CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | 6 conclusiones del foro de CNN con Joe Biden

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) -- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, participó en su primer foro ciudadano desde que llegó a la Casa Blanca el mes pasado, respondiendo preguntas de Anderson Cooper de CNN (y de miembros de la audiencia) en Milwaukee, Wisconsin.

Observé, tomé notas y tuve algunas ideas sobre lo más importante y por qué. Mis conclusiones están a continuación.

1. Una fecha límite estricta para las vacunas

A menos de cinco minutos del foro, Biden hizo una promesa que será la gran noticia no solo mañana sino durante los meses venideros. Dijo que "para fines de julio, tendremos más de 600 millones de dosis, suficientes para vacunar a todos los estadounidenses".

Ese compromiso marca el reloj de Biden y los esfuerzos de su administración para garantizar que todas las personas en Estados Unidos que quieran una vacuna tengan una para fines de julio. (Biden también dijo que esperaba que hubiera 400 millones de dosis para fines de mayo. Y estableció otro objetivo: que las cosas vuelvan a la normalidad en Estados Unidos para la próxima Navidad).

Vale la pena señalar que esto es un cambio ante la promesa anterior de Biden del mes pasado de que todos los que quieran una vacuna podrán obtenerla en la "primavera". Biden culpó a la administración de Trump de la necesidad de empujar esa línea de tiempo, insistiendo en que su predecesor "desperdició tanto tiempo" para tratar con el virus.

Joe Biden: Si está disponible, consiga esa vacuna 0:37

2. Clarificación de la pregunta sobre la reapertura de la escuela

La planta de prensa de Biden se metió en un lío durante la última semana al afirmar que las escuelas que abren un día a la semana contarían como su promesa de abrir la mayoría de las escuelas dentro de sus primeros 100 días en el cargo.

publicidad

Los críticos, con razón, señalaron que parecía una especie de evasión, ya que la mayoría de los padres, desesperados después de casi un año de clases virtuales, no ven un día de escuela a la semana como algo cercano a lo normal.

Biden culpó de la confusión a un "error de comunicación", insistiendo en que cree que la mayoría de los estudiantes desde el jardín de infantes hasta el octavo grado volverían a la escuela, y "muchos" de ellos irían cinco días a la semana.

3. Biden como consolador en jefe

Quizás el mayor contraste entre Biden y el hombre al que reemplazó en el cargo es la empatía. El expresidente Donald Trump no tenía ninguna; Biden es todo empatía, con el corazón en la manga. El formato del foro jugó con la fuerza de Biden en ese sentido, y proporcionó un claro recordatorio de cuán radicalmente diferente era Trump de cualquiera que viniera antes (o después) de él en el cargo.

Biden les dijo a varios interrogadores que hablaran con él después del foro para ayudarlos a lidiar con sus problemas específicos. Y en un intercambio sorprendente, una madre con su hija de 8 años se puso de pie y le preguntó a Biden qué decirle a los niños que están preocupados por contraer covid y morir. "No te asustes, cariño", le dijo el presidente a la pequeña, hablándole directamente mientras le decía que los niños no suelen contraer el coronavirus, y cuando lo hacen, rara vez lo transmiten. Fue una nota de gracia, y una que hubiera sido inimaginable durante la presidencia de Trump.

LEE: Joe Biden dice que Estados Unidos podría volver a la normalidad en «la próxima Navidad»

4. El final de (hablar sobre) Trump

Biden hizo todo lo posible por no mencionar al expresidente por su nombre. (La forma preferida de Biden para nombrar a Trump sin nombrarlo era referirse al presidente número 45 como "el tipo anterior"). Cuando se le hicieron preguntas directas sobre Trump, sobre su juicio político, sobre su intromisión en el Departamento de Justicia, Biden fue aún más franco sobre sus opiniones sobre el hombre al que derrotó en noviembre pasado.

"Estoy cansado de hablar de Donald Trump", dijo Biden en un momento. En otro, dijo esto: "Durante cuatro años, todo lo que ha estado en las noticias es Trump. Los próximos cuatro años, quiero asegurarme de que todas las noticias sean del pueblo estadounidense". (Esa frase provocó el aplauso de la audiencia socialmente distanciada).

Lo que Biden claramente cree es que la mejor manera de lidiar con Trump es robarle el oxígeno mediático que tanto anhela. Cuanto menos habla Biden de Trump, menos atención recibe Trump. Es una teoría sólida, especialmente si se considera que Trump fue sacado de Twitter y Facebook. (También es la estrategia que probablemente llevó a los demócratas del Senado a retroceder en la medida de llamar a testigos en el juicio político de Trump el fin de semana pasado).

5. Una visión radical sobre la polarización

A pesar de un estudio tras otro que muestra que tanto el Congreso como la nación están más profundamente divididos que nunca en líneas partidarias, Biden insistió en que no lo están. "La nación no está dividida", argumentó. "Tienes flecos en ambos extremos". Eh, ok. Sé que Biden cree que las cosas volverán a la normalidad cuanto más tiempo pase de haber tenido a Trump como presidente, y que él está en una posición única para hacer que el bipartidismo vuelva a ser algo. Hizo campaña al respecto. Y cree que ganó, al menos en parte, con ese mensaje.

¡Quizá! Pero hay muy, muy poca evidencia hasta ahora en su mandato, y sí, ¡por supuesto que es temprano! --eso sugiere que los funcionarios electos del Partido Republicano están listos para renunciar a sus formas de Trump. Y hay incluso menos evidencia de que la base republicana quiera algo más que Trump. Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac publicada el martes mostró que el 75% de los republicanos quieren que Trump desempeñe un papel "destacado" en el partido.

6. Un hombre que divaga

Biden pasó décadas en el Senado antes de ser elegido por el expresidente Barack Obama para servir como vicepresidente. Y eso se vio el martes por la noche, cuando Biden dio respuestas largas y sinuosas a varias de las preguntas planteadas, especialmente en lo que respecta a la raza y la policía, y sobre cómo su administración establecería la política con respecto a China.

En algunos casos profundizó en la política, en otros casos sus respuestas fueron más difíciles de seguir. Si bien Biden se disculpó repetidamente por demorarse demasiado en sus respuestas, realmente nunca le impidió continuar (y seguir).