CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Un año después del encierro, Wuhan regresa a la vida normal, pero todavía está atormentado por cicatrices emocionales

Por David Culver, Nectar Gan

Wuhan, China (CNN) — En la superficie, Wuhan bulle como una ciudad que nunca ha conocido un confinamiento paralizante de 76 días.

Al amanecer, los vendedores del mercado descargan afanosamente frutas y verduras frescas. Los trabajadores de oficina llenan los restaurantes populares durante la hora del almuerzo. Al anochecer, las parejas mayores descienden a los parques de la ciudad para bailar junto al río Yangtze. Se han erigido faroles rojos alrededor de la ciudad en previsión de las celebraciones del Año Nuevo Lunar.

Ha pasado un año desde que la ciudad del centro de China de 11 millones de personas fue puesta bajo el primer bloqueo por coronavirus del mundo el 23 de enero. Al menos 3.869 residentes de Wuhan finalmente murieron a causa del virus, que desde entonces se ha cobrado más de dos millones de vidas en todo el mundo.

Elderly couples dance along the Yangtze River that cuts through the heart of the city.

Parejas junto al río Yangtze.

El mundo quedó atónito cuando se cancelaron los vuelos, trenes y autobuses que salían de Wuhan, se bloquearon las carreteras y se ordenó a las personas que se quedaran en sus hogares, confiando en funcionarios y voluntarios sus necesidades diarias. Inicialmente, era difícil para los pacientes, las familias e incluso algunos trabajadores de la salud llegar a los hospitales.

Pero desde entonces, el Gobierno chino ha anunciado esos pasos drásticos como cruciales para frenar el brote inicial, y ahora se han aplicado medidas similares en países de todo el mundo, con algunas ciudades fuera de China sometidas a múltiples confinamientos.

En ese contexto, Wuhan se ha convertido en una historia de éxito en la domesticación del virus. No ha reportado una infección local por coronavirus durante meses.

publicidad

El 31 de diciembre, mientras millones de personas en otros países pasaban la víspera de Año Nuevo en el confinamiento de otro encierro, los residentes de Wuhan llenaron las calles relucientes para celebrar la llegada de 2021 con una cuenta regresiva de medianoche.

Hoy en día, los residentes hablan con orgullo de la resistencia y la fuerza de su ciudad, y de los esfuerzos que hicieron para protegerse del covid-19.

Pero las severas medidas también tuvieron un gran costo personal para los residentes y, a pesar del aparente regreso a la vida normal, profundas cicatrices emocionales rondan la ciudad.

Algunos residentes que perdieron a sus seres queridos a causa del virus aún viven en duelo, enojados con el Gobierno por sus primeros pasos en falso al evitar que las personas conocieran hechos que podrían haber salvado vidas.

Wuhan says goodbye to 2020 with a New Year's Eve countdown attended by thousands of people.

Wuhan se despide de 2020 con una cuenta de regresiva en Año Nuevo de miles de personas.

LEE: En Wuhan, tres cuartas partes de los hospitalizados por covid-19 todavía tenían síntomas 6 meses después, según estudio

«Buscar la verdad es la mejor manera de recordarla»

Yang Min, de 50 años, todavía se pregunta si su hija estaría viva si le hubieran dicho que el coronavirus era contagioso sólo cuatro días antes.

El 16 de enero, su hija de 24 años fue al hospital para recibir tratamiento de quimioterapia para el cáncer de mama. Los trabajadores de la salud ya se habían enfermado por el virus, una señal peligrosa de que era infeccioso, pero sus casos no se habían hecho públicos. En cambio, los funcionarios de Wuhan insistieron en que «no había evidencia obvia de transmisión de persona a persona» y sostuvieron que el virus era «prevenible y controlable».

Tres días después, la noche antes de que las autoridades finalmente admitieran que el virus es transmisible de persona a persona el 20 de enero, la hija de Yang desarrolló una fiebre alta. Fue transferida a otro hospital, antes de terminar finalmente en el Hospital Jinyintan, una instalación designada para pacientes con coronavirus. Murió allí el 6 de febrero.

Yang cree que su hija contrajo el virus en el hospital y culpa al Gobierno por no advertir a la gente sobre la gravedad y la verdadera naturaleza del brote antes. «Si supiera que hay una enfermedad infecciosa, no enviaría a mi hija (al hospital para recibir tratamiento contra el cáncer)», dijo Yang. «La envié al hospital para vivir, no morir».

Mientras cuidaba a su hija, Yang también contrajo el virus. Su esposo no le dijo a Yang que su hija había muerto hasta que ella se recuperó, temiendo que la noticia la devastara.

A fines de febrero, se enteró de que nunca volvería a ver a su hija. «Mi último recuerdo de mi hija fue su coronilla y cabello cuando la llevaron (a la UCI) en una camilla. Ni siquiera me miró. Todavía me duele», dijo.

Yang acusó al Gobierno de encubrir la gravedad del brote inicial y dice que se ha reunido con funcionarios locales varias veces para exigir responsabilidades. «Los líderes de la calle y del distrito me dijeron que (el Gobierno) no encubrió la pandemia. (Dijeron que) publicaron un aviso en línea el 31 de diciembre», dijo.

El 31 de diciembre, la Comisión de Salud Municipal de Wuhan emitió un comunicado que informó el descubrimiento de un grupo de casos de «neumonía». Pero afirmó que no había señales de «transmisión de persona a persona».

Red lanterns are hung around Wuhan's Yellow Crane Tower for the upcoming Lunar New Year.

Faroles rojos para celebrar el Año Nuevo Lunar en Wuhan.

Casi al mismo tiempo, las autoridades silenciaron a los trabajadores de la salud que intentaron hacer sonar la alarma del virus, incluido el médico de Wuhan Li Wenliang, quien fue castigado por la policía por «difundir rumores» y luego murió de covid-19. La represión probablemente llevó a infecciones cruzadas innecesarias dentro de los hospitales, así como en familias y comunidades, según expertos en salud.

En una entrevista con la emisora estatal CCTV el 27 de enero, el entonces alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, admitió que su gobierno no reveló información sobre el coronavirus «de manera oportuna». Dijo que el manejo de la epidemia por parte de la ciudad «no era lo suficientemente bueno» y ofreció renunciar si eso ayudaba a los esfuerzos para controlar la crisis.

Dos semanas después, en medio de críticas públicas generalizadas sobre el manejo del brote por parte de las autoridades, varios altos funcionarios locales fueron destituidos de sus cargos, pero Zhou se quedó. La semana pasada, los medios estatales informaron que Zhou había renunciado debido a un «acuerdo de trabajo» no especificado.

Yang quiere que todos los funcionarios involucrados en el manejo temprano de la crisis de Wuhan sean castigados y que se diga la verdad sobre sus acciones.

«Quiero hacerlos responsables. Necesito pedir una explicación. Si no hay explicación, no hay justicia», dijo. «Buscar la verdad para mi hija… es la mejor manera de recordarla».

«Yo también soy un patriota»

Yang no es la única familiar de víctima en duelo que exige justicia. Zhang Hai, quien perdió a su padre por el coronavirus, pasó gran parte del año pasado tratando de demandar al Gobierno para obtener una compensación por la muerte de su padre.

Llevar al Gobierno a los tribunales es un paso raro, y a menudo inútil, en China, donde el poder judicial está firmemente controlado por el gobernante Partido Comunista.

Aún así, Zhang no se desalentó. Presentó una demanda contra los gobiernos de la provincia de Wuhan y Hubei en junio, pero un tribunal local rechazó el caso. Se dirigió a un tribunal de nivel superior dos meses después, solo para ser desestimado nuevamente. En noviembre, presentó una denuncia, vista por CNN, para que su caso fuera escuchado en el órgano judicial más alto de China, el Tribunal Popular Supremo, pero hasta ahora no ha recibido respuesta.

«‘Gobernar el país por ley’ y ‘todos son iguales ante la ley’ han sido durante mucho tiempo los lemas de nuestro país. Pero hasta ahora, no he visto ninguna evidencia de eso», dijo.

Como Yang, Zhang culpa al gobierno de Wuhan por ocultar la verdad sobre el coronavirus.

El 17 de enero, un día después de que Yang enviara a su hija a un tratamiento contra el cáncer, Zhang llevó a su padre, Zhang Lifa, a un hospital de Wuhan para tratar su fractura de pierna. La cirugía se realizó sin problemas, pero su padre se infectó con covid-19 mientras se recuperaba en el hospital. Murió el 1 de febrero, a los 76 años.

Face masks are one of the few remaining signs that point to Wuhan's past as the epicenter of a deadly pandemic.

Las mascarillas siguen siendo una de las señales que muestran el pasado de Wuhan como epicentro de la pandemia mortal.

«Me siento muy sensible y, al mismo tiempo, mi corazón está lleno de ira», dijo Zhang, de pie junto al agua en un parque de Wuhan: fue el último lugar que el padre y el hijo visitaron juntos, antes de ir al hospital.

«Si el gobierno de Wuhan no hubiera ocultado (la gravedad del brote), mi padre no habría abandonado este mundo», dijo.

El padre de Zhang era un veterano del ejército que trabajaba en el programa de armas nucleares de China y sufrió efectos de salud a largo plazo debido a su trabajo. «Mi padre es un patriota. Sacrificó su juventud y su salud por el país», dijo Zhang.

«Y yo también soy un patriota. Al hablar y buscar la rendición de cuentas, estoy llevando a cabo un acto de patriotismo. Ningún país, ningún partido político puede ser perfecto. En Wuhan, los funcionarios encubrieron (el brote) y quedaron impunes. Al castigarlos, creo que se está haciendo un servicio a nuestro país y a nuestro partido», dijo.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, dijo el mes pasado que las acusaciones de que China encubrió la epidemia eran «simplemente infundadas».

Wang dijo: «Hay una línea de tiempo clara del esfuerzo de China para combatir el covid-19, que es abierta y transparente. En el momento más temprano posible informamos sobre la epidemia a la OMS, identificamos el patógeno y compartimos su secuencia genómica con el mundo, y compartimos nuestra información y experiencia de contención del virus con otros países y regiones de manera oportuna».

LEE: China ha prometido millones de vacunas contra el coronavirus a países de todo el mundo. Y está lista para entregarlas

Un cuento de triunfo

Hay pocos indicios de que el Gobierno chino vaya a abordar las quejas de Yang y Zhang. Una semana antes del primer aniversario del cierre de Wuhan, más de 90 familiares en duelo descubrieron de repente que su grupo WeChat había sido cerrado, según Zhang. El grupo había sido una fuente de apoyo para Zhang y otros, y les brindó un espacio excepcional para compartir su dolor.

Enfrentando crecientes críticas y culpabilidades de países de todo el mundo, Beijing ha desatado su ejército de propagandistas y censores para remodelar la narrativa en torno a su respuesta al coronavirus como victoriosa desde el principio, y reprimir cualquier voz que se desvíe de la línea oficial.

Crowds have returned to Wuhan's famous Jianghan shopping street, which was desserted this time last year.

Multitudes regresan a la famosa calle de compras Jianghan en Wuhan, que hace un año estaba desierta.

El éxito posterior de China en contener el virus se ha utilizado como prueba para negar que se cometieron errores en las primeras etapas. Wang dijo: «Frente a la pandemia única en un siglo, ¿se pueden lograr tales logros encubriendo la verdad? La respuesta es bastante simple. Los logros de China en la lucha contra la pandemia son la mejor respuesta a la falacia de que China ocultó el virus.»

Las autoridades han detenido a periodistas ciudadanos que documentaron la dura realidad de la vida en Wuhan durante el apogeo del brote. Uno de ellos, Zhang Zhan, un exabogado, fue sentenciado a cuatro años de cárcel el mes pasado por «buscar pelea y provocar problemas».

La historia de Wuhan, según la narrativa oficial, se ha convertido en una de heroísmo, solidaridad y triunfo.

An exhibition, titled "Putting People and Lives First -- A Special Exhibition on the Fight Against Covid-19 Pandemic," celebrates Wuhan's eventual triumph over the coronavirus.

Una exhibición llamada «Poner a la gente y las vidas en primer lugar: una exhibición especial sobre la lucha contra la pandemia de covid-19».

En un centro de convenciones de la ciudad, que anteriormente servía como un sitio de cuarentena improvisado para pacientes con covid-19, se inauguró una exposición masiva en octubre para conmemorar la lucha de la ciudad contra el coronavirus.

Se titula «Poner a la gente y las vidas en primer lugar: una exposición especial sobre la lucha contra la pandemia de covid-19» y presenta más de 1.000 artículos que recuerdan a los visitantes el esfuerzo y el sacrificio que los trabajadores de la salud, soldados, voluntarios, funcionarios y ciudadanos hicieron para derrotar el virus. El liderazgo inquebrantable del Partido sobre la lucha se destaca a lo largo de la exhibición, pero no se menciona ningún error que haya cometido el Gobierno.

«La maquinaria de propaganda está en plena vigencia para promover el éxito del gobierno; las dificultades han terminado y ahora podemos cantar y bailar en celebración de la paz», dijo Zhang Hai. «Pero la supuesta victoria se logró sacrificando al pueblo».

MIRA: Año Nuevo en Wuhan y Nueva York con celebraciones distintas

«El momento más atormentador»

En el corazón del centro de Wuhan, hay un recordatorio inconfundible de que no todo se ha recuperado del coronavirus: el mercado mayorista de mariscos de Huanan, donde se detectó por primera vez un grupo de casos de coronavirus, lo que impulsó la notoriedad internacional del sitio.

The Huanan Seafood Wholesale Market, known as the ground zero of the outbreak, was shut down last January.

El Mercado de Mariscos de Huanan, conocido como la zona cero del brote, fue cerrado en enero pasado.

Hoy, el mercado, con su nombre eliminado de las puertas, permanece cerrado detrás de vallas metálicas, y su futuro, incierto.

Xiao Chuan’an, que vende caña de azúcar cerca del mercado, recuerda el cierre con pavor. Cuando comenzaron las restricciones, Xiao, que proviene de una ciudad vecina, quedó atrapada en Wuhan durante más de dos meses. En los días previos a la imposición del encierro, su hija le había suplicado que se fuera a casa, pero Xiao no quería abandonar su stock de caña de azúcar. Al final, no pudo vender nada de eso; a medida que el bloqueo se prolongó, su caña de azúcar se pudrió.

«Realmente me lavé la cara con lágrimas todos los días. Fue el momento más atormentador, y estaba tan triste y asustada», dijo.

Pero las medidas estrictas aparentemente funcionaron. A mediados de marzo, el número de nuevas infecciones se había reducido a un goteo de los miles por día en su peor momento en febrero. A los residentes se les permitió regresar al trabajo. Los autobuses públicos y los trenes subterráneos reanudaron el servicio. Finalmente, el 8 de abril, se levantó oficialmente el confinamiento.

Las autoridades chinas han podido evitar en gran medida un confinamiento de toda una ciudad al estilo de Wuhan durante los siguientes brotes locales, al recurrir a pruebas masivas, rastreo de contactos extenso y restricciones más específicas.

A medida que se propaga la pandemia, el éxito general de China en contener el virus, especialmente cuando se compara con los fracasos caóticos y mortales de países como Estados Unidos y el Reino Unido, ha ganado un amplio apoyo interno para Beijing.

Un año después del cierre, el negocio de Xiao se reanudó fuera del mercado cerrado. No es tan bueno como los tiempos previos a la pandemia, pero Xiao mantiene la esperanza. «Wuhan definitivamente mejorará cada vez más», dijo. «La gente de Wuhan es muy dura y está muy bien».

LEE: Aviones de combate de China sobrevuelan cerca de Taiwán en primer desafío a Biden

«Esos esfuerzos valieron la pena»

Pero el virus puede regresar después de un largo respiro. A principios de este mes, decenas de millones de personas en el norte de China fueron sometidas a estrictos confinamientos, similares a los que sufrió Wuhan, después de que cientos de personas se infectaron en el peor brote del país en meses.

Las autoridades también se apresuran a construir un campo de cuarentena masivo que pueda albergar a más de 4.000 personas, lo que recuerda los esfuerzos anteriores realizados en Wuhan, donde se construyeron varias instalaciones médicas, incluido un hospital de 1.000 camas desde cero en solo 10 días.

The lockdown in 2020 turned Wuhan's bustling commercial district into a ghost town.

El confinamiento en 2020 hizo del ajetreado distrito comercial de Wuhan un pueblo fantasma.

Estas medidas radicales han evocado recuerdos familiares para algunos residentes de Wuhan, que una vez más usan máscaras en público, al igual que las personas ahora en Beijing y Shanghai, con el país entrando en un modo cauteloso antes del Año Nuevo Lunar el próximo mes.

El festival generalmente ve a decenas de millones de chinos viajando a casa para reunirse con su familia. Pero las autoridades han disuadido a las personas de viajar este año, requiriendo que quienes regresan a áreas rurales presenten una prueba negativa de covid-19 tomada dentro de los 7 días y una cuarentena de 14 días a su llegada.

Wu Hui, un conductor de reparto de alimentos de 40 años en Wuhan, dijo que esperaba que esta vez las autoridades en el norte de China aprendieran del caos inicial en Wuhan y manejarían las cosas de manera más humana durante sus encierros.

«Durante la etapa inicial del cierre de Wuhan, (el Gobierno) no sabía cómo lidiar con los problemas relacionados con el sustento de los residentes, fue un desastre total. Estoy seguro de que todos no lo han olvidado», escribió en una publicación en Weibo la semana pasada.

Wu dijo que la gente de Wuhan pagó «un alto precio» cuando su ciudad fue confinada, pero que estaba orgulloso de que la ciudad pudiera salir adelante.

«Ahora, después de tanto tiempo, no se ha identificado ningún caso nuevo y Wuhan ha comenzado a recuperarse por un tiempo. Las calles están llenas de gente. Simplemente siento que todos esos esfuerzos hechos en ese momento valieron la pena», dijo.

David Culver informó desde Wuhan, Nectar Gan escribió desde Hong Kong.

Acerca de los autores

David Culver
Nectar Gan