CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Toma de posesión

Los extremistas intensifican los llamados de violencia antes de la toma de posesión

Por Robert Kuznia, Curt Devine, Scott Bronstein, Bob Ortega

(CNN) — «Trump o la guerra. Hoy. Así de simple».

«Si no sabes cómo disparar: necesitas aprender. AHORA».

«Asaltaremos los edificios gubernamentales, mataremos policías, mataremos guardias de seguridad, mataremos a empleados y agentes federales, y exigiremos un recuento».

En las semanas, días y horas previas al asedio del miércoles al Capitolio por parte de los entusiastas partidarios del presidente Donald Trump, las señales de advertencia eran claras: publicaciones en línea de grupos de odio y provocadores de derecha que agitaban por la guerra civil, las muertes de los principales legisladores y ataques a cumplimiento de la ley.

Y ahora, mientras el polvo se asienta y el país lucha por dar sentido a la violencia que dejó cinco muertos, incluido un agente de la Policía del Capitolio de EE.UU., los expertos advierten que los llamados a la violencia solo se han intensificado antes de la toma de posesión, cuando el presidente electo Joe Biden prestará juramento como comandante en jefe.

publicidad

«Vemos… charlas de estos supremacistas blancos, de estos extremistas que se sienten envalentonados en este momento», dijo Jonathan Greenblatt, director ejecutivo de la Liga Antidifamación, que rastrea y contrarresta el odio. «Estimamos plenamente que esta violencia pueda empeorar antes de mejorar».

Los simpatizantes del presidente Donald Trump irrumpen en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021 en Washington.

El caos del miércoles, que estalló durante una protesta para disuadir al Congreso de certificar los resultados de la inequívoca victoria de Biden, mostró una pérdida de control y una ruptura repentina del vínculo que durante cuatro años había mantenido a Trump, sus partidarios y el liderazgo republicano juntos en el mismo paso.

Después de que los alborotadores pasaron a través de una barricada, atacaron a agentes de policía, rompieron ventanas e irrumpieron en el edificio sagrado que fue incendiado por el ejército británico invasor en 1814, Trump hizo una tibia súplica para que se fueran a casa, aunque repitió la falsedad de que las elecciones le habían sido robadas. Los líderes republicanos esa noche, incluidos el vicepresidente Mike Pence y el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, condenaron a los alborotadores en los términos más enérgicos.

Pero todo parecía tener poco efecto en la derecha radicalizada.

«¡¡Trump prestará juramento para un segundo mandato el 20 de enero!!», dijo un comentarista en thedonald.win, un foro en línea a favor de Trump, el jueves, el día después del asedio. «No debemos dejar que los comunistas ganen. Incluso si tenemos que quemar Washington hasta los cimientos. ¡¡Mañana recuperamos Washington y recuperamos nuestro país!!»

Preocupaciones de seguridad antes de la toma de posesión de Biden

John Scott-Railton, investigador principal del Citizen Lab, un grupo de la Universidad de Toronto que monitorea la seguridad cibernética, dijo que está «terriblemente preocupado» por la toma de posesión.

«Si bien el público en general estaba horrorizado por lo que sucedió (el miércoles) en el Capitolio, en ciertos rincones del tipo de conversación de la derecha, lo que sucedió … se considera un éxito», le dijo a CNN.

En los días y semanas previos al ataque al Capitolio, abundaban las señales de que la protesta podría convertirse en violencia.

Los simpatizantes de Trump asaltan el Capitolio de Estados Unidos luego de un mitin con el presidente Donald Trump el 6 de enero.

Advance Democracy, Inc., un organismo de control independiente del gobierno, destacó las señales de alerta en las redes sociales. En los seis días previos al evento, por ejemplo, hubo 1.480 publicaciones de cuentas relacionadas con QAnon que hicieron referencia al evento y contenían términos de violencia. En Parler, según el informe, varias publicaciones hacían referencia a la guerra, incluidas declaraciones como «la guerra comienza hoy».

Ali Alexander, un activista político que ha organizado manifestaciones a favor de Trump, incluida una de las manifestaciones que convergieron en el césped del Capitolio el miércoles, acusó a la izquierda de «intentar empujarnos a la guerra». A fines de diciembre, Alexander les dijo a sus seguidores en Periscope que él y tres congresistas republicanos, los representantes Paul Gosar y Andy Biggs de Arizona y el representante Mo Brooks de Alabama, planeaban algo grande.

«Fue para generar impulso y presión y luego, ese día, cambiar los corazones y las mentes de los congresistas que aún no estaban decididos o que vieron a todos afuera y dijeron: ‘No puedo estar del otro lado de esa turba'», dijo Ali, aunque no incitó a la violencia.

CNN contactó a las oficinas de los tres congresistas, pero solo Biggs respondió, con una declaración de un portavoz que niega que haya trabajado de alguna manera con Alexander o cualquier manifestante.

«El congresista Biggs no está al tanto de haber escuchado o haberse reunido con el Sr. Alexander en ningún momento, y mucho menos de haber trabajado con él para organizar una parte de una protesta planificada», aseguró el portavoz. «No tuvo ningún contacto con manifestantes o alborotadores, ni alentó ni fomentó la concentración o las protestas. Se centró en su investigación y argumentos para trabajar dentro de los límites de la ley y estableció un precedente para restaurar la integridad de nuestras elecciones, y garantizar que todos los estadounidenses, independientemente de la afiliación a un partido, puedan volver a tener total confianza en nuestros sistemas electorales».

Se emitieron advertencias antes del asedio al Capitolio

Exaliados de Trump condenan el asalto al Capitolio 3:02

Varias organizaciones que monitorean el extremismo en línea emitieron advertencias de antemano.

El 4 de enero, la ADL publicó una extensa publicación en su blog que detallaba las amenazas de violencia relacionadas con la próxima manifestación.

«En respuesta a un usuario que se preguntó qué sucede si el Congreso ignora la ‘evidencia’ de que el presidente Trump ganó las elecciones, un usuario escribió, ‘Asalta el capitolio'», dice la publicación del blog de la ADL.

La publicación indica que aunque no estaba al tanto de ninguna amenaza creíble de violencia planeada para el 6 de enero, «si el pasado es una indicación, la combinación de una presencia extremista en los mítines y la naturaleza acalorada de la retórica sugiere que la violencia es una posibilidad».

También el 4 de enero, un análisis de riesgo de la firma de seguridad G4S indicó que «la retórica actual sugiere que habrá asistentes con intenciones violentas, incluidos grupos de milicias armadas» entre el 6 de enero y la toma de posesión.

El análisis citó numerosas publicaciones en las últimas semanas que abogaban por la violencia en el sitio de derecha thedonald.win, incluida una de fines de diciembre que decía: «Tendremos que lograr una victoria táctica real, como asaltar y ocupar el Congreso, para tener el efecto deseado».

Otro dijo: «Los patriotas que TODAVÍA, EN ESTE MOMENTO, son demasiado cobardes para tolerar la violencia, son parte del problema».

Los expertos en seguridad dijeron que estaban desconcertados por la respuesta despreocupada de las fuerzas del orden.

«La parte sorprendente de esto es por qué se vigiló de forma mucho menos agresiva», dijo Jonathan Wood, director de análisis de riesgo global de Control Risks, con sede en Londres. «Muchos analistas de seguridad se sorprendieron por la falta de seguridad y por la falta de una respuesta de seguridad sólida».

Autoridades tomadas por sorpresa

Los funcionarios federales y locales encargados de hacer cumplir la ley insisten en que no tenían idea de que se produciría el asedio.

«No hubo inteligencia que sugiriera que habría una violación del Capitolio de Estados Unidos», dijo el jefe de policía de DC, Robert Contee, en una conferencia de prensa el jueves.

Steven A. Sund, quien renunció como jefe de la Policía del Capitolio de Estados Unidos en medio de críticas por la aparente falta de preparación para lidiar con la turba violenta, dijo en un comunicado que el departamento tenía un plan sólido para abordar las «actividades anticipadas de la Primera Enmienda».

Los partidarios de Trump chocan con la policía cuando asaltan el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021.

«Pero no se equivoquen, estos disturbios masivos no fueron actividades de la Primera Enmienda; fueron un comportamiento criminal desenfrenado», afirmó el jueves.

En cuanto a la seguridad en la toma de posesión, el Servicio Secreto emitió un comunicado diciendo que sus planes para el evento se han hecho desde hace mucho tiempo.

«La toma de posesión del presidente de Estados Unidos es un elemento fundamental de nuestra democracia», indicó la agencia en un comunicado. «La seguridad y protección de todos los que participan en la 59ª Inauguración Presidencial es de suma importancia».

Robert Dodge, presidente de servicios de riesgos corporativos en G4S, que emitió la advertencia del 4 de enero, dijo que en los meses previos al 6 de enero vio «mucha retórica preocupante y hostil, que en nuestro mundo llamamos un indicador de amenaza».

Añadió que el edificio del Capitolio de Estados Unidos parecía carecer de la fortificación adecuada.

«¿Las personas que se acercan al Capitolio vieron un nivel adecuado de barreras físicas, de barreras psicológicas como carteles que decían no cruzar esta línea o serás arrestado?» comentó. «Viste cómo rompían las ventanas de vidrio. ¿Por qué no se reforzaron algunas de ellas? Parece que hubo algunos desafíos serios de seguridad física que la policía del Capitolio tuvo que mitigar».

Estadounidenses arrastrados por la desinformación

Simpatizantes de Trump intentan romper una barrera policial el 6 de enero en el Capitolio.

No son solo los elementos marginales los que se han dejado llevar por el fervor actual. Mezclados con la multitud de extremistas, nacionalistas blancos y teóricos de la conspiración de alto perfil en el césped del Capitolio el miércoles, estaban otros ciudadanos que hicieron el viaje para desafiar la certificación.

Una era la residente de Texas y excandidata a la alcaldía Jenny Cudd, cuyo lema de campaña era «Jenny para alcalde».

Después de criticar lo que describió como fraude electoral y una elección robada, pidió la muerte de quienes cometieron traición.

«Todo lo que necesitamos es un ahorcamiento público, y luego la gente comenzará a actuar correctamente, como si fuera útil si todavía tuviéramos el pelotón de fusilamiento para la pena de muerte», afirmó Cudd. «Veremos si habrá un ahorcamiento público en nuestro futuro porque todavía se considera una forma válida de muerte por traición».

Cudd publicó un video la noche anterior a las protestas, donde habló sobre cómo el día siguiente iba a ser un «alboroto».

«No sé qué piensan ustedes sobre una revolución, pero estoy totalmente de acuerdo», dijo. «En realidad, nadie quiere la guerra, nadie quiere el derramamiento de sangre, pero el gobierno trabaja para nosotros y, lamentablemente, parece que lo han olvidado mucho, así que si lo que se necesita es una revolución, que así sea».

La red de noticias de derecha OANN publicó una foto de Cudd en Twitter el miércoles por la tarde mostrándola dentro del Capitolio, con una bandera de Trump a su alrededor como una capa. Y esa noche, publicó un video desde su hotel, donde bebió una cerveza y contuvo las lágrimas mientras contaba a sus seguidores lo que había sucedido ese día.

«Cuando Pence nos traicionó fue cuando decidimos asaltar el Capitolio», aseguró.

El viernes, Cudd le dijo a un medio de comunicación de televisión local que no hizo nada ilegal.

«Caminé bastante bien por los escalones y luego había una puerta abierta al Capitolio», explicó. «Yo personalmente no derribé nada, no destruí nada».

En respuesta a una solicitud de comentarios de CNN el viernes, Cudd envió un mensaje de texto con un enlace a un video de ella misma repitiendo una versión de la declaración que hizo al medio local, diciendo: «La cultura de cancelación está en plena vigencia» y que ha «recibido varias amenazas de muerte, junto con miles de reseñas de una estrella» para su negocio.

Joel Finkelstein, director del Instituto de Investigación de Contagio de Redes en la Universidad de Rutgers, señaló que las conspiraciones en la web se han multiplicado desde sitios más pequeños y oscuros como 8kun frecuentado por seguidores de QAnon a sitios más convencionales como Facebook, Twitter e Instagram. El resultado, dijo, es que muchas de las personas atraídas a las protestas del miércoles no eran extremistas sino estadounidenses comunes que no entendieron que les habían mentido.

Imágenes muestran el caos de la turba dentro del Capitolio 3:58

«Estos son nuestros vecinos, estos son nuestros vecinos y amigos», afirmó. «Son personas que todos conocemos. Lo estaban haciendo en Facebook. Lo estaban haciendo en Twitter. Las amenazas a nuestra democracia no provienen solo de 8chan. Y no vienen solo de QAnon».

Algunas de las conversaciones más inquietantemente violentas en las redes sociales reflejan lo que parece ser una creciente hostilidad hacia los líderes republicanos por parte de los simpatizantes de Trump.

«Estoy bastante seguro de que ver a Pelosis y Mitch the Bitch balanceando sus cuerpos de una cuerda llamará más la atención de las ovejas que normalmente no siguen o no se preocupan por la política», dijo un comentarista el miércoles en thedonald.win.

Y a medida que la policía comienza a tomar una mano más dura con los grupos extremistas de derecha (el líder de Proud Boys, Henry «Enrique» Tarrio, fue arrestado por la policía de Washington antes de la protesta del 6 de enero), los expertos notan una creciente antipatía por la policía en estos círculos, que han tendido a considerarse aliados de hombres y mujeres en uniforme.

«Eso crea una situación bastante peligrosa», comentó Cassie Miller, analista de investigación senior del Southern Poverty Law Center. «Porque no sólo puede haber encuentros violentos con izquierdistas, sino que también aumenta la posibilidad de que haya un enfrentamiento violento con la policía».

Yahya Abou-Ghazala, Nelli Black, Blake Ellis, Drew Griffin, Melanie Hicken y Benjamin Naughton de CNN contribuyeron a este informe.