CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

Estadounidenses en apuros económicos califican el proyecto de ley de subsidios como muy poco y demasiado tarde

Por Tami Luhby

(CNN) — Pedro Martínez tiene un mensaje sencillo para el Congreso: «¡AYÚDENOS!»

El veterano militar y padre de cuatro hijos dijo que los subsidios de US$ 600 aprobados esta semana como parte de un segundo paquete de ayuda para el coronavirus son demasiado pequeños para deshacer el daño financiero que ha sufrido su familia. La situación ocurre mientras la pandemia por covid-19 se ha disparado nuevamente. El mensaje también fue adoptado por el presidente Donald Trump, quien el martes por la noche lanzó un video que transmite su descontento con el proyecto de ley de ayuda.

Martínez, el único sostén de su familia desde agosto de 2020, dijo que US$ 600 podrían cubrir los comestibles de un mes, pero nada más para sus hijos que tienen entre 1 a 7 años. Él trabaja para el sistema penitenciario del condado de York en Pensilvania y dice que contrajo covid-19 en el trabajo. Y durante el tiempo que estuvo enfermo no le pagaron.

«El nivel de estrés era muy real», dijo. «Tuve la suerte de mantener mi trabajo, pero otros no tuvieron tanta suerte. Los trabajadores de primera línea han tenido que valerse por sí mismos».

Martínez le dijo a CNN el miércoles que la familia tuvo que echar mano de sus ahorros para mantenerse económicamente a flote. La decisión ha llevado ahora a la familia a retrasar sus esperanzas de comprar una vivienda, lo que tenían previsto hacer el próximo año.

publicidad

«Nos han dejado solos mientras el Congreso todavía cobra un cheque de pago y nuestro ‘gobierno’ todavía grava al pueblo estadounidense», dijo. «Es nuestro dinero el que utilizan para todos sus negocios. ¡Páguennos y AYÚDENOS!».

Se debilita la creación de empleos en EE.UU. 1:07

Martínez fue uno de los más de 1.700 lectores de CNN que escribieron con su reacción al nuevo paquete de estímulo, y casi todos expresaron una profunda decepción con los subsidios, que se produjo después de meses de negociaciones de principio a fin.

Trump, en su video del martes por la noche, señaló que no puede firmar el proyecto de ley de subsidios de coronavirus aprobado por el Congreso a menos que modifique la legislación de gasto masivo para aumentar la cantidad de pagos de estímulo.

«Le pido al Congreso que enmiende este proyecto de ley y aumente los ridículamente bajos US$ 600 a US$ 2.000 o a US$ 4.000 por pareja», dijo Trump en un video publicado en Twitter. «También le pido al Congreso que se deshaga de inmediato de los elementos innecesarios y derrochadores de esta legislación o que me envíe un proyecto de ley adecuado».

Así es el paquete de subsidios aprobado por el Congreso

El paquete de ayuda de US$ 900.000 millones aprobado este lunes proporcionaría una mejora semanal de US$ 300 a los pagos por desempleo durante 11 semanas, extendería dos programas clave de desempleo pandémico hasta principios de la primavera de 2021. Esto enviaría hasta US$ 600 en pagos directos, renovaría la moratoria de desalojo, aumentaría los cupones de alimentos y otros asistencia nutricional y brindar más ayuda a las pequeñas empresas con dificultades.

Pero esta ayuda es muy poca, demasiado tarde, dicen muchos estadounidenses que han tenido problemas para llegar a fin de mes en medio de la agitación económica provocada por el coronavirus. Los cheques de subsidios de US$ 1.200 del paquete de marzo se han gastado durante mucho tiempo, y el impulso federal de US$ 600 para los trabajadores despedidos terminó en julio.

Mallory Ware, residente del norte de Nueva Jersey, siente que el Congreso la ha abandonado a ella, a su familia y a todos los estadounidenses que luchan en medio de la recesión y el empeoramiento de la pandemia.

Trump amenaza con vetar el segundo estímulo económico 1:05

Ella tuvo que asumir la responsabilidad de la mayor parte de la hipoteca mensual de US$ 1.600 de su madre para mantener un techo sobre sus cabezas, evitando que ella pague sus préstamos estudiantiles y ahorre para su futuro. Su madre, que trabaja en un hotel cercano, ahora labora solo ocho horas a la semana pues la pandemia ha bajado el turismo y las conferencias.

La familia pudo mantenerse a flote en los primeros meses de la pandemia, en gran parte gracias al aumento semanal de US$ 600 en subsidios de desempleo que los legisladores aprobaron a fines de marzo. Ware está desconcertada sobre lo que le tomó al Congreso tanto tiempo brindar más asistencia a pesar de la necesidad creciente.

«Tengo un profundo amor por nuestro país, pero realmente siento que su liderazgo nos ha fallado», dijo Ware, quien se siente afortunada de tener un trabajo en un grupo de desarrollo comunitario sin fines de lucro.

John Ringhisen, un residente de enfermería psiquiátrica en Syracuse, Nueva York, dijo que las consecuencias económicas de la pandemia han «exacerbado condiciones existentes como depresión, ansiedad y uso de sustancias».

«Una y otra vez me siento y escucho a los pacientes furiosos por la partida de los líderes estadounidenses demasiado atrapados en la política de partidos como para pasar el alivio que podría haber salvado vidas de sobredosis y suicidios», escribió Ringhisen en un correo electrónico. «La gente se siente atrapada por su situación, desesperada en su futuro y abandonada por todos los niveles del gobierno cuando expiró la primera ronda de alivio en julio. Este segundo proyecto de ley de alivio es un intento lamentable del Congreso para salvar la cara antes de las vacaciones».

Ringhisen también se preocupa por las posibles consecuencias una vez que la pandemia termine y cómo se les ayudará a los estadounidenses en ese momento. Él le dijo a CNN que el impulso financiero ayuda a algunos, pero aquellos que ya luchan por hacer frente al estrés de la pandemia van a necesitar ayuda continua a medida que la recuperación económica comienza lentamente en medio de las vacunas.

«Necesito una forma para que los pacientes puedan pagar la atención que necesitarán en la próxima brecha legislativa entre la asistencia y la recuperación una vez que nuestro liderazgo decida declarar la victoria sobre el covid», agregó.

En una conferencia de prensa de fin de año el martes, el presidente electo Joe Biden dijo que el paquete brinda «un alivio vital en un momento crítico», pero que está «lejos de ser perfecto». Dijo que planea ir al Congreso a principios del próximo año para pedir más ayuda para los «millones de familias heridas que no pueden poner comida en la mesa, pagar el alquiler o la hipoteca», así como para otras personas que necesitan ayuda.

«Como he dicho todo el tiempo, este proyecto de ley es solo el primer paso, un pago inicial para abordar las crisis, más de una, en las que estamos», afirmó. «Hay mucho más trabajo por hacer».

— Kelly Mena de CNN contribuyó a este informe.