CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Es un año nuevo pero la política de 2020 sigue presente: 20 días más de Trump y sus esfuerzos por revertir la elección

Por Zachary Wolf

(CNN) — Finalmente llegamos al 2021. Pero si bien todos en la Tierra han tenido suficiente del año anterior, los estadounidenses deben prepararse para un poco más de 2020, al menos al comienzo ya que una gran parte de los legisladores republicanos apoyan el esfuerzo de Donald Trump por revertir las elecciones.

Habrá 20 días más de Trump y su actitud será feroz. El presidente ha traído su teatro a Washington temprano, tal vez dándose cuenta de que su tiempo en la Casa Blanca se reduce a días. También espera presionar a los legisladores republicanos para que respalden sus alocadas e inexactas afirmaciones de fraude cuando los votos electorales que sellan su salida se cuenten en lo que normalmente es una ceremonia anticuada.

También viajará a Georgia para su último mitin político como presidente, cuando aliente a los votantes allí a que se presenten en la importante segunda vuelta del 5 de enero y protejan la mayoría republicana en el Senado. En el momento de escribir este artículo, hay dos complicaciones en desarrollo para Trump. Ha pasado meses atacando al sistema electoral como fraudulento, particularmente en Georgia, donde perdió. Y uno de los candidatos republicanos, el senador David Perdue, tendrá que estar en cuarentena después de entrar en contacto con alguien que dio positivo por covid-19.

Habrá un espectáculo el 6 de enero. Jake Tapper de CNN informó el jueves que hasta 140 republicanos de la Cámara podrían votar para eliminar los votos electorales de los estados indecisos. Esa es una gran mayoría de los republicanos en la Cámara que intenta revertir las elecciones y jura lealtad al presidente.

Es un voto más fácil en la Cámara, donde las objeciones a la elección están destinadas a caer en contra de la mayor cantidad de demócratas en esa corporación legislativa.

Los senadores que se mordieron la lengua durante su presidencia tendrán la oportunidad de encontrar su independencia.

publicidad

Habrá llamadas a la cordura. El senador de Nebraska Ben Sasse criticó a quienes objetarían los votos electorales de Pensilvania, y quizás de otros estados, cuando se contabilicen el 6 de enero.

«He estado instando a mis colegas a que también rechacen esta peligrosa estratagema», escribió Sasse en una publicación de Facebook de seis partes, después de que el senador Josh Hawley, un republicano de Missouri, dijera que él sería el senador que obligue a votar las objeciones.

Será un voto agravante para los republicanos del Senado que se postulan para la reelección en 2022, cuando el partido defiende más escaños en el Senado que los demócratas.

Habrá una división en el Partido Republicano. Un voto a favor de las objeciones que quiere Trump es un voto a favor de la teoría de la conspiración sobre los hechos y en contra de la voluntad democrática del país.

Un voto en contra de las objeciones es aceptar la decisión de la gente pero desafiar a las bases del Partido Republicano y fallar en una prueba de lealtad a Trump, probablemente llevando a un enfrentamiento en las primarias en el futuro cercano.

Pocos republicanos del Senado quieren tomar esta decisión, razón por la cual los líderes del partido habían tratado de protegerse de ella. Pero ahora que Hawley ha decidido objetar, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, ha dejado en claro a los legisladores que les está dando espacio para votar en conciencia, según una fuente familiarizada con una conferencia telefónica del jueves en la que McConnell le pidió a Hawley —que no estaba presente— explicar su razón de ser.

Aún así, McConnell dijo a sus colegas que incluso con una carrera tan larga como la suya, el voto marcaría uno de los más importantes, quizás el más significativo, que haya emitido en su vida, y que marcaría lo mismo para todos los senadores en la llamada, dijeron a CNN dos personas familiarizadas con la llamada.

Pero esta división en el partido se trasladará a otras cuestiones. A medida que Trump interviene, sin estar limitado por ningún tipo de responsabilidad oficial, su influencia sobre el partido se pondrá a prueba.

Los tuits del presidente Trump a favor de los cheques de estímulo de 2.000 dólares consiguieron que varios senadores republicanos respaldaran la idea, aunque McConnell efectivamente la mató.

Cuando el expresidente Trump tuitee a favor de algo, ¿prestarán atención los republicanos?

Habrá un ajuste de cuentas sobre la cuenta de Twitter del presidente. Incluso después de que deje el cargo, el presidente tendrá acceso a su cuenta de Twitter. Ha sido su modo preferido de comunicación mientras estuvo en el cargo. El problema para el futuro expresidente es que es posible que las empresas de redes sociales no le den la misma deferencia  tras dejar el cargo que le han dado como líder del mundo libre.

Twitter y Facebook han comenzado a marcar como sospechosas las publicaciones en las que difunde falsedades sobre su derrota electoral, pero pronto puede resultar difícil para esas empresas justificar que le permitan a Trump de hecho publicarlas en primer lugar.

Se han suspendido cuentas por menos de lo que Trump hace a diario y las empresas de redes sociales se verán presionadas de inmediato para censurar a Trump, quizás suspendiendo su cuenta.

Los efectos de tal decisión, si ocurriera, serían interesantes no solo para ver si su poder de influencia se recorta sin su plataforma, sino también para acelerar el escrutinio republicano de la «Sección 230«, una disposición de la ley de telecomunicaciones que separa a empresas del contenido que los usuarios publican en sus sitios.

Habrá una división entre los demócratas. Es mucho más fácil estar unidos en la búsqueda del poder que permanecer unidos en el poder. Trump, para su crédito, fue capaz de unir de manera efectiva a los republicanos, a menudo a través del miedo y la intimidación, durante su mandato. Como presidente, es poco probable que Biden use esas mismas tácticas. Y tendrá que lidiar con los progresistas de izquierda que quieren más atención a grandes problemas como el cambio climático y la desigualdad, que requieren un cambio sistémico que los moderados de su partido tienen menos interés en perseguir. Dentro de un año, será mucho más fácil para los republicanos concentrarse en las políticas de Biden, y es probable que sea un presidente relativamente moderado, de una manera que moleste y desanime a los progresistas. El senador de Vermont Bernie Sanders no permitirá que Biden tome la ruta moderada. Tampoco lo harán la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, la representante de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez o el Grupo Legislativo Negro del Congreso.

La prueba de estas divisiones ya es evidente en el escrutinio que Biden ha enfrentado por parte de los progresistas en la selección de su gabinete.

Su capacidad para navegar por las demandas de los grupos que se unieron por su campaña y sortear la obstrucción republicana determinará si puede hacer algo en la Casa Blanca.

Habrá mayoría en el Senado. Simplemente no sabemos todavía qué partido la tendrá. Eso depende de lo que suceda el martes en la segunda vuelta del Senado de Georgia. Si ganan los dos republicanos que actualmente tienen los escaños —los senadores David Perdue y Kelly Loeffler—, los republicanos tendrán 51 votos y controlarán el Senado. Dada la experiencia de McConnell en obstrucción y su interés en las elecciones intermedias de 2022, una mayoría de 51 escaños podría ser el mayor dolor de cabeza presidencial de Biden. Si ganan los rivales demócratas —Jon Ossoff y Raphael Warnock—, el empate 50-50 resultante no les dará a los demócratas mucho margen de maniobra para aprobar legislación, pero les dará la capacidad de obtener medidas en el Senado con la vicepresidenta electa Kamala Harris siendo capaz de romper empates como presidenta del Senado.

Habrá mucho más covid-19. El comienzo de la presidencia de Biden probablemente se juzgará más por lo que hace para impulsar el uso de las vacunas contra el covid-19 que por cualquier gran propuesta política. El país está en guerra con la enfermedad y, mientras se prepara para asumir el cargo, miles de estadounidenses mueren cada día. Prometió «mover cielo y tierra» para hacer llegar las vacunas a los estadounidenses, algo más fácil de decir que de hacer mientras navega por el escepticismo público de las vacunas.

Habrá algo nuevo. Piensen en el comienzo de 2020, cuando aún no se sabía que el covid-19 estaría en el país, y la historia política predominante fue el histórico juicio político a Trump por presionar a gobiernos extranjeros para que lo ayudaran a manchar a Biden.

Un año después, esas palabras parecen algo de una época diferente. El covid-19 se enfurece en su impacto, el juicio político se siente como una nota al pie de la historia y, en lugar de sufrir el sabotaje de Trump, Biden pronto será presidente.

Este año seguramente incluirá sus propios giros, y nuestra visión colectiva de este período extraño y tumultuoso cambiará a medida que se extienda a través del tiempo y las perspectivas.