CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

La soledad puede ayudar a desarrollar partes del cerebro ligadas a la imaginación, según un estudio

Por Ryan Prior

(CNN) — Dado que muchas personas se enfrentan a la perspectiva de estar solas durante las fiestas de fin de año, un estudio ha mostrado cómo la soledad podría ayudar a construir estructuras en el cerebro ligadas a la imaginación.

Según un estudio publicado este martes en la revista Nature Communications, las personas solitarias son más propensas a tener una mayor actividad en áreas del cerebro vinculadas a recordar, pensar en los demás y planificar el futuro.

Los investigadores habían planteado la hipótesis de que la llamada red predeterminada en el cerebro, que está involucrada con la memoria y la cognición social, probablemente sufriría cambios relacionados con la soledad.

«Lo que nos sorprendió es que fue abrumadoramente el efecto más grande en los datos», dijo el autor principal del estudio, Nathan Spreng, profesor asociado de Neurología en la Universidad McGill en Montreal.

publicidad

Los lazos entre estas áreas se habían fortalecido y el volumen de materia gris allí era mayor que en aquellos que no estaban solos.

Los resultados convergieron en la red predeterminada como la más afectada por el aislamiento y la soledad percibidos.

Estudio sobre la soledad con una gran cantidad de datos

Mucho antes de la pandemia, la soledad se veía cada vez más como un problema de salud pública, lo suficiente como para que el Reino Unido nombrara un ministro para la Soledad en 2018.

Los datos han demostrado que los adultos solitarios tienen aproximadamente 1,64 veces más probabilidades de desarrollan demencia en comparación con aquellos que no informan sobre la soledad, según una revisión de 2015 de estudios mundiales.

Resultados como estos motivaron a los investigadores a examinar imágenes cerebrales de 40.000 sujetos, todas extraídas del Biobanco del Reino Unido, una base de datos a gran escala que almacena información biomédica de unos 500.000 británicos.

Los participantes en ese estudio, que tenían entre 40 y 69 años, completaron evaluaciones que incluían preguntas en las que se cuestionaba si se sentían solos o no.

Los investigadores luego compararon las imágenes de resonancia magnética de personas solitarias autoidentificadas con aquellas que no sentían soledad de forma regular.

El tamaño de la muestra de datos es una rareza en esta área de la ciencia, dijo Spreng, y fue el resultado de que el biobanco amplió drásticamente sus imágenes cerebrales disponibles en febrero pasado.

«Empezamos a trabajar con eso inmediatamente cuando salieron y fue muy emocionante», dijo Spreng.

Crece uso de pagos en línea por la pandemia y las fiestas 1:31

Antes de esto, la mayor parte de su trabajo en neurociencia se había centrado en cohortes con solo cientos de participantes, un número significativo en sí mismo. Pero ahora, con decenas de miles de datos de sujetos para extraer, había mucho más que aprender.

La hipótesis de los investigadores de que la red predeterminada en el cerebro estaba activa durante la soledad era lógica, porque esas son partes involucradas en el pensamiento sobre uno mismo, según el Dr. Kenneth Heilman, profesor emérito del Departamento de Neurología de la Universidad de Florida, cuyo los libros incluyen Creativity and the Brain y The Believer’s Brain. Heilman no participó en el estudio de McGill.

«Hay un viejo dicho en neurología que siempre usamos. Y eso es ‘úsalo o piérdelo'», dijo Heilman.

Aunque las partes del cerebro preparadas para la creatividad y el pensamiento sobre uno mismo pueden crecer durante la soledad, eso podría significar que otras partes sociales del cerebro se atrofiarían por la inactividad.

«Surge la gran pregunta, ¿se empiezan a perder otras partes del cerebro que son importantes para las interacciones?», preguntó Heilman. «Si no los usas, eventualmente, ¿conducirá eso a un tipo de trastorno más demencial?».

Robots parlantes, aliados contra la soledad en la tercera edad 1:07

Información sobre el alzhéimer

Una forma clave en la que este estudio podría beneficiar a la medicina de manera más amplia es ayudando a los científicos a comprender mejor cómo el aislamiento social, un tema aún más crucial durante una pandemia, podría cambiar la estructura del cerebro, poniendo a las personas en riesgo de alzhéimer a medida que envejecen.

«Todavía hay muchos otros factores que deben examinarse, como por ejemplo cómo interactúa la soledad con el genotipo APOE-4», dijo Spreng.

Ese gen se ha relacionado con hasta el 25% de los casos de alzhéimer, según la Asociación de Alzheimer.

Y debido a que las personas mayores en riesgo de demencia suelen estar más aisladas cuando viven solas o en viviendas compartidas, más investigaciones podrían revelar cómo la soledad podría exacerbar una predisposición genética ya presente.

«Este primer estudio fue realmente importante en términos de identificar qué partes del cerebro se ven afectadas por la soledad», dijo. «Estamos usando esa información y estamos siguiendo a una gran muestra de adultos mayores. Estamos viendo cómo su cerebro envejece durante varios años y cómo su experiencia de soledad podría acelerar los patrones de atrofia».

Y el estudio tiene mayor importancia después de un año de pandemia en el que el aislamiento social es más común.

«Sentirse socialmente conectado es extremadamente importante», dijo Spreng. «Salir del aislamiento relacionado con el covid-19 probablemente será mucho más fácil para algunas personas, en particular para los adultos jóvenes. Los adultos mayores pueden necesitar más ayuda».