CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Toma de posesión

El jefe del Pentágono dice que ‘no hay información de inteligencia que indique una amenaza interna’ para la toma de posesión

Por Zachary Cohen

Washington (CNN) — El secretario de Defensa interino, Christopher Miller, dijo el lunes que «no hay información de inteligencia que indique una amenaza interna» para la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, aunque los miembros de la Guardia Nacional que llegan a Washington están siendo investigados por la policía.

La declaración de Miller se produce horas después de que el jefe de la Guardia Nacional de Washington dijera que el FBI está investigando a los efectivos involucrados en la seguridad del Capitolio de EE.UU. para evitar amenazas internas.

«Como es normal en relación con el apoyo militar a grandes eventos de seguridad, el departamento investigará a los miembros de la Guardia Nacional que se encuentran en Washington. Si bien no tenemos información de inteligencia que indique una amenaza interna, no estamos dejando piedra sin remover para asegurar la capital», escribió Miller. «Este tipo de investigación a menudo se lleva a cabo por las fuerzas del orden para eventos de seguridad importantes. Sin embargo, en este caso, el alcance de la participación militar es único».

Miller también agradeció al FBI por su ayuda en la investigación de antecedentes de miembros de la Guardia Nacional.

Las medidas de detección mejoradas se producen mientras miles de miembros de la Guardia Nacional patrullan las calles de la capital de Estados Unidos antes del día de la toma de posesión.

«Lo que sucede es que son investigados antes de salir de su estado y lo que es un proceso de acreditación, por lo que se les investiga repetidamente hasta que realmente son puestos en la calle», dijo el general de división William Walker al programa «Good Morning America» de ABC.

publicidad

Walker no dijo que la selección incluía preguntas específicas sobre las creencias de los miembros en torno a la legitimidad de la elección, pero están llevando a cabo una investigación de antecedentes mejorada.

«No, se trata de los antecedentes. Por lo tanto, una verificación de antecedentes periódica se mejora con más controles, más detalles y está dividida en capas para que el FBI sea parte de ella, el Servicio Secreto sea parte de ella y una vez que estén seguros de que no hay una amenaza interna, entonces ese soldado, guardia o aviador recibe una credencial», dijo.

Walker enfatizó que los miembros de la Guardia Nacional son evaluados al ingresar al servicio y esto es otro nivel.

CNN informó anteriormente que el Ejército de EE.UU. está trabajando con el Servicio Secreto para determinar si hay soldados en el contingente de la Guardia Nacional que brindará seguridad en la inauguración que requieran una investigación de antecedentes adicional.

La Guardia Nacional de Washington también está brindando capacitación adicional a los miembros del servicio a medida que llegan a la capital de la nación para que, «en caso de que vean o escuchen algo que no es apropiado, lo informen a su cadena de mando», dijo un portavoz del Ejército en un comunicado dirigido a CNN la semana pasada.

«No hay lugar para el extremismo en el Ejército e investigaremos cada informe individualmente y tomaremos las medidas apropiadas», decía el comunicado.

«El Ejército está comprometido a trabajar en estrecha colaboración con el FBI para identificar a las personas que participaron en el violento ataque al Capitolio y determinar si los individuos tienen alguna conexión con el Ejército», dice el comunicado. Además, indicaba que cualquier tipo de actividad que» involucre violencia, desobediencia civil o quebrantamiento de la paz», puede ser punible bajo el Código Uniforme de Justicia Militar o bajo la ley estatal y federal.

La política actual del Departamento de Defensa requiere que todos los miembros del Ejército sean capacitados anualmente bajo un programa que requiere que el personal reporte «cualquier información relacionada con el comportamiento extremista conocido o sospechado que podría ser una amenaza para el departamento o para Estados Unidos», decía el comunicado.

Nuevos detalles vinculan a un agitador con el Ejército

La investigación se produce luego de que surgieran nuevos detalles que vinculan a un agitador involucrado en la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos con el Ejército.

Entre los acusados en relación con los disturbios hasta ahora se encuentra un reservista del Ejército que, según los investigadores federales, cuenta con autorización de nivel de seguridad y un largo historial de publicar sus opiniones extremistas en línea.

Los investigadores federales dijeron que el reservista del ejército, Timothy Hale-Cusanelli, de Colts Neck, Nueva Jersey, fue descrito por un informante como «un supremacista blanco declarado y simpatizante de los nazis», según documentos judiciales.

Los documentos judiciales también dicen que, en una llamada telefónica con el informante el jueves que fue grabada por la policía, se puede escuchar a Hale-Cusanelli diciendo que alentó a los miembros de la turba a «avanzar» por el Capitolio y dio instrucciones «a través tanto de señales de voz y de mano». No está claro si ha sido arrestado.

Los esfuerzos para encontrar y eliminar el extremismo dentro de las filas del Ejército, particularmente entre aquellos que defienden las creencias supremacistas blancas, comenzaron mucho antes del motín de este mes en el Capitolio, pero han cobrado mayor urgencia en los días posteriores.

Los grupos extremistas, incluidos los supremacistas blancos, valoran el reclutamiento de miembros actuales y anteriores de las fuerzas armadas, dijo un alto funcionario de defensa la semana pasada, al tiempo que intentan que los miembros extremistas de su grupo ingresen a las fuerzas armadas. Los grupos quieren la experiencia y los conocimientos de los militares.

«Sabemos que algunos grupos intentan reclutar activamente a nuestro personal para su causa, o animan a sus miembros a unirse al Ejército con el fin de adquirir habilidades y experiencia», dijo el alto funcionario de defensa. «Reconocemos que esas habilidades son apreciadas por algunos de estos grupos no solo por la capacidad que les ofrece, sino que también les da legitimidad en sus mentes para su causa».

Barbara Starr y Jamie Crawford de CNN contribuyeron a este informe.