sería seguido por un mayor número de hospitalizaciones que podrían paralizar los sistemas de atención médica en todo el país. Los hospitales y los expertos de todo Estados Unidos dan la voz de alarma.

Marvin O’Quinn, presidente y director de operaciones de CommonSpirit Health, que administra hospitales en 21 estados, le dijo a CNN que están viendo un aumento de pacientes en todos los hospitales.

«Ahora tenemos aproximadamente 2.100 casos positivos en nuestros hospitales. Eso es un aumento de casi el 70% desde el 11 de noviembre», dijo O’Quinn. «Estamos viendo alrededor de 70 a 100 casos nuevos todos los días».

LEE: EE.UU. reporta más de 3.100 muertes por coronavirus en un solo día, un 20% más que el récord anterior

En Pensilvania, poco menos de 5.000 personas están hospitalizadas con covid-19, y dos partes del estado están cada vez más cerca de la escasez de personal, dijo el jueves la secretaria de Salud, la Dra. Rachel Levine.

«Es muy importante recordar que todos debemos ser conscientes, que todos tenemos un papel que desempeñar en lo que está sucediendo en los hospitales en este momento», dijo Levine. «Es posible que no necesites atención hospitalaria en este momento; es posible que no tengas un ser querido en el hospital en este momento. Pero lo que está sucediendo en nuestros hospitales tiene un impacto directo en ti. Tiene un impacto directo en los pasos de mitigación que debes tomar para contener la propagación del virus».

«Las personas que hacen funcionar nuestro sistema de atención médica confían en que tú hagas lo correcto», continuó.

En Ohio, el gobernador, Mike DeWine, advirtió que los hospitales no solo estaban en crisis, sino que «la crisis está empeorando y empeorando».

El Dr. Andy Thomas, del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, dijo a los periodistas que un tercio de los pacientes de la UCI en todo el estado eran positivos para covid-19. En algunos hospitales rurales, los pacientes con covid-19 constituían hasta el 60% de la población de la UCI, agregó Thomas.

«Eso no es sostenible para que esos hospitales puedan administrarlo», dijo Thomas. «El área más difícil para que los hospitales aumenten su capacidad, o su número de camas, es en la unidad de cuidados intensivos».

Y los hospitales de todo el país aún tienen que ver los impactos que podrían traer las reuniones y los viajes del Día de Acción de Gracias, y se proyecta que comenzará a tomar forma otro aumento en las próximas semanas.

Michael Osterholm, miembro de la Junta Asesora de Covid-19 de Transición del presidente electo, Joe Biden, dijo que se necesitan urgentemente medidas para ayudar a frenar la propagación y evitar que los hospitales sean «invadidos».

«Prefiero hacerlo ahora y tratar de evitar los casos del futuro que esperar para intentar poner esto en su sitio cuando la casa está tan en llamas que, de hecho, hemos cruzado nuestro precipicio de casos y los hospitales básicamente están literalmente invadidos», dijo. «Eso es a lo que nos enfrentamos».

Nuevas medidas estrictas

Biden pedirá a los estadounidenses usar mascarilla por 100 días 6:53

En California, los hospitales están tratando a unos 2.066 pacientes con covid-19 en unidades de cuidados intensivos, según datos del departamento de salud del estado. Esa es la cifra más alta desde el inicio de la pandemia.

La cifra sombría se produce cuando el gobernador, Gavin Newsom, anunció una estricta orden regional de quedarse en casa. La orden entrará en vigor 48 horas después de que la capacidad de la unidad de cuidados intensivos del hospital caiga por debajo del 15% en una de las cinco regiones en las que se divide el estado: Norte de California, Área de la Bahía, Gran Sacramento, Valle de San Joaquín y Sur de California.

Las proyecciones muestran que cuatro de esas cinco regiones alcanzarán ese umbral en los próximos días, y se espera que solo el Área de la Bahía permanezca abierta hasta mediados o finales de diciembre, dijo Newsom.

«Estamos en un punto de inflexión en nuestra lucha contra el virus y debemos tomar medidas decisivas ahora para evitar que el sistema hospitalario de California se vea abrumado en las próximas semanas», dijo.

El gobernador de Delaware, John Carney, anunció el jueves una recomendación de quedarse en casa, en el que les dice a los residentes que eviten las reuniones en interiores con cualquiera fuera de su hogar desde el 14 de diciembre hasta el 11 de enero, dijo la oficina del gobernador.

«Una vacuna está en camino pero, no se equivoquen, estamos enfrentando los meses más difíciles de esta crisis», dijo el gobernador en un comunicado. «Sé que todos estamos cansados del covid-19, pero él no está cansado de nosotros. Estamos suplicando a los habitantes de Delaware que hagan lo correcto».

Mientras tanto, el confinamiento en Navajo Nation que expirará al final de este fin de semana ahora se extenderá por otras tres semanas.

«Nuestros expertos en atención médica ahora dicen que la ola o aumento actual es mucho más grave y problemática que la ola que vimos en abril y mayo», dijo el jueves el presidente Jonathan Nez en una declaración escrita.

Bajo el encierro, los ciudadanos navajos deben permanecer en casa en todo momento, excepto para actividades esenciales, emergencias y ejercicio al aire libre.

LEE: ¿Por qué el Reino Unido fue el primero en autorizar una vacuna contra el coronavirus?

Los gobernadores esperan que las primeras dosis de vacunas lleguen pronto

Mientras tanto, los líderes locales y estatales han comenzado a dar actualizaciones sobre cuándo esperan que lleguen sus primeros lotes de vacunas. Ninguna vacuna ha recibido la autorización de uso de emergencia de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA).

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, dijo el jueves que se espera que la ciudad reciba la primera ronda de vacunas de covid-19 en unos 12 días. Las dosis iniciales provendrán de Pfizer y aproximadamente una semana después, la ciudad recibirá las vacunas de Moderna, dijo de Blasio.

La prioridad será dar vacunas a los trabajadores de salud y trabajadores de alto riesgo y residentes de hogares de ancianos, dijo el alcalde.

«Con el tiempo, habrá suficientes vacunas para todos», dijo de Blasio, pero por ahora, la ciudad está trabajando en «la distribución más rápida y eficaz».

En Nueva Hampshire, el gobernador anunció que el estado espera recibir las primeras dosis de la vacuna de Pfizer en la tercera semana de diciembre, y agregó que la vacuna Moderna vendrá la semana siguiente.

El gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, dijo que espera unas 300.000 dosis de la vacuna de covid-19 para fin de mes. Los trabajadores de la salud y los residentes y el personal de las instalaciones de atención a largo plazo «estarán absolutamente cerca de la parte superior de la lista» para las primeras dosis, dijo Baker, mientras el estado se prepara para publicar oficialmente su plan de distribución el viernes.

Redfield, director de los CDC, ha aceptado las recomendaciones de la vacuna de covid-19 que fueron votadas esta semana por el Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de la agencia.

Los asesores votaron 13-1 el martes para recomendar que los trabajadores de la salud y los residentes de centros de atención a largo plazo sean los primeros en la fila para cualquier vacuna autorizada por la FDA. Pero los principales funcionarios de salud federales dicen que la guía de los CDC es solo eso: guía.

Los estados pueden utilizar esas recomendaciones, así como los consejos de otros expertos, para elaborar los mejores planes de asignación para sus residentes, según sus propias circunstancias, dijo el jueves el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar.

¿Qué desafíos quedan por delante?

¿Cómo es tarjeta de vacunación por covid-19 en EE.UU.? 0:52

Los principales funcionarios de salud están trabajando continuamente para determinar cómo funcionaría mejor la distribución de una vacuna en las diferentes comunidades, una vez que se obtenga la luz verde.

«Hay una gran brecha entre un muelle de carga y el brazo de una persona», dijo Rick Bright, miembro de la Junta Asesora de Transición Covid-19 de Biden. «Estamos observando muy de cerca la complicada ruta entre la fabricación de la vacuna y la entrega y administración de esa vacuna».

«Entendemos que aún queda mucho trabajo por hacer a nivel local, a nivel estatal y a nivel tribal y territorial para asegurarse de que exista una infraestructura para poder administrar esas vacunas, para asegurarse de que haya personas en el lugar y estén capacitadas para poder administrar esas vacunas», dijo.

Además, dijo, todavía se está trabajando para garantizar que haya mensajeros en cada comunidad que estén informando a los residentes «en todos los idiomas necesarios para asegurarse de que las personas puedan comprender el valor de esa vacuna y confiar en esa vacuna y hacer fila para recibir esa vacuna».

El mayor desafío aún está por delante, según la Dra. Marcella Núñez-Smith, copresidenta del consejo asesor.

«En algunas de nuestras comunidades más afectadas, sabemos que existe un cierto grado de vacilación y precaución frente a las vacunas», dijo a NBC News.

«Lo que tenemos que hacer es averiguar qué preguntas tiene la gente», dijo. «Al mismo tiempo, tenemos que reconocer que la confianza entre los estadounidenses y el gobierno federal ha decaído y será necesario trabajar para reconstruir y restaurar esa confianza».

Andrea Diaz, Taylor Romine, Andy Rose, Cheri Mossburg, Rebekah Riess, Ganesh Setty, Shelby Lin Erdman, Sahar Akbarzai, Jon Passantino y Evan Simko-Bednarski de CNN contribuyeron a este informe.