CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Polonia pone en vigor nuevas restricciones sobre el aborto, resultando en una prohibición casi total de las interrupciones de embarazos

Por Antonia Mortensen, Reuters

(CNN) — El Gobierno de Polonia impuso una prohibición casi total de los abortos, incluida la interrupción de embarazos con defectos fetales, lo que supone un gran golpe para los defensores del derecho a decidir en uno de los países católicos más devotos de Europa.

El anuncio inesperado de que el fallo entraría en vigor el miércoles provocó protestas en todo el país. Esto a pesar de la prohibición de reuniones debido a las restricciones por covid-19. El jueves, el Gobierno extendió las restricciones sanitarias dos semanas más, hasta el 14 de febrero.

Se han planificado más manifestaciones contra el fallo para este jueves y viernes en la capital, Varsovia, y en ciudades de todo el país.

La sentencia, que fue dictada por el Tribunal Constitucional de Polonia en octubre, establece que los abortos solo pueden permitirse en casos de violación, incesto o cuando la vida de la madre esté en peligro.

Ese anuncio provocó semanas de protestas masivas, algunas de las más grandes que había visto el país desde el movimiento Solidaridad, de la década de 1980, que ayudó a poner fin al régimen comunista, dicen los analistas.

publicidad

El aborto ha surgido como uno de los temas más divisivos desde que el Partido Ley y Justicia (PiS) asumió el poder, en 2015, prometiendo a los polacos más pobres, mayores y menos educados un regreso a una sociedad tradicional mezclada con políticas generosas de bienestar, informó Reuters.

El veredicto de la corte se publicó en el boletín oficial a última hora del miércoles.

«Este fallo idiota no evitará los abortos», dijo Cezary Jasiński, un estudiante, de 23 años, de pie frente al edificio del Tribunal Constitucional, en el centro de Varsovia.

Manifestantes a favor del aborto sostienen pancartas mientras marchan hacia la sede del Partido Ley y Justicia, el 27 de enero de 2021, en Varsovia, Polonia.

Protestas contra la ley sobre el aborto

Las protestas del año pasado se transformaron rápidamente en una erupción de ira contra el Gobierno, particularmente entre los jóvenes, lo que sugiere que el PiS puede enfrentar un nuevo desafío de nuevos votantes en los próximos años.

El miércoles, los funcionarios dijeron que el Gobierno ahora se centraría en ayudar a los padres de niños discapacitados, aunque tanto el PiS como sus predecesores centristas han sido acusados por críticos de no hacer lo suficiente en ese sentido.

«El estado ya no puede quitarle una vida solo porque alguien está enfermo, discapacitado, con mala salud», dijo el legislador del PiS Bartlomiej Wroblewski.

El partido niega las críticas de la oposición de haber influido en el tribunal, llamado Tribunal Constitucional. Es uno de los órganos judiciales que el PiS revisó durante las reformas que, según la Unión Europea, ha politizado los tribunales.

«Ningún gobierno respetuoso de la ley debería respetar este fallo», dijo a los periodistas Borys Budka, líder del partido de oposición más grande de Polonia, la centrista Plataforma Cívica.

Budka criticó al líder del PiS, Jarosław Kaczyński, en Twitter: «Al prender fuego a Polonia, quiere encubrir las huellas de la derrota del Gobierno en la lucha contra la covid, el fracaso del programa de vacunación y el drama de los empresarios. No escapará de la responsabilidad».

El acceso al aborto ha disminuido incluso sin las restricciones legislativas, ya que más médicos se niegan a realizarlos por motivos religiosos y muchas mujeres buscan abortos en el extranjero.

En una justificación publicada el miércoles, el tribunal dejó abierta la posibilidad de que el Parlamento regule algunas circunstancias cubiertas por la ley.

Marek Suski, un legislador del PiS, dijo que el partido consideraría implementar nuevas reglas que podrían permitir excluir las deformidades fetales más extremas. Pero los comentaristas políticos dicen que el consenso entre el PiS y sus aliados gobernantes archiconservadores sería difícil de lograr.

«En los casos en los que el feto no tiene cráneo o no tiene la posibilidad de vivir fuera del útero, debe haber una opción. Trabajaremos en esto», dijo Suski a la radio pública.

Las encuestas de opinión han mostrado una cierta disminución en la popularidad de PiS en los últimos meses, pero una encuesta de opinión de la encuestadora CBOS, afiliada al Gobierno, mostró que retrocedió hasta el 35% este mes, desde el 30% en octubre. El PiS y sus dos pequeños aliados parlamentarios ganaron la reelección, en 2019, con una participación del 44% de los votos.