CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Salvador

Justicia de EE.UU. acusa a expresidente de la Federación de Fútbol en El Salvador por presuntos sobornos en la FIFA

Por Merlin Delcid

(CNN Español) — El expresidente de la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT), Reynaldo Vásquez, fue acusado el viernes ante una corte federal de Nueva York de participación en el delito organizado.

Durante la audiencia de instrucción de cargos en Nueva York, el exfederativo salvadoreño se declaró inocente. Durante su captura en diciembre de 2015, en declaraciones a la prensa, Vásquez también dijo ser inocente.

Vásquez, según la acusación, es parte de un grupo de exdirigentes de fútbol de América Latina y el Caribe vinculados con la FIFA y contra quienes se inició una investigación en mayo de 2015 por supuestamente haberse beneficiado con millonarios sobornos a cambio de la venta de derechos de televisión.

Del grupo de acusados, algunos ya han sido condenados, entre ellos Juan Ángel Napout y José María Marín, declarados culpables por una corte federal de Nueva York en diciembre de 2017.

Napout es expresidente de la Conmebol, la confederación de fútbol en Sudamérica. Marín fue el jefe de la Federación Brasileña de Fútbol entre marzo de 2012 y abril de 2015. También se desempeñó como jefe del comité de la Copa Mundial 2014.

publicidad

En diciembre de 2017, Manuel Burga, expresidente del fútbol peruano quedó en libertad luego que el jurado lo declarara no culpable de los cargos de asociación ilícita. Otros han rechazado los cargos.

En el caso de Vásquez, la acusación original en 2015 y la actualizada por la Fiscalía estadounidense en marzo de 2020, incluye cargos de lavado de dinero y fraude electrónico. Sin embargo, los fiscales federales explicaron al tribunal que solo sería procesado por su supuesta participación en el delito organizado ya que así lo establecieron las autoridades de El Salvador al momento de autorizar la extradición.

Vásquez fue llevado en un vuelo comercial desde El Salvador hacia Nueva York este viernes, según lo confirmó la Fiscalía General de El Salvador a través de su cuenta de Twitter.

Durante la audiencia virtual, la jueza del caso, Pamela Chen, hizo un resumen de la acusación presentada en marzo de 2020. En esa acusación figuran al menos dos transferencias de fondos. Una por US$ 100.000, el cuatro de noviembre de 2011 y otra por US$ 350.000, el 10 de octubre de 2012. El dinero, según la investigación, fue parte del esquema de sobornos.

“Hasta este momento he entendido todo lo que ha explicado”, dijo Vásquez ante el tribunal durante una audiencia que se llevó a cabo a través de videoconferencia debido a la pandemia de covid-19.

Vásquez continuará en detención por orden de la corte federal de Nueva York y a petición de los fiscales que consideraron que había riesgo de fuga ante la gravedad de la acusación. En caso de ser encontrado culpable podría ser condenado a 20 años de prisión, explicaron los fiscales durante la audiencia virtual.

Pendiente de fianza

La corte federal en Nueva York programó una nueva audiencia para el 7 de abril próximo. Durante ese tiempo, el abogado Gary Cutler, defensor de Vásquez en Estados Unidos, podrá analizar la acusación.

Cutler también explicó al tribunal que Vásquez tenía una lista de contactos y familiares a quienes debía llamar para hacer una propuesta para obtener su libertad bajo fianza mientras se lleva a cabo el proceso.

Captura y condena en El Salvador

Vásquez fue detenido en diciembre de 2015 en un rancho de playa a 66 kilómetros de San Salvador por una orden judicial, luego de que la Corte Suprema de Justicia admitiera la petición de extradición presentada por EE.UU.

Aunque los magistrados avalaron el 29 de agosto de 2017 la entrega de Vásquez a la justicia de EE.UU., la extradición no se hizo efectiva debido a que, según un comunicado de la oficina de prensa del Centro Judicial de El Salvador, aún debía cumplir una condena en el país centroamericano.

El expresidente de la FESFUT fue condenado en marzo de 2017 a ocho años de prisión por el delito de apropiación o retención de cuotas laborales y a pagar más de US$ 400.000 por retener cerca de US$ 193.000 en contribuciones laborales de una empresa familiar de la cual él era el representante legal.

De acuerdo con Mario Revelo, abogado de Vásquez en El Salvador, a pesar de que la condena era de ocho años fue reducida a cinco por buen comportamiento. “La pena fue cumplida en junio de 2020 y desde entonces está aislado en la prisión”, explicó Revelo en declaraciones a la prensa el pasado 20 de enero, luego de una audiencia especial para ultimar detalles para la extradición, que se concretó este viernes.