CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

OPINIÓN | Colombia sabe lo preciada que es la democracia. Así como EE.UU. nos ha apoyado, nosotros los apoyamos a ustedes

Por Francisco Santos Calderón

Nota del editor: Francisco Santos Calderón, embajador de Colombia en Estados Unidos, fue vicepresidente del país latinoamericano durante el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez. Anteriormente ocupó varios cargos editoriales, incluido el de editor en jefe nocturno del diario El Tiempo. También creó la Fundación País Libre, la primera ONG del mundo que lucha contra el secuestro. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen al autor. Lee más columnas en cnne.com/opinion

(CNN) -- Mientras cubría los eventos trágicos e increíbles que se desarrollaron en el Capitolio de Estados Unidos, Jake Tapper de CNN comparó la situación con mi país de origen, Colombia. "Es surrealista, siento que estoy hablando con un corresponsal que informa desde (...) Bogotá", dijo Tapper sobre las imágenes del Capitolio. Al principio me sorprendió la comparación y al consideré injusta. Luego lo pensé un poco.

Colombia ha enfrentado desafíos a su democracia y, al igual que Estados Unidos, nos hemos mantenido firmes en nuestro compromiso con el Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos. Somos socios en la democracia con Estados Unidos y este valor compartido es fundamental para nuestra amistad de larga data.

El mensaje de Colombia a EE.UU.

Colombia es la segunda democracia más antigua del hemisferio occidental después de Estados Unidos. Mientras veíamos cómo se desarrollaban los eventos el miércoles, los colombianos sentimos la incredulidad que muchos estadounidenses debieron haber experimentado al presenciar el asalto a la casa del pueblo. Nuestro presidente, Iván Duque, emitió un comunicado el 6 de enero en en el que rechazó la violencia y expresó la solidaridad de Colombia con nuestros amigos estadounidenses. "Colombia tiene plena confianza en la solidez de las instituciones de los Estados Unidos de América, así como en los valores del respeto por la democracia y el imperio de la ley compartidos por nuestros países desde el inicio de nuestra vida republicana", dijo.

Han pasado décadas desde que Colombia sufrió un asalto a nuestra democracia como los eventos de Washington. Sin embargo, llevamos el recuerdo con nosotros hasta el día de hoy como un recordatorio de que nunca debemos dar por sentada nuestra democracia.

publicidad

Las declaraciones del Sr. Tapper el miércoles fueron una aparente referencia al asedio de 1985, cuando miembros de la guerrilla izquierdista M-19 tomaron nuestro Palacio de Justicia en Bogotá y tomaron como rehén a nuestra Corte Suprema. El asedio y la subsiguiente incursión militar fue uno de los ataques más mortales en la lucha de Colombia contra los grupos guerrilleros ilegales. Dejó a casi la mitad de los jueces de nuestra Corte Suprema muertos.

Nuestro agradecimiento

Hay dos distinciones importantes que me gustaría hacer. La gente que se apoderó del Capitolio de Estados Unidos no eran un grupo guerrillero armado como los que atacaron nuestras instituciones democráticas hace más de 35 años. Y aunque trágicamente se perdieron vidas en el asalto al Capitolio, estamos agradecidos de que el número de muertos no alcanzó la escala que sufrimos en 1985.

En lugar de comparar estos dos eventos atroces, ofrecería esto: Colombia sabe lo preciada que es la democracia, y así como EE.UU. nos ha apoyado, nosotros los apoyamos a ustedes.

Hoy, Colombia es una nación en paz, gracias en gran parte a nuestros amigos estadounidenses. Si no hubieran tenido fe en su socio democrático durante todos estos años y trabajado codo a codo con nosotros en iniciativas de política exterior como el Plan Colombia, puede que no fuéramos la nación vibrante, próspera y con visión de futuro que somos hoy. Una nación que es aliada de Estados Unidos en seguridad regional y mundial. Un socio económico y un amigo con valores compartidos que parten de nuestro compromiso con la democracia.