CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Política

Algunos republicanos planean impugnar la victoria en el Colegio Electoral de Biden. Esto es lo que sucedió cuando los demócratas impugnaron la reelección de Bush

Por Jeremy Herb

(CNN) -- Cuando el Congreso se reunió para contar los resultados de las elecciones presidenciales de 2004, la entonces senadora Barbara Boxer se quedó sola en el Senado para oponerse a la victoria de reelección del presidente George W. Bush en Ohio sobre el demócrata John Kerry. Esto obligó a la Cámara de Representantes y al Senado a votar por segunda vez en un siglo sobre si rechazar los votos del Colegio Electoral de un estado.

Es el mismo escenario, que podría ocurrir el próximo mes con el presidente Donald Trump. El mandatario ha instado públicamente a sus partidarios en el Congreso a oponerse a la victoria del presidente electo Joe Biden. Específicamente en los estados de campo de batalla que expandieron la votación por correo en medio de la pandemia de coronavirus.

Un grupo de republicanos de la Cámara de Representantes se está preparando para objetar, y necesitan al menos un senador que se les una para obligar a las cámaras a votar sobre el asunto. Si bien el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, instó en privado a los republicanos del Senado a mantenerse alejados, varios senadores se han negado a descartar la participación, y el nuevo senador republicano electo Tommy Tuberville, de Alabama, ha dejado abierta la posibilidad de que se una al esfuerzo.

Los demócratas e incluso algunos republicanos advierten contra una impugnación. A pesar del precedente sentado por Boxer. En una entrevista con CNN, ella dijo que las circunstancias son totalmente diferentes este año, cuando Trump y sus aliados buscan revertir el resultado de una elección nacional, que cuando se unió a la entonces representante demócrata de Ohio, Stephanie Tubbs Jones, para oponerse a la derrota de Kerry.

"Nuestra intención no era revertir la elección de ninguna manera. Nuestra intención era enfocarnos en la supresión de votantes en Ohio", dijo la demócrata jubilada de California. Ella dijo que su objeción fue su momento de mayor orgullo en el Senado. "Están hablando del voto, de que la presidencia le fue robada a Donald Trump. Ni siquiera es una comparación cercana".

publicidad
Primer discurso de Biden tras votación del Colegio Electoral 14:00

Los votos del Colegio Electoral

El Congreso contará los votos del Colegio Electoral en una sesión conjunta el 6 de enero, lo que representa la última oportunidad de Trump para intentar anular el resultado electoral que perdió ante Biden. En realidad, los aliados republicanos de Trump tienen prácticamente cero posibilidades de cambiar el resultado, solo pueden retrasar la inevitable afirmación de Biden como el ganador en el Colegio Electoral y como el próximo presidente.

Eso no ha impedido que Trump —quien ha difundido teorías de conspiración infundadas para afirmar falsamente que ganó las elecciones— presione para que el Congreso discuta el resultado el próximo mes. Justo antes de Navidad, Trump recibió en la Casa Blanca a los republicanos de la Cámara de Representantes que han estado encabezando el esfuerzo por objetar los resultados del Colegio Electoral. Ese grupo lo encabeza el representante republicano Mo Brooks, de Alabama.

"Creo que tenemos varios senadores, y la pregunta no es si, sino cuántos", dijo Brooks la semana pasada.

Brooks dijo que los republicanos se están preparando para oponerse a la victoria de Biden en hasta seis estados, lo que obligaría a una docena de horas de debate en la Cámara y el Senado, convirtiendo el recuento de la victoria de Biden en un circo político.

Senador republicano entrante deja la puerta abierta para objetar el Colegio Electoral

Para forzar una votación para impugnar los resultados electorales de un estado, un senador debe unirse, por escrito, a un miembro del Congreso para objetar los resultados. McConnell, quien ha reconocido la victoria de Biden, advirtió a su conferencia que no se une al esfuerzo republicano de la Cámara de Representantes para obligar a la conferencia republicana del Senado a realizar un voto políticamente tóxico sobre si están del lado de Trump o no.

Pero Tuberville, quien venció al exsecretario de Justicia de Trump, Jeff Sessions, en las primarias republicanas de Alabama, dejó la puerta abierta la semana pasada para objetar los resultados del Colegio Electoral. Los comentarios de Tuberville llevaron a Trump a tuitear varias historias sobre el nuevo senador de Alabama que podría desafiar a McConnell y hablar con él durante el fin de semana.

"Anoche hablé con un gran caballero, Tommy Tuberville, y está muy emocionado", le dijo Trump a Rudy Giuliani durante una breve llamada al programa de radio WABC de Giuliani el 20 de diciembre.

"Dijo: 'Me hiciste el político más popular en Estados Unidos'", agregó Trump. "Él es genial".

Si Tuberville u otro senador se sumaran a las objeciones de la Cámara, las dos cámaras se separarían y debatirían la objeción de cada estado durante dos horas antes de votar. Debido a que los demócratas controlan la Cámara, el esfuerzo tiene efectivamente cero posibilidades de éxito. Incluso en un Senado controlado por los republicanos, varios republicanos han dicho que no hubo fraude generalizado.

"En el Senado fracasaría rápidamente", dijo la semana pasada el senador de Dakota del Sur, John Thune, el segundo republicano del Senado. "Simplemente no creo que tenga mucho sentido hacer que todos pasen por esto cuando sabes cuál será el resultado final".

Amenazas contra funcionarios por supuesto fraude electoral 2:33

Objeciones anteriores al Colegio electoral han fracasado sin el respaldo del Senado

La sesión conjunta para contar los votos del Colegio Electoral el 6 de enero estará dirigida por el vicepresidente Mike Pence. Él asistió a la reunión del lunes, en la Casa Blanca, con Trump y los republicanos de la Cámara, planteando preguntas sobre cómo manejará estar en la incómoda posición de afirmar la victoria de Biden sobre su propia fórmula presidencial.

Es la misma posición que enfrentó el ex vicepresidente Al Gore en 2001 luego de su mínima derrota ante Bush, que se redujo a un recuento disputado en Florida. Durante esa votación, los demócratas de la Cámara de Representantes protestaron por el resultado de Florida, pero ningún senador se opuso y el esfuerzo fracasó.

Eso es también fue lo que sucedió en 2017, cuando un grupo de demócratas de la Cámara se opuso a la victoria de Trump en varios estados, citando la interferencia electoral de Rusia y los problemas con la supresión de votantes. Sin embargo, ningún senador se unió a los miembros de la Cámara y Biden, quien presidía la sesión en su papel de presidente del Senado, cedió y desestimó las objeciones, certificando a Trump como el ganador.

"Estábamos tratando de centrar la atención en los esfuerzos [del presidente ruso, Vladimir] Putin para socavar y sabotear las elecciones estadounidenses", dijo el representante de Maryland Jamie Raskin, uno de los demócratas que planteó una objeción en el Senado en 2017. "Ciertamente hay una mucha más evidencia de los ciberataques de Vladimir Putin contra el Comité Nacional Demócrata y la campaña de [Hillary] Clinton y los esfuerzos para manipular la opinión pública estadounidense a través de las redes sociales que de cualquier fraude o corrupción en las elecciones de 2020".

Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes han citado objeciones demócratas anteriores, incluidas las objeciones de Boxer y los demócratas de la Cámara de 2017, para justificar la objeción a la  victoria de Biden el próximo mes.

"Si algún republicano lo hizo, claramente no es la primera vez que se hace", dijo la semana pasada el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Steve Scalise, quien aún no ha reconocido a Biden como presidente electo. "Todos los presidentes republicanos en los últimos tres mandatos han sido objetados por los demócratas".

"La gente quería estrangularme"

En 2005, Boxer unió fuerzas con Tubbs Jones para protestar por la victoria de Bush en Ohio, que fue el estado decisivo en la victoria electoral de 2004 de Bush contra Kerry.

Desde que se aprobó la Ley de Conteo Electoral en 1887, fue solo la segunda vez que una protesta obligó a las dos cámaras a votar para aceptar el resultado del Colegio Electoral de un estado, según el Servicio de Investigación del Congreso. El primero fue por un solo elector "infiel" de Carolina del Norte que votó en 1969 por George Wallace en lugar de Richard Nixon. Esa objeción también fue rechazada por ambas cámaras.

Boxer dijo que Tubbs Jones, quien murió en 2008, la convenció de unirse a la objeción de 2005 mostrándole los problemas que ocurrieron con los votos de Ohio, incluyendo filas de horas en las urnas, máquinas de votación rotas y altas tasas de rechazo de boletas provisionales en las comunidades negras del estado.

"Esta objeción no tiene en su raíz la esperanza o incluso el indicio de anular la victoria del presidente", dijo Tubbs Jones en el pleno de la Cámara cuando las dos cámaras se separaron para debatir. "Pero es una oportunidad necesaria, oportuna y apropiada para revisar y remediar el proceso más precioso de nuestra democracia".

En el Senado, los compañeros demócratas de Boxer hablaron en apoyo de abordar los problemas con la supresión de votantes. Pero cuando llegó el momento de votar, solo Boxer emitió un voto para sostener la protesta. Perdió 74-1.

En la Cámara, el voto fue 267-31 en contra de la objeción y se contaron los votos de Ohio.

"Fue uno de mis momentos de mayor orgullo, aunque estaba sola", dijo Boxer a CNN. "Fui muy impopular ese día en el Senado, la gente quería estrangularme".

En las semanas posteriores a haber planteado la objeción del Colegio Electoral, Boxer y Tubbs Jones se unieron a la entonces senadora Hillary Clinton para presentar una nueva legislación sobre el derecho al voto, aunque no avanzó en el Senado controlado por los republicanos.

"Mirando hacia atrás, creo que fuimos tan profundos porque después de eso, las cosas empeoraron aún más con la supresión de votantes", dijo Boxer. "Esperábamos que nuestra adopción de esa posición sentaría las bases para la legislación, pero nunca podríamos lograrlo en el Senado republicano. Simplemente no pudimos sacarlo a la luz".

-- Manu Raju, Ali Zaslav, Daniella Diaz y Kaitlan Collins y Sarah Westwood, de CNN, contribuyeron a este informe.