CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Defensa

Jefes militares de EE.UU. condenan la ‘sedición y la insurrección’ en el Capitolio

Por Nicole Gaouette, Oren Liebermann, Barbara Starr

(CNN) — Los líderes militares más importantes de Estados Unidos condenaron la violenta invasión del Capitolio la semana pasada y recordaron a los miembros del ejército su obligación de apoyar y defender la Constitución y rechazar el extremismo. Así lo hicieron en una declaración que subraya los desafíos sin precedentes que enfrenta el país después del intento de insurrección del 6 de enero por parte de los seguidores del presidente Donald Trump.

«Fuimos testigos de acciones dentro del edificio del Capitolio que son incompatibles con el Estado de Derecho. Los derechos a la libertad de expresión y reunión no le dan a nadie el derecho a recurrir a la violencia, la sedición y la insurrección», dice el comunicado, difundido el martes y firmado por el general de mayor rango de Estados Unidos, Mark Milley, y todo el Estado Mayor Conjunto, que está compuesto por los jefes de cada rama militar.

El comunicado fue firmado por el general de mayor rango de Estados Unidos, Mark Milley, y todo el Estado Mayor Conjunto.

La extraordinaria declaración subraya la magnitud del desafío y la profundidad de la incertidumbre y la preocupación en Washington, donde los funcionarios de todo el sistema de seguridad de EE.UU. se esfuerzan por lidiar con las secuelas del caos en el Capitolio y en todo el país, mientras los 50 estados se preparan para posibles actos de violencia.

Al mismo tiempo, funcionarios federales están definiendo la mejor manera de proteger a los legisladores en la sede de la democracia estadounidense, a medida que sale a la luz más información sobre los planes de los partidarios de Trump de organizar otro ataque e interrumpir la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.

Estos esfuerzos están en marcha en todas las agencias de seguridad a nivel federal y local a medida que continúa desarrollándose el drama político de Washington. Se espera que la Cámara de Representantes vote el miércoles sobre el segundo juicio político de Trump, al mismo tiempo que comienzan a aparecer grietas significativas en el apoyo republicano al presidente.

Trump, por su parte, insistió el martes en que cree que no tiene ninguna responsabilidad por la insurrección llevada a cabo por sus partidarios y aún no les ha pedido explícitamente que se abstengan de lanzar otro asalto al Capitolio.

publicidad

Mientras Washington se prepara para cualquier posibilidad, los funcionarios revelaron esfuerzos de seguridad que van desde pasos inmediatos y concretos por parte de la Policía del Capitolio de los EE.UU., que anunció cierres de carreteras alrededor del Capitolio que durarán indefinidamente, hasta un enorme esfuerzo forense del Departamento de Justicia para reconstruir los eventos del 6 de enero e identificar a los responsables de los delitos cometidos ese día.

Investigadores federales dijeron a periodistas el martes que el alcance y la escala de esa amplia investigación no tiene precedentes en la historia del FBI y del Departamento de Justicia y que está generando una imagen de la insurrección que «conmocionará» a la gente. Ese trabajo se desarrolla incluso mientras los investigadores dicen que también están enfocados en prevenir futuros ataques.

‘Aterrador’

Los legisladores, profundamente afectados por las horas de violencia de la semana pasada, están discutiendo pasos para protegerse, citando a miembros republicanos que pueden haber cooperado o comunicado con los agitadores y otros colegas republicanos que llevan armas al Capitolio en contra de las regulaciones.

Legisladores atacados podrían definir futuro político de Trump 4:33

La policía del Capitolio instaló detectores de metales fuera de la sala de la Cámara de Representantes a partir del martes por la tarde y todos los miembros de la Cámara, el personal y los asistentes tendrán que pasar por ellos, le dijeron a CNN un asistente y una fuente de la Policía del Capitolio de EE.UU.

El senador de Maryland Chris Van Hollen salió de una sesión informativa de senadores sobre seguridad inaugural para decirle a CNN que el número de personas que prevén que lleguen a Washington la próxima semana y la posibilidad de que sean violentos, particularmente los extremistas de milicias entre ellos, es «aterrador».

Van Hollen le dijo a CNN que está «seguro» de que «todos estarán completamente preparados» y que los arreglos de seguridad implementados para el evento equivalen a «un enfoque de todo el gobierno. Están ocupando todo lo que tenemos para asegurarse de que tengamos una inauguración exitosa en el momento».

Estaba programado que funcionarios de la administración de todo el gobierno se reunieran el martes por la tarde para una importante reunión interinstitucional sobre «requisitos», para discutir en profundidad los requisitos de seguridad para la inauguración y las preocupaciones de que algunos eventos en Washington podrían volverse violentos, dijeron varios altos funcionarios de defensa a CNN.

La declaración, el martes, del Estado Mayor Conjunto recordando a las tropas su obligación de defender la Constitución es un indicio perturbador de su preocupación: los jefes militares buscan, siempre que sea posible, evitar adoptar posturas que puedan tener connotaciones políticas. Pero los líderes militares sintieron que era importante hacer una declaración dada la gravedad de los eventos que rodearon la inauguración, según pudo saber CNN.

«Como miembros del ejército, debemos encarnar los valores e ideales de la nación. Apoyamos y defendemos la Constitución. Cualquier acto que interrumpa el proceso constitucional no solo va en contra de nuestras tradiciones, valores y juramentos; va contra la ley», decía el comunicado.

La declaración hacía referencia a la certificación de la elección por parte del Congreso y decía: «El presidente electo Biden tomará posesión y se convertirá en nuestro 46º Comandante en Jefe».

‘No hay lugar para el extremismo’

La declaración se produce mientras el ejército lanza un esfuerzo para examinar si algunos en las filas simpatizan con los objetivos y creencias extremistas que propagan algunos partidarios de Trump.

CNN se enteró de que el Ejército de EE.UU. trabaja con el Servicio Secreto para determinar si hay soldados, que serán parte del contingente de la Guardia Nacional que brindará seguridad en la inauguración de Biden, que requieran una investigación de antecedentes adicional.

La Guardia Nacional de Washington también está brindando capacitación adicional a los miembros del servicio a medida que llegan a la capital para subrayar que si ven o escuchan algo que no es apropiado, deben informarlo a su cadena de mando, dijo un portavoz del Ejército en un comunicado escrito a CNN.

«No hay lugar para el extremismo en el ejército e investigaremos cada informe individualmente y tomaremos las medidas adecuadas», dijo el portavoz.

«El ejército se compromete a trabajar en estrecha colaboración con el FBI en la identificación de las personas que participaron en el violento ataque al Capitolio para determinar si los individuos tienen alguna conexión con el ejército», dijo el comunicado y agregó que cualquier tipo de actividad que «implica violencia, desobediencia civil o una ruptura de la paz» puede ser sancionado bajo el Código Uniforme de Justicia Militar o bajo la ley estatal y federal.

La política actual del Departamento de Defensa requiere que todos los miembros del ejército sean capacitados anualmente bajo un programa que requiere que el personal del departamento reporte «cualquier información sobre comportamiento extremista conocido o sospechado que podría ser una amenaza para el departamento o para Estados Unidos», dice el comunicado.

Cómo lidiar con los seguidores de Trump, según politólogo 1:04

Funcionarios del FBI y del Departamento de Justicia compararon su investigación del 6 de enero con investigaciones sobre terrorismo.

«La gente se va a sorprender por algunos de los atroces contactos que ocurrieron en el Capitolio», dijo el martes el fiscal de distrito de Washington en funciones, Michael Sherwin, en una conferencia de prensa, en referencia a las agresiones de los agitadores contra agentes de la policía federal y de Washington.

«Así que la imagen se va a construir. Creo que hay muchos conceptos erróneos sobre lo que sucedió dentro del Capitolio, y creo que se pondrá bajo una mirada láser durante las próximas semanas y días», agregó.

«El FBI está bastante familiarizado con investigaciones complejas a gran escala … estamos a la altura del desafío», dijo Steven D’Antuono, director asistente de la oficina de campo del FBI en Washington.

Sherwin se hizo eco de ese punto y dijo a los periodistas: «El alcance y la escala de la investigación de estos casos no tienen precedentes, no solo en la historia del FBI, sino probablemente en la historia del Departamento de Justicia».

«Los terrenos del Capitolio por fuera y por dentro son esencialmente una escena del crimen», dijo. «No se va a resolver en los próximos meses», agregó. Sherwin dijo que ha dado a sus fiscales órdenes para perseguir importantes casos de sedición y conspiración relacionados con la insurrección.

Jake Tapper, Daniella Diaz, Manu Raju, Ryan Nobles, Evan Perez, Shimon Prokupecz y Zachary Cohen contribuyeron a este informe.