CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Nuevos detalles sobre el día del terror en el Capitolio son una acusación devastadora contra Trump

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Los fiscales del juicio político llevaron a los senadores a un viaje desgarrador dentro del horror de la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos, presentando un caso devastador de que Donald Trump había planeado, incitado y celebrado un crimen vil contra Estados Unidos.

Su evidencia en video nunca antes vista mostraba a una turba sedienta de sangre que profanaba el Congreso, el heroísmo de policías superados pidiendo refuerzos, legisladores de alto perfil corriendo por sus vidas y empleados escondidos detrás de puertas cerradas.

Imágenes de vigilancia mostraban al entonces vicepresidente Mike Pence siendo apresurado con alborotadores pidiendo que lo colgaran a solo unos metros de distancia. Un agente de policía gritó de dolor, atrapado entre una puerta y una multitud invasora. En una escena horrible, la partidaria de Trump Ashli Babbitt trató de trepar por una ventana destrozada por los alborotadores antes de retroceder, asesinada a tiros por un agente de policía del Capitolio.

Brian Sicknick Biden Capitolio

(Photo by SALWAN GEORGES/POOL/AFP via Getty Images)

«Cuando su turba invadió y ocupó el Senado y atacó la Cámara y agredió a las fuerzas del orden, (Trump) lo vio en la televisión como un reality show», dijo el miércoles el fiscal principal de juicio político de la Cámara, el representante Jamie Raskin. «Se deleitó con eso. Y no hizo nada para ayudarnos como comandante en jefe. En cambio, sirvió como el incitador en jefe, enviando tuits que solo incitaron aún más a la turba desenfrenada».

La presentación impresionantemente poderosa pintó la narrativa más completa hasta ahora del asalto al Congreso cuando se reunió para certificar la victoria electoral de Joe Biden el 6 de enero.

Su caso explícito e inquietante dejó en claro que el terror dentro de los pasillos del poder era aún más aterrador de lo que había parecido por primera vez. Ahora es evidente que solo la buena suerte y la valentía de la policía evitaron que altos miembros del Congreso resultaran heridos o asesinados.

publicidad
Presentan videos inéditos de agitadores del Capitolio 5:36

Un día de argumentos legales claros dejó una pregunta grave en el aire: ¿Cómo podría alguien con una mente abierta no procesar las escenas casi inconcebibles de la democracia estadounidense bajo asalto y no votar para condenar al expresidente?

LEE: ANÁLISIS | 13 minutos que deberían cambiar el juicio político contra Donald Trump

Trump pasó meses incitando a la insurrección

Demócratas presentan más pruebas gráficas en caso contra Trump

Los fiscales construyeron un caso metódico, yuxtaponiendo el comportamiento incendiario de Trump durante meses con el saqueo y la violencia espantosos dentro del Capitolio para hacer un argumento de causa y efecto de la culpabilidad del expresidente.

Mostraron cómo Trump se había propuesto socavar la elección en la mente de sus partidarios semanas antes de que se emitieran los votos y demostraron cómo sus mentiras sobre el fraude habían actuado como una mecha en la furia preparada de sus partidarios después de su derrota.

Los fiscales mostraron cómo Trump había organizado el mitin en Washington el 6 de enero, y cómo sus demandas de que sus partidarios fueran al Capitolio a «luchar» para salvar a su país habían sido interpretadas como una orden para ir a la guerra. Y los fiscales de la Cámara establecieron cronologías que mostraban cómo el presidente no había hecho nada para detener la insurrección de una turba a la que se refería como «gente especial».

LEE: Videos escalofriantes del Capitolio: 6 conclusiones clave del segundo día del juicio político de Trump

«Donald Trump los envió aquí con esa misión», dijo la delegada de las Islas Vírgenes Stacey Plaskett, una de las fiscales del juicio político. Ella dijo que Trump había encargado efectivamente a su turba que rastreara a Pence y a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quienes presidían el conteo de los votos electorales.

«El presidente Trump les puso un objetivo en la espalda y su turba irrumpió en el Capitolio para hacerles cacería», dijo Plaskett.

Uno de sus colegas, el representante Joe Neguse de Colorado, presentó la evidencia sobre cómo Trump había rechazado las llamadas, incluso de los republicanos, para intervenir en su papel de presidente para proteger a otra rama del Gobierno bajo ataque.

«Estaban siguiendo al presidente. Solo él, nuestro comandante en jefe, tenía el poder para detenerlo. Y no lo hizo», dijo Neguse.

Por supuesto, el juicio político es un proceso político, no judicial, por lo que incluso la evidencia más convincente tendrá poco impacto si los miembros del jurado, los 100 senadores, ya han tomado una decisión. Y la mayoría de los miembros republicanos de la cámara quieren evitar entrar en conflicto con el culto a la personalidad de Trump, después de pasar cuatro años incitando a sus abusos de poder en la presidencia más desenfrenada de la historia.

Eso significa que es poco probable que haya una mayoría de dos tercios en el Senado para condenar al expresidente, incluso si la naturaleza desgarradora de la evidencia dejó a muchos senadores republicanos profundamente conmocionados y enfrentando batallas privadas entre sus conciencias y la conveniencia política.

Un video mostró al senador Mitt Romney, un republicano de Utah, siendo salvado de encontrarse con la turba por el policía del Capitolio Eugene Goodman, quien anteriormente había sido aclamado como un héroe por alejar a los alborotadores de la cámara del Senado.

Así huyó Mitt Romney de la turba en el Capitolio 0:56

«Fui muy afortunado de que el agente Goodman estuviera allí para llevarme en la dirección correcta», dijo Romney, y agregó que la evidencia del miércoles «te desgarra el corazón».

Como el único senador republicano que votó para condenar a Trump en su primer juicio político, Romney habría estado en peligro de muerte si se hubiera encontrado con la turba de Trump. Otro video mostraba al ahora líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, un demócrata de Nueva York, dando marcha atrás rápidamente con su equipo de seguridad y huyendo de la multitud.

El senador John Thune de Dakota del Sur, el segundo republicano del Senado, dijo que los fiscales de juicio político demócratas fueron «muy efectivos», y agregó: «Hicieron una presentación sólida de una manera que creo que la hace bastante convincente»

La senadora Lisa Murkowski de Alaska, una de las republicanas consideradas como un posible voto para condenar a Trump, comentó cómo la evidencia mostró la «conciencia total de eso, la enormidad de esto, esta amenaza, no solo para nosotros como personas, como legisladores, pero la amenaza para la institución y lo que representa el Congreso. Es inquietante. Muy inquietante».

LEE: Bill Cassidy se une a otros cinco senadores republicanos que rompieron filas para votar por la constitucionalidad del segundo juicio político contra Trump

‘Cinco o seis’ votos para condenar

Pero las presiones políticas sobre otros republicanos eran obvias. El senador Bill Cassidy de Louisiana fue reprendido por su propio partido estatal por votar el martes para permitir que el juicio prosiga por motivos constitucionales.

Y el senador Roy Blunt, quien a diferencia de Cassidy se enfrenta a la reelección en 2024, parecía estar entre los que buscaban una manera de justificar un voto para salvar a Trump, el primer presidente impugnado dos veces.

El republicano de Missouri usó un tema de conversación familiar, haciendo comparaciones entre el intento de golpe de estado incitado por Trump y las protestas en las ciudades el año pasado que el expresidente culpó engañosamente a los terroristas de izquierda.

«Bueno, ya sabes, tienes un verano en el que la gente de todo el país está haciendo cosas similares. No sé qué mostrará el otro lado desde Seattle y Portland y otros lugares, pero vas a ver allí también tipos similares de tragedias», dijo Blunt, haciendo una comparación que resiste un escrutinio serio sólo en los pantanos febriles de los medios conservadores.

El senador republicano Tim Scott de Carolina del Sur dijo a los periodistas que «probablemente cinco y quizá seis» republicanos votarán para condenar al expresidente. Su colega de Palmetto State, Lindsey Graham, dijo que la teoría legal detrás del juicio político era «absurda» –«que de alguna manera Trump es un miembro secreto de los Proud Boys»– y agregó que cree que la absolución es aún más probable ahora.

«Debido a que la hipocresía es bastante grande para estas personas, que se enfrentan a, ya sabes, los alborotadores cuando vinieron a mi casa, la casa de Susan Collins, creo que esta es una presentación muy hipócrita de la Cámara», dijo Graham.

Muchos senadores republicanos están adoptando el cuestionable argumento de que no es constitucional juzgar a un presidente que fue impugnado mientras estaba en el cargo, una vez que ha vuelto a ser un ciudadano privado después de que termina su mandato.

Ese constructo les evita tener que emitir un juicio sobre el comportamiento de un expresidente que sigue siendo tremendamente popular entre la base republicana y tiene el poder de respaldar los desafíos primarios en su contra.

Pero también deja sin respuesta la pregunta de qué consecuencias debería haber para un presidente que incitó a un asalto contra el Congreso, las elecciones y la base democrática de Estados Unidos en uno de los abusos de poder más notorios en la historia de Estados Unidos.

Raskin abordó esa misma pregunta en sus comentarios de apertura en el segundo día del juicio del miércoles cuando identificó un «momento de la verdad» para Estados Unidos.

«La pregunta que todos ustedes tienen en este juicio: ¿es esto Estados Unidos?», preguntó el demócrata de Maryland a los senadores sentados en una cámara que fue escenario de un crimen el 6 de enero.

«¿Puede nuestro país y nuestra democracia volver a ser lo mismo si no responsabilizamos a la persona responsable de incitar el ataque violento contra nuestro país?».

LEE: ANÁLISIS | Horribles escenas de la turba en la insurrección dominan el juicio político de Trump

A medida que avanzan las audiencias judiciales –y el juicio político–, a menudo hay momentos en los que el caso probatorio construido por una de las partes parece abrumador. Pero hasta ahora, los senadores solo han escuchado un lado de la historia y un proceso legal justo requiere que el expresidente tenga una defensa sólida. Así que dependerá de los abogados de Trump, probablemente a partir del viernes, tratar de deshacer el vínculo convincente establecido por los fiscales de juicio político entre la intención de Trump y la violencia en el Capitolio.

Pero sus declaraciones de apertura ampliamente criticadas y confusas del martes, que enfurecieron al expresidente, no sugirieron que tuvieran las habilidades probatorias o de presentación de los fiscales de la Cámara.