CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Trump se muestra más errático que nunca con sus últimos días a la vista

Por Kevin Liptak

(CNN) — Resulta que no hay noches de silencio en la era Trump.

Incluso en la víspera de Navidad, incluso tras una derrota humillante, incluso cuando los estadounidenses intentan reflexionar sobre lo que ha sido, para muchos, el peor año de sus vidas, el presidente Donald Trump parece decidido a mantener un ritmo implacable de romper las normas a medida que concluye su mandato.

Nadie esperaba que se desvaneciera silenciosamente en el retiro. Y nadie, en este punto, está particularmente obligado a prestar atención, un hecho del que Trump parece muy consciente mientras busca desesperadamente atrapar el foco de atención durante el tiempo que dure su brillo, incluso cuando su personal recibe instrucciones para despejar sus escritorios y limpiar sus microondas.

El efecto es un presidente más errático que nunca. Aunque casi ha desaparecido de la vista del público, Trump está ejerciendo los poderes ejecutivos que le quedan con un efecto rencoroso, asegurándose de que su presencia se sienta incluso cuando se esconde en un aislamiento virtual. En lugar de manifestaciones espontáneas o de gritar debajo de su helicóptero, Trump se presenta en videos preproducidos y, como siempre, tuitea.

Todas sus acciones parecen diseñadas para ofrecer a las otras ramas del gobierno que comparten el mismo nivel de igualdad una muestra de lo que puede hacer, y del daño que puede infligir, en los días en que todavía es presidente.

Al perdonar a mentirosos convictos, leales corruptos y criminales de guerra, Trump le ha recordado al poder judicial que, si quiere, puede revertir su trabajo. Lanzar un vago ataque sorpresa a una legislación sobre estímulo económico cuidadosamente elaborada les permite a los legisladores saber que todavía está en el juego, incluso si se quedó fuera de las negociaciones por completo y parecía confundido acerca de qué es exactamente a lo que se opone.

publicidad

Tan preocupado está Trump con sus acciones finales, que también incluyen sus inútiles esfuerzos para diseñar una forma de permanecer en el cargo, que los asesores no estaban seguros de si el presidente dejaría la Casa Blanca para su peregrinaje anual al sur, a Mar-a-Lago.

En última instancia, el miércoles salió de la Casa Blanca por primera vez en días, ignorando los consejos de los expertos en salud sobre permanecer en casa durante las vacaciones para realizar un viaje a su propiedad en Florida, donde a principios de esta semana, un grupo de estudiantes convocó a una gran fiesta sin mascarillas en el salón de baile Donald J. Trump.

Con la esperanza de desengañar la aparente noción de que Trump prácticamente ha abandonado sus deberes de gobierno, la Casa Blanca incluyó una nota inusual en su itinerario vacío en la Florida: «A medida que se acerca la temporada navideña, el presidente Trump continuará trabajando incansablemente para los estadounidenses. Su agenda incluye muchas reuniones y llamadas».

Sin superar las elecciones

Unas horas antes, Trump había reunido a legisladores republicanos estatales de Pensilvania para almorzar en la Casa Blanca, aparentemente sin inmutarse por las repetidas derrotas en los tribunales estatales y federales en su intento por desafiar los resultados de las elecciones allí. Trump ha cortejado agresivamente a los miembros republicanos de las legislaturas estatales, con la esperanza de que alguien, en algún lugar, lo ayude a revertir los resultados del Colegio Electoral. Todavía no ha tenido éxito.

Mientras el Air Force One aterrizaba en Florida, Trump hizo otro llamado para que un fiscal especial investigara sus infundadas afirmaciones de fraude electoral, un mensaje que coincidió perfectamente con la partida del secretario de Justicia William Barr, cuyo último día fue el miércoles, y quien ha dicho públicamente, la elección estuvo libre de fraude electoral generalizado. El reemplazo de Barr, Jeffrey Rosen, se negó a decir en una entrevista reciente si designaría un abogado especial si Trump lo exige.

Poco después, Trump retuiteó un llamado de uno de sus partidarios al vicepresidente Mike Pence para que este se niegue a ratificar los resultados del Colegio Electoral el 6 de enero, una perspectiva que ha capturado su imaginación incluso si sigue siendo completamente imposible. Trump le ha dicho a gente recientemente que Pence no está haciendo lo suficiente para luchar por él mientras termina su presidencia.

En el medio, Trump anunció más indultos para partidarios bien conectados, incluido Charles Kushner, el padre del yerno de Trump, Jared Kushner, cuyo crimen implicó atraer a su cuñado para que tuviera relaciones sexuales con una prostituta con una cámara oculta grabándolo.

Chris Christie, quien fue el fiscal en el caso antes de ser elegido gobernador de Nueva Jersey y entrar en la órbita de Trump, una vez lo calificó de «uno de los delitos más asquerosos y repugnantes» que jamás haya procesado. Pero la proximidad de Kushner a Trump a través de su hijo Jared parece haber sido suficiente para asegurar el indulto, un factor, según han especulado en privado algunos funcionarios de la Casa Blanca, que podría estar impulsando la intervención limitada del joven Kushner en los esfuerzos de su suegro por anular los resultados de las elecciones. Kushner viajó con Trump a Florida el miércoles después de regresar de un viaje a Medio Oriente, donde fue elogiado por funcionarios extranjeros por sus esfuerzos para asegurar acuerdos de normalización de relaciones entre Israel y naciones árabes.

Otros incluidos en la última tanda de indultos fueron los criminales acusados por Robert Mueller, Paul Manafort y Roger Stone, cuya lealtad al presidente no pareció pasar desapercibida. Mueller, en su informe final, documentó ampliamente cómo Trump les había señalado a Manafort y Stone la posibilidad de que pudieran recibir indultos durante sus procesos penales si lo seguían. Así lo hicieron y los indultos se entregaron diligentemente.

Los indultos amplían la racha de Trump de ejercer sus poderes de clemencia para los criminales leales, bien relacionados o cercanos a su familia, borrando las admisiones de culpabilidad o las condenas del jurado incluso por los actos más depravados. Si bien todos los presidentes emiten indultos controvertidos al final de sus mandatos, Trump parece estar avanzando a un ritmo más rápido que sus predecesores, demostrando poca inhibición para recompensar a sus amigos y compinches utilizando uno de los poderes más irrestrictos de su cargo.

Dolorido pero lejos de mostrar humildad tras su derrota electoral, los asesores dicen que Trump está tratando de mantener el control de lo que puede, mientras puede, en los últimos días de su mandato. El hecho de que el caos que Trump pretende causar en el último mes de su mandato se esté enfocando más claramente justo cuando el país entra en un tramo tradicionalmente tranquilo, que este año se ha vuelto más tranquilo por el coronavirus aún desenfrenado, solo aumenta la sensación de una capital cautiva contra su voluntad.

Lanzar a su partido ‘debajo del autobús’

Cuando Trump salía de la Casa Blanca, se negó a detenerse y responder preguntas sobre su veto a un proyecto de ley de defensa o su inesperado video en el que destroza el paquete de estímulo de US$ 900.000 millones que el Congreso había negociado con su administración, dejando a los estadounidenses con la necesidad de adivinar cuándo o si el alivio que les habían prometido un día antes se materializaría.

Trump había prometido durante mucho tiempo rechazar la legislación de defensa por una exigencia no relacionada de que también derogue una ley que protege a las empresas de Internet de la responsabilidad por lo que se publica en sus sitios web. El proyecto de ley también requeriría que los militares cambien el nombre de las bases que fueron nombradas en honor a figuras de la Confederación, algo que Trump dijo en su mensaje de veto equivalía a un intento de «borrar la historia».

Esto establece potencialmente el primer voto de anulación de veto de la presidencia de Trump, uno que podría enfrentar a miembros de su propio partido en su contra. Es una posición que no parece preocuparle particularmente, dado su rechazo paralelo del paquete de estímulo y el proyecto de ley de gastos de gobierno que todos los líderes republicanos habían respaldado.

En el video que rechaza la medida, Trump se quejó de una letanía de gastos federales, alegando que las los pedidos no tenían nada que ver con el alivio de covid. Los gastos en realidad se incluyeron en un proyecto de ley de gastos general que se convirtió en un vehículo legislativo para el estímulo y no forma parte del proyecto de ley de ayuda en sí.

Y una inspección más cercana de ellos reveló que las cosas de las que Trump se quejaba se ajustan casi exactamente a lo que la Casa Blanca había solicitado en su presupuesto anual de 2021, que se publicó a principios de este año.

Incluso los principales aliados del presidente en el Congreso no parecen saber lo que está haciendo Trump. El líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, en una llamada con miembros de su conferencia el miércoles, dijo que Trump no se ha comprometido explícitamente a vetar la medida conjunta de alivio del coronavirus y financiación del gobierno. En cambio, le dijo de manera algo ambigua a los republicanos de la Cámara que necesitaban encontrar una manera de abordar las preocupaciones del presidente.

Eso hizo poco para calmar la frustración de algunos miembros. El representante Don Bacon, un republicano de Nebraska, dijo que Trump había echado a los republicanos, que votaron por el paquete en grandes cantidades, «debajo del autobús», según una persona en la llamada.

Un funcionario republicano dijo que Trump simplemente buscaba vengarse de los líderes republicanos del Senado, incluido el líder de la mayoría, Mitch McConnell, y el republicano número dos en la cámara, John Thune, quien ayudó a negociar el paquete. Ambos han desalentado los esfuerzos para desafiar los resultados del Colegio Electoral el próximo mes.

«La rabieta de Trump no tiene nada que ver con el tamaño del cheque o el gasto; estaba plenamente consciente de las negociaciones llevadas a cabo en su nombre por (el secretario de la Casa Blanca Mark) Meadows y (el secretario del Tesoro Steven) Mnuchin y nunca dijo nada», dijo el funcionario a Jake Tapper de CNN. «Se trata de que McConnell y Thune reconozcan lo inevitable. Cuando se trata de desahogar la ira y buscar venganza frente a millones que pierden la ayuda por desempleo el día después de Navidad y millones que pierden apartamentos y millones de pequeñas empresas que se hunden, no hay competencia: su ego siempre viene primero».

Sin embargo, no solo los miembros del Congreso reconocen la derrota de Trump. El personal de la Casa Blanca recibió un correo electrónico el miércoles en el que se detallaba el próximo proceso de salida, incluido el modo de empacar sus escritorios, limpiar sus refrigeradores y microondas y la información sobre el cronograma para la entrega de sus cheques de pago finales, según un correo electrónico visto por CNN.

Unas horas después, llegó otro correo electrónico informándoles que ignoraran el mensaje anterior. No se dio ninguna razón para esto, pero la oficina de administración de la Casa Blanca dijo que «se compartirá información actualizada en los próximos días».