CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Perú

Impresionante foto de la NASA muestra los «ríos de oro» de Perú, pero hay una historia oscura

Por Jack Guy

(CNN) — No todo lo que brilla no es oro, dice el refrán, como lo demuestra una nueva foto tomada desde la Estación Espacial Internacional (ISS). Lo que parecen ser ríos de oro que atraviesan Perú, específicamente en la selva amazónica en el estado de Madre de Dios, son de hecho pozos de prospección, probablemente dejados por mineros independientes, según el Observatorio de la Tierra de la NASA, que publicó la foto tomada por uno de sus astronautas.

Los pozos normalmente están ocultos a la vista de los de la ISS, pero se destacan en esta toma debido al reflejo de la luz solar.

La imagen muestra el río Inambari y una serie de pozos rodeados por áreas deforestadas de escombros fangosos.

MIRA: La impresionante foto de los «ríos de oro» de Perú desde el espacio

La minería de oro independiente apoya a decenas de miles de personas en la región de Madre de Dios, lo que la convierte en una de las industrias mineras no registradas más grandes del mundo, según la NASA.

La minería también es el principal impulsor de la deforestación en la región, y el mercurio utilizado para extraer oro contamina las vías fluviales, agregó la agencia.

publicidad

La prospección de oro en la región se ha expandido desde que la inauguración de la Carretera Interoceánica Sur en 2011 hizo que el área fuera más accesible.

La única conexión por carretera entre Brasil y Perú estaba destinada a impulsar el comercio y el turismo, pero «la deforestación puede ser el resultado más importante de la carretera», dijo la NASA.

MIRA: Turismo espacial: por primera vez, preparan viaje de civiles al espacio

La foto, publicada a principios de este mes, fue tomada el 24 de diciembre.

Madre de Dios es una parte prístina del Amazonas del tamaño de Carolina del Sur, donde prosperan guacamayos y monos, jaguares y mariposas. Pero mientras algunas partes de Madre de Dios, como la Reserva Nacional Tambopata, están protegidas de la minería, cientos de kilómetros cuadrados de selva tropical en el área se han convertido en un páramo tóxico y sin árboles.

Los aumentos en el precio del oro en los últimos años han creado ciudades en auge en la selva, que incluyen burdeles emergentes y peleas a tiros, ya que decenas de miles de personas de todo Perú se unieron a la fiebre del oro moderna.

En enero de 2019, un estudio científico encontró que la deforestación de la minería de oro destruyó aproximadamente 92.000 kilómetros cuadrados de la Amazonía peruana en 2018, según el grupo Proyecto Monitoreo de la Amazonía Andina, conocido como MAAP. Ese es el total anual más alto registrado desde 1985, según una investigación realizada por el Centro de Innovación Científica Amazónica de la Universidad de Wake Forest.

La deforestación en 2018 eclipsó el récord anterior de 2017, cuando se estima que los mineros de oro talaron 91.000 de bosque, según MAAP.

Esto significa que en dos años, la extracción de oro diezmó el equivalente a más de 34.000 campos de fútbol americano de la selva amazónica peruana, según el análisis de MAAP.