CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

Los demócratas y Biden preparan proyecto de ley que proporcionaría un camino hacia la ciudadanía para inmigrantes indocumentados

Por Priscilla Alvarez, Lauren Fox

(CNN) — La administración de Biden, junto con los demócratas del Capitolio, se está preparando para develar esta semana una legislación que busca brindar un camino hacia la ciudadanía a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

Durante décadas, los legisladores han intentado reformar el sistema de inmigración de Estados Unidos y se han quedado cortos. El último esfuerzo será igualmente un gran impulso, ya que los demócratas solo tienen un estrecho margen en la Cámara y el Senado y se enfrentan a un Partido Republicano que se ha movido más a la derecha en el tema desde el proyecto de ley bipartidista de 2013.

El proyecto de ley de Biden probablemente también se unirá a una serie de otras medidas de inmigración que se centran estrictamente en los inmigrantes indocumentados que fueron llevados a EE.UU. cuando eran niños; están en EE.UU. bajo una forma de ayuda humanitaria; y están trabajando en la agricultura. Esto establecería un número vertiginoso de intentos de legalizar a la población indocumentada.

Biden reiteró el martes que quiere un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados que residen en EE.UU., pero manifestó su voluntad de aprobar otras medidas de inmigración en el ínterin.

«Sí, hay una gran variedad de cosas que se relacionan con la inmigración», dijo el presidente durante un foro de CNN cuando se le preguntó si firmaría un proyecto de ley que no incluyera un camino hacia la ciudadanía.

LEE: ANÁLISIS | 6 conclusiones del foro de CNN con Joe Biden

publicidad

La Cámara aprobó previamente un proyecto de ley bipartidista que otorgaría estatus legal a miles de trabajadores agrícolas indocumentados y un proyecto de ley separado que aborda los beneficiarios del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia de la era de Obama y otros dos programas, el Estatus de Protección Temporal y la Salida Forzada Diferida, que ofrecen alivio temporal.

Los legisladores demócratas esperan resurgir esos proyectos de ley en plenaria en la Cámara antes del 1 de abril, cuando puedan presentar una legislación que ya fue aprobada en la cámara sin pasar por la comisión.

«Nos da la mayor cantidad de opciones si enviamos las tres leyes al Senado», dijo el representante Jim Costa, un demócrata de California. «Sí, es ambicioso, pero hemos estado bloqueados durante cuatro años».

Los defensores de los inmigrantes han enfatizado la necesidad de una reforma legislativa después de años de constantes cambios de políticas y acciones ejecutivas que han puesto millones de vidas en el limbo. Intentar varias vías para lograr esa reforma es una necesidad, argumentan.

«Queremos ser pragmáticos y hacer las cosas rápidamente», dijo Kerri Talbot, subdirectora de Immigration Hub, una organización de activismo que trabaja con el Congreso.

Camino al plan de ciudadanía

Los funcionarios de la Casa Blanca reconocen las limitaciones de la autoridad ejecutiva para modificar la política de inmigración.

«El presidente tiene mucha autoridad para arreglar el sistema de inmigración de diferentes maneras», dijo Tyler Moran, asistente especial del presidente para inmigración del Consejo de Política Nacional, el mes pasado durante la reunión de invierno de la Conferencia de Alcaldes de EE.UU.

«Pero lo que realmente el presidente no puede hacer es otorgar un estatus permanente a las personas y hemos hecho muchas carreras en esto, pero realmente tenemos que hacerlo para asegurarnos de que las personas estén en el camino hacia la ciudadanía», agregó.

Un grupo de demócratas de la Cámara de Representantes está liderando el esfuerzo para aprobar el proyecto de ley de inmigración de Biden.

«El presidente Biden ha presentado su visión para una reforma migratoria sólida. Ahora, le toca al Congreso cumplir», dijo la representante demócrata Linda Sánchez de California en un comunicado. «Con una mayoría demócrata en ambas Cámaras, y una abrumadora mayoría del público de nuestro lado, así como una serie de herramientas legislativas a nuestra disposición, creo que tendremos éxito en asegurar finalmente soluciones permanentes».

El senador demócrata Bob Menéndez de Nueva Jersey tomará el liderazgo del lado del Senado. Se espera que el proyecto de ley se presente a finales de semana, según una fuente demócrata.

El proyecto de ley de Biden, titulado Ley de Ciudadanía de EE UU. de 2021, aborda los millones de inmigrantes indocumentados que viven en EE.UU., impulsa la tecnología fronteriza y apunta a las causas fundamentales de la migración, según una hoja informativa de la Casa Blanca.

En particular, el proyecto de ley proporciona un camino inmediato hacia la ciudadanía para los trabajadores agrícolas, los beneficiarios de DACA y los titulares del estatus de protección temporal. También esboza un plan para inmigrantes indocumentados que les permitiría eventualmente solicitar ‘green cards’ si pasan verificaciones de antecedentes y pagan impuestos.

La legislación señala el enfoque de la administración de Biden hacia la inmigración, centrado en gran medida en considerar la inmigración de manera integral y no solo en la frontera entre Estados Unidos y México. El proyecto de ley, por ejemplo, incluirá US$ 4.000 millones en fondos para aumentar la asistencia a El Salvador, Guatemala y Honduras y establecer canales seguros y legales para que los migrantes busquen protección.

«La propuesta del presidente para la reforma migratoria es un punto de partida para las negociaciones, pero parte de una posición de fuerza, a diferencia de las propuestas que hemos visto en años anteriores que condicionan la legalización a aumentos masivos de la aplicación de la ley de inmigración, aumentos masivos de personal, y prohibiciones adicionales a la legalización basadas en conducta criminal», dijo Jorge Loweree, director de políticas del Consejo Estadounidense de Inmigración. «Este es un replanteamiento significativo».

LEE: Iván Duque en Conclusiones sobre regularización de venezolanos: «No podíamos seguir con la situación como va»

La amenaza de veto se ha ido

En los días posteriores a la elección de Biden, la perspectiva de lo que podría ser posible con la reforma migratoria comenzó a cambiar en el Capitolio. Si bien los asistentes y miembros reconocieron que los republicanos seguramente nunca llegarían tan lejos como quisieran en algunos temas, la esperanza era que sin Donald Trump, los legisladores podrían volver a la mesa de negociaciones.

«Hay republicanos que quieren hacer cosas», dijo en ese momento el senador Tim Kaine, un demócrata de Virginia. «Puede que Trump todavía esté ahí fuera como un ciudadano privado armando escándalo, pero tan pronto como no te preocupe una amenaza de veto, algunas cosas se vuelven más posibles. Puede que no sea lo que tienes con una fuerte mayoría demócrata, pero creo que existe la posibilidad de hacer algo más que algunas soluciones limitadas».

Incluso los demócratas que han trabajado en el paquete han manifestado su disposición a abrir camino a un proyecto de ley integral para obtener resultados. Todo lo que fuera aprobado en el Senado necesitaría 60 votos, lo que significa que tendrían que participar 10 republicanos.

«Entiendo eso, aunque lideraré el proyecto de ley de la Casa Blanca, he estado aquí el tiempo suficiente para entender que hay un tira y afloja», dijo Menéndez a los periodistas el mes pasado. «Quiero decir, la inmigración obviamente ha sido difícil en el pasado para que tuviera apoyo bipartidista, incluso en el apoyo interno entre los demócratas para estar en la misma página».

DACA y ‘Dreamers’

La senadora Lindsey Graham, una republicana de Carolina del Sur, que formó parte de la Banda de los Ocho que ayudó a elaborar el último proyecto de ley de inmigración integral, dijo a los periodistas en enero que el punto óptimo probablemente era algo sobre DACA.

«Creo que la inmigración integral va a ser una venta difícil dado este entorno, pero creo que es posible hacer DACA».

Graham y el senador Dick Durbin reintrodujeron la legislación este mes que proporcionaría un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados llevados a Estados Unidos cuando eran niños.

LEE: Biden toma acciones rápidas en inmigración sobre DACA, muro fronterizo, prohibición de viaje y más

No es la primera vez que surge la llamada «Ley DREAM». En 2001, los senadores Orrin Hatch, republicano de Utah, y Durbin, demócrata de Illinois, presentaron la Ley de Desarrollo, Ayuda y Educación para Menores Extranjeros. Buscaba brindarles a los inmigrantes indocumentados jóvenes un camino hacia el estatus legal y le valió al grupo de inmigrantes indocumentados llevados a Estados Unidos cuando eran niños el apodo de «Dreamers».

Pero sobre ese impulso legislativo hoy se vislumbra un fallo anticipado de un juez federal en Texas que tiene un caso que desafía a DACA ante él.

«No creo que estén actuando con la urgencia de que un juez puede fallar cualquier día en Texas», dijo Greisa Martínez Rosas, directora ejecutiva de United We Dream, una organización de activismo del Congreso. «Tenemos que irnos este año con algo en las manos».

Cuando se le preguntó sobre el fallo anticipado de Texas, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, reiteró la defensa de Biden de DACA. «Es un programa que él ha estado comprometido durante mucho tiempo a proteger y preservar y dar cada paso para hacer exactamente eso», dijo. «No voy a adelantarme al fallo de un juez en Texas».

Daniella Díaz y Betsy Klein de CNN contribuyeron a este informe.