CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

Autoridades de EE.UU. se preparan para más violencia extremista en Washington y en EE.UU. antes de la toma de posesión de Biden

Por Geneva Sands

(CNN) — Los llamados para nuevas protestas en Washington y otros estados de todo el país tienen a las fuerzas del orden público preparándose para una posible mayor violencia en los próximos días después de que los agitadores armados pro-Trump irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos la semana pasada y dejaron cinco personas muertas, incluido un agente de policía del Capitolio.

Las autoridades se están preparando para contratar personal adicional para ayudar a asegurar la capital del país en los próximos días. Un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional le dijo a CNN que la violación del Capitolio agudizará la respuesta y la planificación para la toma de posesión.

Preparan seguridad para toma de posesión de Biden 0:30

«Ahora que sucedió, la gente se lo tomará mucho más en serio», dijo el funcionario, refiriéndose a la violencia de la semana pasada. «Ahora, los planificadores se lo van a tomar mucho más en serio».

El representante Jason Crow, un demócrata de Colorado, dijo en un comunicado el domingo que el Departamento de Defensa está al tanto de «más posibles amenazas planteadas por posibles terroristas en los días previos al día de la toma de posesióninclusive». Crow habló con el secretario del Ejército Ryan McCarthy sobre los eventos del 6 de enero y la planificación para los próximos días.

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, pidió medidas de seguridad adicionales a diez días para el día de la toma de posesión, ya que el motín del miércoles provocó una ola de preocupación entre los funcionarios federales, estatales y locales por un posible derramamiento de sangre sobre el resultado de las elecciones de 2020 que derrocaron al presidente Donald Trump.

publicidad

A pedido de la Policía del Capitolio, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) ayudó a instalar una cerca alrededor de Capitolio este jueves.

Momento de un disparo dentro del Capitolio 0:42

Aumenta la seguridad de cara a la toma de posesión de Biden

En el Pentágono, funcionarios están evaluando si existe la necesidad de aumentar el número de fuerzas de la Guardia Nacional hasta 13.000 funcionarios para la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, según un funcionario de defensa con conocimiento de la planificación. Antes de la violación del Capitolio el miércoles, la necesidad estimada requería aproximadamente 7.000 soldados en guardia.

Más de 6.000 miembros ya se han movilizado después de que el Capitolio fue asaltado por agitadores violentos pro-Trump para trabajar en turnos de 12 horas en los terrenos del Capitolio y puntos de control de tráfico en toda la ciudad.

A nivel estatal, los funcionarios de seguridad han estado trabajando en estrecha colaboración con los socios federales mientras se preparan para aumentar las conversaciones en línea que piden protestas en los 50 estados, además de Washington, dijo un funcionario de la ley estatal con conocimiento directo de las conversaciones entre el gobierno federal y el estatal.

Autoridades se preparan para contener protestas violentas

Los planes para futuras protestas armadas, incluido un ataque secundario propuesto contra el Capitolio de Estados Unidos y los edificios del capitolio estatal el 17 de enero, comenzaron a proliferar dentro y fuera de Twitter la semana pasada, dijo la compañía de redes sociales.

Aún así, los expertos en extremismo temen lo que sucederá alrededor del 20 de enero cuando Biden asuma el cargo, dados los crecientes llamados a la violencia, ya que muchos extremistas ven la incursión en el Capitolio como un éxito.

«¡¡Trump prestará juramento para un segundo mandato el 20 de enero!!», dijo el jueves un comentarista en thedonald.win, un foro en línea pro-Trump, el día después del asalto al Capitolio. «No debemos dejar que los comunistas ganen. Incluso si tenemos que quemar Washington hasta los cimientos».

Washington, en busca de ayuda adicional

En respuesta a la brecha de seguridad del miércoles en el Capitolio, las autoridades arrestaron a decenas de personas relacionadas con los disturbios luego de que los alborotadores pro-Trump atacaron a través de barricadas, asaltaron a oficiales de policía y rompieron ventanas.

Los partidarios del presidente estaban en Washington para protestar por la derrota electoral de Trump en respuesta a que Trump y sus sustitutos instaron a sus partidarios a luchar contra el recuento ceremonial de los votos electorales que confirmó la victoria de Biden.

«La policía estaba mal preparada para un evento que todo el país sabía que se avecinaba, y uno que el presidente había estado señalando durante semanas», dijo Brian Harrell, exsecretario adjunto del DHS para protección de infraestructura. «Las ‘capas de seguridad’ normales, con cada capa interna siendo más difícil de romper, eran casi inexistentes. Es impactante, que en un mundo posterior al 11 de septiembre, fuimos testigos de cómo la ‘casa del pueblo’ fue violada y saqueada con facilidad».

Para la toma de posesión se usarán capas de seguridad, distanciamiento y equipos tácticos en espera de minimizar la violencia cerca de los eventos inaugurales, dijo, y agregó que las mayores preocupaciones deberían ser un escenario de tirador activo, embestida de vehículos y el objetivo deliberado de infraestructura crítica.

La grieta política en EE.UU. tras la salida de Trump 6:27

A la luz de los eventos de la semana, Bowser, la alcaldesa de Washington, solicitó a la administración Trump una declaración de emergencia para la capital y le pidió al Departamento de Seguridad Nacional que extendiera sus preparativos. La inteligencia sugiere que es probable que haya más violencia durante el período inaugural, escribió en una carta a Trump el domingo.

«Les diré que dados los eventos de esta última semana, esta preparación para la toma de posesión tiene que ser diferente a cualquier otra», dijo Bowser en una entrevista con «Face the Nation» de CBS el domingo.

La alcaldesa le pidió al DHS que extendiera el período del «Evento Nacional Especial de Seguridad» del 11 al 24 de enero en una carta dirigida al Secretario de Seguridad Nacional en funciones, Chad Wolf, una extensión del plan original del 19 al 21 de enero.

La toma de posesión se designa como un Evento Nacional Especial de Seguridad, que permite una mayor cooperación de seguridad federal y recursos para hacer cumplir la ley.

Además, Bowser le pidió a Wolf que el DHS cooperara con el Departamento de Defensa, el Congreso y la Corte Suprema para establecer un perímetro de seguridad con las fuerzas federales alrededor de la propiedad federal, liberando al Departamento de Policía Metropolitana local para que se concentre en sus deberes normales de la ciudad.

Bowser agregó que la ciudad trabaja regularmente con socios federales en el intercambio de inteligencia, pero trabajará para mejorar esa relación antes de la toma de posesión.

El segundo al mando del DHS, Ken Cuccinelli, dijo que la violencia del miércoles sería un «evento único» y aseguró a los estadounidenses que el Día de la Inauguración sería seguro.

«Vas a ver una mejora inmediata, una postura completamente agresiva del Departamento de Seguridad Nacional y del Departamento de Justicia también, porque no aceptamos la violencia de nadie», dijo en una entrevista en Fox News el jueves.

El miércoles, la Policía del Capitolio pidió ayuda adicional para las fuerzas del orden del DHS, pero cuando se hizo la solicitud, «estaba demasiado cerca de cuando todo comenzó a calentarse», dijo Cuccinelli.

La amenaza de más violencia

Expertos advierten que los llamados a la violencia, que circularon antes del asedio del Capitolio del miércoles, se han intensificado antes del día de la toma de posesión. Twitter dijo que estaba siguiendo los últimos planes de protestas armadas cuando anunció la suspensión permanente de la cuenta de Trump el viernes.

Facebook, Twitter y YouTube bloquean cuentas de Trump 0:55

Los supremacistas blancos y los extremistas de extrema derecha se sienten envalentonados en este momento, dijo Jonathan Greenblatt, director ejecutivo de la Liga Antidifamación, que rastrea y contrarresta el odio. «Esperamos plenamente que esta violencia pueda empeorar antes de mejorar».

Un exfuncionario del DHS le dijo a CNN que desde la perspectiva de los extremistas, el propósito de un ataque como el de la semana pasada no es necesariamente destruir el Capitolio. «Es para mostrar que un número relativamente pequeño de personas puede realmente apoderarse del sistema. Se supone que es un grito de guerra para: ‘únete a nosotros, o ahora eres el enemigo'».

El exfuncionario señaló imágenes de miembros del movimiento de poder blanco entre la multitud durante el asalto al Capitolio, y agregaron que estaban explotando la protesta electoral para sus propios fines.

«Podríamos empezar a ver muchas vidas perdidas por el momento que ocurrió el miércoles, así que muy, muy preocupados por los efectos en cascada», dijo el exfuncionario. «Es un momento muy preocupante».

Protestas en todo el país

Fuera de Washington las autoridades locales también han tenido que lidiar con amenazas y mayores necesidades de seguridad.

El sábado por la tarde, se declaró una asamblea ilegal en San Diego después de que los manifestantes se enfrentaran y arrojaran objetos a los agentes de policía. Según los tuits del Departamento de Policía de San Diego, los manifestantes arrojaron piedras, botellas y huevos a los agentes poco después de que se les pidiera que abandonaran el área. Los tuits también decían que se estaba dispersando gas pimienta de la multitud hacia los oficiales.

La asamblea ilegal fue declarada aproximadamente una hora y media después de que los manifestantes pro-Trump y los contrarios se reunieran cerca de la playa, según KGTV, afiliada de CNN.

El mismo día del asedio en Washington, el edificio y los terrenos del Capitolio del Estado de Texas se cerraron al público «por precaución», según un comunicado del Departamento de Seguridad Pública de Texas. Los manifestantes se dirigieron a los terrenos del Capitolio después de que se creara en Facebook un evento de la «Operación Ocupar el Capitolio de Texas».

El gobernador demócrata del estado de Washington, Jay Inslee, anunció el viernes que estaba movilizando hasta 750 miembros de la Guardia Nacional para brindar seguridad para el comienzo de la sesión legislativa del estado, que comienza el lunes.

«Las acciones que vimos en Washington y Olympia a principios de esta semana fueron completamente inaceptables y no se repetirán en nuestro estado nuevamente», dijo Inslee en una declaración escrita.

Los manifestantes ocuparon las escalinatas del Capitolio estatal el miércoles, y decenas de personas irrumpieron en los terrenos exteriores de la mansión del gobernador antes de ser devueltas pacíficamente por la policía estatal.

«A la luz de la actividad de insurrección más reciente, el estado no puede tolerar ninguna acción que pueda resultar en daño, caos o interrupción del funcionamiento de las instituciones democráticas», dijo Inslee el viernes por la noche. Además de los guardias, el gobernador dice que «un gran número de soldados de la Patrulla del Estado de Washington estarán disponibles».

En Nueva Jersey, los funcionarios de seguridad nacional del estado están rastreando los eventos planificados para el 17 y el 20 de enero, así como «varias protestas únicas que aún estamos determinando su credibilidad», dijo un funcionario de la ley de Nueva Jersey con conocimiento directo de los esfuerzos de seguridad del estado.

«Parte de la retórica en línea ha llamado a protestas en las 50 capitales más Washington», dijo el funcionario. «El FBI en particular ha continuado evaluando nuestras amenazas y nosotros también estamos a nivel estatal».

«Creo que Washington se está preparando para protestas a gran escala y violencia potencial», dijo el funcionario, y agregó que las reuniones informativas que han recibido los funcionarios estatales «han descrito una prevención y respuesta a una escala mucho mayor para minimizar la recurrencia del miércoles pasado».

 

— Pervaiz Shallwani, Patricia DiCarlo, Mark Morales, Nicky Robertson, Barbara Starr, Curt Devine, Kay Jones y Andy Rose de CNN contribuyeron a este informe.