CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El despliegue de la vacuna contra el coronavirus será complicado. La gente tendrá que lidiar con eso

Por Maggie Fox

(CNN) — Un kit de vacunación enviado al estado incorrecto. Un sistema hospitalario en California que espera recibir vacunas en polvo en lugar de viales congelados. Y decenas de miles de personas esperando vacunarse en las próximas semanas, cuando en realidad tendrán que esperar meses.

El despliegue de la primera vacuna contra el coronavirus ya está siendo complicado y apenas fue autorizado la noche del viernes.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) otorgó la autorización de uso de emergencia (EUA) a la vacuna de Pfizer y BioNTech el viernes, y se espera que otorgue una EUA a una vacuna similar de Moderna la próxima semana. Se prevé que las vacunaciones comiencen este lunes.

La Operación Máxima Velocidad (Operation Warp Speed, en inglés) del gobierno federal se ha estado preparando y ha organizado conferencias de prensa encabezadas por generales que prometen un despliegue de estilo militar. Pero aparte de las bromas sobre la precisión militar, los expertos ya esperan mucha confusión, bastante miedo y más que un poco de indignación.

«La gente tiene que ser consciente de que habrá injusticia o error o, a veces, simplemente estupidez», dijo Juliette Kayyem, especialista en seguridad de la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard y exsecretaria adjunta de asuntos intergubernamentales del Departamento de Seguridad Nacional durante la administración de Obama.

Estos son algunos de los problemas que el público estadounidense puede esperar ver con cualquier esfuerzo de vacunación masiva.

publicidad

La gente tendrá que esperar

Está claro que no habrá suficientes vacunas para todos los que quieran una de inmediato. Se espera que Pfizer solo pueda suministrar 2,9 millones de dosis en los primeros días y solo hasta 6,4 millones de dosis para el 19 de diciembre, según Operation Warp Speed. Tanto Pfizer como Moderna juntos solo pueden suministrar, como máximo, 40 millones de dosis para fin de mes.

Los asesores de vacunas ya han dividido los grupos prioritarios en subgrupos y solo han designado a las primeras personas en recibir las vacunas. Aquellos en este grupo 1A designados por el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización incluirán trabajadores de atención médica de primera línea y personas en hogares de atención a largo plazo.

Pero incluso ese pequeño grupo ya supera en número al suministro de vacunas. Son alrededor de 24 millones de personas, y 40 millones de dosis solo cubrirán 20 millones. Los hospitales planean realizar un triaje.

«Creo que anticipamos que no tendremos suficiente para todos a la vez. No será un evento único», dijo a CNN la Dra. Marci Drees, directora de prevención de infecciones y epidemióloga hospitalaria de ChristianaCare, con sede en Delaware. «No sabemos exactamente cuántas vacunas recibiremos».

El asesor en jefe de Operation Warp Speed, Moncef Slaoui, ha proyectado que Pfizer y Moderna juntos pueden fabricar y entregar entre 60 y 70 millones de vacunas en enero, y espera que otros dos fabricantes de vacunas, AstraZeneca y Johnson & Johnson, se unan a la combinación de vacunas autorizadas en el próximo meses.

«Podemos inmunizar a 20 millones en diciembre, 30 millones en enero, 50 millones en febrero», dijo Slaoui en la Casa Blanca el martes. Pero no proyecta haber vacunado a toda la población hasta junio.

Y eso asumiendo que nada va mal con la fabricación. Moderna y Pfizer dicen que pueden hacer hasta mil millones de dosis para fines de 2021, pero Moderna dice que podría ser la mitad de eso (nunca antes ha hecho un producto para la venta) y Pfizer ya ha ajustado severamente su cronograma para la entrega de vacunas después de problemas de fabricación no especificados.

LEE: Lo que sabemos de la vacuna de covid-19 de Pfizer

La distribución puede parecer injusta

ACIP es el grupo principal que asesora a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), que a su vez ofrecen orientación a los estados. Las autoridades estatales y locales toman sus propias decisiones sobre quién se vacuna y cuándo. La decisión de vacunar primero a los trabajadores de la salud, a los residentes de hogares de ancianos y a los pacientes en centros de rehabilitación fue fácil: la gente quiere que los médicos, enfermeras, técnicos y otros puedan cuidar de manera segura a todos, y los residentes de los centros de atención a largo plazo han hecho hasta ahora el 40% de las muertes.

Pero se volverá pegajoso después de eso.

Una gran parte de los estadounidenses pertenecen a un grupo de alto riesgo u otro, especialmente porque la obesidad aumenta el riesgo de enfermedades graves y más del 40% de los estadounidenses son obesos. Personas mayores de 65 años, personas con diabetes, personas con enfermedad renal, minorías étnicas, personas con otras afecciones crónicas: será difícil elegir solo algunos de estos grupos para seguir.

¿Y los trabajadores esenciales? Los grupos que asesoran a ACIP, incluida la Universidad Johns Hopkins y las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, dicen que sería prudente vacunar a las personas que trabajan en la producción de alimentos, los trabajadores de emergencia y los trabajadores de servicios públicos antes que a la población en general.

El Dr. Robert Atmar, miembro de ACIP, profesor de enfermedades infecciosas en Baylor College of Medicine, dijo que ACIP probablemente pondrá a los trabajadores esenciales en el grupo 1B. «Eso incluiría maestros, personas en las fuerzas del orden público, bomberos y una variedad de otros grupos, y luego 1C serían personas con afecciones subyacentes que tenían un mayor riesgo de desarrollar complicaciones o morir si contraen covid-19 y eso incluiría personas por encima de los 65 años», dijo.

Pero incluso eso podría parecer injusto, dijo Kayyem.

«Hay muchas personas que tienen 64 años y 300 días que dirán, ‘en solo un par de semanas podría estar en el próximo grupo'», dijo Kayyem. «Va a parecer algo insensible».

Las organizaciones que representan a pacientes con diversas enfermedades crónicas han comenzado a ejercer presión para garantizar que sus poblaciones de pacientes particulares de interés se incluyan en los primeros grupos objetivo.

«No hay duda de que nuestro país debe dar acceso en primer lugar a las poblaciones con mayor riesgo de sufrir las peores complicaciones de covid-19, incluidos 34 millones de estadounidenses que viven con diabetes», argumentó la directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Diabetes, Tracey Brown, en una columna en CNN.com.

«En el debate sobre quién debería calificar para el acceso a una vacuna en la Fase 1B, el ACIP hasta ahora ha analizado a las personas con afecciones médicas de alto riesgo, como cáncer, enfermedad renal crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), estado inmunodeprimido por trasplante de órganos sólidos, obesidad, enfermedad cardíaca grave, enfermedad de células falciformes y diabetes tipo 2», escribió la Asociación de Distrofia Muscular en una carta a ACIP.

«La Asociación de Distrofia Muscular cree firmemente que las personas que viven con una enfermedad neuromuscular deben incluirse en la Fase 1B de la administración de la vacuna debido a la complejidad del impacto multisistémico de las enfermedades neuromusculares que resulta en comorbilidades que causan un alto riesgo de resultados adversos de covid».

Kayyem también prevé una división rural versus urbana. «Es muy probable que se desee que la vacuna Pfizer vaya a las áreas urbanas porque tiene que estar congelada. Eso es más fácil de hacer en las áreas urbanas que en las rurales», dijo.

Por ejemplo, el director de la Asociación de Salud de Hawai le dijo a CNN el mes pasado que ni un solo hospital en Hawai tenía un congelador que pudiera permanecer lo suficientemente frío como para almacenar la vacuna contra el coronavirus de Pfizer y que el estado podría no tener suficiente acceso al hielo seco para hacer un uso adecuado de las cajas de distribución de la empresa.

Y debido a que las vacunas deben almacenarse con cuidado y requieren dos dosis, se pueden tomar algunas decisiones locales para hacer un uso eficiente de las vacunas. Algunos condados, por ejemplo, pueden decidir vacunar a todo el personal y a los residentes de los hogares de ancianos, incluso a aquellos que no pertenecen a grupos prioritarios designados. Otros pueden ofrecer vacunas a familiares para que puedan visitar y ayudar a cuidar a sus seres queridos. Algunos hospitales pueden optar por vacunar a los pacientes junto con el personal para hacer un buen uso de sus asignaciones de vacunas.

MIRA: ¿Debes vacunarte incluso si ya diste positivo por covid-19? En este #CNNExplica tenemos la respuesta

Habrá efectos secundarios

Susan Froehlich de Dallas estaba bastante segura de que recibió la vacuna real y no un placebo cuando se ofreció como voluntaria para participar en un ensayo clínico que probaba la vacuna de Moderna. «Aproximadamente 12 horas después de recibir la dosis de refuerzo, eran las 2:30 de la mañana y me desperté con un terrible dolor de estómago y un dolor de cabeza y era como si estuviera en las etapas iniciales de una gripe grave», dijo Froehlich en el foro de CNN sobre coronavirus de la semana pasada.

«Fue como si me dolieran todas las partes del cuerpo durante unas cuatro horas», añadió Froehlich. Se sintió mejor después de tomar naproxeno.

No es inesperado. Slaoui ha dicho que hasta el 15% de los participantes en los ensayos de vacunas Pfizer y Moderna tienen «efectos secundarios bastante notables», que incluyen náuseas, dolores corporales, dolores de cabeza y escalofríos.

«Creo que esos efectos secundarios son algo comunes», dijo Slaoui a CNN a principios de este mes. Se resuelven rápidamente, pero a los CDC y a otros funcionarios les preocupa que puedan asustar a algunas personas para que no reciban una segunda dosis de la vacuna y están preparando materiales educativos para que las personas sepan que los síntomas son una señal de que la vacuna está funcionando para acelerar la respuesta inmunitaria del cuerpo y son inofensivos.

Los hospitales y las fuerzas armadas también están planificando la posibilidad de que el personal se enferme después de recibir las vacunas. «No conviene vacunar a todo el mundo el mismo día», dijo Drees. En cambio, varios hospitales han dicho que escalonarán las vacunas en caso de que una cantidad significativa de personal pierda algunas horas o incluso un día de trabajo después de recibir la vacuna.

LEE: Qué se siente recibir una vacuna de ARNm contra el coronavirus

Habrá miedo a las vacunas

La vacuna de Pfizer ya ha tenido su primer susto, con informes de dos reacciones alérgicas durante el lanzamiento en Gran Bretaña. Ambos pacientes se recuperaron, pero los incidentes fueron suficientes para retrasar la EUA de EE.UU. por varias horas mientras la FDA eliminó posibles cambios en la etiqueta de la vacuna.

En septiembre, AstraZeneca detuvo sus ensayos de vacunas contra el coronavirus debido a un evento adverso grave en un voluntario. La compañía dijo más tarde que un voluntario tenía «un caso no diagnosticado de esclerosis múltiple» y un segundo voluntario tenía «una enfermedad inexplicable». Un documento interno de la empresa señaló una rara afección neurológica llamada mielitis transversa. Los ensayos se reanudaron en Gran Bretaña y en otros lugares unas semanas después, pero no fue hasta el 23 de octubre que la FDA permitió que el ensayo se reanudara en EE.UU. después de determinar que el caso no estaba relacionado con la vacuna.

AstraZeneca pasó por otro susto cuando murió un voluntario en un ensayo en Brasil, pero resultó que al voluntario se le había dado un placebo y había muerto de covid-19.

«Uno de los grupos que hace cola para recibir las vacunas temprano son los residentes de los centros de atención a largo plazo», dijo la Dra. Nancy Messonnier, quien dirige la rama de inmunizaciones y enfermedades respiratorias de los CDC.

«Se vacunan temprano porque se encuentran entre los más frágiles; el 40% de las muertes han ocurrido en esas poblaciones. Son médicamente frágiles», dijo Messonnier en una entrevista con el Instituto Aspen el lunes.

«Si vacunamos en un hogar de ancianos el lunes, alguien muere el miércoles, será una tragedia terrible. Puede, pero probablemente no esté relacionado con la vacuna. Así que espero que la gente trate de no sacar conclusiones precipitadas».

Es seguro que estos temores se volverán más comunes a medida que más y más personas se vacunen. Los CDC planean preguntar activamente a las personas sobre los síntomas mediante una aplicación de mensajería de texto llamada V-Safe. Al mismo tiempo, las redes sociales pueden estar llenas de historias de personas que sufren enfermedades o accidentes y que las vinculan a la vacuna, ya sea que estén directamente relacionadas o no.

Drees dijo que su sistema hospitalario estará listo para recibir noticias de los trabajadores que se vacunen y está preparando una campaña de educación para ayudar a lidiar con esto. «Estamos muy a gusto con la ciencia detrás de esta vacuna», dijo.

Habrá errores

Colorado vio un problema con su primer ensayo. Un envío de prueba de un kit auxiliar de vacuna que contenía jeringas, alcohol y otros suministros se envió a otro estado por error. «Este error en el envío se debió a un error de impresión de la etiqueta con el fabricante. El fabricante ha corregido el problema, pero Colorado no recibirá un segundo envío de prueba del kit auxiliar ‘simulado'», dijo el estado en un comunicado anteriormente este mes.

Un sistema hospitalario en California preparó a su personal para recibir la vacuna en forma de polvo de Pfizer. De hecho, la vacuna de Pfizer se envía como un líquido congelado que debe diluirse.

«Uno de los desafíos que no ha recibido mucha atención es que no hemos tenido en cuenta el espacio en nuestra línea de tiempo para realizar una gran cantidad de capacitación práctica con las personas que administrarán estas vacunas», dijo la Dra. Kelly Moore, directora asociada de la Coalición de Acción de Inmunización, que apoya a los trabajadores de primera línea que administrarán las vacunas de covid-19.

Esos errores pueden dar lugar a una implementación difícil, dijo Mike Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota y asesor del equipo de transición del presidente electo Joe Biden.

«Tener una vacuna no significa nada si no resulta en una vacuna. Para que eso suceda, la vacuna tiene que recorrer la última milla para llegar a tiempo, a la temperatura adecuada y donde terminará en el brazo del vacunado previsto», dijo Osterholm.

Hay muchas oportunidades de cometer errores, dijo Kayyem.

«Cualquier cadena de suministro en la que la demanda exceda la oferta será complicada porque usted toma decisiones de asignación todo el tiempo. Las toma en un país que está geográficamente disperso, que está dividido y que está en medio de una pandemia», dijo Kayyem.

LEE: Los envíos de la vacuna de Pfizer contra el covid-19 en EE.UU. comenzarán el domingo

Las vacunas que deben mantenerse congeladas a temperaturas extremadamente frías pueden descongelarse y deben desecharse. Las vacunas pueden enviarse al destino equivocado. Una enfermera puede agitar vigorosamente un precioso frasco de la vacuna Pfizer; el prospecto dice que eso puede arruinarlo y, en cambio, dice que el frasco debe invertirse suavemente unas cuantas veces para mezclar el contenido. La gente se olvidará de volver por su segunda dosis.

«Habrá correcciones de rumbo y, a veces, alguien simplemente hará algo estúpido», dijo Kayyem.