CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Los perros presidenciales Champ y Major se mudaron a la Casa Blanca el domingo

Por Donald Judd, Kate Sullivan

(CNN) — Los perros del presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden ingresaron a la Casa Blanca: los dos pastores alemanes de los Champ y Major se unieron oficialmente a la primera familia en su nueva residencia en 1600 Pennsylvania Avenue el domingo.

«La Primera Familia quería establecerse antes de llevar a los perros a Washington desde Delaware. Champ está disfrutando de su nueva cama para perros junto a la chimenea, y a Major le encantaba correr por el jardín sur», dijo a CNN el secretario de Prensa de la primera dama Jill Biden, Michael LaRosa, en un comunicado el lunes.

MIRA: Major será el primer perro presidencial adoptado en un albergue

La mudanza de los perros de los Biden marca un regreso a una larga tradición de presidentes y sus familias que traen a sus mascotas a la Casa Blanca. El expresidente Donald Trump y su familia no tuvieron mascotas durante los cuatro años que vivieron en la Casa Blanca.

Champ ha estado con la familia Biden durante más de 10 años, desde diciembre de 2008, semanas después de que Biden se convirtiera en el vicepresidente electo de Barack Obama. Major, un perro de refugio, se unió a la familia Biden más recientemente. Fue adoptado en noviembre de 2018, meses antes de que Biden anunciara que se postularía para presidente en el ciclo electoral de 2020.

Major es el primer perro de refugio que vive en la Casa Blanca. A principios de este mes, la Asociación Protectora de Animales de Delaware, de donde fue adoptado, y Pumpkin Pet Insurance organizaron una celebración virtual, una fiesta de toma de posesión para Major.

publicidad

MIRA: Organización realiza toma de posesión simbólica de uno de los perros de los Biden y algunos se molestan

Así disfrutan en la Casa Blanca los perros de Biden 0:41

Aunque es el primer perro de refugio en la Casa Blanca, Major no es el primer rescate. Un refugio a menudo recibe fondos del gobierno, mientras que los rescates de animales a menudo están completamente a cargo de voluntarios.

La hija del ex presidente Lyndon B. Johnson, Luci, rescató a un cachorro de raza mixta abandonado por su dueño en una gasolinera en Texas llamada Yuki.

El gato de la familia del expresidente Bill Clinton, Socks, también fue un rescate.

Jill Biden también ha dicho que «le encantaría tener un gato», y le dijo a Fox 5 en Washington: «Me encanta tener animales en la casa».

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el domingo que no tenía noticias sobre el gato.

«Yo también me pregunto sobre el gato, porque el gato dominará Internet una vez que se anuncie su llegada», dijo Psaki en un video del domingo por la noche respondiendo preguntas hechas en Twitter.

MIRA: Biden firmará un decreto que busca dar prioridad a la industria nacional

La tradición de tener mascotas en la Casa Blanca se remonta a Thomas Jefferson, quien tuvo un ruiseñor y un par de cachorros de oso durante su presidencia. A lo largo de los años, las mascotas presidenciales se han convertido en una especie de celebridades.