CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | ¿Por qué Biden o Trump no se han vacunado contra el covid-19?

Por Zachary Wolf

(CNN) — Ni el presidente Donald Trump ni el presidente electo Joe Biden se han vacunado contra el covid-19, un hecho que está comenzando a llamar la atención días después de que se administraron las primeras inyecciones en EE.UU.

Casos especiales. Si bien uno lidera actualmente el gobierno federal y el otro pronto lo hará, y ambos tienen más de 70 años, ninguno de los dos se incluye específicamente en los dos grupos que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) recomiendan que deben recibir la primera ola de vacunas: trabajadores de la salud y personas en centros de cuidados a largo plazo. Mira esas recomendaciones y el proceso detallado que las condujo en el sitio web de los CDC.

Pero siempre hay una categoría especial para el líder del mundo libre, y nadie va a argumentar seriamente que no deberían recibir la dosis rápidamente; ambos tienen un papel importante en la transmisión a los estadounidenses de que las vacunas son seguras.

Esto será complicado. Maggie Fox de CNN escribe que este período inicial de vacunación será muy complicado y podría afectar la confianza. Ella describe cómo la gente tendrá que esperar, la línea de vacunas parecerá injusta y habrá efectos secundarios, miedo a las vacunas y errores. La gente simplemente tendrá que lidiar con eso, escribe.

El Dr. Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, dijo el martes en «Good Morning America» que ambos hombres deben recibir la vacuna lo antes posible.

«Aún uno quiere proteger a las personas que son muy importantes para nuestro país en este momento», dijo Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

publicidad

Para Biden, quien nunca ha dado positivo por covid, parece una obviedad que debería estar entre los primeros. Biden le ha dicho a Jake Tapper de CNN que recibirá la vacuna en un lugar público para generar confianza en ella. Las personas familiarizadas con sus planes dicen que es probable que Biden reciba su dosis la próxima semana.

Pero hay un factor de complicación para Trump, quien tuvo la enfermedad en octubre.

No es que no deba vacunarse. En última instancia, debería hacerlo. Los ensayos clínicos sugieren que la vacuna Pfizer/BioNTech de covid-19 es segura y probablemente eficaz en personas que estaban previamente infectadas, y en una reunión del sábado se le dijo al Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC que se les debería ofrecer la vacuna, aunque quizá no hasta después del período de 90 días después del cual las reinfecciones son raras.

Tratamientos previos. La complicación es que Trump fue tratado de manera agresiva cuando contrajo covid y no está claro cómo ese tratamiento afectará la vacuna, lo que sugiere que su vacunación debería posponerse al menos 90 días.

El diagnóstico de Trump se hizo público el 2 de octubre, por lo que tal vez debería esperar hasta enero. Un funcionario de la Casa Blanca le dijo a CNN el miércoles que, de hecho, el presidente todavía recibe beneficios de sus tratamientos y que esperará a ser vacunado, aunque se espera que el vicepresidente Mike Pence reciba una vacuna pronto y varios funcionarios del Pentágono recibieron la vacuna el lunes.

Una pausa para el personal de la Casa Blanca. Trump puso freno el domingo a los planes para que el personal de la Casa Blanca recibiera algunas de las primeras dosis de vacunas como parte de los protocolos de seguridad nacional después de que The New York Times y otros lo informaran.

«Las personas que trabajan en la Casa Blanca deberían recibir la vacuna un poco más tarde en el programa, a menos que sea específicamente necesario», dijo Trump en Twitter. «He pedido que se haga este ajuste. No tengo programado tomar la vacuna, pero espero hacerlo en el momento apropiado. ¡Gracias!»

No está ansioso por recibir la vacuna. Según un informe de CNN el martes que cita a una fuente anónima, Trump «no ha parecido particularmente ansioso por ser visto recibiendo la vacuna» a pesar de promocionar su desarrollo y querer atribuirse el mérito. Eso se debe en parte a que ya tuvo coronavirus y no quiere que se le vea colándose en la fila.

Las medias dosis podrían llegar a más personas, pero serían menos efectivas. Una pregunta más urgente para el país en su conjunto puede ser si los suministros actuales de la vacuna, que requiere dos dosis para ser más eficaz, deben administrarse como dosis únicas para cubrir a más personas. El gobierno y los productores de vacunas cumplen con la recomendación de dos dosis. Pero ciertamente hay llamadas a estudiar si las poblaciones menos vulnerables que la contraigan más adelante podrían ser cubiertas de esta manera. Esas preguntas pueden volverse más urgentes si hay retrasos en la producción o si se aprueban menos vacunas de las esperadas en los próximos meses.

LEE: ¿Quiénes deberían recibir la vacuna contra el covid-19 (y quiénes no)?

En última instancia, el debate pasará de quién debe recibir la vacuna a cómo convencer a más personas para que se la pongan. La cantidad de estadounidenses que dijeron que se sentirían cómodos poniéndosela aumentó del 63% en septiembre al 71% en una encuesta de la Kaiser Family Foundation publicada esta semana.

Un número grande esconde detalles importantes. Los negros, las personas que viven en áreas rurales y los republicanos no confían tanto en la vacuna.

Y aunque un tercio de los estadounidenses quieren actuar lo antes posible, el 39% dijo en la encuesta que «esperarían y verían» cómo va este despliegue inicial de vacunas.

Convencer a los antivacunas. «Alrededor del 15% dijo que ‘definitivamente no’ recibiría la vacuna de covid-19. Este grupo está compuesto de manera desproporcionada por republicanos y personas que no tienen más que una educación secundaria», dijo Kaiser en un comunicado.

En parte para abordar estas preocupaciones, Fauci dijo que se vacunará tan pronto como esta semana, cuando llegue un envío al campus de los Institutos Nacionales de Salud. Y lo hará frente a la cámara.

«Voy a estar disponible para vacunarme públicamente para que la gente pueda ver que creo firmemente que esto es algo que debemos hacer, y espero que eso anime a muchas más personas a vacunarse», dijo en MSNBC.

Trump podría ser el emisario más importante para los grupos más escépticos, pero ya existe la preocupación de que no querrá impulsar la confianza en la vacuna si no siente que se le está dando el crédito adecuado por estar a cargo durante su desarrollo.

Cronograma de despliegue de vacunas

Aquí hay un cronograma de quién podría vacunarse en qué mes y cuándo. (Esto se basa en gran medida en un informe reciente del equipo médico de CNN y he puesto sus palabras en cursiva):

Diciembre: Primeros en la fila: 21 millones de trabajadores de atención médica de primera línea y personal de apoyo y 3 millones de residentes de centros de atención a largo plazo que han sido los más afectados por la pandemia.

Enero: ¿Quiénes podrían recibir las vacunas? Más trabajadores de la salud, otros trabajadores esenciales como técnicos médicos de emergencia, bomberos y policía.

Febrero: Es posible que los estados hayan dado un gran paso en la vacunación de los residentes. Las campañas de vacunación pueden ir más allá de los hospitales y hogares de ancianos, los centros de rehabilitación y otras instalaciones similares a las farmacias y los consultorios médicos.

Además, es posible que estén disponibles en línea vacunas adicionales para la autorización de la FDA.

Marzo: Cualquier persona sana y menor de 65 años que no sea un trabajador esencial o de alto riesgo no estaría pensando en la vacunación todavía.

Abril: Esto podría ser cuando entremos en la Fase 2 del despliegue de la vacuna, que podría incluir maestros y personal de K-12 y otros trabajadores de cuidado infantil, así como otros trabajadores críticos como trabajadores minoristas y trabajadores del transporte. Este grupo también podría incluir a personas en albergues para personas sin hogar y a todas las personas mayores de 65 años que aún no estaban incluidas en la fase 1.

Llegando a este punto, hay cierto desacuerdo entre los expertos sobre cuántas personas se habrán vacunado.

El director de los CDC, Dr. Robert Redfield, dijo a los senadores en agosto que dudaba que la gente en general fuera vacunada hasta «finales del segundo trimestre, tercer trimestre de 2021».

Fauci ha dicho que espera que las personas sanas puedan recibir sus vacunas en abril.

(La meta de Biden es que más de 100 millones de estadounidenses sean vacunados antes de su centésimo día en el cargo, que cae el 30 de abril.

Mayo: Los adultos jóvenes y los niños tendrían que esperar hasta la Fase 3 y en otros escenarios que probablemente sea mayo lo antes posible, tal vez en junio o más tarde, dependiendo de lo que decida el ACIP, cómo se ve el suministro de vacunas y qué tan bien va la distribución.

 

¿Qué más?

Compañías rentables que despiden estadounidenses. Hemos escrito algunas veces en este boletín informativo sobre las trayectorias divergentes de la economía y el empleo, por un lado, y el mercado de valores, por el otro.

Aquí hay más pruebas, de The Washington Post, de que lo que ayuda a su 401 (k) no necesariamente ayuda a todos a mantenerse empleados.

El periódico recopiló datos de las 50 empresas más valiosas de EE.UU. y encontró que 45 de ellas eran rentables el año pasado.

Por separado, 27 de ellas redujeron su fuerza laboral, lo que significa que estas empresas se desempeñaron bien para los inversores, pero eliminaron más de 100.000 puestos de trabajo.

O, como escribe The Washington Post: «Los datos revelan una pantalla dividida dentro de muchas grandes empresas este año. Por un lado, los líderes corporativos están promocionando su éxito y presentándose como líderes en el camino hacia la recuperación económica. Por otro lado, muchas de sus empresas han dejado a los estadounidenses sin trabajo y han utilizado sus ganancias para aumentar la riqueza de los accionistas».

Aquí está lo último sobre las negociaciones del Capitolio. Un paquete de estímulo previo a la Navidad podría incluir cheques de US$ 600 para muchos estadounidenses, pero recortaría el dinero para los estados que los demócratas querían y la indemnización para las empresas que los republicanos querían. Estén atentos.