CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Las negociaciones por el estímulo económico frente al covid-19 avanzan a toda marcha

Por Lauren Fox

(CNN) — Los subsidios de desempleo de millones de estadounidenses comenzarán a caducar en menos de un mes, lo que presiona directamente al Congreso —y a los líderes demócratas— para que aprueben el proyecto de ley de estímulo económico de US$ 1,9 billones.

Las próximas cuatro semanas pondrán a prueba la unidad de los demócratas y exigirán que los progresistas y moderados del partido dejen de lado sus claras diferencias filosóficas sobre el alcance de lo que se necesita para la recuperación en este momento. También consolidará una realidad para el presidente Joe Biden: su primer gran impulso en el Congreso, el paquete de estímulo económico, no será bipartidista. En cambio, ya está en marcha un proceso que permitirá a los demócratas aprobar este proyecto de ley en el Senado con solo 51 votos.

La conclusión: el Congreso no sesiona esta semana, pero el trabajo silencioso de reunir la oferta inicial de los demócratas sobre el alivio frente al covid-19 continúa esta semana, mientras la Cámara de Representantes va en camino de aprobar su parte de la propuesta de US$ 1,9 billones la próxima semana.

En los próximos días, la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes elaborará el proyecto de ley de estímulo económico final basado en las secciones que las comisiones aprobaron la semana pasada. Esto asegurará que los demócratas estén en condiciones de conseguir el apoyo de la bancada y aprobar el proyecto de ley la próxima semana.

Los obstáculos inmediatos

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, tiene un margen de cinco votos en este proyecto de ley. La situación actual no es la misma que en la primavera de 2020, cuando la economía se estaba hundiendo y la incertidumbre del virus era tan paralizante para el país que los legisladores se unieron en cuestión de semanas para aprobar el proyecto de ley de estímulo más grande de la historia con unidad.

publicidad

El escrutinio de este paquete es más intenso, incluso por parte de algunos demócratas. Eso no significa que algunos republicanos no vayan a cruzar la línea partidaria y votar a favor, lo que le dará a Pelosi quizás más espacio para hacer avanzar la legislación en el pleno, pero observa los comentarios de los miembros durante los próximos días, mientras están en casa durante el receso, para tener una pista de hasta qué punto va a ser cuesta arriba para la presidenta de la Cámara.

El problema del Senado

En las últimas semanas, los demócratas de la Cámara de Representantes no han estado aislados mientras trabajaban para transformar la propuesta de Biden en un texto legislativo. Los asistentes demócratas del Senado de la Comisión de Finanzas han estado consultando con el panel de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes. La Comisión de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado (HELP, por sus siglas en inglés) ha estado trabajando de cerca con el panel de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes. Los asistentes han estado en contacto estrecho y los senadores demócratas han dejado en claro, tanto a través de comentarios privados como públicos, lo que necesitan en el proyecto de ley de la Cámara de Representantes para que sea viable de su lado.

Aun así, los demócratas de la Cámara y el Senado no están en completa unidad en este momento. Existe expectativa de que haya cambios al proyecto de ley de la Cámara de Representantes en el Senado, pero no en una revisión formal de una comisión como la semana pasada en la Cámara. En cambio, el plan actual de los demócratas es llevar su proyecto de ley —con algunos cambios potenciales que se han trabajado en forma privada— directamente al pleno del Senado. Eso podría suceder en la semana del 2 de marzo. Los demócratas en el Senado van a tener dos semanas para aprobar su proyecto de ley antes de que caduquen los subsidios por desempleo. Y, si aprueban un proyecto de ley de estímulo económico diferente al de la Cámara de Representantes, la Cámara tendrá que aprobarlo nuevamente antes del 14 de marzo.

Para aquellos que están haciendo las cuentas desde casa, eso significa 27 días —menos de un mes— para resolver esto.

¿Cuáles son los debates internos sobre el estímulo económico?

En ese tiempo, los demócratas del Senado van a tener que resolver una serie de debates internos sobre el alcance de este proyecto de ley. Esto incluye, por ejemplo, si todos están dispuestos a gastar US$ 1,9 billones y si están dispuestos a aumentar el salario mínimo a US$ 15 la hora. También si están satisfechos con los límites de la Cámara a los cheques de estímulo que otorgan a las personas que ganan US$ 75.000 y las parejas que ganan US$ 100.000 los US$ 1.400 completos y reducen gradualmente el monto del cheque para los estadounidenses con mayores ingresos.

Los demócratas han tratado en gran medida de hablar estos temas en privado y es probable que la mayoría vote a favor de lo que llegue al pleno, dada la expectativa que existe de que darles a los estadounidenses beneficios financieros adicionales será una medida popular. Un senador demócrata le dijo a CNN la semana pasada: «Mira, voy a votar a favor de esto pase lo que pase». No obstante, las próximas tres semanas podrían poner a prueba la unidad demócrata de una manera que no habíamos visto en mucho tiempo.

La lucha por el salario mínimo

Cuando el senador Bernie Sanders, un independiente de Vermont, estaba para convertirse en el principal demócrata en la Comisión de Presupuesto del Senado, nadie en el liderazgo esperaba necesariamente que los demócratas fueran a controlar un Senado 50-50 donde lo que los demócratas quieren y lo que tienen que hacer para legislar está potencialmente en conflicto.

Los acontecimientos del 5 de enero dieron un vuelco a la dinámica del Senado. Y el papel de Sanders en la comisión, ahora como presidente, ha empujado inevitablemente al grupo de legisladores demócrata del Senado más a la izquierda en algunos temas clave. Su personal se ha ampliado para incluir a veteranos del Senado especializados en navegar por las reglas arcanas de esa cámara como la conciliación. Súmale a eso el hecho de que el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, va por la reelección en el estado de Nueva York el próximo año y es consciente de los posibles contrincantes (incluida una enérgica integrante de la Cámara con un historial de derrocar a poderosos miembros del liderazgo) y bueno, la dinámica de quién tiene el poder en estas negociaciones se ve muy diferente a la de hace dos años.

En este momento, nada resume con más claridad esa dinámica que la lucha por el salario mínimo en el nuevo paquete de estímulo económico.

Las objeciones

Los pormenores del aumento de salario mínimo federal 1:04

Las personas a tener en cuenta: la senadora Kyrsten Sinema ha dejado en claro que no votará por un proyecto de ley de alivio frente al covid-19 del Senado que incluye aumentar el salario mínimo a US$ 15 la hora.

«Kyrsten está trabajando para garantizar que un próximo proyecto de ley de ayuda esté enfocado en abordar las necesidades inmediatas de Arizona y cree que todas las propuestas que no estén relacionadas con esas necesidades inmediatas —como el aumento del salario mínimo— deben excluirse del paquete», dijo su portavoz en un declaración a CNN la semana pasada.

Sin Sinema, el Senado no puede aprobar el proyecto de ley de estímulo económico incluso si apela al proceso presupuestario que les permite aprobarlo con solo 51 votos. Schumer no tiene margen de error. Y la amenaza de Sinema podría poner en peligro toda la legislación. Sin mencionar que ella no es la única que ha expresado en privado preocupaciones por un aumento del salario mínimo en esta propuesta. El senador Joe Manchin, un demócrata moderado de Virginia Occidental, también se opone a incluir este punto. No está tan claro si eso pondría en peligro su voto.

¿Qué pasa si queda fuera del paquete de estímulo?

Si bien Schumer ha dicho repetidamente que está trabajando en estrecha colaboración con Sanders para que avance, otros miembros del liderazgo demócrata se muestran más sobrios con respecto a la dinámica.

Cuando se le preguntó qué se necesitaría para incluir el salario mínimo en el proyecto, el látigo de la mayoría, Dick Durbin, un demócrata de Illinois, dijo a los periodistas la semana pasada: «No sé qué se necesitará, pero escuché preguntas serias hechas por algunos miembros demócratas que van a tener que resolverse».

En otras palabras, en este momento el tema de aumentar el salario mínimo podría poner gravemente en peligro esta propuesta de alivio frente al covid-19. Si lo incluyen, pierden al menos un senador moderado. Si lo dejan fuera, se arriesgan a perder progresistas.

Una posible salida a la lucha por el salario mínimo en el estímulo económico

Es muy posible que el tema de aumentar el salario mínimo no alcance los estándares requeridos por el parlamentario del Senado. Eso podría ahorrarles a los demócratas el dolor de tener que tomar la decisión por sí mismos.

Para hace avanzar un proyecto de ley usando la conciliación, el parlamentario del Senado revisa cada disposición con el personal para asegurarse de que cumpla con un conjunto de criterios específicos. Uno de esos criterios es que no debe tener un impacto incidental en el presupuesto. En otras palabras, la propuesta no puede hacer otra cosa y que luego resulte que tiene un impacto presupuestario. Se supone que solo debe estar en el proyecto de ley si su propósito es afectar el presupuesto. Durante la lucha por derogar y reemplazar la Ley del Cuidado de Salud Asequible, muchas disposiciones sobre el derecho al aborto fueron eliminadas del proyecto de ley del Partido Republicano porque el parlamentario argumentó que no tenían un impacto presupuestario directo.

¿Quién tendrá la última palabra?

Pero, de nuevo, el parlamentario permitió que se incluyera en la ley de impuestos del Partido Republicano en 2017 la perforación en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico. En otras palabras, no deberíamos estar prediciendo de una forma u otra si el salario mínimo de US$ 15 sobreviviría. Sanders ha contratado personal específicamente para ayudarlo a navegar esta revisión por parte del parlamentario conocida como el baño Byrd, nombrada por el difunto senador demócrata Robert Byrd de Virginia Occidental. Este legislador ideó la regla para evitar que cualquiera de las partes abuse del proceso de conciliación y trate de usarlo para aprobar una legislación que se saltee posibles procesos de obstrucción.

Esas conversaciones ya están en marcha. Pero es posible que el parlamentario del Senado sea el que realmente le ponga un alto al tema, evitando que los demócratas tengan que tomar la decisión ellos mismos y se arriesguen a perder votos.