CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

La Casa Blanca se contacta con los grupos de defensa de los inmigrantes que buscan una acción urgente de Biden

Por Priscilla Alvarez

(CNN) — A medida que aumentan los arrestos en la frontera sur, la Casa Blanca y otros funcionarios de la administración están abriendo un canal de comunicación con grupos de defensa que tienen una línea directa con los inmigrantes, según múltiples fuentes.

En los primeros días de su presidencia, Joe Biden firmó una serie de decretos que abordan el sistema de inmigración de EE.UU., lo que puso en marcha un proceso para revertir los cambios realizados bajo el entonces presidente Donald Trump que redujeron drásticamente la inmigración a Estados Unidos. Pero los decretos dieron inicio en gran medida a revisiones de políticas anteriores, sin efectuar cambios inmediatos, lo que generó dudas sobre cómo planea la administración cumplir sus promesas.

Los grupos de defensa de los inmigrantes instan a la administración de Biden a actuar rápidamente y se han estado comunicando con los funcionarios de la administración detrás de escena para presionarlos para que hagan cambios urgentes, según dos fuentes familiarizadas con las discusiones. Los grupos, muchos de los cuales fueron testigos de los impactos de los cambios en la administración de Trump de primera mano, fueron en gran parte marginados en la administración anterior, pero tienen influencia entre las comunidades de migrantes a las que Biden está tratando de llegar.

MIRA: Conoce los decretos de inmigración firmados por el presidente Joe Biden

«Han detallado algunos planes ambiciosos», dijo a CNN una fuente involucrada en las discusiones, refiriéndose a la administración de Biden y al difícil camino por delante para poner esos planes en marcha. «El déficit en el que se quedaron en la administración anterior realmente está comenzando a asentarse».

Las políticas de inmigración de línea dura de Trump cortan el acceso al asilo y han mantenido a los migrantes en el limbo en México mientras esperan protección humanitaria en Estados Unidos. Esta misma semana, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que quedó destrozado después de los últimos cuatro años, logró su primer secretario confirmado por el Senado en casi dos años.

publicidad

«La crueldad de la administración anterior ha llegado a su fin», dijo el miércoles a CNN el secretario Alejandro Mayorkas.

El jueves, Mayorkas se reunió con los líderes de las agencias componentes del DHS y solicitó sus comentarios sobre una serie de problemas que enfrenta el departamento, incluidas las revisiones de inmigración y la reunificación de familias que habían sido separadas en la frontera bajo Trump, según un portavoz del departamento.

Pero a medida que la administración Biden se lanza a reformar el sistema de inmigración de Estados Unidos, también enfrenta desafíos en la frontera entre Estados Unidos y México, donde la cantidad de personas detenidas ha aumentado desde abril pasado, cuando las detenciones rondaban las 16.000. En diciembre, esa cifra ascendió a alrededor de 70.000, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP).

MIRA: Abogado aclara dudas que tienen inmigrantes indocumentados en EE.UU.

El aumento ha sido impulsado en parte por el deterioro de las condiciones en Centroamérica, que mientras lidiaba con covid-19 fue golpeada por dos huracanes, y posiblemente por una percepción de que se relajaron las medidas.

«El cálculo que llegó fue que finalmente aceptaron que no podían hacer grandes cambios», dijo una fuente involucrada en las discusiones durante la transición, y agregó que la posibilidad de una ola repentina en la frontera sur influyó en ese cálculo. «Están profundamente preocupados por eso», agregó la fuente en referencia a la administración.

La Casa Blanca se negó a comentar.

Abogado explica la propuesta de inmigración de Biden 3:49

Vías alternativas de inmigración

Durante el transcurso de la pandemia de coronavirus, la administración Trump se basó en una ley de salud pública para expulsar rápidamente a los migrantes, incluidos niños y solicitantes de asilo, encontrados en la frontera sur, lo que marcó un cambio sin precedentes en la forma en que Estados Unidos procesó a los migrantes.

La administración de Biden ya ha dicho que no es su política devolver a los niños migrantes no acompañados. México también ha dejado de aceptar el regreso de familias con niños menores de 12 años, según un funcionario de Seguridad Nacional.

MIRA: Biden: Vamos a evitar la vergüenza del gobierno anterior de arrancarles los niños a los padres en la frontera

Como resultado, Estados Unidos está «teniendo que encontrar caminos alternativos» para quienes llegan al sur de Texas, donde llega la mayor cantidad de familias y niños a la frontera. Las familias que no regresan a México generalmente son procesadas en Estados Unidos bajo protocolos precovid, dijo otro funcionario del DHS.

«La CBP ha visto un aumento constante en los encuentros fronterizos desde abril de 2020, lo que, agravado por las restricciones del covid-19 y las pautas de distanciamiento físico, ha provocado que algunas instalaciones alcancen la capacidad máxima de retención segura», dijo la CBP en un comunicado.

«Según una práctica de larga data, cuando las soluciones de retención a largo plazo no son posibles, algunos migrantes serán procesados ​​para su expulsión, se les proporcionará un Aviso de comparecencia y se les dará de alta en Estados Unidos para esperar una futura audiencia de inmigración».

MIRA: Los 10 países con mayor número de inmigrantes en EE.UU. (la mitad son latinos)

«Los protocolos covid-19, los cambios en la ley mexicana y las limitadas capacidades de retención de Estados Unidos nos han obligado a adaptarnos», agregó la agencia.

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza está construyendo estructuras modulares en Donna, Texas, para proporcionar capacidad de procesamiento en el Valle del Río Grande, una de las regiones más concurridas para los cruces fronterizos ilegales, debido a que un centro de procesamiento cercano tuvo que cerrar por renovación.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos, que tiene la tarea de cuidar a los niños migrantes, también está reabriendo una instalación en Carrizo Springs, Texas, que puede acomodar a unos 700 niños y puede ampliarse si es necesario.

El jueves, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, una agencia dentro del HHS, informó a su red de refugios que mantener «personal suficiente para procesar las llegadas y salidas las 24 horas del día, los 7 días de la semana, es fundamental en este momento», según un memorando obtenido por CNN.

El cambio de administración y los anuncios posteriores han dejado a muchos migrantes esperando en condiciones deplorables, y a menudo peligrosas, preguntándose qué pasará después.

«Los mensajes importan, pero la realidad importa más», dijo Andrew Selee, presidente del Migration Policy Institute, un grupo de expertos no partidista. «Puedes enviar los mensajes que quieras, pero la gente responde a las señales reales de los cambios de política … La confusión tiende a llevar a la gente a probar su suerte».

Geneva Sands de CNN contribuyó a este informe.