CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Biden apunta a abordar otra crisis estadounidense: la raza

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Si existía alguna duda sobre la urgencia de la misión del presidente Joe Biden de abordar la desigualdad racial, esta se borró en ese abrasador momento en que un agitador insurreccional exhibió descaradamente la bandera confederada por el Capitolio de Estados Unidos.

A solo 20 días de uno de los momentos más impactantes en la historia moderna de Estados Unidos, Biden realizará este martes sus movimientos políticos más detallados hasta el momento sobre el tema con una serie de decretos presidenciales sobre la única crisis que acecha a su presidencia que seguramente perdurará una vez que el covid-19 y las penas económicas sean solo un horrible recuerdo.

Se adelantará a la sombra que se avecina por parte de su predecesor Donald Trump después de que los demócratas de la Cámara de Representantes presentaran el lunes un cargo de juicio político relacionado con su papel en la incitación de los disturbios en el Capitolio.

El levantamiento, incitado por un expresidente que alimentó el nacionalismo blanco, subrayó la forma en que la línea divisoria más antigua de Estados Unidos es también una de las más recientes después del ajuste de cuentas racial nacional del verano pasado.

Sin embargo, los acontecimientos posteriores también han dejado la sensación de que, si bien el país rara vez ha estado más dividido desde la Guerra Civil que se libró por la esclavitud, el progreso es posible y tan necesario como siempre.

En otra imagen destacada, el lunes, por ejemplo, la primera vicepresidenta negra, del sur de Asia y mujer, Kamala Harris, juramentó al primer secretario de Defensa negro, Lloyd Austin. Los dos episodios yuxtapuestos con menos de tres semanas de diferencia encapsulan las profundas divisiones de la nación que Biden debe enfrentar, pero también el potencial de cambio de una democracia.

publicidad

El presidente ha elegido el gabinete más diverso en la historia de Estados Unidos. Ha instruido a sus designados en el Departamento de Justicia a dar prioridad a los derechos civiles y erradicar el racismo y los prejuicios para aplicar la igualdad ante la ley para todos los estadounidenses. Sin duda esto es sincero. Pero también es un posicionamiento político inteligente, ya que debe su victoria en la carrera por las nominaciones demócratas, su triunfo sobre Trump y la toma del Senado por su partido a los votantes negros especialmente.

‘Un momento conmovedor’

 

Biden ha trabajado duro para afrontar el momento, después de varios comentarios torpes o discordantes relacionados con la raza al principio de su larga carrera política.

Durante una visita a Kenosha, Wisconsin, durante la campaña electoral, Biden argumentó que la marea nacional de emoción que siguió a otro tiroteo de un hombre negro por parte de la policía, el cual dejó paralizado a Jacob Blake, fue el catalizador de un nuevo esfuerzo para abordar todas las formas del racismo y la desigualdad de oportunidades.

También indicó comprensión del espíritu del resurgimiento del movimiento por la justicia racial al reconocer que los estadounidenses blancos nunca podrían apreciar completamente el dolor histórico que han sentido sus compatriotas negros, una experiencia compartida por muchos otros ciudadanos.

«No puedo entender lo que es salir por la puerta o dejar que mi hijo o mi hija salgan por la puerta y preocuparme porque es posible que no regresen por el simple hecho de ser negros», dijo Biden.

Las palabras elevadas y el simbolismo son importantes: son parte del arsenal de un presidente para movilizar al público y provocar el cambio político. Pero por sí solos, no pueden transformar un país o la realidad vivida por los negros estadounidenses. La limitada movilidad social de millones y las promesas rotas de muchas «conversaciones sobre la raza» previas a veces parecen haber cambiado poco respecto a la realidad señalada por Martin Luther King Jr. en su libro «Where do we go from here: Chaos or Community» (¿A dónde vamos desde aquí? Caos o comunidad), que fue publicado por primera vez en 1967.

«El lenguaje suelto y fácil sobre la igualdad, las resoluciones resonantes sobre la hermandad caen de forma agradable en el oído, pero para el negro hay una brecha de credibilidad que no puede pasar por alto», escribió King.

En una lección más reciente, la presidencia del primer comandante en jefe negro, Barack Obama, muestra que el mero hecho de derribar barreras que en ese momento pueden parecer de época e irreversibles puede incitar nuevos prejuicios y generar extremismo.

El plan de Biden

El esfuerzo de Biden requerirá la acción del Departamento de Justicia para abordar los abusos de los derechos civiles y garantizar la equidad en el sistema judicial. La exasesora de seguridad nacional Susan Rice tiene un nuevo trabajo en la Casa Blanca, al frente del Consejo de Política Nacional, que incluye la equidad racial entre su amplio menú de responsabilidades.

El martes, Biden firmará decretos que establecen una comisión sobre la policía, en parte en respuesta a la muerte de George Floyd, el hombre de Minnesota que falleció luego de que un agente apretara su rodilla contra su cuello el año pasado.

También se espera que ordene mejoras en las condiciones carcelarias y ordene al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano que promueva políticas de vivienda equitativa.

La semana pasada, en las primeras horas de su presidencia, Biden firmó un decreto que requiere que todos los departamentos gubernamentales coloquen la igualdad racial y de otro tipo en el centro de todo lo que hagan durante su mandato.

Una establecida en que «promover la equidad para todos, incluidas las personas de color y otras personas históricamente desatendidas y marginadas, es responsabilidad de todo nuestro gobierno». Biden también derogó un decreto anterior firmado por Trump.

Al igual que gran parte de la presidencia de Biden, su capacidad de acción y de asegurar la enorme financiación que requiere una reforma seria se verá limitada por estrechas mayorías en el Congreso y la fracturada escena política de Washington en la era posterior a Trump. Pero tiene la autoridad moral de haber ganado el cargo contra un presidente que amplió el abismo racial de la nación con una campaña de línea dura de «ley y orden» basada en afirmaciones falsas de que el candidato demócrata quería desmantelar la policía actual.

Biden en el medio

Como muchos otros temas, el debate sobre lo que Biden ha dicho que es racismo «sistémico» en el sistema de justicia penal coloca al presidente entre dos posiciones absolutistas. Se encuentra enfrentado a su derecha por conservadores deseosos de tacharlo de demagogo antipolicía y enemigo de los valores de corazón blanco.

Los medios conservadores ya han acusado a Biden de equiparar erróneamente a todos los votantes de Trump con los nacionalistas y racistas blancos. Y muchos republicanos ahora buscan establecer una falsa equivalencia entre la violencia inspirada por Trump el 6 de enero en Washington y los enfrentamientos que estallaron durante las protestas de Black Lives Matter el año pasado. Biden ha condenado la violencia en todos los casos. Y la violencia que estalló en el verano en muchas ciudades no fue la verdadera expresión de la actitud de millones de personas que marcharon para protestar contra la injusticia racial. El ataque al Capitolio representó un asalto sin precedentes a otra rama del gobierno por parte de un presidente de Estados Unidos que intentaba robar una elección.

A su izquierda, Biden se enfrenta a progresistas que quieren una reforma radical, algunos de los cuales definieron el término «retirar el financiamiento a la policía» que, según muchos líderes del partido, en parte costó las victorias de los demócratas en algunas contiendas estatales clave en la Cámara.

Este problema en particular también coloca a Biden entre dos versiones de su propia personalidad política. Fue severamente criticado por su papel en la legislación de justicia penal de la década de 1990 que introdujo sentencias mínimas obligatorias que enviaron a muchos jóvenes negros a la cárcel durante años. Pero también siempre ha tenido una fuerte relación con la policía y sus sindicatos durante su larga carrera política.

Pero los impactantes eventos del verano pasado y la larga letanía de ejemplos grabados en video de brutalidad policial contra estadounidenses negros han cambiado irrevocablemente la potencia de los asuntos relacionados con la raza y la policía en el Partido Demócrata. Y el posicionamiento de Biden, aunque obviamente sincero, también se ve reforzado por la realidad política.

Sin embargo, algunos de los contactos de larga data de Biden en la policía le han dicho a CNN que su experiencia y familiaridad con ambos lados de este tema tan difícil pueden equiparlo de manera única para supervisar una respuesta política que de alguna manera reconcilie las protestas nacionales extraordinarias y multirraciales después de la muerte de Floyd.