CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Una nación al límite se prepara para la transferencia de poder de esta semana

Por Maeve Reston

(CNN) — Estados Unidos entra en la semana de la toma de posesión con una desconcertante presencia policial y militar que custodia los vestigios de la democracia, con los estadounidenses conteniendo la respiración mientras los funcionarios federales advierten sobre las amenazas de violencia y los posibles disturbios que han empañado los preparativos para las ceremonias que marcarán el comienzo del presidente electo Joe Biden en la Casa Blanca, y  el regreso del presidente Donald Trump a la vida privada.

Decidido a evitar la aterradora escena que se desarrolló durante la violenta insurrección en el Capitolio el 6 de enero, la ciudad de Washington –una vez la joya de la corona de la democracia admirada en todo el mundo–, ahora se parece a un estado policial mientras las autoridades intentan garantizar una transferencia pacífica del poder cuando Biden preste juramento al cargo el miércoles. Se han desplegado unas 25.000 tropas de la Guardia Nacional, vehículos militares bloquean algunas de las calles de Washington, el National Mall está cerrado y vallas altas y barricadas protegen los edificios sagrados de este país mientras la movilidad está restringida.

En lo profundo de la ciudad capital fortificada, Trump ha permanecido fuera de la vista del público durante su último fin de semana en el poder, sin arrepentirse por la violencia que incitó y no dispuesto a abandonar las falsas afirmaciones electorales que han irritado a sus simpatizantes. Mientras tanto, Biden intentó que los estadounidenses se centraran en un futuro más esperanzador mientras su equipo describía los primeros pasos que tomará en el cargo para tratar de ayudar a los estadounidenses que luchan en medio de la pandemia y cumplir las promesas de campaña en temas como el cambio climático, la justicia penal y la inmigración.

Pero cuando quedan menos de cuatro días en la presidencia de Trump, la nación permanece en alerta máxima.

En otra señal inquietante de las posibles amenazas que plantean las bombas o explosivos caseros, como los que se colocaron fuera de la sede del Partido Republicano y Demócrata a principios de este mes y que no se activaron, el Servicio Postal de EE.UU. eliminó las cajas azules de recolección de correo de algunos jurisdicciones en 18 estados como medida de seguridad.

publicidad

La presencia de la Guardia Nacional en Washington es una huella militar más fuerte que la que tiene Estados Unidos en Afganistán, Irak y Siria juntos. Pero el senador de Maryland Chris Van Hollen dijo el sábado que la seguridad adicional era «definitivamente necesaria y garantizada».

«Cerrar el National Mall, cerrar el sistema de metro de Washington, que Airbnb cancele las reservas, las acciones que acaba de informar sobre la oficina de correos, es como si estuviéramos bajo el ataque de un enemigo extranjero», indicó Van Hollen a Wolf Blitzer de CNN en «The Situation Room».

«Lo que es tan triste es que es un ataque a nuestra democracia desde adentro, instigado por el presidente de Estados Unidos», afirmó el demócrata de Maryland. «Este es el tipo de fuerzas que normalmente verías protegiéndonos de un enemigo externo y, sin embargo, aquí estamos, tratando de protegernos de una turba violenta, y de personas a las que les han mentido; personas que creen en el presidente cuando dice fue engañado en una elección. Tendremos que enfrentarnos a esto».

Muchos capitolios estatales también incrementan la seguridad para evitar ser sorprendidos como le sucedió a la policía del Capitolio de EE.UU. el 6 de enero. Con el FBI advirtiendo la semana pasada que se planean «protestas armadas» en los 50 estados, la Policía Estatal de Michigan, por ejemplo ha movilizado personal de todo el estado para asegurar el Capitolio estatal en Lansing en coordinación con el FBI y la Guardia Nacional.

Michigan, en particular, está familiarizado con las amenazas planteadas por los manifestantes armados, que se reunieron la primavera pasada para manifestarse contra las restricciones relacionadas por el covid-19. Con las manifestaciones previstas para el domingo, se ha erigido una cerca alrededor del Capitolio estatal, y el alcalde de Lansing, Andy Schor, pidió a los habitantes de Michigan que se mantengan fuera del centro de la ciudad y eviten participar «con manifestantes que vienen a nuestra ciudad con malas intenciones».

La Cámara de Representantes y el Senado de Michigan cancelaron sesiones de martes a jueves debido a «amenazas creíbles». Y Airbnb también revisa las reservas reservadas alrededor de Lansing durante la semana de inauguración, diciendo que cancelarán las reservaciones hechas por huéspedes asociados con grupos de odio y violencia.

Los últimos días de Trump antes de abandonar la Casa Blanca

No dispuesto a asumir la responsabilidad por el miedo que se ha extendido por todo el país después de ver los ataques del 6 de enero, Trump permaneció fuera del ojo público en la Casa Blanca este fin de semana, aún despojado de la capacidad de comunicarse con sus seguidores a través de los principales canales de redes sociales como Facebook. y Twitter.

Pero en lo que pareció ser otro movimiento abiertamente político a la hora 11, su gobierno intentó instalar a un leal a Trump como el principal abogado de la Agencia de Seguridad Nacional, — un trabajo de funcionario público, no un nombramiento político–, que sería más difícil de despedir luego de que Biden asuma el cargo, dijeron las fuentes a CNN.

Evitando el traspaso habitual entre presidentes el día de la toma de posesión, Trump planea dirigirse a Palm Beach, Florida, horas antes de que Biden preste juramento. Pero Trump sigue muy interesado en cómo será celebrado cuando salga de la Casa Blanca por última vez, contemplando una ceremonia de salida que podría incluir una alfombra roja, una escolta, una banda militar e incluso un saludo de 21 cañones, le dijo un funcionario del gobierno a Jim Acosta de CNN.

Trump también está preocupado en estos últimos días por construir un equipo legal para defenderlo durante su próximo juicio político, ya que varios asesores de alto perfil que lo defendieron la última vez que enfrentó un juicio en el Senado dejan en claro que no están interesados ​​en esta segunda ronda. Se espera que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, envíe el cargo de juicio político al Senado esta semana.

El presidente se ha resistido a los llamados de sus asistentes para dar un discurso final que mencione los logros del gobierno. En cambio, Pence, quien asistirá a la toma de posesión de Biden, continúa siendo el líder de la administración pública, viajando a la Estación Aeronaval de Lemoore en California el sábado para dar un discurso promocionando los logros de seguridad nacional del gobierno.

«El pueblo estadounidense está agradecido», dijo Pence a los marineros mientras les agradecía por su servicio en nombre del gobierno de Trump. «Y quiero asegurarle que tiene nuestro más profundo respeto por el desinterés y el coraje que personifica todos los días».

El vicepresidente argumentó que las fuerzas armadas ahora están «más equipadas que nunca» y agregó, sin ironía, a pesar de que algunas partes de la nación están actualmente bajo fuerte vigilancia, que estaba «orgulloso de decir, a solo unos pocos días dejar esta administración, que esta es la primera administración en décadas que no lleva a Estados Unidos a una nueva guerra».

Biden prepara acciones ejecutivas

Si bien ha sido difícil para Biden captar la atención de la nación después de la violación de seguridad en el Capitolio, su equipo reveló nuevos detalles el sábado sobre cómo los estadounidenses podrían participar en las actividades de la toma de posesión desde casa y su jefe de gabinete entrante, Ron Klain, publicó un memorando detallando las acciones ejecutivas que Biden tomaría en su primer día de mandato para revertir algunas de las políticas del gobierno de Trump, incluida la reincorporación al acuerdo climático de París y la rescisión de la prohibición de viaje desde países predominantemente musulmanes.

Biden lanzó su primera iniciativa legislativa distintiva la semana pasada cuando anunció su paquete de ayuda de US$ 1,9 billones para mitigar el daño económico causado por la pandemia de coronavirus y expandir y acelerar la entrega de la vacuna contra el covid-19 en todo Estados Unidos.

El sábado, el memorando de Klain señaló que Biden también firmaría decretos para detener los desalojos y aliviar los pagos de préstamos estudiantiles a aquellos que luchan financieramente debido a la pandemia, al tiempo que instituiría un mandato de máscara en sitios federales y para viajes entre estados. El presidente electo ha alentado a los estadounidenses a usar mascarillas en sus primeros 100 días en el cargo.

Biden también planea presentar un plan de inmigración dentro de sus primeros 100 días que incluiría un camino hacia la ciudadanía para muchos inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos. A fines de enero y principios de febrero, también tiene la intención de pedirle al gobierno federal que diseñe un sistema para reunir a los niños separados de sus familias en la frontera entre Estados Unidos y México y se centrará en impulsar la reforma de la justicia penal.

«Estas acciones son solo el comienzo de nuestro trabajo», escribió Klain en el memo. «Será necesario hacer mucho más para combatir el covid-19, reconstruir mejor nuestra economía, combatir el racismo y la desigualdad sistémicos y abordar la amenaza existencial de la crisis climática. Pero para el 1 de febrero, Estados Unidos se moverá en la dirección correcta en estos cuatro desafíos, y más, gracias al liderazgo del presidente electo Joe Biden».

Jim Acosta, Josh Campbell, Jeremy Diamond, Jamie Gangel, Dan Merica, Peter Morris, Artemis Moshtaghian, David Shortell y Carolyn Sung contribuyeron a este informe.