CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Comienzo de vacunación contra covid-19 fue un momento de esperanza en los ‘días más oscuros’ de pandemia, dice experto. Pero aún no terminan

Por Christina Maxouris

(CNN) — Para muchos estadounidenses, el lunes fue un suspiro de alivio. Después de 10 meses de pesadilla, comenzaron las primeras vacunaciones de covid-19, un hito histórico en una batalla brutal.

«Nunca me hubiera imaginado que dentro de un año de identificar… un nuevo virus, tendríamos una vacuna que se está administrando a las personas, que es segura, es efectiva y nos da esperanza», dijo el Dr. Richard Besser, exdirector interino de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). «En uno de los días más oscuros de esta pandemia, finalmente tenemos un rayo de esperanza».

En todo el país, muchos trabajadores de la salud miraron con asombro e incredulidad mientras sus compañeros de trabajo recibían la vacuna. En California, una enfermera de la UCI se convirtió en una de las primeras personas en el estado en vacunarse. En Washington, la enfermera del departamento de emergencias del Hospital de la Universidad George Washington Barbara Neiswander fue una de las primeras trabajadoras de la salud en recibir la primera dosis de la vacuna y no informó «ningún efecto secundario». Y alrededor de 200 miembros del personal del Centro Médico Universitario del Sur de Nevada también fueron vacunados el lunes, incluidos médicos, enfermeras y técnicos respiratorios.

«Realmente teníamos lágrimas en los ojos cuando la vacuna llegó aquí», dijo el director ejecutivo Mason Van Houweling.

Los 50 estados, Washington y Puerto Rico recibieron dosis de la vacuna el lunes. Se esperan más envíos durante el resto de la semana, dijo el lunes el general Gustave Perna, director de operaciones de la Operación Máxima Velocidad (Operation Warp Speed, en inglés) y agregó que también se espera que las vacunas comiencen en los hogares de ancianos.

Pero las vacunas tendrán poco impacto en lo que se avecina: un invierno devastador que los principales funcionarios de salud han proyectado será uno de los momentos más difíciles en la historia de la nación.

publicidad

En la última semana, EE.UU. promedió más de 215.000 casos diarios, un número que probablemente seguirá creciendo a medida que los estados continúen informando las consecuencias de las reuniones y los viajes del Día de Acción de Gracias. Las autoridades también advierten que las reuniones navideñas de este mes podrían alimentar aún más una propagación ya desenfrenada del virus y provocar otro aumento.

Las hospitalizaciones por covid-19 son más altas que nunca, con más de 110.500 pacientes en todo el país, según the COVID Tracking Project. Todos los días durante la semana pasada, un promedio de 2.389 estadounidenses perdieron la vida a causa del virus. Más de 300.000 han muerto desde el inicio de la pandemia en todo el país. Se prevé que otros 186.000 perderán la vida en los próximos tres meses, según el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

«Esta vacuna, tan maravillosa como es, no va a cambiar la trayectoria de lo que experimentamos este invierno», dijo Besser a CNN. «No va a cambiar lo que tenemos que hacer; no va a cambiar la necesidad de que todos usemos máscaras, la distancia social y nos lavemos las manos».

LEE: Sí, llegó la primera vacuna contra el covid-19. Pero esto es lo que NO debes hacer

Superar las dudas sobre la vacuna

Para ayudar a EE.UU. a llegar al otro lado, algunos de los desafíos que los funcionarios están tratando de abordar incluyen abordar el escepticismo de muchas comunidades sobre la vacuna.

«Nada ha estado en mi corazón más que este problema durante las últimas semanas o meses», dijo a CNN el Dr. Jerome Adams, director general de Sanidad de EE.UU. «He estado trabajando con Pfizer, con Moderna, con AstraZeneca, con Johnson & Johnson para asegurarme de tener un número adecuado de minorías inscritas en estos ensayos de vacunas para que la gente pueda entender que está a salvo».

Adams dijo que ha estado trabajando con líderes de comunidades minoritarias, incluidos líderes religiosos y fraternidades y sororidades, así como personas influyentes famosas que pueden «usar su megáfono para compartir la información adecuada con la gente, porque la vacilación ante las vacunas es una de las mayores injusticias sociales que hay allí fuera.»

«Hay decenas de miles de personas negras y morenas que mueren cada año porque desconfían del sistema», agregó Adams. «En muchos casos, con razón, pero también porque no están obteniendo los hechos para ayudar a restablecer su confianza en el sistema».

Sandra Lindsay, enfermera de la UCI del Centro Médico Judío de Long Island en Queens, Nueva York, fue una de las primeras estadounidenses en recibir una inyección de la vacuna.

«Entiendo la desconfianza entre la comunidad minoritaria», dijo. «No le pido a la gente que haga nada que yo no haría y por eso me alegré de ser voluntaria para estar entre los primeros».

«No sabía que iba a hacer historia y no es por eso que lo hice. Quería hacerlo para inspirar a las personas que pueden ser escépticas sobre la vacunación y confiar en la ciencia», agregó Lindsay.

LEE: Algunos estadounidenses comienzan a recibir la primera vacuna contra el covid-19, pero pasarán meses antes de que la gente común la obtenga

Principio del fin… pero no el final

Los impactos de las vacunaciones no vendrán de la noche a la mañana, dijo el lunes el Dr. Anthony Fauci.

«No va a ser como encender y apagar un interruptor de luz», dijo durante un evento de salud virtual del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. «No creo que seamos capaces de tirar las máscaras y olvidarnos de la separación física en entornos congregados por un tiempo, probablemente hasta que lleguemos a finales del otoño o principios del próximo invierno».

El secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo el lunes que cree que la gente en general podría comenzar a vacunarse a fines de febrero y marzo, antes de lo que estiman otros expertos.

«De nuevo, dependerá de los gobernadores de nuestra nación, pero con las vacunas Moderna y Pfizer, tendremos, como dije, hasta 100 (millones) de inyecciones en brazos para fines de febrero», le dijo a NBC el lunes.

«Si conseguimos que se apruebe la vacuna Johnson & Johnson o AstraZeneca en enero, cuando lleguen sus datos, tendremos suministros adicionales importantes», agregó Azar. «A fines de febrero, en el período de marzo, creo que comenzará a verse mucho más como una campaña de vacunación contra la influenza: personas que ingresan a su Kroger, su CVS, o Walgreens, Walmart».

Regresar a la normalidad, han dicho los funcionarios, dependerá de la rapidez con la que se vacunen y de cuántos estadounidenses se vacunen. Alrededor del 70% al 80% de los estadounidenses necesita ser inmune al virus antes de que «desaparezca», según el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud.

«Creemos que podemos llegar allí en junio aproximadamente para casi todos los 330 millones de estadounidenses que están interesados en recibir esta vacuna», dijo Collins a NBC el domingo. «Pero si sólo la mitad de ellos lo hace, esto podría seguir y seguir».

LEE: El despliegue de la vacuna contra el coronavirus será complicado. La gente tendrá que lidiar con eso

Se avecinan meses difíciles

Mientras tanto, EE.UU. se está preparando para enfrentar algunos de los días más oscuros de la pandemia. En California, el gobernador, Gavin Newsom, dijo que si bien las vacunas ofrecían un momento de esperanza, agregó que «estamos en medio del peor momento de esta pandemia».

El estado agregó más de 30.000 nuevos casos de covid-19 por cuarto día consecutivo y las hospitalizaciones y las admisiones a la UCI están en su punto más alto.

Los funcionarios de salud del condado de Los Ángeles dijeron el lunes que los casos nuevos aumentaron un 625% desde el 1 de noviembre, y que «las personas más jóvenes continúan impulsando el aumento de la transmisión comunitaria».

Más de 4.200 personas están hospitalizadas con covid-19, dijeron las autoridades, y el 21% de ellas están en la UCI.

«Nuestra realidad es aterradora en este momento», dijeron. «Para el próximo fin de semana, es probable que haya más de 5.000 pacientes hospitalizados y más del 50% de las camas de la UCI ocupadas por pacientes con covid-19».

En la ciudad de Nueva York, el alcalde, Bill de Blasio, insinuó restricciones más estrictas en las próximas semanas, diciendo que la ciudad estaba en una trayectoria «muy preocupante», «en términos de la cantidad de personas que se enferman, la cantidad de personas que perderíamos… y obviamente el impacto en los hospitales, su capacidad para tratar a las personas».

«Tenemos que empezar a planificar acciones más importantes ahora», dijo el lunes. «Creo que el momento natural para hacerlo es inmediatamente después de Navidad».

En Nevada, el gobernador, Steve Sisolak, anunció esta semana que iba a extender las restricciones de covid-19 hasta el 15 de enero, diciendo que el estado estaba «en un punto crítico».

«Estaremos monitoreando y evaluando nuestra situación actual día a día y… permaneceremos bajo las restricciones actuales por ahora, con el objetivo de pasar el próximo mes».

«Pero tengo que ser claro», agregó el gobernador. «Si los funcionarios y los expertos están de acuerdo en que nuestras tendencias van más allá de nuestra capacidad de respuesta, me veré obligado a enfrentarme a todos ustedes nuevamente con acciones más duras».

Andy Rose, Cheri Mossburg, Shelby Lin Erdman y Omar Jimenez de CNN contribuyeron a este informe.