CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | El día en que Estados Unidos se dio cuenta de lo peligroso que es Donald Trump

Por Maeve Reston, Kevin Liptak

(CNN) — Cuando se escriba la historia de la 45ª presidencia, el miércoles 6 de enero será el día en que Estados Unidos se dio cuenta de lo peligroso que era realmente el presidente Donald Trump.

En el lapso de horas, el país finalmente fue testigo del precio de su experimento de cinco años que convirtió su proceso electoral en un reality show que produjo un megalomaníaco desquiciado como comandante en jefe que amasó tanto poder a través de sus mentiras y sus temores que supo diseñar una insurrección como acto final que dejó a la democracia colgando de un hilo.

El asedio del miércoles en el Capitolio marcó la culminación de la búsqueda de muchos años de Trump para cultivar una base ferozmente leal que haría cualquier cosa por él jugando con sus miedos y resentimientos mientras los atraía a creer sus incesantes mentiras sobre los siniestros motivos del gobierno, el fraude electoral y su propia conducta.

Las consecuencias fueron mortales: cinco personas fallecieron como resultado de los disturbios del miércoles, incluido un agente de policía del Capitolio. Algunos de los simpatizantes de Trump estaban armados y listos para la guerra: un hombre de Alabama supuestamente estacionó una camioneta con 11 bombas caseras, un rifle de asalto y una pistola a dos cuadras del Capitolio horas antes de que las autoridades lo descubrieran, según los fiscales federales. Otro hombre supuestamente apareció con un rifle de asalto y cientos de rondas de municiones, y les dijo a sus conocidos que quería disparar o atropellar a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Se encontraron bombas de tubo cerca de la sede de la Comisión Nacional Republicana y la Comisión Nacional Demócrata mientras las autoridades intentaban disipar a la turba y asegurar el Capitolio.

Pero tres días después, Trump no parece más consciente de las consecuencias de sus acciones que el día de los disturbios cuando se deleitó con el caos. Refugiado en la Casa Blanca con un círculo de asistentes cada vez más pequeño, no ha ofrecido ningún remordimiento por incitar a la multitud y solo ha ofrecido una denuncia forzada de sus acciones. Los asistentes, cansados ​​y disgustados, se niegan a acercarse a él. Su línea central con el mundo exterior, Twitter, fue cortada el viernes por la noche. Las personas que lo admiraban, trabajaban para él y lo seguían por senderos oscuros antes, ahora dicen que ha cruzado a un lugar delirante, completamente alejado de la realidad.

publicidad

Los simpatizantes del presidente Donald Trump escalan el muro oeste del Capitolio de Estados Unidos el miércoles 6 de enero de 2021 en Washington.

Los impactantes eventos del miércoles se remontan al inicio de la candidatura de Trump. Desde los primeros días de la carrera presidencial de 2016, sus mítines crepitaron de tensión e ira, un testimonio de su habilidad para encontrar las líneas divisorias en cuestiones de clase y raza y explotarlas para atraer seguidores que se sentían marginados y agraviados por sus líderes. Sus partidarios estaban sedientos de un líder carismático como él que empoderara a la «mayoría silenciosa» y sirviera de voz para sus quejas. Los emocionó mientras atacaba las normas sociales y las barreras de la democracia, al tiempo que ofrecía un refugio seguro al supremacismo, a los teóricos de la conspiración, renegados antigubernamentales, racistas y activistas antisemitas que se alineaban detrás de una figura política que canalizaba su ira a cambio de su fidelidad.

Mientras pasaba de una maniobra impactante a la siguiente, Trump atrajo la atención constante de la prensa, ampliando su universo de seguidores mientras usaba Twitter como su megáfono. Al amenazar con castigar a sus críticos y despedir a los funcionarios públicos que intentaron controlar su sed de poder, intimidó a los miembros del Partido Republicano y a sus propios ayudantes, quienes se convirtieron en cómplices de su desintegración de la democracia. Mientras tanto, gran parte de Estados Unidos se volvió insensible a su acto de circo, haciendo caso omiso del poder magnético del trumpismo como si fuera una moda pasajera.

Trump enfrenta consecuencias

Todo eso cambió el miércoles cuando el país vio a la turba animada por Trump escalar los muros del Capitolio, golpeando a los agentes de policía mientras atravesaban las puertas y ventanas del edificio histórico, rompiendo vidrios para forzar su camino con tubos de metal, palos y otras armas. Los legisladores de ambos partidos se vieron obligados a esconderse debajo de los asientos en sus respectivas cámaras antes de ser evacuados a lugares seguros, ya que los insurrectos saquearon las oficinas del Congreso e intentaron ocupar la sede del gobierno de la nación el día en que el Congreso certificaba al presidente electo Joe Biden como el ganador de las elecciones de 2020. La barbarie del día fue subrayada por informes escalofriantes de que algunos de los fieles de Trump estaban a la caza del vicepresidente Mike Pence, quien se había negado a acceder a la demanda del presidente de que revirtiera los resultados electorales y presidía el escrutinio del Colegio Electoral.

A medida que se desarrollaba el horrible motín en la «casa del pueblo», quedó claro que Trump finalmente había ido demasiado lejos. Su capital político ya estaba debilitado por las derrotas de los republicanos en dos elecciones de segunda vuelta en Georgia que fueron envenenadas por las mentiras del presidente sobre el fraude electoral, y algunos en el Partido Republicano culparon abiertamente a Trump por la pérdida resultante de la mayoría en el Senado.

Y la ruptura de las barricadas que ponían en peligro la vida de los legisladores de la nación empezó a romper -al menos por ahora- el hechizo que Trump ha lanzado sobre su partido. Cuando se restableció el orden, algunos republicanos indignados condenaron al presidente por su papel en la incitación a la violencia; otros señalaron que era hora de seguir adelante y reconstruir el Partido Republicano después de cuatro años en los que el presidente ha tratado de intimidarlos para que se sometan.

Con los demócratas ahora preparados para el control total del Congreso, Trump ahora enfrentaba consecuencias reales por sus acciones. Durante la certificación de resultados de la noche a la mañana, que había sido retrasada por los alborotadores, comenzaron los rumores entre los miembros demócratas del Congreso sobre si podría ser derrocado a través de la Enmienda 25 o ir a juicio político por segunda vez para evitar que vuelva a ocupar el cargo.

El ímpetu solo aumentó entre los demócratas para el juicio político por la vía rápida a partir de la próxima semana, y el último borrador de la resolución obtenido por CNN incluía un artículo de juicio político por «incitación a la insurrección». Sin embargo, muchos republicanos dicen que ese paso es inútil para un presidente al que le quedan menos de dos semanas de su mandato.

Aun así, mientras se retiraba el cristal de los terrenos del Capitolio, algunos legisladores republicanos consideraron apoyar su juicio político. Más de una docena de funcionarios del gobierno, incluidos dos secretarios generales, han renunciado alegando su preocupación por la respuesta de Trump a los disturbios.

«Quiero que renuncie. Lo quiero fuera. Ha causado bastante daño», dijo la senadora de Alaska Lisa Murkowski al Anchorage Daily News en un informe publicado el viernes, convirtiéndola en la primera senadora republicana en pedir a Trump que renuncie debido al alboroto.

Los manifestantes que apoyan al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, irrumpen en el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero de 2021 en Washington.

El senador republicano Ben Sasse de Nebraska, un crítico frecuente de Trump que favoreció la absolución de Trump en el primer juicio político el año pasado, indicó el viernes durante una entrevista en el programa de radio de Hugh Hewitt que considera seriamente votar para destituir al presidente una vez se introduzcan los artículos de juicio político. «Hay muchas preguntas a las que debemos llegar al fondo», afirmó.

Sasse también expresó su preocupación por la respuesta de Trump a los disturbios, y señaló que altos funcionarios de la Casa Blanca le habían dicho que Trump «quería el caos en la televisión» y estaba «confundido acerca de por qué otras personas de su equipo no estaban tan entusiasmadas como él» mientras los manifestantes golpeaban a la Policía del Capitolio tratando de entrar al edificio.

«La pregunta de ‘¿fue el presidente negligente en su deber?’ Esa no es una pregunta abierta. Lo fue», dijo el republicano de Nebraska.

Previamente, el senador republicano de Utah Mitt Romney, el único senador republicano que votó para condenar a Trump en 2020, calificó la invasión del Capitolio del miércoles como «una insurrección incitada por el presidente», y el senador John Thune de Dakota del Sur, miembro del equipo de liderazgo republicano, señaló que la combinación de las derrotas en las contiendas por el Senado de Georgia y el asalto al Capitolio subrayó la necesidad del Partido Republicano de ir más allá de Trump.

«Nuestra identidad durante los últimos años se ha construido alrededor de un individuo», expresó Thune a CNN esta semana. «Tienes que volver a donde se basa en un conjunto de ideales, principios y políticas».

Ante las renuncias del personal y un juicio político inminente, Trump hizo un magro intento de mitigar el daño al finalmente reconocer que no cumplirá un segundo mandato en un video pregrabado el jueves por la noche. No obstante, al día siguiente, tuiteó que sus simpatizantes tenían una «voz gigante» y dijo que no asistiría a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, un indicio de que continuaría sus esfuerzos por deslegitimar los resultados de las elecciones.

Esa fue la gota que colmó el vaso para Twitter, que anunció que suspendería permanentemente la cuenta de Trump «debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia». Con su destino político en juego, había sido silenciado, al menos por el momento.

El día que encapsuló el peligro de Trump

Durante semanas, mientras avanzaba con los falsos reclamos de que las elecciones presidenciales estaban manipuladas y envueltas en fraudes, Trump provocó entusiasmo por la certificación de resultados del 6 de enero, invitando a sus partidarios a descender sobre Washington y prometiendo que sería «salvaje».

Llegó a la Elipse para dirigirse a la «Marcha por Salvar Estados Unidos» ​​poco después de que su abogado personal Rudy Giuliani calentara a la multitud al sugerir falsamente que las máquinas de votación estaban «torcidas» e insistir en que Pence podría cambiar el resultado de las elecciones, cosa que el vicepresidente no tenía el poder de hacer. «¡Hagamos juicio por combate!» dijo el exalcalde de Nueva York a la multitud mientras esperaban al presidente.

Detrás de la escena, el hijo de Trump y su novia, Kimberly Guilfoyle, se grabaron a sí mismos bailando al son de la banda sonora y animando a los partidarios de Trump a «pelear».

El presidente Donald Trump llega para hablar en un mitin el miércoles 6 de enero de 2021 en Washington.

Incitando a la multitud con un discurso lleno de mentiras, incluido que «los estados fueron defraudados» en las elecciones y «quieren volver a votar», Trump provocó ira hacia su vicepresidente, y le dijo a la multitud una vez más que esperaba que Pence «hiciera lo correcto», presionándolo para que desechara los resultados de las elecciones, lo que habría sido ilegal y más allá de los límites de su autoridad constitucional.

Ya sabía que su vicepresidente no daría ese paso. Pence le había informado en una tensa conversación que no podía anular los resultados de las elecciones, lo que llevó a Trump a maldecirlo, según una fuente familiarizada con la conversación. Pero Trump no cedió en el mitin del miércoles mientras criticaba a los «republicanos débiles» y «republicanos patéticos» que se negaban a ceder a sus caprichos, al tiempo que llamaba «guerreros» a los legisladores que planeaban impugnar los resultados electorales.

«Caminaremos hasta el Capitolio. Y vitorearemos a nuestros valientes senadores y congresistas y mujeres», dijo el presidente mientras ordenaba a la multitud para la acción. «Nunca recuperarás nuestro país con debilidad, tienes que mostrar fuerza y ​​tienes que ser fuerte».

Pero cuando sus simpatizantes marcharon por Pennsylvania Avenue y comenzaron su asalto al Capitolio, Trump había regresado a la Casa Blanca consumido por sus planes para anular una elección que perdió con 232 votos electorales contra los 306 de Biden. Para consternación de sus asistentes, estaba encantado de ver el motín que hirió a decenas de agentes y envió temores de un golpe de estado a toda velocidad por el Capitolio. Los asistentes se esforzaron para que entendiera la gravedad de la situación. El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, uno de los aliados más acérrimos del presidente, tuvo un «intercambio acalorado» con el presidente cuando la turba invadió el edificio del Capitolio, instándolo a denunciar el ataque y tratar de sofocar la violencia, según una fuente informada sobre la conversación. Pero Trump se negó a hacerlo. Cuando se le preguntó en Fox si esperaba que Trump abordara la situación, McCarthy solo dijo: «No lo sé».

Trump ni siquiera intentó garantizar la seguridad del vicepresidente, a pesar de que se escuchó a varios de sus simpatizantes que formaban parte de la turba violenta gritar «¿Dónde está Mike Pence?» en medio de su alboroto en el Capitolio. Esas amenazas alarmaron a Pence y su familia, dijo una fuente cercana al vicepresidente a Jim Acosta de CNN, ampliando la brecha entre el presidente y el vicepresidente.

De hecho, a medida que se desarrollaba el asedio, Trump demostró la crueldad de su narcisismo al tratar de presionar a los senadores para que desviaran la certificación de los resultados electorales, mientras temían por su seguridad en medio de un motín que había incitado.

CNN informó el viernes que Trump llamó por error al senador republicano Mike Lee a su teléfono celular personal mientras se desarrollaba el asedio e intentaba comunicarse con el senador Tommy Tuberville, republicano recién elegido de Alabama. Lee respondió a la llamada del presidente poco después de las 2 p.m. (hora de Miami), en un momento en que los senadores habían sido evacuados del Senado para protegerlos de la multitud que se acercaba. Lee le entregó su teléfono a Tuberville, confirmó un portavoz del senador a CNN, y el presidente procedió a tratar de convencer a Tuberville de que retrasara la certificación del voto del Colegio Electoral. La llamada terminó cuando los senadores fueron trasladados a un lugar seguro.

En la Casa Blanca, la hija y asesora principal de Trump, Ivanka Trump, y el secretario general, Mark Meadows, intentaron convencer a Trump de que grabara un mensaje que ordenaría a los alborotadores que se retiraran.

Pero el mensaje resultante no satisfizo a nadie mientras improvisaba, diciendo a los insurgentes que habían asaltado el Capitolio: «Los amamos. Son muy especiales».

El jueves continuó la ola de renuncias al gobierno y condenas al presidente por parte de exmiembros del personal de Trump, mientras los miembros del personal conmocionados citaron preocupaciones reales sobre la estabilidad y la continuidad del gobierno. En Capitol Hill, los legisladores republicanos expresaron su enojo por el papel de Trump en ese momento oscuro de la historia del país.

Trump se ocupó de sus asuntos, incluida la concesión de la Medalla Presidencial de la Libertad a un par de golfistas profesionales en el East Room. Sus intentos de proceder con normalidad enfurecieron aún más a algunos ayudantes.

Con el presidente cada vez más aislado, los asistentes de Trump, incluida su hija, Meadows y el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, le advirtieron que estaba en peligro real de ser destituido o llevado a juicio político. Aunque reacio a denunciar a sus partidarios, acordó grabar un segundo video publicado el jueves en el que reconoció que se acerca una nueva administración, sin felicitar a Biden. (Cipollone se encuentra ahora entre los que están considerando renunciar, le dijeron a Pamela Brown de CNN dos fuentes familiarizadas con su pensamiento).

Pero el pensamiento de Trump no había cambiado.

«Creo que el video se hizo solo porque casi todo su personal superior estaba a punto de renunciar y el juicio político es inminente», le dijo a Jim Acosta de CNN un asesor de la Casa Blanca, que habló con altos funcionarios mientras se desarrollaba la debacle. «Ese mensaje y ese tono debería haberse transmitido la noche de las elecciones … no después de que muriera la gente».

Más tarde, Trump se les apareció a algunos ayudantes como si se arrepintiera de haber grabado el anuncio y les preguntó a quienes lo rodeaban si estaba siendo bien recibido.

Los arrestos de simpatizantes de Trump que irrumpieron en el Capitolio comenzaron a acumularse el viernes, incluidos Derrick Evans, un legislador del estado de Virginia Occidental que es acusado de ingresar a un área restringida y entrar al Capitolio de EE.UU., y Richard Barnett de Arkansas, quien fue fotografiado sentado en un escritorio en la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, durante el asedio al Capitolio. Barnett fue acusado de entrar a sabiendas y permanecer en terrenos restringidos del edificio sin autoridad, entrada violenta y conducta desordenada en los terrenos del Capitolio, así como el robo de propiedad pública, indicaron el viernes funcionarios federales.

Lonnie Leroy Coffman de Alabama, quien supuestamente estacionó la camioneta con el alijo de armas cerca del Capitol Hill Club en cercanías del Capitolio, dijo a la policía que también tenía frascos de vidrio llenos de «espuma de poliestireno derretida y gasolina», una combinación que podría tener el mismo efecto del napalm si explota, según documentos judiciales, porque «hace que el líquido inflamable se adhiera a los objetos que golpea al detonar».

Si bien la posibilidad de destitución del presidente a través de la Enmienda 25 parece cada vez más remota, en parte porque Pence no tiene interés en participar en ese proceso, más republicanos centran su atención en ayudar a Biden en la transición al trabajo.

McCarthy rechazó los pedidos de juicio político a Trump el viernes, pero se refirió a Biden como el presidente electo por primera vez: «Me comuniqué con el presidente electo Biden hoy y planeo hablar con él sobre cómo debemos trabajar juntos para bajar la temperatura y unir al país para resolver los desafíos de Estados Unidos», dijo el republicano de California.

Los partidarios de Trump asaltaron el Capitolio de los Estados Unidos luego de un mitin con el presidente Donald Trump el 6 de enero de 2021 en Washington. Crédito: Samuel Corum / Getty Images

Después de que Trump indicara en uno de sus últimos tuits que no asistirá a la toma de posesión de Biden, el presidente electo expresó alivio ante la perspectiva de su ausencia el viernes, y afirmó que era una de las pocas cosas en las que habían acordado. Pence, sin embargo, sería bienvenido a asistir, dijo Biden.

Los eventos del miércoles, argumentó Biden, demostraron que Trump «no es apto para servir». Si la nación estuviese a seis meses de la inauguración, según Biden, estaría a favor de «mover todo» para sacar a Trump de su cargo, incluida la invocación de la Enmienda 25. Pero con menos de dos semanas para el final, el presidente electo dijo que estaba concentrado «en que tomáramos el control» y dejaría las decisiones sobre el juicio político al Congreso.

El apoyo del presidente a una turba el miércoles, comentó Biden, le recordó lo que sucede en las naciones con dictadores de cuerno de hojalata. Pero dijo que el hecho de que el país se dé cuenta del peligro que representa Trump podría facilitar su trabajo mientras intenta unir a un país dividido, aunque esa sigue siendo una pregunta abierta.

«Varios republicanos que son excolegas me han llamado. Están tan avergonzados y mortificados por la conducta del presidente como los demócratas», afirmó Biden el viernes. «Lo que ha hecho este presidente es arrancar la tirita hasta el final para que el país sepa quién es, de qué se trata, y cuán completamente inadecuado para el cargo es».

Jim Acosta, Zachary Cohen, Devan Cole, Jeremy Diamond, Kaitlin Collins, Betsy Klein, Sarah Mucha, Paul LeBlanc, Katelyn Polantz, Phil Mattingly, Alex Rogers, Manu Raju, Kara Scannell, Sunlen Serfaty de CNN contribuyeron a este informe.