CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Toma de posesión

12 miembros de la Guardia Nacional del Ejército fueron removidos de la toma de posesión

Por Barbara Starr, Oren Liebermann, Zachary Cohen

(CNN) — Doce miembros de la Guardia Nacional del Ejército han sido removidos de sus funciones en la toma de posesión en Washington como parte del proceso de investigación de seguridad. Este fue iniciado, en parte, para garantizar que los soldados encargados de asegurar la ceremonia del miércoles en la capital no tengan vínculos con grupos extremistas, dijo el martes le jefe de la Oficina de la Guardia Nacional.

Dos de las personas fueron señaladas debido a comentarios y mensajes de texto «inapropiados», dijo a los periodistas el General del Ejército Daniel Hokanson después de que un funcionario de defensa le dijera a CNN el martes que fueron removidos por posibles vínculos con extremistas.

Los otros 10 miembros de la Guardia fueron removidos por comportamiento cuestionable encontrado en el proceso de investigación, dijo Hokanson, enfatizando que esto no significa necesariamente que tengan vínculos con extremistas, sino que simplemente fueron «identificados» y removidos del servicio «en abundancia de precaución».

«No me preocupa pues entre una gran parte de nuestra organización, si miras a 25.000, hemos identificado 12 y algunos de esos solo los están investigando, pueden no estar relacionados con esto. Pero queremos asegurarnos por precaución, como dije anteriormente, hacemos lo correcto hasta que eso se aclare», dijo a los periodistas.

La noticia llega cuando ahora hay aproximadamente 25.000 soldados de la Guardia Nacional en terreno en Washington, según el portavoz mayor Aaron Thacker.

LEE: The Washington Post: Miembros de QAnon hablaron sobre actuar como miembros de la Guardia Nacional para infiltrarse en la toma de posesión, según un informe de inteligencia del FBI

publicidad

La capital de la nación está nerviosa antes de la toma de posesión del presidente electo, Joe Biden. Si bien gran parte de Washington ha sido clausurada tras el motín mortal en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, los funcionarios de defensa han tratado de asegurar al público que los efectivos enviados para proteger la inauguración están siendo investigados por completo.

El portavoz del Pentágono, Jonathon Hoffman, reiteró que el proceso de investigación está en marcha. «Lo que las organizaciones asociadas han encontrado, pero mucha de la información, como mencionó el general, no está relacionada con los eventos que tienen lugar en el Capitolio o con las preocupaciones de mucha gente sobre el extremismo. Estos son esfuerzos de investigación que identifican cualquier comportamiento cuestionable en el pasado, o cualquier vínculo potencial con un comportamiento cuestionable, no solo relacionado con el extremismo», dijo.

El martes temprano, un funcionario de defensa confirmó a CNN que dos miembros de la Guardia Nacional del Ejército fueron removidos de sus funciones de la toma de posesión como parte del proceso de investigación de seguridad.

Cuando se le pidió que comentara sobre la decisión, la Guardia Nacional respondió: «Debido a la seguridad operativa, no discutimos el proceso ni el resultado del proceso de investigación para los miembros militares que apoyan la toma de posesión» y remitió las preguntas futuras al Servicio Secreto.

The Associated Press fue la primera en informar que los dos guardias habían sido removidos.

El secretario de Defensa interino, Christopher Miller, dijo el lunes que «no hay información de inteligencia que indique una amenaza interna» a la toma de posesión.

La declaración de Miller se produjo horas después de que el jefe de la Guardia Nacional de Washington dijera que el FBI está investigando a los soldados involucrados en asegurar el Capitolio para evitar amenazas internas.

«Como es normal para el apoyo militar a grandes eventos de seguridad, el Departamento examinará a los miembros de la Guardia Nacional que se encuentran en Washington. Si bien no tenemos información de inteligencia que indique una amenaza interna, no dejaremos piedra sin remover para asegurar la capital», escribió Miller.

«Este tipo de investigación a menudo se lleva a cabo por las fuerzas del orden para eventos de seguridad importantes. Sin embargo, en este caso, el alcance de la participación militar es único», dijo.

Miller también agradeció al FBI por su ayuda en la investigación de antecedentes de miembros de la Guardia Nacional.

LEE: ¿Cómo funciona una toma de posesión en EE.UU.? Estos son los puntos clave

Preocupaciones de larga data sobre el extremismo dentro de las fuerzas armadas

Los esfuerzos para encontrar y eliminar el extremismo dentro de las filas militares, particularmente entre aquellos que defienden las creencias supremacistas blancas, comenzaron mucho antes de los disturbios de este mes en el Capitolio, pero han cobrado mayor urgencia en los últimos días.

Las medidas de detección mejoradas se producen cuando decenas de miles de miembros de la Guardia Nacional patrullan las calles de la capital de EE.UU. antes del Día de Toma de Posesión.

Los 25.000 miembros de la Guardia Nacional que se encuentran actualmente en la capital es el número máximo autorizado por el Pentágono para la seguridad alrededor de la toma de posesión.

Las cifras han ido en aumento durante los últimos días a medida que llegaban soldados de otras partes del país.

«Lo que sucede es que se evalúan antes de salir de su estado y lo que es un proceso de acreditación, por lo que se evalúan y se evalúan repetidamente hasta que se ponen en la calle», dijo el mayor general William Walker a «Good Morning America» de ABC el lunes.

Walker no dijo que la evaluación incluía preguntas específicas sobre las creencias de los miembros en torno a la legitimidad de la elección, pero están llevando a cabo una investigación de antecedentes mejorada.

«No, se trata de los antecedentes. Por lo tanto, una verificación de antecedentes periódica se mejora con más controles, más detalles y está dividida en capas para que el FBI sea parte de ella, el Servicio Secreto sea parte de ella y una vez que estén seguros de que no hay una amenaza interna, entonces ese soldado, guardia o aviador recibe una credencial», dijo.

Walker enfatizó que los miembros de la Guardia Nacional son evaluados al ingresar al servicio y esto está agregando otra capa.

La Guardia Nacional de Washington también está brindando capacitación adicional a los miembros del servicio a medida que llegan a la capital de que si ven o escuchan algo que no es apropiado, deben informarlo a su cadena de mando, dijo un portavoz del Ejército en un comunicado escrito a CNN la semana pasada.

«No hay lugar para el extremismo en las fuerzas armadas e investigaremos cada informe individualmente y tomaremos las medidas apropiadas», dijo el comunicado.

«El Ejército se compromete a trabajar en estrecha colaboración con el FBI en la identificación de las personas que participaron en el violento ataque al Capitolio para determinar si las personas tienen alguna conexión con el Ejército», agregó el comunicado, señalando cualquier tipo de actividad que «involucre la violencia, la desobediencia civil o la ruptura de la paz «pueden ser punibles según el Código Uniforme de Justicia Militar o según las leyes estatales y federales.

La política actual del Departamento de Defensa requiere que todos los miembros del servicio sean entrenados anualmente bajo un programa que requiere que el personal del departamento reporte «cualquier información sobre comportamiento extremista conocido o sospechado que podría ser una amenaza para el departamento o Estados Unidos», dijo el comunicado.

«No sabemos el tamaño y la escala del problema», dijo el lunes a CNN el secretario del Ejército, Ryan McCarthy. «Estamos trabajando con las fuerzas del orden federales para evaluar a nuestra gente, obviamente a los que apoyan esta operación en particular. Pero lo haría en la mayoría de los casos».

«Nos tomamos muy en serio las amenazas extremistas. Y estamos investigando a todos nuestros soldados. Continuaremos analizando a todo el ejército como un todo y cómo podemos asegurarnos de que estas amenazas no estén en nuestra formación. Y si lo están, los encontraremos y nos desharemos de ellos», agregó.