CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

La vacuna contra el covid-19 no puede ser segura y otros mitos

Por Maggie Fox

(CNN) — ¿Cómo es posible que la vacuna contra el covid-19 sea segura si se produce, prueba y autoriza en un tiempo récord? ¿Cómo podemos confiar en algo respaldado por esta administración?

Las vacunas, especialmente, atraen mitos y rumores y las vacunas contra el coronavirus parecen ser imanes para la ficción.

Estos son algunos de los mitos más comunes:

Las vacunas contra el covid-19 salieron muy rápido. No podemos saber si son seguras.

Es cierto que las vacunas que se fabrican contra el coronavirus se crearon en un tiempo récord. Pero eso no se debe a que se apresuraron. Es por una cuidadosa preparación. La tecnología que subyace en las vacunas Pfizer y Moderna, las dos primeras en pasar por el proceso regulatorio de EE.UU., ha estado en proceso durante más de una década y se hizo precisamente para una situación de pandemia.

Esta tecnología “plug-and-play” solo necesita el código genético de un nuevo virus, y estuvo disponible pocos días después de que se identificara y aislara el nuevo coronavirus.

publicidad

Las vacunas suelen tardar en desarrollarse porque, contrariamente a la creencia popular, no generan grandes ganancias para las empresas farmacéuticas, por lo que la producción no aumenta a menos que haya un mercado garantizado. En este caso, el gobierno de Estados Unidos pagó miles de millones por adelantado para que las empresas se sintieran seguras de seguir adelante y fabricar vacunas al mismo tiempo que iniciaban el proceso de ensayos clínicos de meses de duración.

Es médico, se vacunó y nos cuenta su experiencia 28:16

Estas pruebas se llevaron a cabo rápidamente debido a la pandemia en sí. Tantas personas se estaban infectando en todo el país que no tomó mucho tiempo saber si la vacuna podría proteger a las personas de la infección. Además, los hospitales y laboratorios académicos que hicieron las pruebas aceleraron sus propios procesos, entregando el papeleo a diario, por ejemplo, en lugar de esperar semanas para archivarlo por lotes. Y los científicos de la Administración de Medicinas y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) que revisaron los datos trabajaron los siete días de la semana para revisar la información, descartando todo lo demás para acelerar sus decisiones.

Las propias empresas se someten a expertos externos llamados Juntas de Monitoreo de Datos y Seguridad mientras las pruebas están en curso.

Finalmente, la revisión estuvo sujeta a ojos externos. La FDA presentó todos los datos al Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados, un grupo de expertos en su mayoría no gubernamentales y no industriales que revisaron los datos. Votaron abrumadoramente que tanto las vacunas Pfizer / BioNtech como Moderna son tan efectivas y seguras como lo afirman las compañías que las fabricaron.

Cualquiera que quiera puede ver los datos. Se publican en línea y fueron publicados en el New England Journal of Medicine para que cualquier experto lo revise y critique.

Las personas alérgicas no pueden vacunarse

Es cierto que las personas que tienen alergias a los ingredientes específicos de estas vacunas no deberían recibirlas. Pero esa es una lista bastante corta y podría incluir ingredientes como polietilenglicol.

Las vacunas anticuadas contra la gripe se cultivan en huevos y se advirtió a algunas personas con alergias al huevo que no deben recibir algunas formulaciones de vacunas contra la gripe, pero incluso las vacunas contra la gripe se han reformulado en los últimos años y muchas no contienen huevos. Las vacunas contra el coronavirus no se elaboran con huevos. Tampoco contienen conservantes que puedan desencadenar alergias.

«Honestamente, la anafilaxia y otras reacciones alérgicas graves se consideran un riesgo potencial con cada vacuna autorizada», dijo la Dra. Elissa Malkin, profesora asistente de investigación de Medicina en la Universidad George Washington y co-investigadora del ensayo clínico de la vacuna Moderna en GW.

«No es sorprendente que a medida que más personas se vacunen, aparecerán reacciones alérgicas. Esperamos que sean poco comunes y raras», le contó Malkin a CNN.

No se observaron reacciones alérgicas en los ensayos clínicos de las vacunas Moderna y Pfizer, que involucraron a poco menos de 80.000 personas. Sin embargo, a medida que se implementan entre millones de personas, es probable que se vean más.

Un trabajador de la salud que sufrió una reacción alérgica en Fairbanks, Alaska, emitió un comunicado el viernes en el que decía que volvería a vacunarse. «La anafilaxia es un efecto secundario potencial poco común pero esperado que se puede tratar y no tiene implicaciones de salud a largo plazo como el covid», señaló.

“Me pondría la vacuna y se la recomendaría a cualquiera, a pesar de mi reacción», agregó.

«He visto de primera mano el sufrimiento y la muerte de los pacientes con covid y mi reacción adversa a la vacuna palidece frente a lo que la infección por covid puede hacer a las personas».

Crédito: Olson/Getty Images

La vacuna cambiará permanentemente tu ADN

Este rumor puede haber comenzado porque las vacunas Pfizer y Moderna usan material genético. Pero no cambian el ADN. Usan ARN, que no se queda en el cuerpo.

El exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., Dr. Tom Frieden, propuso esta analogía:

«Una vacuna de ARNm en realidad no contiene el virus en sí. Piense en ello como un correo electrónico enviado a su sistema inmunológico que muestra cómo se ve el virus, instrucciones para eliminarlo y luego –como un mensaje de Snapchat–, desaparece. Tecnología asombrosa», tuiteó Frieden.

La vacuna es más peligrosa que el covid-19

La doctora Megan Ranney, de la sala de emergencias de la Universidad de Brown, se hizo cargo de este. Señaló que al menos el 1% de las personas que contraen el coronavirus mueren a causa de él. «Otro 10-20% está hospitalizado. Otro 30% o más tiene síntomas de larga duración. La vacuna es mucho más segura, con sólo efectos secundarios temporales menores», aseguró Ranney en Twitter.

En los ensayos de vacunas de Pfizer y Moderna, no se observaron efectos secundarios preocupantes. El covid-19 ha matado a más de 313.000 estadounidenses y más de 1,67 millones de personas en todo el mundo, según la Universidad Johns Hopkins.

Crédito: Hector Vivas/Getty Images

El coronavirus es solo un mito

Si es una conspiración, es buena. Decenas de miles de médicos y enfermeras de todo el mundo deben estar coludidos en esta mentira. Todos y cada uno de los gobiernos, las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, los CDC y muchas otras organizaciones deben participar.

Las organizaciones de medios, grandes y pequeñas, deben participar en esta conspiración y los usuarios de las redes sociales de todo el mundo también deben decidir mentir al publicar imágenes de su propio sufrimiento y el de sus seres queridos que han sufrido este virus y han sido muerto por él.