CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | El peor índice final de popularidad para una primera dama pertenece a Melania Trump

Por análisis Harry Enten

(CNN) — Se ha escrito mucho sobre los índices de popularidad históricamente bajos del presidente Donald Trump mientras deja el cargo. Pero el empañamiento de la marca Trump va más allá del presidente.

Melania Trump sale de la Casa Blanca con el peor índice de popularidad para cualquier primera dama al final de su mandato en la historia de las encuestas.

La última encuesta de CNN/SSRS tuvo una calificación favorable de Melania Trump del 42% frente al 47% desfavorable. El 47% es la calificación desfavorable más alta que jamás hayamos registrado para Melania Trump. También es increíblemente alto desde una perspectiva histórica.

Tradicionalmente, las primeras damas son admiradas casi de manera uniforme. El puesto no es elegido y normalmente no es controvertido. Es difícil ser impopular.

Echa un vistazo a las últimas encuestas de CNN y Gallup que preguntaban sobre la popularidad de las primeras damas desde Pat Nixon. El índice de popularidad final promedio de primeras damas antes de Trump fue del 71% con un índice de impopularidad del 21%. Eso significa que el índice de popularidad neta promedio para estas primeras damas fue de +50 puntos.

Ahora, las calificaciones de Nixon, Betty Ford y Rosalynn Carter se tomaron antes del último mes de su esposo en el cargo y las preguntas sobre popularidad se formularon de manera diferente a la pregunta de Trump. Incluso si sacamos a estas primeras damas de la ecuación, obtenemos una calificación final promedio muy similar de 70% favorable y 23% desfavorable desde Nancy Reagan en 1989.

publicidad

De hecho, la única primera dama en dejar el cargo con una calificación de popularidad neta por debajo de +40 puntos fue Hillary Clinton. Su calificación de favorabilidad neta de +13 puntos (52% favorable y 39% desfavorable) en una encuesta de CNN/Time/ Yankelovich Partners de enero de 2001 todavía superó fácilmente la calificación final de Melania Trump.

Recuerda, Clinton, a diferencia de Trump, se postuló para su escaño en el Senado de Estados Unidos durante el último año de su esposo en la Casa Blanca y juramentó varias semanas antes de que él dejara la Casa Blanca. También fue mucho más activa políticamente en la Casa Blanca, ayudando a liderar su impulso para la reforma del sistema de salud. En otras palabras, a diferencia de la mayoría de las primeras damas, Clinton iba a ser vista bajo una luz partidista.

MIRA: Melania Trump en su mensaje de despedida: La violencia nunca es la respuesta

Trump no ha estado ni cerca de estar tan involucrada en la gestión diaria de la Casa Blanca. Por lo general, no es tan visible, al menos para la mayoría de los estadounidenses.

De hecho, no está del todo claro cuánto tienen que ver las bajas calificaciones de Melania Trump con ella en particular. Sí, ha tenido algunos momentos que estallaron en las redes sociales y rompió la tradición (con su esposo) al no dar la bienvenida a la familia Biden a la Casa Blanca.

Pero las bajas calificaciones de Melania Trump preceden a su tiempo en la Casa Blanca. Con frecuencia ha presentado índices de popularidad neta relativamente bajos, que se remontan a cuando su esposo se postulaba para presidente en 2016 (no era muy conocida en ese momento). Parece que el simple hecho de estar asociada con su esposo ha tenido un impacto negativo sobre su popularidad.

LEE: Melania Trump «solo quiere volver a casa»

Por muy tentador que sea pensar que la impopularidad de un esposo significa automáticamente que una primera dama también es impopular, este no ha sido el caso históricamente.

Cuando Richard Nixon ya estaba en medio del escándalo de Watergate en agosto de 1973, el 83% de los estadounidenses calificaron a Pat Nixon con un +1 o más en una escala de favorabilidad que iba de -5 a +5. Solo el 13% la calificó con un -1 o peor.

Cuando el índice de aprobación de Jimmy Carter estaba en un mero 32% en agosto de 1979, el índice de aprobación de Rosalynn Carter se situó en 59% frente a un índice de desaprobación del 19%. La comparación de Carter con Trump es especialmente interesante porque el índice de aprobación actual de Donald Trump es bastante similar al de Jimmy Carter en ese momento de su presidencia.

Originalmente, pensé que la baja popularidad de la actual primera dama podría deberse a la creciente polarización en nuestra política.

Laura Bush, sin embargo, demostró que incluso en la era moderna, una primera dama puede ser mucho más popular que su esposo. Su calificación final favorable en una encuesta de CNN/ORC de enero de 2009 fue de 67% frente a 20% de calificación desfavorable. La calificación favorable de George W. Bush fue del 35% en la misma encuesta.

De hecho, Laura Bush y Michelle Obama (69% de calificación favorable) terminaron con índices de popularidad sobre el promedio para las primeras damas que parten.

MIRA: Revelan qué hacía Melania Trump en la Casa Blanca durante al asalto al Capitolio

Por supuesto, ninguna primera dama de este siglo ha dejado el cargo con el 85% de calificación favorable de Barbara Bush en 1993.

Supongo que la primera dama entrante Jill Biden tampoco lo hará. Su calificación favorable fue del 58% frente a una calificación desfavorable del 29%.

Pero al igual que su esposo, Biden comienza siendo mucho más popular que su predecesora.