CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Rusia

Alexey Navalny dice que regresará a Rusia el domingo después de ser envenenado

Por Mary Ilyushina, Zamira Rahim

Moscú (CNN) — El político opositor ruso Alexey Navalny anunció que regresará a Rusia el domingo desde Alemania, donde se ha estado recuperando después de haber sido envenenado.

En Instagram, Navalny dijo que compró un boleto de avión a Rusia el miércoles por la mañana después de darse cuenta de que «está casi sano y finalmente puede regresar a casa».

«Nunca tuve la duda de si regresar o no, nunca. Solo porque no me fui. Terminé en Alemania, habiendo llegado allí en una caja de cuidados intensivos. El domingo 17 de enero, regresaré a casa en el vuelo de la aerolínea Pobeda. Encuéntrame», tuiteó Navalny el miércoles.

El lunes, las autoridades penitenciarias de Rusia enviaron una solicitud oficial a un tribunal pidiendo que se reemplazara su sentencia suspendida en un caso de hace años por una pena de cárcel real.

Navalny fue envenenado con la toxina neurotóxica Novichok en agosto y estuvo a punto de morir. El Kremlin ha negado repetidamente cualquier participación.

publicidad

Actualmente se encuentra en Alemania, después de recibir tratamiento en la clínica Charite de Berlín.

Rociaron material neurotóxico en ropa interior de Alexey Navalny 2:05

El envenamiento de Navalny

Un informe reciente del grupo de investigación Bellingcat y CNN reveló que el Servicio de Seguridad Federal de Rusia (FSB) había formado un equipo de élite especializado en agentes nerviosos que siguió a Navalny durante años. Los registros telefónicos y de viajes sugieren que la unidad siguió a Navalny al menos a 17 ciudades desde 2017.

La investigación reunió cómo la unidad de élite siguió al equipo de Navalny durante su viaje de agosto a Siberia.

Otro informe de CNN-Bellingcat presentó una llamada telefónica en la que Navalny engañó a uno de los agentes para que revelara que estaba envenenado con el agente nervioso que Novichok le aplicó a su ropa interior.

En una dirección de video publicada en su cuenta de Instagram el miércoles, el activista dijo que los nuevos casos criminales presentados en su contra en Rusia fueron «demostrativamente fabricados» y un intento de evitar que regresara a su país de origen.

El Servicio Penitenciario Federal de Rusia dijo que al permanecer en Alemania, Navalny estaba violando los términos de su sentencia suspendida en el llamado caso Yves Rocher, que Navalny cree que tiene motivaciones políticas.

En 2014, Navalny fue declarado culpable de fraude después de que él y su hermano Oleg fueran acusados de malversar 30 millones de rublos (US$ 540.000) de una subsidiaria rusa de la compañía francesa de cosméticos Yves Rocher. Alexey Navalny recibió una sentencia suspendida y su hermano fue sentenciado a prisión.

Navalny acusa a Putin por su supuesto envenenamiento 2:54

Rusia lanzó una nueva acusación de fraude y amenaza de cárcel contra Navalny a fines de 2020, lo que aumentó la presión sobre él.

El Comité de Investigación del país también ha acusado a Navalny y su Fundación Anticorrupción de «fraude a gran escala» por presuntamente hacer un mal uso de las donaciones de los partidarios y gastarlas en «fines privados».

Navalny desestimó los cargos en su contra. «He sobrevivido. Y ahora Putin, que dio la orden de asesinarme, chilla por todo su búnker y les dice a sus sirvientes que hagan todo lo posible para que yo no regrese. Los sirvientes actúan como de costumbre: fabrican nuevas causas penales contra mí», dijo Navalny en el video de Instagram del miércoles.

«Están haciendo todo lo posible para asustarme. Pero lo que están haciendo allí no me interesa mucho. Rusia es mi país, Moscú es mi ciudad, los extraño», agregó.

Putin, quien se niega a reconocer a Navalny como un oponente legítimo, describió la extensa investigación de los medios sobre el envenenamiento como una invención de la inteligencia occidental, y dijo en diciembre que si los servicios de seguridad rusos hubieran querido matar a Navalny, «habrían terminado» el trabajo.

El líder ruso también afirmó, el mes pasado, -sin evidencia- que Navalny está siendo apoyado por los servicios de inteligencia de Estados Unidos, y agregó: «si eso es correcto, entonces es interesante, entonces, por supuesto, [nuestros] servicios especiales deben vigilarlo».

— Mary Ilyushina, de CNN, informó desde Moscú; Zamira Rahim escribió desde Londres.