CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Joe Biden

OPINIÓN | Los cuatro temas que podrían unir a un Estados Unidos dividido

Por Van Jones

Nota del editor: Van Jones es presentador de CNN y director ejecutivo de REFORM Alliance, una organización de justicia penal. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en CNNE.

(CNN) — Con Joe Biden listo para heredar un Estados Unidos dividido en enero, el presidente entrante enfrentará desafíos considerables. Todos ellos serán más difíciles sin cooperación, construcción de consenso y compromiso. Pero con los extremos lejanos de ambas partes que se resisten a unirse, ¿con quién estará Biden allí para trabajar? Esta semana, los comentaristas políticos de CNN Van Jones y Alice Stewart abordan esto en nuestra discusión, pero primero, Van Jones escribe nuestro artículo de opinión: ¿Qué viene después para Estados Unidos y la unidad?

Desde su primer discurso como presidente electo, Joe Biden ha mantenido un mensaje consistente: está comprometido a unificar las crecientes divisiones en Estados Unidos. Para los estadounidenses agotados por la retórica caótica de la era de Donald Trump, el sentimiento es un alivio bienvenido. Pero, en un momento en que la falta de consenso parece ser lo único sobre lo que hay consenso, ¿es posible sanar? Y, de ser así, ¿cómo llegamos allá?

Antes de que podamos encontrar las soluciones correctas a nuestro dolor actual, debemos definir adecuadamente el problema. En todo nuestro país, los acentos pueden cambiar y los colores de la piel pueden diferir, pero los principales problemas que estamos viendo son los mismos: tasas elevadas de incidencia de covid-19, una crisis de opioides en curso, altas tasas de pobreza y un sistema de justicia penal quebrado.

En una sociedad cuerda, el dolor común debe conducir a un propósito común. Y el propósito común debe conducir a proyectos y soluciones comunes. Ese tipo de avance es posible, pero solo si los estadounidenses dedicados de todas las tradiciones políticas unen fuerzas para enfrentar el dolor agudo en nuestra sociedad: el virus, la crisis de adicción, la pobreza, el sistema de justicia roto, por nombrar algunos.

Si vamos a reparar estas fisuras ideológicas, no podemos seguir jugando con la dinámica actual de «nosotros contra ellos». Necesitamos invertir en una alternativa. Esa alternativa surgirá de un tipo de populismo positivo orientado a la solución, uno que ponga la verdad por encima del tribalismo, los resultados sobre la retórica y la gente sobre el partidismo.

Necesitamos un enfoque de «bipartidismo desde abajo». Necesitamos el tipo de alianzas que la gente común descubra cuando se acerque para resolver los problemas serios y mortales que llegan a sus puertas. Ese tipo de solidaridad surge, aunque sea condicionalmente, cuando las buenas personas se ayudan entre sí como vecinos, como estadounidenses, como seres humanos.

Las divisiones de Estados Unidos

El bipartidismo actual es diferente del bipartidismo de arriba hacia abajo de la década de 1990 y principios de la de 2000, que, para muchos, dejó un mal sabor de boca. Ambos partidos estaban excesivamente influenciados por moderados y centristas, algunos de los cuales no tenían un fuerte compromiso ideológico, excepto para cumplir con las órdenes de sus donantes privados y/o corporativos, que contribuyeron a la firma del TLCAN, cárceles en todas partes y guerras interminables.

Como resultado, muchas personas de fuerte convicción política tanto de derecha como de izquierda llegaron a desconfiar de cualquiera que hablara de «compromiso» y «cruzar al otro lado del pasillo». Y los movimientos de base, desde Black Lives Matter hasta el Tea Party, desde Bernie Sandernistas hasta la multitud que usaba gorras de MAGA (Make America Great Again, del presidente Trump), se rebelaron contra los negociadores tradicionales en ambos partidos. La división partidista resultante ha convencido a gran parte del público de que las partes nunca pueden cooperar en nada.

Pero eso no es cierto. El bipartidismo actual es apoyado en realidad por partidarios fuertes, no por moderados débiles. Y es impulsado desde abajo, por forasteros desesperados cuyas comunidades han sido defraudadas y excluidas durante generaciones.

Trabajar con el contrario

He tenido bastante éxito trabajando con «el otro lado». Aquí hay algunas lecciones clave que he aprendido sobre cómo hacer que esto sea un éxito:

1. El dolor común debe conducir a un propósito común. Necesitamos prestar menos atención a la política de arriba y más atención al dolor de abajo. Elija problemas difíciles que ninguna de las partes haya podido resolver. Solo las personas con más principios en cualquiera de los partidos tocarán esas causas, por lo que comenzará con grandes socios.

2. Separe los problemas del campo de batalla de los problemas comunes. Algunos temas siguen siendo candentes y divisivos. Expresa tus diferencias sobre esos temas y luego pase a áreas en las que puedas hacer algo. Puedes oponerte ferozmente a alguien en un tema de campo de batalla y aún trabajar con ellos en un tema de terreno común.

3. ¡Coopera! No intentes hacer que otras personas adopten tu visión del mundo solo para trabajar juntos en un problema. Descubrí, por ejemplo, que los progresistas que trabajan para arreglar el sistema penitenciario a menudo están motivados por la empatía y el deseo de justicia racial. Por otro lado, los conservadores a menudo quieren restricción fiscal, menos extralimitaciones del Gobierno y una redención de segunda oportunidad para los caídos. Tenemos diferentes razones, pero queremos el mismo resultado. Que sea lo suficientemente bueno.

4. Sé humano, sigue siendo humano. Respeta que quienquiera que esté trabajando en el otro lado tiene nobles ideales y valores. No les hagas llevar la cruz por las fechorías de los peores elementos de su propio partido. Ellos no pueden controlar a su gente más de lo que tú puedes controlar a los tuyos. Y cuando surjan desacuerdos, no critiques a las personas basándote en su conjunto de principios. En todo caso, trata de convocarlos a un mayor compromiso, invitándolos a respetar mejor sus propios principios.

Hay al menos cuatro áreas en las que los estadounidenses podrían progresar.

Vacuna contra el covid

Si bien no hay duda de que el virus en sí se ha politizado, la distribución de la vacuna ofrece una oportunidad para reconstruir la fe en las instituciones y el Gobierno. Aunque todavía queda mucho trabajo por hacer, la confianza del público en la vacuna está aumentando. Al activar una estrategia de distribución y mensajería nacional y de base bien organizada, existe la oportunidad de reconstruir la confianza y mostrar el valor del Gobierno y las instituciones de salud.

Adicción

Cuando el rostro de la adicción era negro, nuestro Gobierno veía la adicción como un crimen, no como una enfermedad. Hace más de 30 años, Estados Unidos llenó vergonzosamente sus cárceles de jóvenes negros en respuesta a la «epidemia del crack». Hoy en día, a medida que ha aumentado el número de muertos en partes más blancas del corazón industrial y de los Apalaches, la retórica pública ha sido más comprensiva. Pero el progreso ha sido demasiado lento.

Sigue habiendo una gran sabiduría en las zonas urbanas de Estados Unidos sobre cómo responder con compasión y eficacia a las personas atrapadas por las drogas. Lamentablemente, muchos líderes blancos rurales aún no han tenido el buen sentido (o contactos nacionales) para pedir ayuda a la comunidad negra. Y los líderes negros, morenos y urbanos aún no han tenido el corazón (o ancho de banda) para ofrecerlo. Pero una alianza rural-urbana para abordar la crisis de la adicción tendría un gran atractivo y poder.

Salud mental

Hay una crisis de homicidios en las zonas urbanas de Estados Unidos y demasiados negros y latinos han asistido a demasiados funerales y han enterrado a demasiados hijos e hijas. Mientras tanto, hay una crisis suicida en las zonas rurales de Estados Unidos. Y muchos de nuestros veteranos, abandonados después de una generación de guerra, enfrentan trastorno por estrés postraumático (PTSD) y otros diagnósticos sin el apoyo que necesitan. Es probable que estos veteranos provengan del centro de la ciudad de Detroit como de las zonas rurales de Georgia. Este trauma necesita tratamiento a gran escala, y se espera que se forme una alianza azul-roja [de ambos partidos] más fuerte.

Pobreza intergeneracional

Finalmente, existe pobreza intergeneracional, desde los Apalaches hasta los centros urbanos. La verdad es que no existe una solución solo para liberales o conservadores para la pobreza arraigada.

Las comunidades de bajos recursos necesitan la intervención del Gobierno a través de una combinación de programas sociales, créditos fiscales y zonas de oportunidad bien diseñadas (que ofrecen incentivos fiscales para invertir en comunidades de bajos ingresos). Pero para beneficiarse de estas medidas y tener éxito, una persona también necesita los valores tradicionales del trabajo duro, la sobriedad y la frugalidad, virtudes a menudo destacadas por los conservadores. Las soluciones reales requieren responsabilidad tanto social como personal.

Nos necesitamos el uno al otro. Para elevar a aquellos a quienes Jesús llamó «los más pequeños de estos», no tenemos que convertirnos o aniquilarnos unos a otros. Los liberales pueden seguir siendo liberales; los conservadores pueden seguir siendo conservadores. Los liberales luchan por la justicia social, mientras que los conservadores luchan por la libertad. Ambas tradiciones son necesarias para que Estados Unidos tenga libertad y justicia para todos.

Para poner fin a la lucha por la comida en la cima de nuestros partidos políticos, necesitamos partidarios fuertes en la base que trabajen juntos. El bipartidismo de abajo hacia arriba puede resolver los problemas que creó el bipartidismo de arriba hacia abajo. El dolor común a nivel de base puede conducir a un propósito común, un terreno común y soluciones de sentido común. Ahora más que nunca.