CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

El senador Josh Hawley retrasará la ratificación de la victoria de Biden al forzar votación sobre resultados del Colegio Electoral

Por Jeremy Herb, Phil Mattingly, Lauren Fox

(CNN) –– Josh Hawley, senador republicano de Missouri, dijo este miércoles que objetará cuando el Congreso cuente los votos del Colegio Electoral, la próxima semana. Una medida que obligará a los legisladores, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, a votar si aceptan los resultados de la victoria del presidente electo, Joe Biden.

Hawley es el primer senador que anuncia sus planes para objetar los resultados. Lo cual es significativo porque se requiere que un miembro de la Cámara de Representantes y uno del Senado presenten una objeción cuando el Congreso cuente los votos del Colegio Electoral, el próximo 6 de enero.

Ahora bien, la objeción no cambiará el resultado de las elecciones. Solamente, retrasará la inevitable ratificación de la victoria de Biden en las elecciones de noviembre sobre el presidente Donald Trump. Los demócratas rechazarán cualquier objeción en la Cámara. Además, varios senadores republicanos han argumentado contra una objeción que proporcionará una plataforma para las infundadas teorías de conspiración de Trump, que afirman que le robaron las elecciones.

Otros senadores aún pueden unirse a la objeción de Josh Hawley. Además, la medida pondrá a muchos de los republicanos en el Senado en una posición política difícil. Justamente, los obligará a decidir si ponerse del lado de Trump o de la voluntad popular de los votantes.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, instó en privado a los republicanos del Senado a no unirse al grupo de representantes que planea objetar. John Thune, otro alto miembro del liderazgo, se opuso públicamente a la medida. Lo que provocó una reprimenda de Trump en Twitter y la amenaza de un desafío en las primarias.

publicidad
josh hawley

El senador Josh Hawley, republicano de Missouri, habla en una audiencia en el Capitolio a principios de este año.

Trump ha presionado para que el Congreso intente anular el resultado de las elecciones. Esto, luego de que los intentos de su campaña por lograrlo a través de los tribunales fueran rechazados repetidamente.

McConnell dejó claro en su conferencia que objetar es un esfuerzo infructuoso que no solo prolongará el proceso, sino que obligará a muchos republicanos a votar en contra de Trump cuando se complete el procedimiento. Los principales asistentes de McConnell han compartido puntos de vista similares con miembros del Partido Republicano del Senado, dicen sus asesores.

Pero eso no ha impedido que varios senadores republicanos mantengan abierta la opción. Es una opción que los ubica entre McConnell, quien continuará sirviendo como líder del partido en el Senado y el republicano de más alto rango en el país, y Trump, quien pronto dejará el cargo, pero cuyo poder dentro del partido, especialmente con su base, permanece incuestionable.

No hay evidencia de fraude generalizado en las elecciones. Tampoco, en el comunicado que explica su decisión de objetar, Josh Hawley presentó acusaciones de fraude generalizado. El senador afirmó que algunos estados, como Pensilvania, no siguieron sus propias leyes. Aunque, los problemas relacionados con las reglas de votación por correo de Pensilvania se litigaron antes de las elecciones. Hawley también se quejó de la forma en que las empresas de redes sociales, como Facebook y Twitter, manejaron el contenido relacionado con las elecciones.

«No puedo votar para certificar los resultados del Colegio Electoral, el 6 de enero, sin mencionar el hecho de que algunos estados, especialmente Pensilvania, no siguieron sus propias leyes electorales estatales», dijo Hawley. «Como mínimo, el Congreso debería investigar las acusaciones de fraude electoral. Y adoptar medidas para asegurar la integridad de nuestras elecciones. Pero el Congreso hasta ahora no ha actuado».

Josh Hawley también citó objeciones demócratas previas durante el recuento de votos del Colegio Electoral. En ese sentido señaló que así como los demócratas tenían «derecho a hacerlo», «ahora aquellos de nosotros preocupados por la integridad de esta elección tenemos derecho a hacer lo mismo».

Congresista republicano pide a Pence que desconozca resultados del colegio electoral 2:31

Si se presenta una objeción de un legislador tanto en la Cámara como en el Senado durante la sesión conjunta del Congreso, las dos cámaras se separan y debaten el asunto durante dos horas. Esto, antes de votar si se sostiene la objeción.

El representante Mo Brooks, republicano de Alabama, encabeza el esfuerzo para objetar en la Cámara de Representantes. A principios de este mes, señaló que los republicanos consideran oponerse a seis estados que ganó Biden. Lo que significa hasta 12 horas de debate, que convertirían el proceso en un circo político. Y que, incluso, podría extenderse a un segundo día de debate.

Los demócratas de la Cámara se opusieron a la victoria de Trump en varios estados en 2017. También a la victoria del presidente George W. Bush en Florida, en 2001, pero ningún senador se les unió y el esfuerzo murió.

La última vez que las cámaras votaron sobre una objeción fue en 2005. En ese momento, la entonces senadora Barbara Boxer, una demócrata de California, se unió a la entonces representante Stephanie Tubbs Jones, demócrata de Ohio, para oponerse a la victoria de Bush en Ohio. Hawley citó la objeción en su comunicado de este miércoles.

Pero Boxer le dijo a CNN, a principios de este mes, que las circunstancias de la objeción eran completamente diferentes a los esfuerzos del Partido Republicano para anular la victoria electoral de Biden.

«Nuestra intención no era revertir la elección de ninguna manera. Nuestra intención era enfocarnos en la supresión de votantes en Ohio», dijo Boxer, quien se retiró del Senado. «Ellos están hablando del voto sobre que la presidencia le fue robada a Donald Trump. Ni siquiera es una comparación cercana».