CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

Los cheques de estímulo propuestos por Biden son una pésima forma de arreglar la economía, dicen expertos

Por Chris Isidore

Nueva York (CNN Business) -- La disposición más costosa del plan de recuperación económica de 1,9 billones de dólares de Joe Biden es su propuesta de otorgar 1.400 dólares adicionales a la mayoría de los estadounidenses. Para muchos economistas, esa es la forma menos eficaz de ayudar a reactivar la economía.

El estímulo adicional nace del apoyo generalizado entre los demócratas del Congreso y muchos republicanos, incluido el presidente saliente Donald Trump, para aumentar los pagos directos del paquete de ayuda económica por covid-19 más reciente de US$ 600 a US$ 2.000.

"Seiscientos dólares simplemente no es suficiente si aún tienes que elegir entre pagar el alquiler y poner comida en la mesa", dijo Biden al revelar su plan de recuperación económica. "Incluso para aquellos que han conservado sus trabajos, estos cheques son realmente importantes".

Estímulo dirigido a las personas equivocadas

El problema con los pagos directos, según economistas y otros críticos del plan, es que gran parte de este estímulo se destinaría a personas que no se han visto perjudicadas económicamente por la pandemia de covid-19. Eso significa que esos dólares adicionales pueden no hacer mucho para impulsar la actividad económica.

Los cheques de estímulo de US$ 1.400 irían a la mayoría de las personas que ganan menos de US$ 75.000. Los contribuyentes que presenten declaraciones conjuntas y ganen menos de US$ 150.000 también calificarían. Aquellos que ganan más podrían calificar para montos menores, con un límite de US$ 87.000 para que los contribuyentes individuales sean elegibles.

"Ese dinero no está bien dirigido", dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics.

publicidad

Zandi dijo que el único argumento económico a favor de los cheques es que son una forma políticamente factible de introducir mucho dinero en efectivo en la economía con bastante rapidez.

"La política importa y la velocidad es más importante que hacerlo bien", dijo. "Pero creo que es la segunda o tercera mejor política. Ciertamente no es la forma más eficaz de ayudar".

Muchos no lo gastarán

El dinero podría ser un salvavidas para los contribuyentes con dificultades. Pero uno de los mayores problemas, según los economistas, es que muchos de los que reciben los cheques pondrán el dinero en ahorros o lo usarán para pagar deudas, nada de lo cual hará mucho para aumentar la actividad económica general.

"La teoría aceptada del comportamiento del hogar es que un pago único hace poco para estimular el gasto adicional", dijo Joel Prakken, economista jefe para EE.UU. en IHS Markit. "Las personas que lo gastan lo harán en compras que probablemente no se repetirán. Cada vez es más difícil argumentar que será un estímulo inmediato para la economía".

Una gran parte del desafío de mantener el gasto de los consumidores durante la pandemia ha sido que muchos de los bienes y servicios en los que la gente gasta dinero en tiempos "normales" no están disponibles debido a la crisis.

"Eso dado que gran parte del agujero [en el gasto] no se debe al hecho de que la gente no quiere gastar, sino que no puede gastar porque no puede tomar un vuelo o no puede ir a un restaurante", dijo Larry Summers, en una entrevista reciente en Bloomberg. Summers fue uno de los principales economistas en los primeros días de la administración Obama. "No creo necesariamente que la prioridad deba ser promover el gasto del consumidor más allá de donde estamos ahora".

Aunque Summers ha sido partidario de los pagos directos en el pasado, se muestra escéptico de que la propuesta sea efectiva esta vez. "Ni siquiera estoy seguro de estar tan entusiasmado con los cheques de US$ 600", dijo. "Y creo que llevarlos a US$ 2.000 sería un error bastante serio".

Dificultades políticas

Existe la posibilidad de que la propuesta de Biden para los pagos adicionales de US$ 1.400 no sea aprobada.

La ronda adicional de estímulo le costaría al gobierno US$ 465.000 millones, según la Comisión para un Presupuesto Federal Responsable. Eso es aproximadamente US$ 100.000 millones más de lo que se propone para aumentar las prestaciones por desempleo.

La mayoría de los expertos creen que el paquete completo de 1,9 billones de dólares tiene pocas posibilidades de convertirse en ley y es probable que se apruebe de forma reducida. Además del apoyo bipartidista a los cheques, también hay oposición bipartidista. Entre los principales críticos demócratas se encuentra el senador Joe Manchin de Virginia Occidental.

"Apoyo ayudar a las personas que necesitan ayuda. Personas a las que no les alcanza. Las personas que no tienen trabajo, no pueden poner comida en la mesa", dijo Manchin a CNN en una entrevista reciente. "Enviar cheques a personas que básicamente ya tienen un cheque, y que no lo van a gastar, que lo están poniendo en su cuenta de ahorros en este momento, eso no es lo que somos. Hemos hecho mucho de eso. Es hora de enfocar a dónde va ese dinero".

El senador Mitch McConnell, quien será el líder de la minoría en el nuevo Senado controlado por los demócratas, dijo que también se opone a otra ronda de controles de estímulo a pesar del apoyo de algunos miembros de su grupo.

"No es ningún secreto que los republicanos tienen una diversidad de puntos de vista sobre la sabiduría de pedir prestados cientos de miles de millones más de dinero no dirigido, incluso para muchos hogares que no han sufrido pérdida de ingresos durante la crisis", dijo en declaraciones recientes en el Senado. "No está claro que la principal prioridad del gobierno federal debería ser enviar miles de dólares a, por ejemplo, una pareja sin hijos que gana en seis cifras y que ha estado teletrabajando cómodamente todo el año. Nuestro deber es ayudar a las personas que necesitan ayuda".