CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Así pueden los adultos mayores con enfermedades crónicas evaluar si deben recibir la vacuna contra el covid-19

Por Judith Graham

(KHN) — A medida que crece la demanda pública de suministros limitados de vacunas contra el covid-19, quedan dudas sobre la idoneidad de las vacunas para los adultos mayores con diversas enfermedades. Entre ellos se encuentran pacientes con cáncer que reciben tratamiento activo, pacientes con demencia cerca del final de sus vidas y personas con enfermedades autoinmunes.

Recientemente, varios lectores me han preguntado si los familiares mayores con estas afecciones deberían vacunarse. Este es un asunto de expertos médicos y solicité el consejo de varios. Todos sugirieron encarecidamente que las personas que tengan preguntas se comuniquen con sus médicos y hablen de sus circunstancias médicas individuales.

El consejo de los expertos puede ser útil ya que los estados están comenzando a ofrecer vacunas a adultos mayores de 65, 70 o 75 años, incluidos aquellos con afecciones médicas subyacentes graves. Veintiocho estados lo están haciendo, según la última encuesta de The New York Times.

¿Cómo saber si vacuna que te van a poner es confiable? 1:37

Pregunta: Mi madre de 80 años tiene leucemia linfocítica crónica. Durante semanas, su oncólogo no le dijo «sí» o «no» sobre la vacuna. Después de mucha presión, finalmente respondió: «No funcionará para ti, su sistema inmunológico está demasiado comprometido para producir anticuerpos». Ella le preguntó si podía tomar la vacuna de todos modos, por si acaso podría ofrecer un poco de protección, y él le dijo que había terminado de discutirlo con ella.

Primero, algunos conceptos básicos. Los adultos mayores, en general, respondieron muy bien a las dos vacunas contra el covid-19 que han recibido una autorización especial de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés). En grandes ensayos clínicos patrocinados por los fabricantes de medicamentos Pfizer y Moderna, las vacunas lograron una protección sustancial contra enfermedades importantes, con una eficacia para los adultos mayores que oscila entre el 87% y el 94%.

Pero las personas de 65 años o más sometidas a tratamiento contra el cáncer no se incluyeron en estos estudios. Como resultado, no se sabe qué grado de protección podrían obtener.

publicidad

El Dr. Tobias Hohl, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de la ciudad de Nueva York, sugirió que tres factores deberían influir en las decisiones de los pacientes: ¿Son seguras las vacunas, serán efectivas y cuál es mi riesgo de estar gravemente enfermo por el covid-19? Con respecto al riesgo, señaló que los adultos mayores son las personas con más probabilidades de enfermarse gravemente y morir a causa del covid-19, lo que representa aproximadamente el 80% de las muertes hasta la fecha, un argumento convincente para la vacunación.

Con respecto a la seguridad, no hay evidencia en este momento de que los pacientes con cáncer tengan más probabilidades de experimentar efectos secundarios de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna que otras personas. En general, «confiamos en que estas vacunas son seguras para los pacientes [con cáncer]», incluidos los pacientes mayores, dijo el Dr. Armin Shahrokni, geriatra y oncólogo del Memorial Sloan Kettering.

La excepción, que se aplica a todos, no solo a los pacientes con cáncer: las personas que son alérgicas a los componentes de la vacuna contra el covid-19 o que experimentan reacciones alérgicas graves después de recibir una primera dosis no deben recibir las vacunas contra el coronavirus.

La eficacia es una consideración para los pacientes cuyo cáncer subyacente o tratamiento inhibe su sistema inmunológico. En particular, los pacientes con cánceres de sangre y ganglios linfáticos pueden experimentar una respuesta atenuada a las vacunas, junto con los pacientes que se someten a quimioterapia o radioterapia.

Incluso en este caso, «tenemos todas las razones para creer que si su sistema inmunológico está funcionando, responderán a la vacuna hasta cierto punto», y eso probablemente sea beneficioso, dijo el Dr. William Dale, presidente de Cuidado Médico y director del Centro de Investigación del Envejecimiento por Cáncer de City of Hope, un centro integral de cáncer en el condado de Los Ángeles.

En algunos casos, se puede considerar un equilibrio entre el momento del tratamiento del cáncer y la vacunación. Para aquellos con enfermedades graves que «necesitan terapia lo más rápido posible, no debemos retrasar el tratamiento [del cáncer] porque queremos preservar la función inmunológica y vacunarlos» contra el covid, dijo el Dr. Hohl, del Memorial Sloan Kettering.

Un enfoque podría ser intentar programar la vacunación anticovid «entre ciclos de quimioterapia, si es posible», dijo la Dra. Catherine Liu, profesora de la División de Vacunas y Enfermedades Infecciosas del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, en Seattle.

En las nuevas pautas publicadas a fines de la semana pasada, la Red Nacional Integral del Cáncer, una alianza de centros oncológicos, instó a que los pacientes que se someten a un tratamiento activo sean priorizados para las vacunas lo antes posible. Una excepción notable: los pacientes que han recibido trasplantes de células madre o trasplantes de médula ósea deben esperar al menos tres meses antes de recibir las vacunas, recomendó el grupo.

El director médico y científico de la Sociedad Estadounidense del Cáncer, el Dr. William Cance, dijo que su organización está «firmemente a favor de que los pacientes y sobrevivientes de cáncer se vacunen, en particular los adultos mayores». Dada la escasez de vacunas, también recomendó que los pacientes con cáncer que contraen covid-19 reciban terapias con anticuerpos lo antes posible, si sus oncólogos creen que son buenos candidatos. Estas terapias de infusión, de Eli Lilly and Co y Regeneron Pharmaceuticals, se basan en células inmunes sintéticas para ayudar a combatir las infecciones.

Sin un resultado, ¿cuándo asumir que tenemos covid-19? 2:59

Pregunta: ¿Debería mi madre, de 97 años, quien vive en un asilo de ancianos con demencia, recibir la vacuna contra el covid-19?

El Gobierno de EE.UU. y los 50 estados recomiendan las vacunas contra el covid-19 para los residentes de centros de cuidados a largo plazo, la mayoría de los cuales tienen la enfermedad de Alzheimer u otros tipos de deterioro cognitivo. Este es un esfuerzo para detener la marea de enfermedades y muertes relacionadas con el covid, que se ha extendido por los asilos de ancianos y las instalaciones de vida asistida: el 37% de todas las muertes por covid hasta mediados de enero.

La Asociación de Alzheimer también recomienda encarecidamente la inmunización contra el covid-19, «tanto para las personas [con demencia] que viven en lugares de cuidados a largo plazo como para quienes viven en la comunidad, dijo Beth Kallmyer, vicepresidenta de Atención y Apoyo.

«Lo que yo creo sobre esta pregunta es «¿vivirá mi ser querido lo suficiente para ver los beneficios de vacunarse?'», dijo el Dr. Joshua Uy, director médico de un hogar de ancianos de Filadelfia y director de Becas Geriátricas de la Escuela Perelman de la Universidad de Pensilvania.

Los beneficios potenciales incluyen no enfermarse o morir a causa de covid-19, recibir visitas de familiares o amigos, relacionarse con otros residentes y participar en actividades, sugirió Uy. (Esta es una lista parcial). Como estos beneficios inician unas pocas semanas después de que los residentes de un centro estén completamente inmunizados, «recomendaría la vacuna para una persona de 97 años con demencia significativa», dijo Uy.

Minimizar el sufrimiento es una consideración clave, dijo el Dr. Michael Rafii, profesor asociado de Neurología Vlínica en la Escuela de Medicina Keck, de la Universidad del Sur de California. «Incluso si una persona tiene demencia en etapa terminal, debe hacer todo lo posible para reducir el riesgo de padecerla. Y esta vacuna brinda a las personas una gran protección contra la enfermedad de covid grave», dijo.

«Mi consejo es que todos deberían vacunarse, independientemente de la etapa de demencia en la que se encuentren», dijo Rafii. Eso incluye a los pacientes con demencia al final de sus vidas en cuidados paliativos, anotó.

Si es posible, un ser querido debe estar cerca para tranquilizarlo, ya que alguien que lleva una mascarilla y una aguja se le acerca puede provocar ansiedad en los pacientes con demencia. «Haz que las personas que administren la vacuna explique quiénes son, qué están haciendo y por qué usan una mascarilla en un lenguaje claro y simple», sugirió Rafii.

Pregunta: Tengo 80 años y tengo diabetes tipo 2 y una enfermedad autoinmune. ¿Debería ponerme la vacuna?

Hay dos partes en esta pregunta. El primero tiene que ver con las comorbilidades: tener más de una afección médica. ¿Deben los adultos mayores con comorbilidades recibir la vacuna contra el covid-19?

Absolutamente, porque tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente de covid, dijo el Dr. Abinash Virk, especialista en Enfermedades Infecciosas y copresidente del lanzamiento de la vacuna contra el covid-19 de la Clínica Mayo.

«Los estudios de Pfizer y Moderna observaron específicamente a personas mayores y con comorbilidades, y mostraron que la respuesta a la vacuna fue similar a la de las personas más jóvenes», anotó.

La segunda parte tiene que ver con enfermedades autoinmunes como el lupus o la artritis reumatoide, que también ponen a las personas en mayor riesgo. La preocupación aquí es que una vacuna podría desencadenar respuestas inflamatorias que podrían exacerbar estas condiciones.

Philippa Marrack, presidenta del Departamento de Inmunología y Medicina Genómica del National Jewish Health, en Denver, dijo que no hay datos científicamente rigurosos sobre cómo los pacientes con enfermedades autoinmunes responden a las vacunas Pfizer y Moderna.

Hasta ahora, no han surgido motivos de preocupación. «Más de 100.000 personas han recibido estas vacunas ahora, incluidas algunas que probablemente tenían enfermedades autoinmunes, y no ha habido informes sistemáticos de problemas», dijo Marrack. Si los pacientes con trastornos autoinmunes están realmente preocupados, deberían hablar con sus médicos sobre retrasar la inmunización hasta que estén disponibles otras vacunas contra el covid con diferentes formulaciones, sugirió.

La semana pasada, la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple (EM) recomendó que la mayoría de los pacientes con esclerosis múltiple, otra afección autoinmune grave, reciban las vacunas de Pfizer o Moderna contra el covid-19.

«No es probable que las vacunas provoquen una recaída de la EM o empeoren los síntomas crónicos de la EM. El riesgo de contraer covid-19 supera con creces cualquier riesgo de tener una recaída de la EM por la vacuna», dijo en un comunicado.

— KHN (Kaiser Health News) es un servicio de noticias sin fines de lucro que cubre temas de salud. Es un programa editorialmente independiente de KFF (Kaiser Family Foundation) que no está afiliado a Kaiser Permanente.