CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Aviación

A pesar de las enormes pérdidas, las aerolíneas estadounidenses están nadando en efectivo

Por Chris Isidore

Nueva York (CNN Business) — La industria de las aerolíneas de Estados Unidos acaba de cerrar los libros contables en el peor año de su historia. Perdieron un total de US$ 32.000 millones sin incluir artículos especiales. Aún así las aerolíneas terminaron un 2020 nadando en un océano de efectivo.

Las cuatro aerolíneas más grandes del país —American, Delta, United y Southwest— tenían en total entre ellas US$ 31.500 millones en efectivo en sus balances generales a fines de 2020.

Eso es más de US$ 13.000 millones que un año antes, antes de que golpeara la pandemia. «Liquidez» se ha convertido en la palabra de moda favorita de los ejecutivos de aerolíneas que discuten su situación financiera. Incluyendo el efectivo y las líneas de crédito aún sin explotar, las aerolíneas tienen acceso a casi US$ 65.000 millones.

«La liquidez está en niveles récord», dijo Philip Baggaley, analista de crédito jefe para la industria de las aerolíneas en Standard & Poor’s. «Eso es bueno, y es uno de los pocos puntos fuertes que tienen en este momento».

Las aerolíneas recibieron ayuda financiera sustancial del gobierno federal, pero la mayor parte de ese dinero se debía gastar en mantener al personal en nóminas temporalmente.

publicidad

La mayor parte de los préstamos y el efectivo, entonces, proviene de los bancos y Wall Street. Como una familia en apuros inundada de ofertas de tarjetas de crédito, las aerolíneas tienen mucha gente ansiosa por darles efectivo.

MIRA: Desempleado y con hambre en EE.UU.: trabajaba en una aerolínea antes de la pandemia, ahora pasa días sin comer

Las aerolíneas han vendido bonos, han pedido dinero prestado, hipotecaron sus aviones, sus programas de viajero frecuente y otros activos, e incluso vendieron acciones adicionales, un movimiento muy inusual para una industria en esta posición.

Aerolíneas en EE.UU. piden rescate para salvar empleos 0:59

Los préstamos han agregado aproximadamente US$ 40.000 millones en deuda a largo plazo a los balances de las aerolíneas del país.

«Creo que la sensación general es que están heridos, pero lo lograrán», dijo Baggaley. El entorno de bajas tasas de interés ha ayudado a las aerolíneas, ya que los inversores y los bancos que buscan rendimientos han estado dispuestos a prestarles a las aerolíneas, agregó. Todas las compañías, excepto Southwest, tienen calificaciones crediticias de bonos basura.

Las aerolíneas han hecho recortes de personal

Las compañías también han hecho grandes recortes de costos, incluso con la ayuda del gobierno que les impidió reducir puestos de trabajo permanentes e involuntarios.

Las aerolíneas utilizaron compensaciones y jubilaciones anticipadas para recortar aproximadamente el 16% del personal que tenían a principios de 2021. En las últimas semanas, American y United enviaron avisos de despido a 27.000 empleados, diciendo que podrían volver a ser suspendidos a menos que haya una tercera ronda de asistencia del gobierno antes del 1 de abril.

Muchos de esos empleados habían sido despedidos en octubre cuando se agotó la primera ronda de apoyo de nómina federal, y fueron llamados a trabajar en diciembre cuando el segundo paquete de ayuda por covid-19 proporcionó USD$ 17.000 millones adicionales a la industria. La semana pasada, los sindicatos de aerolíneas regresaron al Capitolio pidiendo otra ronda de ayuda para mantener a sus miembros empleados.

Los recortes de costos redujeron drásticamente la tasa a la que las aerolíneas consumieron efectivo en aproximadamente la mitad entre el segundo trimestre y el cuarto trimestre del año pasado, incluso cuando los viajes aéreos y los ingresos permanecieron una fracción de lo que eran antes de la pandemia.

Pero incluso cuando recortaron el ritmo de la quema de efectivo, las cuatro aerolíneas combinadas gastaron US$ 115 millones por día en el transcurso de los últimos nueve meses de 2020. Y esperan continuar quemando efectivo, aunque a un ritmo más lento, en el primer semestre de 2021. La construcción de una reserva de efectivo sustancial es la única forma segura de superar esta crisis financiera sin precedentes, dicen los ejecutivos de las aerolíneas.

«Nuestra industria aún tiene un largo camino hacia la recuperación por delante», dijo el director ejecutivo estadounidense Doug Parker en una reciente conferencia telefónica con inversores. Dijo que la acumulación de efectivo, combinada con la reducción de costos, «nos da la confianza de que estamos bien posicionados para el próximo año y el largo plazo».

Aparte de Southwest, que acaba de registrar su primera pérdida anual desde 1973, las otras aerolíneas importantes del país tienen al menos una quiebra en su historial. La sólida posición de caja actual de la industria genera esperanzas de que esta vez puedan evitar ese destino. Pero eso depende de cuándo regrese el tráfico, e incluso las aerolíneas no están seguras de cuándo será.

«Tengo 10 meses consecutivos de datos que dicen que la gente está lista para viajar en seis meses. Sigue diciendo lo mismo», dijo Parker de American en una entrevista en CNBC recientemente. «Lo que sí creo es que una vez que la gente se sienta cómoda, regresará relativamente rápido. Hay una gran demanda reprimida para viajar. Lo escuchamos dondequiera que vayamos. Pero nadie viajará hasta que haya cosas que hacer cuando viajas, y hasta que se distribuya la vacuna y la pandemia se erradique en gran medida».

Baggaley de S&P cree que las aerolíneas «ya pasaron lo peor», dijo. Ninguno de ellos se ha declarado en quiebra y él cree que lo más probable es que no lo hagan.

Pero advierte que, a diferencia de la serie de quiebras minoristas a principios del año pasado que tuvo lugar semanas o meses después de la crisis, históricamente las quiebras de aerolíneas pueden ocurrir años después de una crisis financiera. Delta y Northwest no presentaron la solicitud hasta 2005, años después del 11 de septiembre. American no presentó la solicitud hasta 2011, mucho después de la Gran Recesión.

«Es una preocupación razonable que salgan de esto con mucha más deuda», dijo.